Va­lle de Arán

Orien­ta­da ha­cia nues­tro ve­cino del nor­te, es­ta sin­gu­lar co­mar­ca se es­con­de en el Pi­ri­neo le­ri­dano, don­de na­ce el río Ga­ro­na an­tes de ver­ter­se ha­cia Fran­cia. Los po­bla­do­res del va­lle, que se di­cen más es­pa­ño­les que ca­ta­la­nes, man­tie­nen vi­vo el ara­nés, dial

Geo - - SUMARIO - POR JOA­QUIM M. PU­JALS TEX­TO Y GON­ZA­LO M. AZUMENDI FO­TOS

En los Pi­ri­neos cen­tra­les de Llei­da y orien­ta­do ha­cia la ver­tien­te nor­te se es­con­de es­te en­cla­ve sin­gu­lar, de cli­ma­to­lo­gía, his­to­ria e idio­ma di­fe­ren­tes a otras tie­rras ve­ci­nas. Su opo­si­ción al in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán lo ha pues­to de ac­tua­li­dad.

Des­pués­de más de cin­co ki­ló­me­tros de via­je sub­te­rrá­neo se ha­ce de nue­vo la luz en­tre ver­des pra­dos y tu­pi­dos pi­na­res y abe­ta­les, cu­bier­tos de nie­ve en es­ta épo­ca del año. Al otro la­do del tú­nel de Viel­ha, los le­tre­ros que in­for­man de la ti­tu­la­ri­dad es­ta­tal de la N-230 es­tán aho­ra en tres idio­mas, y los in­di­ca­do­res in­cor­po­ran unos to­pó­ni­mos que cla­ra­men­te no son ni ca­ta­la­nes ni cas­te­lla­nos, idio­mas de los dos te­rri­to­rios en­tre los que han ser­pen­tea­do los 160 ki­ló­me­tros de la ca­rre­te­ra des­de Llei­da, que aho­ra se con­vier­te en Lhèi­da.

Una vez que he­mos atra­ve­sa­do las en­tra­ñas de la cor­di­lle­ra, emer­ge­mos en el úni­co va­lle del Pi­ri­neo es­pa­ñol orien­ta­do ha­cia el nor­te, lo que le con­fie­re un cli­ma atlán­ti­co y ha­ce que re­ci­ba bas­tan­tes más pre­ci­pi­ta­cio­nes (de has­ta mil li­tros anua­les por me­tro cuadrado) que la ver­tien­te me­ri­dio­nal. En su par­te más ele­va­da, en el Pla de Be­ret, na­ce el Ga­ro­na, el quin­to río más cau­da­lo­so de Fran­cia, que desem­bo­ca a 650 ki­ló­me­tros al no­roes­te en el in­men­so es­tua­rio de la Gi­ron­da, cer­ca de Bur­deos. Su cur­so, que se abre pa­so en­tre un re­lie­ve más sua­ve, es la sa­li­da na­tu­ral de es­tas tie­rras, que siem­pre fue ha­cia las ex­ten­sas lla­nu­ras aqui­ta­nas, aun­que las vi­ci­si­tu­des de la his­to­ria las aca­ba­ran vin­cu­lan­do po­lí­ti­ca­men­te con sus ve­ci­nos del sur.

Por­que por los otros tres pun­tos car­di­na­les las ro­dean in­men­sas mon­ta­ñas con pi­cos de 3.000 me­tros co­mo el Be­si­be­rri, el Mon­tar­do o el mis­mí­si­mo Ane­to, el te­cho del Pi­ri­neo, que ex­pli­can su ais­la­mien­to se­cu­lar y su es­pe­ci­fi­ci­dad cul­tu­ral: el Arán for­ma par­te del ám­bi­to cul­tu­ral oc­ci­tano. Aún más: es uno de sus prin­ci­pa­les, y úl­ti­mos, bas­tio­nes. Su idio­ma, el ara­nés, es un dia­lec­to gascón (y co­mo tal pla­ga­do de vas­quis­mos) de la mí­ti­ca len­gua de oc, la pro­pia du­ran­te si­glos en to­do el sur de Fran­cia. Lle­va­da a un pa­so de la ex­tin­ción por el ja­co­bino mo­no­lin­güis­mo ga­lo, hoy mues­tra tí­mi­dos sín­to­mas de re­cu­pe­ra­ción. Pe­ro so­lo en el Arán go­za de re­co­no­ci­mien­to ofi­cial.

