Chi­loé y sus igle­sias de ma­de­ra

En es­ta is­la de bos­ques sal­va­jes, fren­te a las cos­tas de Chi­le, flo­tan le­yen­das de es­pí­ri­tus e his­to­rias de nau­fra­gios. Del tiem­po de los pio­ne­ros que­dan 150 igle­sias, al­gu­nas de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Du­ran­te si­glos es­tas const

Geo - - SUMARIO - POR ÁN­GEL MAR­TÍ­NEZ BER­ME­JO TEX­TO Y FO­TOS

Es­ta is­la sal­va­je fren­te al li­to­ral chi­leno flo­ta so­bre un mar de le­yen­das e his­to­rias de nau­fra­gios. Re­cuer­dos de tiem­pos pa­sa­dos son los tem­plos cons­trui­dos por los je­sui­tas y de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio Mun­dial.

El bar­co cru­za las aguas del ca­nal de Cha­cao, y aun­que el via­je es corto se tie­ne la sen­sa­ción de lle­gar a un lu­gar di­fe­ren­te. El car­tel de “wi­fi a bor­do” apor­ta un pun­to de mo­der­ni­dad a la tra­ve­sía, pe­ro los pa­sa­je­ros se en­tre­tie­nen mi­ran­do las man­chas de al­gas que se me­cen con las olas y los lo­bos ma­ri­nos que des­can­san so­bre las ro­cas cer­ca ya del em­bar­ca­de­ro de des­tino. A las is­las hay que lle­gar en bar­co, so­bre to­do a las que al­gu­na vez han ocu­pa­do el es­pa­cio –geo­grá­fi­co o men­tal– de un

Fi­nis Te­rrae. Chi­loé es una de ellas. En no­viem­bre de 2012 ate­rri­zó el pri­mer avión co­mer­cial en el ae­ro­puer­to Mo­co­pu­lli, pe­ro to­da­vía per­vi­ve en­tre sus ha­bi­tan­tes la con­cien­cia de es­tar le­jos del mun­do, de que es­te es un te­rri­to­rio en el que la na­tu­ra­le­za si­gue al man­do y con­vie­ne te­ner­lo pre­sen­te en ca­da mo­men­to. Si es­to ocu­rre en la Is­la Gran­de de Chi­loé, ¿qué se­rá en los cin­co di­mi­nu­tos archipiélagos que flo­tan en los gol­fos de An­cud y Cor­co­va­do que se for­man fren­te al con­ti­nen­te? So­bre el ho­ri­zon­te, se des­ta­can las si­lue­tas de los vol­ca­nes an­di­nos Hue­qui, Mi­chin­mahui­da y Cor­co­va­do, co­mo flo­tan­do so­bre las aguas. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta­mos aden­trán­do­nos en otro mun­do.

Llue­ve sin pa­rar du­ran­te mi pri­me­ra no­che en Chi­loé. La llu­via y el vien­to gol­pean la ven­ta­na de mi ha­bi­ta­ción, si­tua­da en un pa­la­fi­to de Cas­tro. Pa­re­ce que se rom­pe el cie­lo. No me sor­pren­de, es­ta­ba ad­ver­ti­do. Dar­win pa­só por Chi­loé y so­bre ella de­jó caer uno de sus acer­ta­dos co­men­ta­rios: “En in­vierno el cli­ma es de­tes­ta­ble, y en ve­rano so­lo un po­co me­jor”. El es­cri­tor Fran­cis­co Co­loa­ne, que era chi­lo­te, ini­cia Los pa­sos del hom­bre –su libro de me­mo­rias– ha­blan­do de la llu­via. Sa­bía de qué ha­bla­ba al es­cri­bir que “a ve­ces por cua­ren­ta no­ches y cua­ren­ta días arre­cian los di­lu­vios”. Tam­bién re­co­ge la me­jor des­crip­ción que se ha he­cho de una tor­men­ta de ra­yos y true­nos: “El dia­blo es­tá pe­lean­do con su mu­jer”. Co­loa­ne fue el es­cri­tor de los es­pa­cios abier­tos, de la aven­tu­ra en los con­fi­nes del mun­do, de la vi­da al fi­lo de la muer­te de los ca­za­do­res de fo­cas, del te­rror de los náu­fra­gos, del des­tino in­cier­to de los po­li­zo­nes. Es sin du­da lo más pa­re­ci­do que te­ne­mos a Jack Lon­don en es­pa­ñol.

