Des­de Trond­heim, es­te pue­blo de ma­ri­nos y co­mer­cian­tes sa­lió a con­quis­tar el mun­do

El fa­ro es­car­la­ta de Kjeungsk­jaer, si­tua­do en una is­la mi­nús­cu­la y cons­trui­do en 1880, guía a los bar­cos has­ta el puer­to de Trond­heim, la ter­ce­ra ciu­dad del país (150.000 ha­bi­tan­tes). Pe­ro con el sol de me­dia­no­che, su luz se apa­ga du­ran­te un mes ca­da año.

Geo - - EN PORTADA - Thomas Saintourens

vi­li­za­do aquí”, afir­ma. “Pe­ro la si­tua­ción me­jo­ra­rá: no nos preo­cu­pa el ma­ña­na.” Con una cer­ve­za en la mano, Vio­let­te ad­vier­te: “Ojo con los tó­pi­cos. No es tan sen­ci­llo y por mu­cho que los suel­dos sean su­pe­rio­res a los de Es­pa­ña, los al­qui­le­res y la co­mi­da son caros. Y la sa­ni­dad tam­bién tie­ne sus fa­llos: los es­pe­cia­lis­tas es­tán des­bor­da­dos y hay de­fi­cien­cias en el re­em­bol­so del cui­da­do den­tal”.

A los cua­tro com­pa­ñe­ros de pi­so les gus­tan las tra­di­cio­nes no­rue­gas. Y es­te año vol­ve­rán a par­ti­ci­par en la fies­ta na­cio­nal del 17 de ma­yo, el súm­mum del or­gu­llo pa­trio. Por­que los no­rue­gos, muy dis­cre­tos en cuan­to a sus éxi­tos per­so­na­les, lo son bas­tan­te me­nos cuan­do se tra­ta de su pa­tria. Du­ran­te los des­fi­les, los que es­tán en pri­me­ra fi­la son ni­ños en lu­gar de sol­da­dos.

“Po­ca gen­te se que­ja de te­ner que pa­gar im­pues­tos“

En las ca­lles de Ber­gen ya sue­na el re­do­ble de tam­bo­res: es el en­sa­yo ge­ne­ral pa­ra los cha­va­les de los bue­korps (bri­ga­das de ar­que­ros), que son co­mo co­fra­días que re­pre­sen­tan los dis­tin­tos ba­rrios de la ciu­dad. En la colina de Skan­sen que do­mi­na el puer­to, los ni­ños a par­tir de seis años han de­ja­do sus mo­no­pa­ti­nes pa­ra em­pu­ñar enor­mes ba­lles­tas y lar­gas es­pa­das res­plan­de­cien­tes. Se es­fuer­zan por des­fi­lar mar­can­do el pa­so al­re­de­dor del vie­jo par­que de bom­be­ros, su cuar­tel ge­ne­ral. “Al prin­ci­pio, los bue­korps so­lo imi­ta­ban a los sol­da­dos”, nos ex­pli­ca Kris­to­fer Boe, de 18 años, que di­ri­ge un ba­ta­llón de unos 60 cha­va­les. “Pe­ro hoy en día es una reunión sin adul­tos, ya que go­za­mos de au­to­no­mía.”

Es­te líder con ca­ra de “Pe­po­na”, que desea se­guir con el ta­ller de mo­tos de su pa­dre el día de ma­ña­na, ya po­see cier­ta sa­bi­du­ría: la­men­ta que los jó­ve­nes so­lo pien­sen en ga­nar di­ne­ro a pe­sar de que la acu­mu­la­ción de ri­que­za no les da­rá la fe­li­ci­dad”.

Ol­je­bar­na: los ni­ños mi­ma­dos del pe­tró­leo. La ex­pre­sión, el tí­tu­lo de una fa­mo­sa se­rie de te­le­vi­sión, de­fi­ne a una ge­ne­ra­ción que siem­pre ha vi­vi­do en la opu­len­cia, con un sa­la­rio ne­to me­dio que ro­za hoy en día los 4.820 eu­ros (por 1.600 en Es­pa­ña) y una ta­sa de pa­ro del 4,5%.

