Cho­co­la­te, be­bi­da di­vi­na y no­ble

Geo - - NOTICIAS -

Una le­yen­da az­te­ca cuen­ta que el dios Quet­zal­coatl re­ga­ló a los hom­bres el ár­bol del ca­cao an­tes de ser ex­pul­sa­dos del pa­raí­so. Lo cier­to es que los pio­ne­ros en pa­la­dear las de­li­cias de la be­bi­da di­vi­na –ma­yas y az­te­cas– la sa­bo­rea­ron des­pués de mo­ler su al­men­dra y mez­clar el pol­vo con agua ti­bia. En con­tac­to con el mun­do az­te­ca, los es­pa­ño­les no su­pie­ron apre­ciar de in­me­dia­to el sa­bor del cho­co­la­te: su in­ten­so amar­gor y pi­cor les pro­vo­ca­ban re­cha­zo.

“Cuan­do uno lo sor­be, pue­de via­jar to­da una jor­na­da sin can­sar­se y sin te­ner ne­ce­si­dad de ali­men­tar­se”, así pre­sen­tó Her­nán Cor­tés a Car­los V la nue­va be­bi­da cuan­do la tra­jo en el si­glo XVI. El pri­mer consumo se ex­ten­dió por mo­nas­te­rios y ce­no­bios, so­bre to­do cis­ter­cien­ces, cu­yos mon­jes lle­ga­ron a te­ner bue­na fa­ma de ex­ce­len­tes cho­co­la­te­ros, pe­se a las con­flic­ti­vas pri­me­ras re­la­cio­nes del cho­co­la­te ca­lien­te con la Igle­sia. Los je­sui­tas lo con­si­de­ra­ron al­go pe­ca­mi­no­so por con­tra- ve­nir el pre­cep­to de pobreza. Tam­bién vio­la­ba la re­gla del ayuno cuan­do los fie­les lo rom­pían be­bién­do­lo. In­clu­so mu­chas da­mas no­bles lle­va­ban sus ja­rras al in­te­rior de los tem­plos pa­ra ha­cer más lle­va­de­ros los abu­rri­dos ser­mo­nes. Y tam­bién lle­gó a los ele­gan­tes sa­lo­nes pa­ra aga­sa­jar a los in­vi­ta­dos.

Des­de Es­pa­ña, el cho­co­la­te pa­só a Fran­cia an­tes de ex­ten­der­se por las re­fi­na­das ca­sas del res­to de Eu­ro­pa. La “cul­pa­ble” fue Ana de Aus­tria, hi­ja de Fe­li­pe III, que ex­por­tó la cos­tum­bre de desa­yu­nar y me­ren­dar cho­co­la­te tras ca­sar­se con Luis XIII. Tam­bién Ma­ría Te­re­sa de Aus­tria, hi­ja de Fe­li­pe IV y es­po­sa de Luis XIV, se ha­bi­tuó en su nue­vo país al cho­co­la­te. Así, cuan­do los Bor­bo­nes lle­ga­ron a Es­pa­ña eran muy afi­cio­na­dos a la nue­va be­bi­da. De he­cho Car­los III, que la desa­yu­na­ba, per­mi­tió el co­mer­cio ex­clu­si­vo de ca­cao en ré­gi­men de mo­no­po­lio en­tre Ma­drid y la Real Ca­pi­ta­nía Ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la. A tra­vés del sis­te­ma cen­tra­li­za­do que ca­rac­te­ri­zó su rei­na­do y gra­cias a su de­no­da­do es­fuer­zo por le­van­tar una in­dus­tria que desa­rro­lla­ra el país, el mo­nar­ca creó una ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de ges­tio­nar el co­mer­cio, la Real Com­pa­ñía Gui­puz­coa­na de Ca­ra­cas. A par­tir de ahí, el pro­duc­to lle­ga­ba a las me­sas es­pa­ño­las des­de las tien­das de ul­tra­ma­ri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.