Du­ran­te dos si­glos y me­dio, Tre­bi­son­da fue el cen­tro co­mer­cial del mar Ne­gro

Geo - - DESCUBIERTA -

tau­ra­da en 884, du­ran­te el rei­na­do del em­pe­ra­dor Ba­si­lio I, y se sa­be que San­ta Ana sir­vió co­mo ca­pi­lla mor­tuo­ria du­ran­te el Im­pe­rio de Tre­bi­son­da y que fun­cio­nó co­mo igle­sia has­ta 1923, año de lo que los grie­gos lla­man la Ka­tas­tro­fé.

De re­pen­te, al la­do de una ca­lle mo­der­na co­mo la de cual­quier ciu­dad, sur­ge una his­to­ria de mu­cho más de mil años muy di­fe­ren­te de la de cual­quier otro lu­gar del mun­do. Es, por tan­to, un buen lu­gar pa­ra ini­ciar un via­je en bus­ca de las hue­llas del Im­pe­rio de Tre­bi­son­da, uno de los más ex­tra­ños de la his­to­ria. Ape­nas du­ró dos si­glos y me­dio pe­ro fue en reali­dad el mo­men­to es­te­lar de una his­to­ria cul­tu­ral de 25 si­glos, la de los grie­gos en la ori­lla me­ri­dio­nal del mar Ne­gro.

En la Eu­ro­pa de la Ba­ja Edad Me­dia, la idea de es­te le­jano reino cris­tiano se con­vir­tió en un tó­pi­co li­te­ra­rio, un te­ma ju­go­so pa­ra los tro­va­do­res. En esos tiem­pos de ig­no­ran­cia geo­grá­fi­ca un reino lla­ma­do Im­pe­rio de Tre­bi­son­da –que se ha­bía man­te­ni­do vi­vo in­clu­so des­pués de la caí­da de Cons­tan­ti­no­pla an­te los oto­ma­nos– fue te­rreno abo­na­do pa­ra his­to­rias no so­lo de aven­tu­ras ca­ba­lle­res­cas y prin­ce­sas enamo­ra­das, sino tam­bién de ogros y gi­gan­tes, de esas que se can­ta­ban al ca­lor del fue­go en cas­ti­llos, con­ven­tos y al­deas de Eu­ro­pa. Mu­cho des­pués, el pro­pio don Qui­jo­te, en sus de­li­rios, ima­gi­ná­ba­se co­ro­na­do co­mo em­pe­ra­dor de Tra­pi­son­da.

Por las ca­lles de Trab­zon ca­mi­nan aho­ra mu­cha­chas en mi­ni­fal­da, con ta­tua­jes a la vis­ta y con la me­le­na al vien­to co­gi­das del bra­zo de ami­gas cu­bier­tas de arri­ba aba­jo con pa­ñue­lo y ba­ta. Se­gún la tem­po­ra­da, sur­gen pues­tos con ce­re­zas o ave­lla­nas, que se cul­ti­van en las co­li­nas cer­ca­nas.

Du­ran­te el mes de Ra­ma­dán, jus­to an­tes de la pues­ta de sol, las ca­lles se vuel­ven si­len­cio­sas y las fa­mi­lias y los gru­pos de ami­gos se sien­tan a la me­sa de los res­tau­ran­tes, con to­da la ce­na dis­pues­ta, es­pe­ran­do la lla­ma­da que les per­mi­ta rom­per el ayuno de to­do el día. Mu­chas de es­tas per­so­nas ha­brán acu­di­do a al­gu­na de las mez­qui­tas que en reali­dad son an­ti­guas igle­sias me­die­va­les, co­mo las de San An­drés, San Sa­bas, San Fe­li­pe, San Miguel y Ha­gia Sop­hia, la más es­pec­ta­cu­lar de to­das. La mez­qui­ta Fa­tih fue en tiem­pos Pa­na­gia Cri­so­cé­fa­la, de­di­ca­da a la Vir­gen de Ca­be­za de Oro, la ca­te­dral de los Com­neno, don­de los em­pe­ra­do­res eran co­ro­na­dos al co­mien­zo de su rei­na­do y en­te­rra­dos cuan­do ter­mi­na­ban sus días. La Ye­ni Cu­ma Ca­mii, la Nue­va Mez­qui­ta del Vier­nes, se le­van­ta so­bre la igle­sia mo­nás­ti­ca de San Eu­ge­nio, el san­to pa­trón de Tre­bi­zon­da. Su­bien­do por las cues­tas, en las es­tri­ba­cio­nes de Boz Te­pe, el an­ti­guo mon­te Minth­rion, se en­cuen­tran los res­tos del más im­por­tan­te mo­nas­te­rio bi­zan­tino.

Co­no­ci­do co­mo Kiz­lar Ma­nas­ti­ri, el Mo­nas­te­rio de las Mu­cha­chas, qui­zá con­ser­ve ba­jo el en­lu­ci­do las pin­tu­ras des­cri­tas por va­rios via­je­ros. La igle­sia se cons­tru­yó en una cue­va con un ma­nan­tial sa­gra­do don­de ha­bía un altar de­di­ca­do a Mi­tra, el dios-sol per­sa. Re­sue­na en ca­da lu­gar el eco de an­ti­guas cul­tu­ras y ri­tos.