En Ber­gen, el chef Ch­ris­top­her Haa­tuft sus­ten­ta a es­ta clien­te­la aco­mo­da­da en su res­tau­ran­te Lys­ver­ket, una am­plia sa­la de ma­de­ra y co­bre, si­tua­da en la plan­ta ba­ja de un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo. En­tre los ser­vi­cios de co­mi­da y ce­na le va bas­tan­te bien. Una cha­que­ta mi­li­tar ca­mu­fla su cuer­po for­ni­do cu­bier­to de ta­tua­jes. Un in­ci­si­vo de oro ilu­mi­na su son­ri­sa. “Soy el sím­bo­lo de una so­cie­dad pa­ra­dó­ji­ca, de un mun­do en el que la vi­da es fá­cil”, nos ex­pli­ca el jo­ven chef, es­tre­lla de la gas­tro­no­mía “neo­fiór­di­ca”. Y con­ti­núa: “De jo­ven era re­bel­de, un punk de ex­tre­ma iz­quier­da, es­ta­ba re­sen­ti­do con el mun­do ent e ro, p e ro a c ab é com­pren­dien­do que te­nía­mos de to­do y que nues­tras reunio­nes po­lí­ti­cas so­lo eran una ex­cu­sa pa­ra be­ber cer­ve­za”.

A su jui­cio, ca­da ciu­da­dano tie­ne que cum­plir con el de­ber de so­li­da­ri­dad. En­tre sus ayu­dan­tes hay an­ti­guos re­clu­sos, so­li­ci­tan­tes de asi­lo y otros jó­ve­nes mal­tra­ta­dos por la vi­da. Aque­llos –po­co nu­me­ro­sos– que bor­dean la le­ga­li­dad de un sis­te­ma bien en­gra­sa­do.

El “Es­ta­do ni­ñe­ra”, ali­men­ta­do por el di­ne­ro de los hi­dro­car­bu­ros, les ase­gu­ra a los no­rue­gos el ac­ce­so gra­tui­to y sin li­mi­ta­cio­nes a la asis­ten­cia hos­pi­ta­la­ria, a la edu­ca­ción, in­clu­so la uni­ver­si­ta­ria, así co­mo a ge­ne­ro­sos per­mi­sos pa­ren­ta­les y pres­ta­cio­nes por des­em­pleo.

Ju­lie Rii­se, pro­fe­so­ra de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ber­gen, es­ti­ma que “el sis­te­ma no mo­ti­va for­zo­sa­men­te a los asa­la­ria­dos a im­pli­car­se a fon­do en su tra­ba­jo. Al ser muy ba­jo el número de ho­ras tra­ba­ja­das, nues­tro país su­fre ba­ja pro­duc­ti­vi­dad en com­pa­ra­ción con sus paí­ses ve­ci­nos. Po­de­mos fal­tar tres días al tra­ba­jo sin ne­ce­si­dad de apor­tar un jus­ti­fi­can­te mé­di­co y sin te­ner que gas­tar ofi­cial­men­te días de va­ca­cio­nes, por lo que con­ser­va­mos nues­tro suel­do ín­te­gro”. Y aña­de: “Pe­ro la gen­te le sa­ca po­co pro­ve­cho: la ma­yo­ría ni uti­li­za es­tas pre­rro­ga­ti­vas. Es una for­ma de con­tra­to tá­ci­to que to­dos cum­pli­mos. Abu­sar de la ge­ne­ro­si­dad del sis­te­ma no es­tá en nues­tra men­ta­li­dad”. De nue­vo la he­ren­cia del lu­te­ra­nis­mo y tam­bién de la his­to­ria co­lec­ti­va: el país con­si­guió su in­de­pen­den­cia gra­cias a la so­li­da­ri­dad y al es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio.

