Mu­chos pue­den es­ca­lar an­tes o des­pués de ir al tra­ba­jo

Geo - - EVASIÓN -

Además de la abun­dan­cia de pa­re­des, el otro gran fac­tor que los atrae es el tiem­po: “En in­vierno, la roca tie­ne la tem­pe­ra­tu­ra idó­nea, por­que con el ca­lor la go­ma se di­la­ta, las ma­nos su­dan, el cuer­po se re­ca­lien­ta y los pies se hin­chan. Y aquí hay mu­chos días so­lea­dos y to­das las co­mo­di­da­des de un país desa­rro­lla­do. Al­gu­nos es­ca­la­do­res ex­tran­je­ros se han com­pra­do ca­sas. Y tam­bién los na­cio­na­les: en Cor­nu­de­lla de Mon­tsant (se­de del mu­ni­ci­pio) hay un edi­fi­cio don­de to­dos los ve­ci­nos son bom­be­ros y es­ca­la­do­res”, re­ve­la. La pro­xi­mi­dad per­mi­te a mu­chos es­ca­lar in­clu­so an­tes o des­pués de ir al tra­ba­jo.

Has­ta 1993, so­lo se po­día lle­gar al pue­blo por una mal­tre­cha pis­ta de tie­rra. “Era un pe­que­ño Da­kar. Ha­cer los ocho ki­ló­me­tros te cos­ta­ba una ho­ra de co­che y al­gún cár­ter ro­to”, re­cuer­da Oli­vé, guía pro­fe­sio­nal de es­ca­la­da que des­cu­brió la zo­na en 1985. En lo al­to es­pe­ra­ban un pu­ña­do de ca­sas de pie­dra me­dio de­rrui­das, dos pe­que­ños ba­res, un re­fu­gio des­tar­ta­la­do y el im­po­nen­te cha­let del bel­ga, Juan Buy­se, un al­pi­nis­ta fa­lle­ci­do en 2002 que una pos­te­rior in­ves-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.