Pe­ro por en­ci­ma de to­das, una tra­di­ción se ha alar­ga­do a lo lar­go de los si­glos en es­tas tie­rras. Al­re­de­dor del año 400 an­tes de nues­tra era Je­no­fon­te es­ta­ba en Asia Me­nor en la ex­pe­di­ción que aho­ra co­no­ce­mos co­mo la Aná­ba­sis. Su ejér­ci­to de mer­ce­na­rios grie­gos ha­bía ini­cia­do la re­ti­ra­da cuan­do los que los ha­bían con­tra­ta­do fue­ron de­rro­ta­dos en la gue­rra ci­vil per­sa. Va­ga­ron per­di­dos du­ran­te me­ses has­ta que en­con­tra­ron la ori­lla del mar Ne­gro en Trab­zon o en al­gún lu­gar cer­cano. En una de las es­ce­nas más emo­cio­nan­tes de la li­te­ra­tu­ra an­ti­gua, el ejér­ci­to grie­go gri­ta “¡El mar, el mar!”, pa­ra ellos si­nó­ni­mo de sal­va­ción ya que po­drían cons­truir bar­cos y re­gre­sar a ca­sa. Lo in­tere­san­te es que se en­ten­die­ron con los ha­bi­tan­tes de la co­mar­ca por­que ellos eran tam­bién des­cen­dien­tes de grie­gos. Un par de si­glos an­tes, la ciu­dad de Mi­le­to ha­bía La des­crip­ción más an­ti­gua que se con­ser­va de la ca­pi­tal del Im­pe­rio de Tre­bi­son­da la fir­ma el ma­dri­le­ño Ruy Gon­zá­lez de Cla­vi­jo, que lle­gó a la ciu­dad el on­ce de abril de 1404 en su ca­mino ha­cia Sa­mar­can­da. For­ma­ba par­te de la se­gun­da em­ba­ja­da que el rey de Cas­ti­lla En­ri­que III en­vió a Ta­mer­lán. El re­la­to de es­ta ex­pe­di­ción es­tá con­si­de­ra­do el pri­mer li­bro de via­jes de la li­te­ra­tu­ra cas­te­lla­na. El rey fue muy ac­ti­vo en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y tam­bién en­vió emi­sa­rios al sul­tán de Ba­bi­lo­nia y a los monarcas de Tú­nez y Ma­rrue­cos.

Cla­vi­jo des­cri­be Tre­bi­son­da co­mo una ciu­dad al bor­de del mar que sube por unas pe­ñas ele­va­das, con un cas­ti­llo en lo al­to y bue­nas mu­ra­llas. Tam­bién re­fie­re que tie­ne mu­chas igle­sias y mo­nas­te­rios aun­que es­tos grie­gos, muy de­vo­tos, tie­nen mu­chos ye­rros de fe. De­bi­do a la pre­sen­cia de co­mer­cian­tes ge­no­ve­ses y ve­ne­cia­nos, pa­ra él lo más her­mo­so es la ca­lle co­mer­cial en los arra­ba­les, don­de se ven­de de to­do. En sus quin­ce días en la ca­pi­tal fue­ron re­ci­bi­dos en au­dien­cia por el em­pe­ra­dor y su hi­jo, de los que des­ta­ca sus to­ca­dos, unos ex­tra­ños som­bre­ros al­tos con plu­mas de gru­llas y cue­ros de mar­ta.

Es­te Im­pe­rio im­pro­ba­ble se for­mó en la ac­tual Trab­zon tras el sa­queo de Cons­tan­ti­no­pla que lle­va­ron a ca­bo los cru­za­dos en 1204. Ale­jo Com­neno, nie­to de un em­pe­ra­dor que ha­bía si­do des­ti­tui­do dos dé­ca­das an­tes y se ha­bía re­fu­gia­do en el Cáu­ca­so, se hi­zo con el po­der de Tre­bi­son­da y la con­vir­tió en su ca­pi­tal. Con el apo­yo de la rei­na Tamar de Geor­gia se nom­bró em­pe­ra­dor ba­jo el tí­tu­lo de Me­gas Kom­ne­nos, el Gran Com­neno, y man­tu­vo el es­pí­ri­tu de ori­gen grie­go de la re­gión. Cuan­do los em­pe­ra­do­res grie­gos re­cu­pe­ra­ron el trono de Cons­tan­ti­no­pla eran tan dé­bi­les que no pu­die­ron re­cla­mar el Es­ta­do com­neno. Ello coin­ci­dió con la con­quis­ta mon­go­la de Per­sia, lo que aña­dió un nue­vo bra­zo a la ru­ta de la Se­da, que iba des­de Ta­briz has­ta Tre­bi­son­da atra­ve­san­do el es­te de Ana­to­lia, don­de los ge­no­ve­ses y los ve­ne­cia­nos em­bar­ca­ban ha­cia Eu­ro­pa las ri­cas mer­can­cías orien­ta­les. Du­ran­te los dos si­glos y me­dio de exis­ten­cia im­pe­rial, Tre­bi­son­da fue el cen­tro co­mer­cial del mar Ne­gro, por en­ci­ma de la dis­mi­nui­da Cons­tan­ti­no­pla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.