Ca­mi­lla Köt­ter­hein­rich y Erich Bor­gar Nil­sen, de 41 años, se han be­ne­fi­cia­do en dos oca­sio­nes del per­mi­so pa­ren­tal de 49 se­ma­nas con el 100% del suel­do, o 59 se­ma­nas con el 80% del suel­do, de las cua­les tre­ce son obli­ga­to­rias pa­ra los pa­pás. “Los per­mi­sos de pa­ter­ni­dad de Erich nos per­mi­tie-

Na­die abu­sa del sis­te­ma: la so­li­da­ri­dad y el es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio han con­so­li­da­do la na­ción

ron com­par­tir me­jor las ta­reas do­més­ti­cas y con­so­li­dar nues­tra re­la­ción con los ni­ños”, afir­ma Ca­mi­lla que tra­ba­ja en la re­in­ser­ción de per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das. Erich, que tra­ba­ja en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ad­mi­te abier­ta­men­te que, sin la obli­ga­ción es­ta­tal, ha­bría es­ta­do me­nos en ca­sa.

Es­te mar­tes se ha que­da­do en su pi­so en las afue­ras de Os­lo pa­ra ocu­par­se de la lim­pie­za de la ca­sa y la ce­na de los ni­ños. ¿Son ele­va­dos los im­pues­tos? Se las arreglan. “Pa­ra ali­men­tar el sis­te­ma so­cial, la re­ten­ción en la fuente su­po­ne el 40% de nues­tro suel­do. El sis­te­ma fun­cio­na, pe­ro los sol­te­ros con bue­na sa­lud sa­len per­dien­do”, afir­man al uní­sono. “En re­la­ción a otros paí­ses eu­ro­peos co­mo Fran­cia o Es­pa­ña, po­ca gen­te se que­ja de los im­pues­tos, y me in­clu­yo, por­que acep­ta­mos que hay que pa­gar por el bien co­mún”, nos con­fir­ma Lo­re­lou Des­jar­dins, una mar­se­lle­sa que re­si­de en Os­lo des­de 2010 y que des­cri­be con hu­mor la so­cie­dad no­rue­ga en su blog, A Frog in the Fjord.

El “mo­de­lo no­rue­go” es­truc­tu­ra in­clu­so los es­pa­cios la­bo­ra­les. Por ejem­plo, en la em­pre­sa de di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra Snohet­ta, que tie­ne su se­de en un an­ti­guo al­ma­cén de las au­to­ri­da­des por­tua­rias de Os­lo, 110 em­plea­dos de 27 na­cio­na­li­da­des dis­tin­tas, tan­tos hom­bres co­mo mu­je­res, tra­ba­jan en un cen­te­nar de pro­yec­tos. La fu­tu­ra se­de del dia­rio Le Mon­de en Pa­rís, la úl­ti­ma ver­sión de la cue­va de Las­caux, la icó­ni­ca in­ter­sec­ción de Ti­me Squa­re en Nue­va York, re­di­se­ña­da pa­ra los pea­to­nes... La agen­cia va vien­to en po­pa. Su or­ga­ni­za­ción re­su­me per­fec­ta­men­te el igua­li­ta- ris­mo no­rue­go. “Nues­tras oficinas son muy abier­tas, con una gran cocina don­de to­dos co­men jun­tos, nos ex­pli­ca la di­rec­to­ra Tor­ge Fry­den­lund. Su es­pa­cio de tra­ba­jo es el mis­mo que el de los de­más em­plea­dos. Aquí prac­ti­ca­mos el ho­ra­rio fle­xi­ble. Una jor­na­da la­bo­ral de 7.30 ho­ras que po­de­mos dis­tri­buir co­mo que­re­mos. La ma­yo­ría de los em­plea­dos sa­le del tra­ba­jo a las 15 ho­ras, pa­ra po­der re­co­ger a los ni­ños en la es­cue­la.”

Snohet­ta tam­bién ex­por­ta a los cin­co con­ti­nen­tes el acon­di­cio­na­mien­to de sus oficinas, sin zo­ni­fi­ca­ción je­rar­qui­za­da y con áreas es­pe­cia­les pa­ra las dis­cu­sio­nes y re­fu­gios que fa­ci­li­tan la me­di­ta­ción.“El éxi­to del di­se­ño es­can­di­na­vo tam­bién es de­bi­do a su as­pec­to na­tu­ral y du­ra­de­ro”, aña­de la di­rec­to­ra.“Ca­si de la fu­sión en­tre la na­tu­ra­le­za y los ele­men­tos.”

