SU­PER­VI­VIEN­TES DEL ACEI­TE DE PAL­MA

Geo - - FOTOR REPORTERO -

Al es­te del Es­ta­do ma­la­sio de Sa­bah, tres ge­ne­ra­cio­nes de ele­fan­tes de Bor­neo se abren pa­so a tra­vés de las tie­rras de cul­ti­vo de pal­me­ras afri­ca­nas ( Elaeis

gui­neen­sis), que se es­tán re­ge­ne­ran­do pa­ra vol­ver a plan­tar­las. De ellas se ob­tie­ne el muy lu­cra­ti­vo acei­te de pal­ma. En Sa­bah, si­tua­do al no­res­te de la gran is­la de Bor­neo, don­de la ma­yo­ría de la sel­va tro­pi­cal ya ha si­do ta­la­da (so­lo el 8% de los bos­ques per­ma­ne­ce in­tac­to), la in­dus­tria del acei­te de pal­ma es una im­pul­so­ra cru­cial de la de­fo­res­ta­ción. De ahí que es­tos ele­fan­tes pig­meos se vean obli­ga­dos a aden­trar­se en las plan­ta­cio­nes pa­ra ali­men­tar­se, en­tran­do en con­flic­to con los hu­ma­nos. En 2013, ca­tor­ce ele­fan­tes de una mis­ma ma­na­da mu­rie­ron en­ve­ne­na­dos. So­lo un pe­que­ño ejem­plar so­bre­vi­vió. Cuan­do fue en­con­tra­do aca­ri­cia­ba los col­mi­llos de su ma­dre muer­ta. Del mis­mo mo­do, ca­da vez hay más ata­ques de ele­fan­tes con­tra hu­ma­nos. El ele­fan­te de Bor­neo, sub­es­pe­cie del asiá­ti­co con ape­nas 3.000 ejem­pla­res, que­dó ais­la­da aquí ha­ce unos 300.000 años. La es­ce­na, cap­ta­da por el fo­tó­gra­fo Aa­ron Ber­tie Ge­kos­ki, aca­ba de re­ci­bir el pre­mio Me­jor Ima­gen del Año 2017 en la ca­te­go­ría ‘Vi­da Sil­ves­tre’ (Úni­ca Ima­gen).

Aa­ron GE­KOS­KI “Se acu­rru­ca­ron jun­tos”, cuen­ta el fo­tó­gra­fo, “em­pe­que­ñe­ci­dos por un pai­sa­je de­sola­do y pro­fa­na­do”. Cuan­do el gru­po apa­re­ció an­te su cámara, Ber­tie ac­tuó con ra­pi­dez. La ima­gen, real­men­te in­quie­tan­te, quie­re lla­mar la aten­ción so­bre el im­pac­to que la in­sa­cia­ble de­man­da de acei­te de pal­ma, uti­li­za­do en bue­na par­te de los pro­duc­tos que con­su­mi­mos, tie­ne so­bre la vi­da sal­va­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.