“Allí don­de hay aloes, me en­cuen­tro co­mo en ca­sa”

Geo - - MIRADAS -

Ja­net Di­xon tra­ba­ja en fa­vor del diá­lo­go. En su ga­le­ría de ar­te fun­da­da en 2007, Ar­tKa­roo, ex­po­ne las obras de ar­tis­tas lo­ca­les sur­gi­dos de la na­ción del ar­coí­ris. Mé­di­ca, blanca y ya en la cin­cuen­te­na, ha ins­ta­la­do su es­tu­dio en un towns­hip: “Nos co­no­ce­mos y vi­vi­mos en paz”, ase­gu­ra.

Ella mis­ma es tam­bién pin­to­ra, y sus te­las evo­can las cues­tio­nes po­lí­ti­cas. Con tí­tu­los co­mo En­ligh­ten­ment, Em­po­wer­ment o En­rich­ment, –Ilu­mi­na­ción, Em­po­de­ra­mien­to y En­ri­que­ci­mien­to–, sus crea­cio­nes re­pre­sen­tan can- gre­jos, flo­res y aloes di­bu­ja­dos con pin­tu­ra acrí­li­ca so­bre un fon­do de re­cor­tes de pren­sa bien es­co­gi­dos, que de­nun­cian la ma­la ges­tión del pre­si­den­te Ja­cob Zu­ma. “Su pro­ble­ma es que pien­sa en su fa­mi­lia, en su clan, no en el con­jun­to de los sud­afri­ca­nos”, ase­ve­ra Ja­net. “Las lí­neas de frac­tu­ra son ac­tual­men­te tan­to eco­nó­mi­cas co­mo ra­cia­les”.

La ra­zón de ser de su ga­le­ría es la crea­ción de víncu­los en­tre ar­tis­tas ne­gros, blan­cos y mes­ti­zos, cu­yas obras tes­ti­mo­nian la pa­sión com­par­ti­da por el “país tan ama­do”, des­cri­to an­ta­ño por Alan Pa­ton, es­cri­tor de ori­gen es­co­cés que de­nun­ció el apart­heid des­de su ins­tau­ra­ción en 1948 (con su no­ve­la Llo­ra, oh mi país ama­do, pu­bli­ca­do en la edi­to­rial Al­bin Mi­chel en el año 1950).

En la ex­pre­sión de es­te amor por el país que com­par­ten los ar­tis­tas del Karoo, la na­tu­ra­le­za es un ele­men­to que re­sul­ta om­ni­pre­sen­te. “Aquí la flo­ra es an­ti­gua y ma­ra­vi­llo­sa”, pro­si­gue Ja­net Di­xon. ”Allí don­de ha­ya aloes, me en­cuen­tro co­mo en ca­sa. Ha­llo res­pues­tas a to­das mis pre­gun­tas cuan­do me pa­seo por el veld (el cam­po abier­to)”.

Su co­le­ga y res­pon­sa­ble de la ga­le­ría, Jac­kie Cla­ris­sa Bern­ne­det­te, ne­gra y jo­ven, aña­de: “Bas­ta con re­co­rrer 30 ki­ló­me­tros ha­cia el nor­te, has­ta el va­lle del Can­go, pa­ra en­con­trar ver­da­de­ros cua­dros vi­vien­tes”. Allí las nu­bes, aca­ri­cian­do los flan- c o s ro c o s o s de l c ol l a do de l Swart­berg, ti­ñen de ne­gro o de azul las co­li­nas cons­te­la­das del ocre de los cam­pos. No es ca­sua­li­dad que el pri­mer himno na­cio­nal sud­afri­cano ten­ga sus orí­ge­nes en el Pe­que­ño Karoo. Su au­tor, el es­cri­tor Cor­ne­lius Ja­co­bus Lang­ho­ven, na­ci­do en La­dis­mith en 1873 y fa­lle­ci­do en Oud­ts­hoorn en 1932, es sin du­da la ma­yor ce­le­bri­dad lo­cal.

L a pr i mer a e s t rof a d e s u poe­ma Die Stem (La lla­ma­da) fue can­ta­da a par­tir de 1928 jun­to con el God Save the King en lo que to­da­vía cons­ti­tuía una co­lo­nia bri­tá­ni­ca. Fue con­ver­ti­do en el himno del apart­heid en 1957, an­tes de que en 1997, tras el fi­nal del ré­gi­men se­ce­sio­nis­ta, fue­ra acor­ta­do, tra­du­ci­do al in­glés y fu­sio­na­do con el Nko­si Si­ke­lel’i Afri­ka (Dios ben­di­ga a Áfri­ca), el himno xho­sa del Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano (ANC), el par­ti­do de Nel­son Man­de­la.

Des­de el azul de nues­tro cie­lo/ Des­de la pro­fun­di­dad de nues­tro mar/por en­ci­ma de nues­tras eter­nas mon­ta­ñas/en cu­yos ba­rran­cos re­sue­na el eco/A tra­vés de las lla­nu­ras de­sér­ti­cas y le­ja­nas/en las que re­sue­na el chi­rri­do de las ca­rre­tas/susurra la voz de nues­tra bien ama­da/ de nues­tra pa­tria Su­dá­fri­ca”. Es­tos ver­sos su­pu­sie­ron la con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va de los pai­sa­jes del Pe­que­ño Karoo, des­de en­ton­ces em­ble­má­ti­cos de la na­ción del ar­coí­ris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.