El Cher­nó­bil del Cáu­ca­so

A 30 ki­ló­me­tros de Ere­ván, la ca­pi­tal de Ar­me­nia, y a so­lo tre­ce de la fron­te­ra tur­ca, se ex­tien­de la cen­tral nu­clear de Met­sa­mor, cons­trui­da en los años se­ten­ta con tec­no­lo­gía so­vié­ti­ca. Jun­to a sus ins­ta­la­cio­nes, con­si­de­ra­das las más pe­li­gro­sas del mund

Geo - - SUMARIO - POR STE­FANO MO­RE­LLI FO­TOS

El 40% de la ener­gía que abas­te­ce a Ar­me­nia pro­ce­de de la cen­tral nu­clear de Met­sa­mor, con­si­de­ra­da la más pe­li­gro­sa del mun­do. Eu­ro­pa quie­re des­man­te­lar­la, pe­ro Ere­ván se nie­ga.

ame­na­za pa­ra unos, mo­ti­vo de or­gu­llo pa­ra otros. La plan­ta nu­clear de Met­sa­mor, con­si­de­ra­da la más pe­li­gro­sa del mun­do, no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Tur­quía y la Unión Eu­ro­pea lle­van años cla­man­do por su cie­rre, pe­ro Ar­me­nia no pue­de per­mi­tir­se se­me­jan­te lu­jo: ca­si el 40% de la ener­gía pro­du­ci­da en el país pro­ce­de de ella. El fo­tó­gra­fo ita­liano Ste­fano Mo­re­lli re­co­ge el día a día de la gen­te que vi­ve jun­to a la cen­tral: una exis­ten­cia a me­dio ca­mino en­tre la vi­da y la muer­te,pla­ga­da de in­cer­ti­dum­bres y te­mo­res, de pobreza y aban­dono.

GEO La cen­tral nu­clear de Met­sa­mor es­tá con­si­de­ra­da una de las más pe­li­gro­sas del mun­do. ¿Lo es? Ste­fano Mo­re­lli En realidad hay po­cos ar­tícu­los que ex­pli­quen en pro­fun­di­dad la si­tua­ción real de la cen­tral. De he­cho, no hay cla­si­fi­ca­cio­nes ofi­cia­les que la des­cri­ban con cer­te­za co­mo la más pe­li­gro­sa del mun­do. Sin em­bar­go, uno de los in­for­mes más im­por­tan­tes, ba­se an­gu­lar de mi pro­yec­to, fue un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por Na­tio­nal Geo­grap­hic en 2011 don­de se se­ña­la­ba que Met­sa­mor era uno de los po­cos reac­to­res nu­clea­res que que­da­ban en el mun­do cons­trui­do sin es­truc­tu­ras de con­ten­ción pri­ma­ria. Ade­más, no po­de­mos ol­vi­dar que se le­van­ta a ape­nas 75 ki­ló­me­tros del epi­cen­tro del gran te­rre­mo­to de Spi­tak, que se co­bró la vi­da de 25.000 per­so­nas en 1988.

La plan­ta es res­pon­sa­ble de ca­si el 40% del ac­tual su­mi­nis­tro eléc­tri­co de Ar­me­nia. ¿Pue­de el país per­mi­tir­se re­nun­ciar a ella?

La ver­dad es que en es­tos mo­men­tos hay po­cas al­ter­na­ti­vas. Se­gún la Aso­cia­ción Nu­clear Mun­dial, la plan­ta de ener­gía pro­por­cio­nó el 31% de la elec­tri­ci­dad to­tal del país en 2016.Tras el te­rre­mo­to de di­ciem­bre de 1988, la Unión So­vié­ti­ca de­ci­dió ce­rrar­la, pe­ro la es­ca­sez de ener­gía que su­frió el país obli­gó a su reaper­tu­ra en 1995, re­ini­cián­do­se úni­ca­men­te el fun­cio­na­mien­to de la Uni­dad 2. Des­de en­ton­ces, la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía Ató­mi­ca ha es­ta­do par­ti­ci­pan­do y asis­tien­do en las me­jo­ras de la se­gu­ri­dad. Tan­to Tur­quía co­mo la Unión Eu­ro­pea han lla­ma­do al cie­rre de la ins­ta­la­ción. Es­ta úl­ti­ma ofre­ció un prés­ta­mo de 200 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra fi­nan­ciar su cie­rre. Ar­me­nia lo re­cha­zó.

¿Obe­de­ce es­te re­cha­zo so­lo a cues­tio­nes ener­gé­ti­cas?