Al abrir­se ha­cia Fran­cia, la sa­li­da na­tu­ral de es­tas tie­rras es­tá en las lla­nu­ras aqui­ta­nas

A cau­sa de es­ta iden­ti­dad di­fe­ren­cia­da, Era Val d’Aran (su de­no­mi­na­ción en ara­nés), in­te­gra­da en Ca­ta­lu­ña, es una au­to­no­mía den­tro de una au­to­no­mía, una “realidad na­cio­nal” con un au­to­go­bierno ba­sa­do en ins­ti­tu­cio­nes sin­gu­la­res con com­pe­ten­cias trans­fe­ri­das en ma­te­ria de edu­ca­ción, ser­vi­cios so­cia­les, tu­ris­mo, ur­ba­nis­mo, agri­cul­tu­ra, me­dio am­bien­te, trans­por­tes y ju­ven­tud, en­tre otras. De he­cho, es el úni­co te­rri­to­rio es­pa­ñol que tie­ne re­co­no­ci­do des­de 2015 el “de­re­cho a de­ci­dir su fu­tu­ro” por una ley del Par­la­men­to ca­ta­lán pos­te­rior­men­te acep­ta­da, o por lo me­nos no dis­cu­ti­da, por el Go­bierno cen­tral.

Y, en ca­so de una hi­po­té­ti­ca se­ce­sión ca­ta­la­na, lo re­cla­ma­ría sin du­dar­lo: “Si Ca­ta­lu­ña al­can­za­ra la in­de­pen­den­cia, aquí ce­le­bra­ría­mos un referéndum pa­ra sa­ber qué quie­re ha­cer la gen­te de Arán”, afir­ma su má­xi­ma au­to­ri­dad po­lí­ti­ca des­de 2011, el sín­dic Car­los Ba­rre­ra. Ca­si na­die du­da de cuál se­ría el re­sul­ta­do, en un te­rri­to­rio que vi­ve prin­ci­pal­men­te del tu­ris­mo es­pa­ñol, don­de un 42% de sus re­si­den­tes ha na­ci­do fue­ra de Ca­ta­lu­ña y mu­chos de ellos, y la gran ma­yo­ría de los au­tóc­to­nos, se sien­ten por en­ci­ma de to­do ara­ne­ses.

El es­tu­dio so­cio­ló­gi­co El sen­ti­ment

de na­cio­na­li­tat de la Val d’Aran, rea­li­za­do en 2007 por Mi­reia Fau­re, con­cluía que una am­plia ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes del va­lle se con­si­de­ra ara­ne­sa (65%) y desea man­te­ner sus ins­ti­tu­cio­nes pro­pias, así co­mo la pro­tec­ción de la len­gua y las ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les au­tóc­to­nas. Un tercio, in­clu­so, de­cía no sen­tir­se en ab­so­lu­to ni es­pa­ñol ni ca­ta­lán. El por­cen­ta­je de quie­nes se con­si­de­ra­ban an­tes, o tam­bién, es­pa­ño­les (43%) su­pe­ra­ba al de los que op­ta­ban más bien por ser ca­ta­la­nes (35%).

En el mis­mo es­tu­dio, el 95% de los en­cues­ta­dos afir­ma­ba en­ten­der el ara­nés, y un 70% ha­blar­lo, aun­que otra co­sa bien dis­tin­ta es que lo uti­li­cen. Un pa­seo por el cen­tro de Viel­ha, por Sa­lar­dú o por Bos­sòst, y no di­ga­mos ya por las pis­tas de es­quí, per­mi­te com­pro­bar que el es­pa­ñol es el idio­ma más pre­sen­te en el es­pa­cio pú­bli­co. “En las úl­ti­mas tres dé­ca­das, el uso so­cial de la len­gua ha dis­mi­nui­do, mien­tras que su co­no­ci­mien­to ha au­men­ta­do”, se­ña­la el

Es­ta co­mar­ca tie­ne “de­re­cho a de­ci­dir su fu­tu­ro”, se­gún una ley del Par­la­men­to ca­ta­lán

fi­ló­lo­go Ai­tor Ca­rre­ra, au­tor de la pri­me­ra gra­má­ti­ca mo­der­na de es­te idio­ma.

Los da­tos que ma­ne­ja la Ge­ne­ra­li­tat in­di­can que so­lo un 17% de la po­bla­ción tie­ne co­mo len­gua ha­bi­tual el oc­ci­tano (y ape­nas un 12% lo ha­bla en ca­sa), fren­te a un 55% que em­plea el es­pa­ñol y un 16% el ca­ta­lán. De­bi­do a la ve­cin­dad con Fran­cia, una bue­na par­te de los ara­ne­ses son cua­tri­lin­gües.