Si­gue llo­vien­do por la ma­ña­na. Voy a Quem­chi, el puer­to don­de na­ció Co­loa­ne. Hay allí un pe­que­ño mo­nu­men­to y una ca­sa mu­seo que hon­ran su memoria. Me acer­co al mue­lle. Unos bar­cos aca­ban de atra­car, los pes­ca­do­res se pre­pa­ran pa­ra ven­der lo que han arran­ca­do al mar. Hay un par de co­ches, pe­ro no les pres­to aten­ción, ¿por qué ha­bría de ha­cer­lo?“¿Vio us­ted sa­car al muer­to?”, me pre­gun­tan a bo­ca­ja­rro po­co des­pués. Los co­ches que ha­bía ig­no­ra­do eran del juz­ga­do y se lle­va­ban el cuer­po. Me cuen­tan que, la no­che pa­sa­da, la tor­men­ta pi­lló des­pre­ve­ni­do a un pes­ca­dor en su bar­qui­ta. Su ex­pe­rien­cia no le sir­vió pa­ra es­qui­var el tem­po­ral. Lo en­con­tra­ron flo­tan­do a po­ca dis­tan­cia del puer­to. Ca­si lo­gra sal­var­se.

El tem­po­ral que ha­bía sen­ti­do des­de la se­gu­ri­dad y el ca­lor de la ha­bi­ta­ción del ho­tel de Cas­tro mien­tras leía a Co­loa­ne se ha­bía co­bra­do un pea­je. Igual que ocu­rría con los per­so­na­jes de aque­llos tex­tos es­cri­tos dé­ca­das atrás. Po­cas ve­ces co­mo en­ton­ces he sen­ti­do que la li­te­ra­tu­ra de ver­dad es la que ha­bla de la vi­da y la muer­te, de la ver­dad que hay en las dos caras de esa mo­ne­da.

Cy­ril, el guía que me ayu­da­rá a des­cu­brir Chi­loé, me cuen­ta que en es­ta par­te de la is­la, la que mira al con­ti­nen­te, la di­fe­ren­cia de ni­vel en­tre la plea­mar y la ba­ja­mar pue­de su­pe­rar los sie­te me­tros. Las aguas en­tran y sa­len con tal fuer­za por el es­tre­cho de Cha­cao y el gol­fo de Cor­co­va­do que las zo­nas con po­ca pro­fun­di­dad se va­cían com­ple­ta­men­te. Al ba­jar la ma­rea, al­gu­nos is­lo­tes que­dan uni­dos a otros. Es­tas co­rrien­tes, que en­tran por bo­cas opues­tas, cho­can en los ca­na­les, to­pan con pro­mon­to­rios y pro­du­cen pe­li­gro­sos re­mo­li­nos y fuer­tes olea­jes. Los chi­lo­tes sa­ben na­ve­gar en es­tas aguas trai­cio­ne­ras, pe­ro no fal­tan las des­gra­cias. Siem­pre ha si­do así.Aquí la vi­da es­tá re­gu­la­da por el flu­jo y re­flu­jo de las aguas.Y por otras fuer­zas de la na­tu­ra­le­za. Los chi­lo­tes aún re­cuer­dan el lla­ma­do gran te­rre­mo­to de Chi­le, ocu­rri­do en ma­yo de

Aquí la vi­da gi­ra en torno al fluir de las ma­reas. Ig­no­rar­las sue­le ter­mi­nar en tra­ge­dia

1960, el más po­ten­te de la his­to­ria des­de que hay re­gis­tros con una mag­ni­tud de 9,5 en la es­ca­la de Rich­ter. Al mo­vi­mien­to sís­mi­co le si­guie­ron erup­cio­nes vol­cá­ni­cas y un gran ma­re­mo­to que aca­bó con la vi­da de 2.000 per­so­nas.