Se­gún un ar­tícu­lo del Was­hing­ton Post, la plan­ta si­gue abier­ta por­que Ar­me­nia es­ta­ba de­ses­pe­ra­da por te­ner ener­gía des­pués de que su ve­cino, Azer­bai­yán, im­pu­sie­ra un blo­queo energético. El te­mor al blo­queo es se­gu­ra­men­te una de la ra­zo­nes por las que el go­bierno ar­me­nio ha to­ma­do la de­ci­sión de cons­truir una se­gun­da plan­ta es­te mis­mo año, con fe­cha de con­clu­sión en 2026. Des­pués ce­rra­rá la pri­me­ra. Ha­kob Sa­na­sar­yan, quí­mi­co y pre­si­den­te de la Unión de Ver­des en Ar­me­nia, me ex­pli­có que a pe­sar de que la cen­tral ya com­ple­tó su uso per­mi­ti­do en 2016, no se ce­rra­rá has­ta que la nue­va es­té

cons­trui­da.En mi opi­nión,es inad­mi­si­ble cons­truir una se­gun­da plan­ta en la mis­ma área al­ta­men­te sís­mi­ca. El mis­mo di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra fa­bri­car­la ser­vi­ría tam­bién pa­ra des­man­te­lar la an­te­rior en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad y ges­tión de re­si­duos. Pa­ra los ar­me­nios, es­te es un as­pec­to que va más allá de la sa­lud.De he­cho,la cons­truc­ción ten­drá un im­pac­to di­rec­to en los im­pues­tos de los ha­bi­tan­tes.

¿Cuál es la opi­nión de la po­bla­ción? ¿Qué sen­sa­cio­nes pu­dis­te re­co­ger du­ran­te tu es­tan­cia allí?

Ac­tual­men­te so­lo la Uni­dad 2 de la cen­tral es­tá ope­ra­ti­va.Aun así, es­ta ofre­ce tra­ba­jo a 1.700 per­so­nas, 900 de las cua­les vi­ven en Met­sa­nor. El suel­do me­dio de un tra­ba­ja­dor ron­da los 700 eu­ros, muy por en­ci­ma de la me­dia del país. Da­do el al­to ni­vel de des­em­pleo que exis­te, un tra­ba­jo en la cen­tral es ga­ran­tía de su­per­vi­ven­cia pa­ra una fa­mi­lia. El ries­go, real o fic­ti­cio, pa­sa en­ton­ces a un se­gun­do plano. Sa­na­sar­yan me co­men­tó que el go­bierno ar­me­nio no cuen­ta con es­tu­dios ni da­tos fia­bles so­bre las con­di­cio­nes del ai­re, el agua y la tie­rra al­re­de­dor de la cen­tral. Du­ran­te el pe­rio­do so­vié­ti­co to­do es­ta­ba mo­ni­to­ri­za­do, tan­to en la plan­ta co­mo en los al­re­de­do­res.Hoy los úni­cos che­queos se rea­li­zan en el in­te­rior de la plan­ta, pe­ro no hay in­for­ma­ción. Lo que sí pa­re­ce cla­ro es que den­tro del pe­rí­me­tro de un ki­ló­me­tro al­re­de­dor de la cen­tral hay ga­ses que pro­du­cen cam­bios a ni­vel mo­le­cu­lar tan­to en las per­so­nas co­mo en las plan­tas.

¿Es cues­tión de tiem­po que Met­sa­mor se con­vier­ta en un nue­vo Cher­nó­bil?

Ob­via­men­te es­pe­ro que no, pe­ro al­gu­nos ar­me­nios y va­rias ONGs in­ter­na­cio­na­les sue­len re­fe­rir­se a ella co­mo el Cher­nó­bil del Caú­ca­so. De­be­mos ser pru­den­tes con las de­fi­ni­cio­nes. La cen­tral es una mez­cla de pla­cer y do­lor pa­ra los po­cos ar­me­nios que real­men­te es­tán in­tere­sa­dos en ella. Por­que no lo ol­vi­de­mos, la in­di­fe­ren­cia es la tó­ni­ca. De­trac­to­res y par­ti­da­rios se mue­ven a me­nu­do no en ba­se a re­fle­xio­nes per­so­na­les, sino a in­tere­ses po­lí­ti­co-eco­nó­mi­cos. Los in­for­mes que ofre­cen Tur­quía y Azer­bai­yán, enemi­gos ju­ra­dos de Ar­me­nia, re­cla­man el cie­rre in­me­dia­to por ame­na­zar la se­gu­ri­dad; los que lle­gan des­de el go­bierno ar­me­nio y Ru­sia son inevi­ta­ble­men­te fa­vo­ra­bles a su con­ti­nui­dad.

¿Qué se­me­jan­zas hay en­tre Met­sa­mor y Fu­kus­hi­ma?