Ca­da 17 de ju­nio, un des­fi­le con los pen­do­nes de los te­rçons (di­vi­sio­nes tra­di­cio­na­les del va­lle), en los que lu­ce la Cruz de To­lo­sa, el sím­bo­lo iden­ti­ta­rio de Oc­ci­ta­nia, re­co­rre las ca­lles de Viel­ha, du­ran­te la ce­le­bra­ción de la Hès­ta d’Aran, la fies­ta na­cio­nal ara­ne­sa. La ci­ta con­me­mo­ra la res­ti­tu­ción de las ins­ti­tu­cio­nes his­tó­ri­cas en 1991 des­pués de que fue­ran abo­li­das con la crea­ción del ma­pa pro­vin­cial es­pa­ñol du­ran­te el si­glo XIX.

Más tar­de, so­bre las rui­nas del san­tua­rio de Mi­ja­ran, los bom­be­ros izan la ban­de­ra na­cio­nal y se en­to­na el poé­ti­co himno Mon­tan­hes ara­ne­ses. En 2017 se han cum­pli­do 704 años de Era Que­ri­mò­nia, el pri­vi­le­gio con­ce­di­do al va­lle por Jai­me II de Ara­gón en 1313 que li­ga­ría pa­ra siem­pre al Arán con el la­do me­ri­dio­nal de los Pi­ri­neos.

Tres de los seis dis­tri­tos se ne­ga­ron a ce­der lo­ca­les pa­ra el referéndum del 1-O

El con­flic­to ca­ta­lán por el pro­cès so­be­ra­nis­ta si­tuó al sín­dic Ba­rre­ra en una si­tua­ción com­pli­ca­da. La ma­yo­ría de los 10.000 ha­bi­tan­tes del va­lle re­cha­za la idea de una sa­li­da de Es­pa­ña. Pe­ro el par­ti­do que pre­si­de, Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca Ara­ne­sa, que con­tro­la sie­te de los tre­ce es­ca­ños del Con­selh Ge­ne­rau (par­la­men­to), na­ció co­mo fi­lial au­tóc­to­na de la for­ma­ción fun­da­da por Jor­di Pu­jol, hoy re­con­ver­ti­da en el PDeCat in­de­pen­den­tis­ta, con el que las re­la­cio­nes son mu­cho me­nos flui­das.

Así, tres de los seis mu­ni­ci­pios que go­bier­na (so­bre el to­tal de nue­ve que hay en la co­mar­ca) se ne­ga­ron a ce­der lo­ca­les pa­ra el referéndum del 1-O, en el que el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pan­tes fue apro­xi­ma­da­men­te de la mi­tad de la me­dia ca­ta­la­na. El otro gran par­ti­do del va­lle, Uni­tat d’Aran, vin­cu­la­do his­tó­ri­ca­men­te con los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes, mues­tra me­nos fi­su­ras en su opo­si­ción al in­de­pen­den­tis­mo.

“Cuan­do a al­guien le da un ic­tus, la am­bu­lan­cia lo lle­va al hos­pi­tal de Tou­lou­se, no a Llei­da ni a Hues­ca. Te­ne­mos a cien ni­ños es­tu­dian­do allí, es el ae­ro­puer­to más cer­cano... ¡No po­de­mos po­ner una fron­te­ra con Fran­cia! Es­ta­mos in­ten­tan­do li­mar­la lo más po­si­ble y sa­lir de la Unión Eu­ro­pea se­ría un desas­tre. La ca­rre­te­ra que nos co­mu­ni­ca con Es­pa­ña en­tra y sa­le sie­te ve­ces de Ara­gón. ¿Quién la va a arre­glar en ca­so de que lle­ga­ra la in­de­pen­den­cia?”, se pre­gun­ta Fran­cés Pa­co Bo­ya, su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, que tie­ne muy cla­ro que “lle­ga­do el ca­so, Ca­ta­lu­ña de­be de­ci­dir, pe­ro Arán tam­bién”. “Aquí vi­vi­mos del tu­ris­mo. Vie­nen a es­quiar ma­dri-

le­ños, va­len­cia­nos y vas­cos, y no tan­tos ca­ta­la­nes, por­que es­tá muy mal co­mu­ni­ca­do. ¿Qué ha­ría­mos en una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te?”, se pre­gun­ta con idén­ti­co prag­ma­tis­mo la due­ña de una tien­da en Va­quèi­ra (así se es­cri­be el pue­blo). Efec­ti­va­men­te, un 24% de los es­quia­do­res que se des­li­zan por el Arán son ca­ta­la­nes (ara­ne­ses in­clui­dos), el 61% del res­to de Es­pa­ña, y un mo­des­to 8%, fran­ce­ses. To­dos ellos pa­san in­elu­di­ble­men­te por las ins­ta­la­cio­nes del ver­da­de­ro mo­tor eco­nó­mi­co de la co­mar­ca, si­tua­do cer­ca de su es­ta­ble­ci­mien­to: Ba­quei­ra-Be­ret.