–El tsu­na­mi se lle­vó, en­tre mu­chas otras, la ca­sa don­de na­ció Co­loa­ne –me cuen­ta Cy­ril.

Has­ta bien en­tra­do el si­glo XIX ape­nas ha­bía ca­mi­nos en la is­la. Un bos­que tu­pi­do e in­tran­si­ta­ble, una sel­va tem­pla­da, cu­bría su su­per­fi­cie. Los cho­nos, los po­bla­do­res ori­gi­na­rios y los in­va­so­res ma­pu­ches ha­bi­ta­ban ex­clu­si­va­men­te la fran­ja cos­te­ra orien­tal. Se tras­la­da­ban a pie por las zo­nas des­pe­ja­das du­ran­te la ma­rea ba­ja o en dal­cas, unas pi­ra­guas cons­trui­das con ta­blas co­si­das.

La Is­la Gran­de de Chi­loé –180 ki­ló­me­tros de lar­go y 50 de an­cho– tie­ne dos caras. La orien­tal, la que mira al con­ti­nen­te, tie­ne un per­fil ta­lla­do por los gla­cia­res, un sin­fín de pe­nín­su­las e is­lo­tes. La oc­ci­den­tal mira al Pa­cí­fi­co y re­ci­be cons­tan­te­men­te el olea­je. En me­dio, una ma­ra­ña de te­púes, aler­ces, ci­pre­ses y he­le­chos. El ca­mino en­tre An­cud y Cas­tro, las dos prin­ci­pa­les po­bla­cio­nes de la is­la, no se abrió has­ta 1781. Los bos­ques pro­por­cio­na­ron la ma­de­ra uti­li­za­da en Li­ma du­ran­te el vi­rrei­na­to. De ellos pro­ve­nían tam­bién las tra­vie­sas de las lí­neas fé­rreas cons­trui­das en Su­da­mé­ri­ca du­ran­te el si­glo XIX. Dar­win lle­gó a Chi­loé en 1834 en su via­je al­re­de­dor del mun­do. En sus es­cri­tos re­fie­re que la tri­pu­la­ción del Bea­gle res­ca­tó a unos ba­lle­ne­ros que, tras nau­fra­gar, ha­bían al­can­za­do una pla­ya de la cos­ta oc­ci­den­tal. Es­te li­to­ral es un mun­do ro­dea­do de sie­rras cu­bier­tas de bos­ques es­pe­sos que lle­gan has­ta el agua. Aque­llos des­gra­cia­dos lle­va­ban quin­ce me­ses bus­can­do la ma­ne­ra de atra­ve­sar la is­la. Des­co­no­cían que es­tá atra­ve­sa­da por dos enor­mes la­gos, el Hui­llin­co y el Cu­cao, que per­mi­ten cru­zar­la de la­do a la­do y lle­gar así a Cu­cao, un pe­que­ño po­bla­do que, se­pa­ra­do del océano por una ba­rra de are­na, obli­ga al río a com­ple­tar un mean­dro. Hoy es uno de los ac­ce­sos al Par­que Na­cio­nal Chi­loé.

