ICONO Li­llian Ross

Geo - - SUMARIO -

Pri­me­ro fue ella y des­pués vi­nie­ron los de­más. Su es­ti­lo –ín­ti­mo, di­ver­ti­do y pun­ti­llo­sa­men­te sa­gaz– sir­vió de es­cue­la pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes de pe­rio­dis­tas en to­do el mun­do. Y no es una exa­ge­ra­ción. Li­llian Ross (19182017) fue du­ran­te 70 años una voz mí­ti­ca en una re­vis­ta mí­ti­ca, The New Yor­ker. Aun­que en­tró en la pu­bli­ca­ción en 1945 pa­ra cu­brir una ba­ja, pron­to de­jó cla­ro el pe­rio­dis­mo al que as­pi­ra­ba: uno que gi­ra­ra en torno a la his­to­ria, don­de el pe­rio­dis­ta que­da­ra re­le­ga­do a la in­vi­si­bi­li­dad, sin es­pa­cio pa­ra sus pen­sa­mien­tos. Un pe­rio­dis­mo don­de el tex­to se im­preg­na­ra de li­te­ra­tu­ra ha­cien­do di­fí­cil dis­tin­guir la fron­te­ra en­tre am­bos gé­ne­ros. El pri­mer en­car­go se­rio de Ross fue en 1947. Ver­sa­ba so­bre un per­so­na­je sin­gu­lar: Sid­ney Fran­klin, un ju­dío ame­ri­cano que que­ría ser –y fue– to­re­ro. Ross, que no sa­bía na­da de tau­ro­ma­quia, de­jó que Fran­klin se mos­tra­ra tal cual era, sin ha­cer co­men­ta­rios, ini­cian­do ca­si sin sa­ber­lo un nue­vo gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co que en­con­tra­ría su má­xi­ma ex­pre­sión en la Amé­ri­ca de los se­sen­ta y se­ten­ta, de la mano de fi­gu­ras co­mo Ca­po­te, Ta­le­se, Mai­ler yWol­fe. Su tra­ba­jo no so­lo fue un éxi­to, tam­bién le per­mi­tió en­ta­blar con­tac­to con Er­nest He­ming­way, so­bre quien más tar­de es­cri­bi­ría la pie­za pe­rio­dís­ti­ca que le ha­ría fa­mo­sa y que ser­vi­ría de mo­de­lo pa­ra to­dos los per­fi­les pu­bli­ca­dos por The New Yor­ker en las dé­ca­das si­guien­tes. En su tex­to, es­cri­to co­mo una pe­que­ña his­to­ria, Ross si­guió los pa­sos del es­cri­tor du­ran­te dos días en Man­hat­tan, re­gis­tran­do to­do cuan­to ha­cía y de­cía. La ima­gen re­sul­tan­te fue, a su pe­sar, la de una fi­gu­ra gro­tes­ca y al­coho­li­za­da que, una vez pu­bli­ca­do, con­tri­bu­yó al de­cli­ve de su repu­tación. A pe­sar de ello, Ross y He­ming­way con­ti­nua­ron sien­do ami­gos. No se­ría su úni­co éxi­to. En­tre las más de 500 pie­zas que es­cri­bió pa­ra The New Yor­ker, Pic­tu­re, su per­fil del di­rec­tor John Hous­ton, fue ca­li­fi­ca­do co­mo el me­jor li­bro so­bre Holly­wood ja­más es­cri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.