Con sus 2.166 hec­tá­reas y sus 105 pis­tas que su­man 157 ki­ló­me­tros pa­ra la prác­ti­ca del es­quí al­pino, y otros 7 pa­ra el nór­di­co, y con una ca­pa­ci­dad de aco­gi­da de has­ta 60.000 es­quia­do­res por ho­ra, se tra­ta de la ma­yor es­ta­ción in­ver­nal es­pa­ño­la, y sin du­da de la más fa­mo­sa des­de que los an­te­rio­res re­yes y, si­guien­do su es­te­la, buen par­te de la éli­te po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca es­pa­ño­las em­pe­za­ron a fre­cuen­tar­la en los años se­ten­ta. Dos ter­cios de la po­bla­ción de Arán de­pen­den di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te de ella pa­ra su sus­ten­to.

Y pa­re­ce que lo tie­nen ga­ran­ti­za­do. “En nues­tra me­jor tem­po­ra­da, en 2004, ro­za­mos al mi­llón de es­quia­do­res. Des­pués, de­bi­do a los años de cri­sis, hu­bo cier­to es­tan­ca­mien­to”, cons­ta­ta Fran­cis Coll, su di­rec­tor. Pe­ro las ci­fras ya se van apro­xi­man­do a las de an­tes de la re­ce­sión. El in­vierno pa­sa­do fue­ron 808.120 vi­si­tan­tes en 143 días de aper­tu­ra. Y las in­ten­sas ne­va­das de es­te año au­gu­ran otra tem­po­ra­da de pleno fun­cio­na­mien­to, cu­yo ini­cio se ade­lan­tó al 18 de no­viem­bre.

Aun­que por si el cie­lo fa­lla­ra hay pre­pa­ra­dos 629 ca­ño­nes, que se sur­ten de agua en un la­go artificial de 180.000 me­tros cú­bi­cos inau­gu­ra­do en 2011 en­tre las pro­tes­tas de los eco­lo­gis­tas lo­ca­les, que tam­bién ven con muy ma­los ojos los pro­yec­tos de am­plia­ción de la es­ta­ción de es­quí ha­cia la ve­ci­na co­mar­ca del Pa­llars So­bi­rà.

Ba­quei­ra-Be­ret es una ver­da­de­ra má­qui­na de ha­cer di­ne­ro. Tie­ne una deu­da ce­ro y en 2016 re­cau­dó 34 mi­llo­nes de eu­ros, 22 de ellos por la ven­ta de for­faits. “Y por ca­da eu­ro de for­fait ven­di­do, el im­pac­to eco­no­mi­co en el va­lle es de 12,3 eu­ros en Arán”, sub­ra­ya An­na Díaz, con­se­je­ra de Tu­ris­mo, Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Bie­nes­tar del Go­vèrn ara­nés.

La es­ta­ción, inau­gu­ra­da en 1964, tra­jo la ri­que­za a un va­lle fí­si­ca­men­te ais­la­do ca­da in­vierno has­ta

En 2016 re­cau­dó 34 mi­llo­nes de eu­ros: Ba­quei­ra-Be­ret es una má­qui­na de ha­cer di­ne­ro

la inau­gu­ra­ción del pri­mer tú­nel ba­jo las mon­ta­ñas en 1948 –que cos­tó 22 años de ím­pro­bos tra­ba­jos y du­ran­te otros 16 fue el más lar­go del mun­do des­ti­na­do al trá­fi­co por ca­rre­te­ra–. Has­ta en­ton­ces, el prin­ci­pal ac­ce­so des­de el sur era a tra­vés del tor­tuo­so puer­to de la Bo­nai­gua, en­ca­ra­ma­do a 2.072 me­tros de al­ti­tud y ex­pues­to a las de­pre­sio­nes atlán­ti­cas, por lo que que­da­ba cu­bier­to de nie­ve y ba­jo el pe­li­gro de alu­des du­ran­te se­ma­nas en­te­ras.