Cy­ril y yo ca­mi­na­mos en­tre ár­bo­les que pa­re­cen no te­ner cor­te­za, sino una piel fi­na y de­li­ca­da que bri­lla en la pe­num­bra. Las ba­yas ma­du­ras de

chau­ra bri­llan en la os­cu­ri­dad des­pren­dien­do una luz irreal. Atra­ve­sa­mos un tre­cho del bos­que y po­ne­mos rum­bo al océano. So­lo una du­na de fi­na are­na nos se­pa­ra del in­fi­ni­to. Ha­cia el nor­te y ha­cia el sur se ex­tien­de una pla­ya in­men­sa y so­li­ta­ria. Du­ran­te su es­tan­cia en la is­la, Dar­win se pro­pu­so re­co­rrer esa cos­ta, pe­ro sus guías le qui­ta­ron de in­me­dia­to la idea de la ca­be­za.

Se sa­be que Chi­loé fue avis­ta­da por pri­me­ra vez en 1540 por la tri­pu­la­ción de Al­fon­so de Ca­mar­go, que via­ja­ba con pri­sa al Pe­rú tras ha­ber so­bre­vi­vi­do a una des­di­cha­da ex­pe­di­ción al es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes. Sin em­bar­go, no se­ría has­ta 1553 cuan­do Fran­cis­co de Ulloa em­pren­dió su ex­plo­ra­ción. Ca­tor­ce años más tar­de, Es­pa­ña to­mó po­se­sión de las is­las. Las lla­mó Nue­va Ga­li­cia. San­tia­go de Cas­tro fue su pri­mer asen­ta­mien­to, tam­bién la po­bla­ción es­ta­ble más me­ri­dio­nal del Im­pe­rio. Tal vez la ciu­dad más aus­tral del mun­do. Una flo­ti­lla de Li­ma lle­ga­ba ca­da año pa­ra lle­var­se la ma­de­ra, el se­bo y el po­co oro que se ob­te­nía de ex­plo­tar las are­nas au­rí­fe­ras de Cu­cao. A ve­ces po­dían pa­sar tres o más años sin que lle­ga­ra nin­gún bar­co. Du­ran­te ese tiem­po las is­las per­ma­ne­cían aje­nas al mun­do. Los 200 co­lo­nos es­pa­ño­les que las ha­bi­ta­ban no tar­da­ron en mez­clar­se con la po­bla­ción in­dí­ge­na, crean­do así las ba­ses de la pe­cu­liar cul­tu­ra chi­lo­ta.

Jun­to a los co­lo­nos lle­ga­ron los mi­sio­ne­ros, cons­cien­tes de su pa­pel co­mo avan­za­di­lla en un mun­do que des­co­no­cía la pa­la­bra de Dios. Mer­ce­da­rios y fran­cis­ca­nos se aden­tra­ron en es­tas tie­rras, pe­ro fue­ron los je­sui­tas los que per­ma­ne­cie­ron en ella has­ta su ex­pul­sión de­fi­ni­ti­va de Amé­ri­ca, 159 años des­pués. La ca­pi­lla que le­van­ta­ron en el is­lo­te de Cai­lín, en­fren­te de Que­llón, fue du­ran­te mu­cho tiem­po el úl­ti­mo con­fín de la cris­tian­dad.

Los je­sui­tas, nor­mal­men­te no más de diez sa­cer­do­tes, en­fren­ta­dos al pro­ble­ma de evan­ge­li­zar una po­bla­ción muy dis­per­sa en un me­dio de di­fí­cil ac­ce­so, di­se­ña­ron una estrategia muy par­ti­cu­lar: cons­tru­ye­ron una se­rie de ca­pi­llas pa­ra que sir­vie­ran de pun­tos de reunión a las fa­mi­lias que vi­vían en los al­re­de­do­res. Con el tiem­po lle­ga­ron a ser 150, re­no­ván­do­se y re­cons­tru­yén­do­se con­ti­nua­men­te. En el año 2000, la Unes­co ins­cri­bió a 16 de ellas en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial. Son el gran te­so­ro cul­tu­ral de Chi­loé.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de aten­der con­ti­nua­men­te a to­do el ar­chi­pié­la­go, los mi­sio­ne­ros crea­ron una mi­sión cir­cu­lan­te, es de­cir, un re­co­rri­do en pi­ra­gua que per­mi­tía a los sa­cer­do­tes evan­ge­li­zar el te­rri­to­rio. Así, ca­da 17 de sep­tiem­bre, con el co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra aus­tral, em­pren­dían su pe­ri­plo por las is­las. Tres días per­ma­ne­cían en ca­da lu­gar. En to­das ellas se­guían el mis­mo ri­tual, que in­cluía el ofi­cio de pro­ce­sio­nes, ma­tri­mo­nios, bau­ti­zos, con­fe­sio­nes y el re­gis­tro de to­do lo ocu­rri­do en el año trans­cu­rri­do des­de la úl­ti­ma vi­si­ta.