Am­bas son plan­tas nu­clea­res cons­trui­das en una zo­na de al­ta ac­ti­vi­dad sís­mi­ca. Tras la tra­ge­dia de Fu­kus­hi­ma mu­chos paí­ses cla­ma­ron por el cie­rre de las cen­tra­les ob­so­le­tas, pe­ro Ar­me­nia ha de­ci­dio cons­truir una nue­va.

¿Cuál es el ob­je­ti­vo de su tra­ba­jo so­bre Met­sa­mor?

Que­ría do­cu­men­tar el mo­do de vi­da de las per­so­nas que vi­ven en el va­lle de Ara­rat, a la som­bra de la plan­ta nu­clear pro­ba­ble­men­te más pe­li­gro­sa del mun­do. Se tra­ta de una vi­da atra­pa­da en­tre la pobreza y la su­per- vivencia, re­gi­da por te­mo­res e in­cer­ti­dum­bres.

¿Có­mo co­no­cis­te es­te pro­ble­ma?

Via­jé a Ar­me­nia por pri­me­ra vez en 2013. Me atra­pó la dul­zu­ra y el buen co­ra­zón de su gen­te. Du­ran­te uno de los via­jes co­no­cí a Man­vel, un agri­cul­tor que vi­ve jun­to a la cen­tral. Así co­men­zó to­do.

¿Qué men­sa­je es­con­den tus fo­to­gra­fías?

Mis fo­to­gra­fías nun­ca bus­can dar res­pues­tas, sino ge­ne­rar pre­gun­tas. Un pro­yec­to co­mo es­te, co­mo los otros que he desa­rro­lla­do en mi vi­da pro­fe­sio­nal, es un mo­men­to de cre­ci­mien­to per­so­nal, un lar­go pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to. Lo que tra­to de ha­cer es no pa­rar­me an­te las apa­rien­cias, mi­rar más y más pro­fun­da­men­te. Po­cas co­sas son blan­cas o ne­gras, el mun­do es­tá lleno de gri­ses in­ter­me­dios.

Es­ti­lís­ti­ca­men­te, ¿por qué mues­tras una realidad tan –di­ga­mos– os­cu­ra, con una luz tan in­ten­sa?

Por­que que­ría en­fa­ti­zar la sen­sa­ción de sus­pen­sión, de ahí el nom­bre de “Sus­pen­sion” con que he bau­ti­za­do es­te pro­yec­to. Que­ría mos­trar vi­sual­men­te las in­cer­ti­dum­bres que yo mis­mo ex­pe­ri­men­té du­ran­te mi es­tan­cia an­te un pro­ble­ma tan de­li­ca­do.

Una cen­tral nu­clear siem­pre es un asun­to espinoso. ¿Pu­dis­te tra­ba­jar sin im­pe­di­men­tos?

Un pe­rio­dis­ta ex­tran­je­ro to­man­do fo­tos al­re­de­dor de una cen­tral nu­clear nun­ca es bien re­ci­bi­do, es­pe­cial­men­te en los paí­ses de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca, don­de aún exis­te la cul­tu­ra de la sos­pe­cha. Ne­ce­si­té per­mi­sos y tu­ve que sor­tear mu­chos con­tro­les po­li­cia­les.

¿Có­mo es la vi­da al mar­gen de la cen­tral?

Más allá de los tra­ba­ja­do­res de la cen­tral, la ma­yo­ría de la gen­te que co­no­cí eran agri­cul­to­res. Su vi­da es po­bre y sen­ci­lla, pe­ro con una gran dig­ni­dad.

88

No­ria con­me­mo­ra­ti­va en el pe­que­ño pue­blo de Zvart­nots, a do­ce ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal ar­me­nia: Ere­ván. No fun­cio­na des­de la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca en 1991.

Cam­po a las afue­ras de Met­sa­mor. Los al­re­de­do­res de la plan­ta se han con­ver­ti­do po­co a po­co en un ver­te­de­ro de cha­ta­rra.

STE­FANO MO­RE­LLI FO­TÓ­GRA­FO Ita­liano de na­cio­na­li­dad, Ste­fano Mo­re­lli (1979) es fo­tó­gra­fo y an­tro­pó­lo­go vi­sual. Sus tra­ba­jos han si­do pu­bli­ca­dos en pe­rió­di­cos y re­vis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. En la ac­tua­li­dad co­la­bo­ra con di­ver­sas ONGs en pro­yec­tos fo­to­grá­fi­cos y con el de­par­ta­men­to de An­tro­po­lo­gía Vi­sual de la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia (Ita­lia), don­de pu­bli­ca en­sa­yos aca­dé­mi­cos.

Pa­no­rá­mi­ca de Met­sa­mor des­de el dor­mi­to­rio de Be­nik, de 68 años, ex­tra­ba­ja­dor de la plan­ta nu­clear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.