Ca­da in­vierno, una in­va­sión de es­quia­do­res acu­de a la es­ta­ción de Ba­quei­ra-Be­ret

En la ac­tua­li­dad, la ren­ta per cá­pi­ta de los ara­ne­ses es de 32.100 eu­ros al año (la me­dia es­pa­ño­la es de 22.500) y la ta­sa de pa­ro era el ve­rano pa­sa­do del 7,92% (ca­si diez pun­tos por de­ba­jo de la es­pa­ño­la). La co­mar­ca re­cu­rre a la in­mi­gra­ción pa­ra po­der cu­brir los pues­tos de tra­ba­jo en el sec­tor ser­vi­cios y la cons­truc­ción, los dos sec­to­res que ti­ran de su eco­no­mía. El PIB al­can­za los 316 mi­llo­nes de eu­ros y el me­tro cuadrado de te­rreno se pa­ga a 3.000 eu­ros, pe­ro en el año 2000, en las pro­xi­mi­da­des de la es­ta­ción de es­quí, lle­gó a al­can­zar en al­gu­nos lu­ga­res el mi­llón de pe­se­tas (6.000 eu­ros).

Pa­ra alo­jar a la in­va­sión de es­quia­do­res de ca­da in­vierno, el Arán acu­mu­la ya 140 ho­te­les (con unas 13.000 ca­mas) y 1.000 apar­ta­men­tos re­gu­la­dos pa­ra uso tu­rís­ti­co. Ade­más hay 5.446 se­gun­das re­si­den­cias, unas 700 de ellas va­cías. El número de per­noc­ta­cio­nes anua­les al­can­za las 580.000. Y es­tán cen­sa­dos 243 res­tau­ran­tes. El año tu­rís­ti­co 2017 se ha ce­rra­do con las me­jo­res ci­fras des­de 2006.

El sec­tor ser­vi­cios concentra el 80% de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, al­go que en Ca­ta­lu­ña so­lo igua­la la mis­ma área me­tro­po­li­ta­na de Barcelona. La ga­na­de­ría de mon­ta­ña, an­ta­ño prin­ci­pal fuente de in­gre­sos de los ara­ne­ses jun­to con los apro­ve­cha­mien­tos fo­res­ta­les y al­go de minería, se man­tie­ne hoy co­mo una ac­ti­vi­dad se­cun­da­ria sin ape­nas pe­so es­pe­cí­fi­co en la eco­no­mía, man­te­ni­da en ge­ne­ral más por tra­di­ción que por lu­cro. Pe­se a ello, que­dan al­gu­nos mi­les de ca­be­zas de ga­na­do en las mon­ta­ñas, y en oca­sio­nes son el ob­je­ti­vo de un vie­jo ha­bi­tan­te re­tor­na­do al te­rri­to­rio: el oso par­do.

Con un tercio de su te­rri­to­rio a más de 2.000 me­tros de al­ti­tud, el va­lle de Arán es un pa­raí­so na­tu-

Un tercio de es­te pa­raí­so na­tu­ral se al­za so­bre los 2.000 me­tros de al­ti­tud

ral bien con­ser­va­do en el que ape­nas el 5% del te­rri­to­rio es­tá ur­ba­ni­za­do (es­tá prohi­bi­do cons­truir fue­ra de los nú­cleos ur­ba­nos de sus 33 pue­blos). Así que sus sal­va­jes mon­ta­ñas re­sul­tan idó­neas pa­ra al­gu­nos in­te­gran­tes de la trein­te­na lar­ga de plan­tí­gra­dos que pue­blan de nue­vo el Pi­ri­neo des­pués de la re­in­tro­duc­ción de ejem­pla­res pro­ce­den­tes de Es­lo­ve­nia ini­cia­da en Fran­cia en 1996.

La cría de es­tu­rio­nes pa­ra pro­du­cir ca­viar triun­fa a ori­llas del río Ga­ro­na

El oso tie­ne en Arán más de­trac­to­res que par­ti­da­rios. Y la li­be­ra­ción el ve­rano de 2016 de un jo­ven y agre­si­vo ma­cho es­lo­veno, Goiat, con el ob­je­ti­vo de apor­tar nue­vo ma­te­rial ge­né­ti­co, no es­tá ayu­dan­do a me­jo­rar el car­tel de la es­pe­cie en el va­lle. Un año más tar­de ha­bía aca­ba­do al me­nos con dos ye­guas, un po­tro y una quin­ce­na de ove­jas, ade­más de des­truir dos col­me­nas, se­gún las au­to­ri­da­des ara­ne­sas. Los da­ños de­nun­cia­dos son pun­tual y rá­pi­da­men­te in­dem­ni­za­dos por la ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na, que cuen­ta con fon­dos eu­ro­peos pa­ra ello, pe­ro los ga­na­de­ros no lo con­si­de­ran su­fi­cien­te.