Cuan­do los mi­sio­ne­ros par­tían, la co­mu­ni­dad que­da­ba a car­go de un fis­cal, un na­ti­vo que en­se­ña­ba la doc­tri­na y man­te­nía vi­vos los ri­tua­les. Los fis­ca­les es­ta­ban li­be­ra­dos de la ser­vi­dum­bre de la en­co­mien­da, y sus des­cen­dien­tes, a día de hoy, con­ser­van las lla­ves de las ca­pi­llas. “Los je­sui­tas crea­ron, en es­te me­dio hos­til, un ur­ba­nis­mo re­li­gio­so”, cuen­ta Cy­ril mien­tras em­pre­de­mos nues­tro re­co­rri­do por al­gu­nas de las igle­sias. “Or­de­na­ron la vi­da de los chi­lo­tes crean­do lo que lla­ma­ron el Jar­dín de la Igle­sia”. Tan im­por­tan­te co­mo la ca­pi­lla en sí era la ex­pla­na­da que se abría de­lan­te de ella. Allí se con­gre­ga­ba la po­bla­ción de los al­re­de­do­res an­te la lle­ga­da de los mi­sio­ne­ros.

Alo lar­go del si­glo XIX, con el desa­rro­llo de las in­dus­trias ma­de­re­ra, con­ser­ve­ra y ga­na­de­ra, ade­más del co­mer­cio en el Pa­cí­fi­co, sur­gie­ron las ciu­da­des que co­no­ce­mos hoy, or­ga­ni­za­das al­re­de­dor de las ca­pi­llas ya con­ver­ti­das en igle­sias. El pa­tio ex­te­rior ter­mi­nó rea­li­zan­do la fun­ción de pla­za prin­ci­pal. Bus­car hoy es­tas igle­sias es re­co­rrer la cos­ta orien­tal de Chi­loé. Pa­ra ello no so­lo hay que vi­si­tar las prin­ci­pa­les po­bla­cio­nes de la is­la, sino tam­bién mi­nús­cu­las al­deas per­di­das en me­dio de la na­da. Sor­pren­de su es­ti­lo, tan di­fe­ren­te de la ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa co­lo­nial es­pa­ño­la. La ra­zón es sim­ple: la ma­yo­ría de los je­sui­tas que lle­ga­ron al ar­chi­pié­la­go eran de ori­gen bá­va­ro. Por eso el es­ti­lo de las igle­sias re­cuer­da más a los edi­fi­cios re­li­gio­sos ale­ma­nes. En un lu­gar don­de lo úni­co que abun­da son ár­bo­les, las igle­sias so­lo po­dían le­van­tar­se con ma­de­ra. No se em­plea­ron cla­vos ni ele­men­tos me­tá­li­cos.Al­gu-

nas de ellas, co­mo las de Achao, Chon­chi, Quin­chao y Vi­lo­pu­li, ade­más de la de Quil­qui­co, que fue des­ar­ma­da en 1988 por ries­go de de­rrum­be, se cons­tu­ye­ron an­tes de 1767. Jun­to a al­gu­nas otras de Ale­ma­nia, paí­ses es­can­di­na­vos y Es­ta­dos Uni­dos, se cuen­tan en­tre los es­ca­sos ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra en ma­de­ra del si­glo XVIII que se con­ser­van en el mun­do.

