Al ca­bo de dos mi­nu­tos, las mu­je­res se lla­man o

Geo - - MIRADAS -

A unos 30 ki­ló­me­tros al nor­te de Oud­ts­hoorn, las gru­tas de Can­go per­mi­ten, por su par­te, do­cu­men­tar que el ex­tre­mo sur de Áfri­ca es una de las cu­nas de la hu­ma­ni­dad. A la en­tra­da de es­te vas­to dé­da­lo cal­cá­reo, que da­ta del Pre­cám­bri­co, es po­si­ble ob­ser­var ele­fan­tes pin­ta­dos por los bos­qui­ma­nos de la Edad de Pie­dra.

En­tre Mon­ta­gu y Oud­ts­hoorn, la R62 atra­vie­sa pue­blos tí­pi­ca­men­te bóers, sa­bia­men­te or­ga­ni­za­dos en torno a un cam­pa­na­rio: Barry­da­le, La­dis­mith, Zoar... Sus ha­bi­tan­tes son los des­cen­dien­tes de los pio­ne­ros. Aquí y allá se ven ca­be­zas ru­bias, pro­duc­to de una lar­ga as­cen­den­cia afri­ká­ner, co­rrien­do con los pies des­cal­zos, en la ciu­dad y en los cam­pos, en in­vierno co­mo en ve­rano. Al vi­vir en co­mu­ni­da­des re­ple­ga­das so­bre sí mis­mas, los he­re­de­ros de los co­lo­nos con­ser­van la men­ta­li­dad del la­ger, ese círcu­lo que sus an­ces­tros for­ma­ban con sus ca­rre­tas pa­ra pro­te­ger­se al caer la no­che. So­bre las la­de­ras se ex­tien­den los vi­ñe­dos que ro­dean una ru­ta de los vi­nos me­nos co­no­ci­da que la de Ste­llen­bosch, cer­ca­na al Ca­bo. En Ca­litz­dorp, de 4.300 ha­bi­tan­tes, se ela­bo­ra un opor­to que ha con­se­gui­do la­brar­se una ex­ce­len­te repu­tación.

La ciu­dad de Oud­ts­hoorn, por su par­te, bus­có y en­con­tró su for- el ho­tel La Plu­me, cons­trui­do en 1902 y que pa­re­ce sa­ca­do de una pos­tal, pe­ro al que se le ha aña­di­do to­do el con­fort mo­derno.

Oud­ts­hoorn, a ima­gen del Pe­que­ño Karoo, es un lu­gar em­ble­má­ti­co de la cul­tu­ra afri­ká­ner. Su po­bla­ción se com­po­ne de un 71% de mes­ti­zos, un 15% de blan­cos y un 12,5% de ne­gros, mien­tras que la po­bla­ción ne­gra es am­plia­men­te ma­yo­ri­ta­ria en el res­to del país, con un por­cen­ta­je del 80%. El afri­káans es el idio­ma más ex­ten­di­do, lo ha­bla el 88% de la po­bla­ción. Y to­dos com­par­ten el gus­to por el plat­te­land o el cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.