“En 2014, los osos ma­ta­ron a ca­tor­ce caballos. Hay zo­nas que se es­tán que­dan­do de­sier­tas por­que pa­ge­sos (agri­cul­to­res) y ga­na­de­ros los te­men. Po­co a po­co se es­tán adue­ñan­do del te­rri­to­rio”, ex­cla­ma To­ño Bo­ya, pre­si­den­te de la aso­cia­ción de cria­do­res de equi­nos. El na­tu­ra­lis­ta Marc Alon­so, gran es­pe­cia­lis­ta en es­tos ani­ma­les del país y re­si­den­te en el va­lle, opi­na que el jo­ven ma­cho“ha da­do más pro­ble­mas que otros ejem­pla­res, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ten­ga un com­por­ta­mien­to anó­ma­lo” y re­pli­ca que “no to­dos los da­ños atri­bui­dos a los osos aca­ban sien­do reales”.

En 1999 se su­mó a la ga­na­de­ría tra­di­cio­nal del Arán –va­cas, ove­jas y caballos– una ac­ti­vi­dad in­só­li­ta: la cría de es­tu­rio­nes pa­ra la pro­duc­ción de ca­viar (y el apro­ve­cha­mien­to de su car­ne). En las ins­ta­la­cio­nes de Ca­viar Na­ca­rii, en Les, a ori­llas del Ga­ro­na y a un pa­so de la fron­te­ra fran­ce­sa, se pro­du­ce uno de los me­jo­res ca­via­res del mun­do, elaborado de for­ma tra­di­cio­nal si­guien­do los mé­to­dos em­plea­dos en el Cas­pio ira­ní des­de ha­ce si­glos y ex­por­ta­do a to­do el pla­ne­ta. La pis­ci­fac­to­ria apro­ve­cha las aguas cris­ta­li­nas pro­ce­den­tes del des­hie­lo en un pa­ra­je si­tua­do a 700 me­tros de al­ti­tud, in­te­gra­da en un com­ple­jo de­di­ca­do a la pro­duc­ción de ener­gías re­no­va­bles. Lo bueno es ca­ro: la la­ta de 50 gra­mos sa­le a en­tre 100 y 175 eu­ros. Y no es, ni mu­cho me­nos, la úni­ca de­li­cia que ofre­ce el va­lle de Arán.

La to­rre oc­to­go­nal de la igle­sia ro­má­ni­ca de San­ta Eu­là­ria aso­ma en­tre el ca­se­río de Un­ha, un pue­blo a 1.280 me­tros de al­ti­tud si­tua­do al pie del es­car­pa­do Piu d’Un­ha.

En el nú­cleo ru­ral de Va­quei­ra (sí, con uve), mu­chas cons­truc­cio­nes ofre­cen tran­qui­los apar­ta­men­tos de al­qui­ler pa­ra es­quia­do­res de la es­ta­ción de Ba­quei­ra-Be­ret, cu­yos alo­ja­mien­tos son mu­cho más bu­lli­cio­sos.

El cen­tro ter­mal Ba­ro­nia de Les abrió sus pis­ci­nas y ja­cuz­zis en 2003. Las aguas sul­fu­ro­sas de es­ta lo­ca­li­dad ara­ne­sa, que ema­nan a 300 me­tros de pro­fun­di­dad y a mas de 30 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra, se uti­li­zan des­de épo­ca ro­ma­na.

El Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Mus­hing (tri­neos y des­pla­za­mien­tos con pe­rros), que se ce­le­bra en mar­zo en Ba­quei­ra Be­ret, in­clu­yó en 2003 la mo­da­li­dad de Ca­ni­cross: co­rrer con un pe­rro.

El puer­to de la Bo­nai­gua, a 2.072 me­tros de al­ti­tud, co­nec­ta Es­te­rri d’Àneu, en la co­mar­ca de Pa­llars So­bi­rà, con Viel­ha, en la co­mar­ca de Arán. Has­ta la aper­tu­ra del tú­nel de Viel­ha era la úni­ca en­tra­da al va­lle de Arán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.