En co­mu­ni­da­des po­bres, don­de na­die pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de contratar mano de obra pa­ra una ac­ción con­cre­ta, la co­la­bo­ra­ción co­mu­nal es obli­ga­to­ria. A es­ta prác­ti­ca se la co­no­ce en Chi­loé co­mo la min­ga, un tra­ba­jo co­lec­ti­vo rea­li­za­do a pe­ti­ción de un ve­cino. Se re­cu­rre a ella pa­ra lim­piar un te­rreno, cons­truir un es­ta­blo e in­clu­so re­co­lec­tar de ur­gen­cia una co­se­cha. Su apli­ca­ción lle­va im­plí­ci­ta la con­di­ción de su de­vo­lu­ción, siem­pre que al­guno de sus miem­bros así lo re­cla­me. La au­to­ri­dad tam­bién pue­de re­cu­rrir a ella pa­ra desa­rro­llar tra­ba­jos co­mu­na­les. Cons­truir y re­pa­rar las igle­sias es uno de ellos. Pe­ro no el úni­co. En Chi­loé tam­bién se con­vo­ca una min­ga pa­ra “ti­rar una ca­sa”, es de­cir, pa­ra cam­biar­la de ubi­ca­ción. Las ra­zo­nes por las que un pro­pie­ta­rio quie­re mo­ver su ca­sa son va­ria­das, des­de acer­car­la a un ca­mino o un po­zo, has­ta ale­jar­la de un lu­gar in­con­ve­nien­te o ha­ber com­pra­do un te­rreno nue­vo.

“Aun­que pue­de pa­re­cer im­po­si­ble, no es tan di­fí­cil”, afir­ma San­tia­go, un ve­cino de Quem­chi que par­ti­ci­pa de es­ta ac­ti­vi­dad.“Hay que te­ner en cuen­ta que las ca­sas de ma­de­ra y cha­pa no pe­san tan­to co­mo pa­re­ce, y que mu­chas ve­ces son pa­la­fi­tos, por lo que es fá­cil se­pa­rar­las de los ci­mien­tos”. Que­da el tra­ba­jo de va­ciar­las, apun­ta­lar­las por den­tro y co­lo­car­las so­bre una es­pe­cie de tri­neo gi­gan­te, que se for­man con los lar­gos y rec­tos tron­cos de los aler­ces. El tras­la­do, de has­ta dos y tres ki­ló­me­tros, se rea­li­za con la fuer­za de yun­tas de bue­yes, aun­que aho­ra tam­bién se uti­li­zan trac­to­res o ex­ca­va­do­ras.

“Al­gu­nas ve­ces es más com­pli­ca­do”, con­ti­núa San­tia­go, “y es ne­ce­sa­rio lle­var la ca­sa por el agua”. Ha ha­bi­do oca­sio­nes en que di­rec­ta­men­te se han aco­pla­do flo­ta­do­res a la es­truc­tu­ra y se ha bo­ta­do la ca­sa, co­mo si fue­ra un bar­co. Un re­mol­ca­dor se ocu­pa des­pués de lle­var­la a una pla­ya con­ve­nien­te don­de

70

En la bahía de Co­co­tué, la pla­ya Mar Bra­va es uno de los po­cos lu­ga­res de fá­cil ac­ce­so en la cos­ta oc­ci­den­tal de Chi­loé. Tie­ne unos 7,5 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud. En el nor­te se en­cuen­tran los ro­que­ríos y la ca­le­ta de Po­lo­cué; en su ex­tre­mo sur hay una sin­gu­lar ro­ca lla­ma­da Pie­dra del Run.

El gran te­rre­mo­to de Chi­le de 1960, con una mag­ni­tud de 9,5 en la es­ca­la de Rich­ter y una enor­me ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va, y el de­vas­ta­dor tsu­na­mi que le si­guió si­guen pre­sen­tes en la memoria de los ha­bi­tan­tes de Chi­loé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.