El de­re­cho a dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za lo dic­ta la ley

El tren que une Ber­gen con Os­lo atra­vie­sa bos­ques, mon­tes y pe­que­ños va­lles. A bor­do via­jan mu­chos pa­sa­je­ros que lle­van mo­nos fluo­res­cen­tes y bo­tas con la pun­ta rec­tan­gu­lar pa­ra el es­quí de fon­do. Al sa­lir de un tú­nel, el fe­rro­ca­rril, con sus grandes ven­ta­nas acris­ta­la­das, se de­tie­ne en me­dio de un mar de nie­ve: Fin­se, a 1.222 me­tros de al­ti­tud. Los via­je­ros se cal­zan los esquíes en el mis­mo an­dén y ba­jan la cues­ta, des­apa­re­cien­do de­trás de los plie­gues del gla­ciar de Har­dan­ger­jo­ku­len. No fue ca­sua­li­dad que Geor­ge Lu­cas ro­da­ra aquí, en mar­zo de 1979, las fa­mo­sas ba­ta­llas en la nie­ve que sa­len en la pe­lí­cu­la Star Wars-El Im­pe­rio Con­traa­ta­ca.

Hoy, unos cien ex­cur­sio­nis­tas se des­li­zan ba­jo un sol ce­ga­dor y ba­jo la mi­ra­da de Ed­var y Rig­mor Sae­bo, los jo­via­les ge­ren­tes de la Fin­sehyt­ta, uno de los ma­yo­res re­fu­gios del país. Con la ayu­da de una do­ce­na de em­plea­dos, es­ta pa­re­ja de se­xa­ge­na­rios lle­va diez años rei­nan­do en es­ta gran ca­ba­ña de ma­de­ra os­cu­ra, que al­ber­ga una mi­cro­cer­ve­ce­ría. Am­bos re­pre­sen­tan per­fec­ta­men­te el es­ti­lo de vi­da no­rue­go, muy mar­ca­do por las ex­cur­sio­nes al ai­re li­bre. “Ges­tio­na­mos 174 ca­mas y nos las arre­gla­mos pa­ra que ha­ya siem­pre al­gu­nas dis­po­ni­bles”, afir­ma Ed­var mien­tras su es­po­sa sir­ve unas mous­ses fres­cas. “Nues­tro ré­cord son 329 per­so­nas un vier­nes por la no­che a fi­na­les de agos­to. Ha­cía muy buen tiem­po y ha­bía ve­ni­do mu­cha gen­te con las BTT. Si los dor­mi­to­rios co­mu­nes es­tán lle­nos, la gen­te tie­ne que dor­mir en el sue­lo. Eso le ocu­rrió ha­ce po­co a un mi­nis­tro: no re­ci­bió nin­gún tra­to de fa­vor, pe­ro es­ta­ba en­can­ta­do.”

Al­bón­di­gas de ce­rea­les, pa­ta­tas y za­naho­rias co­ci­das; y de pos­tre ge­la­ti­na de flan: es­ta no­che en la ce­na, es­ta­rán un gru­po de in­gle­ses, una pa­re­ja de es­lo­ve­nos su­per­equi­pa­dos y unos 40 ex­cur­sio­nis­tas lo­ca­les, to­dos miem­bros de la DNT, la Aso­cia­ción No­rue­ga de Sen­de­ris­mo que tie­ne 260.000 afi­lia­dos y ges­tio­na una red de 500 ca­ba­ñas, 20.000 ki­ló­me­tros de sen­de­ros y 7.000 ki­ló­me­tros de pis­tas de es­quí. Por una cuo­ta anual de so­lo 70 eu­ros, con­si­guen la lla­ve maes­tra, que les da ac­ce­so a to­das las ca­ba­ñas del país, des­de la

más rús­ti­ca has­ta la me­jor acon­di­cio­na­da. To­do es­tá ba­sa­do en la con­fian­za en No­rue­ga.

Se­gún el alle­manns­ret­ten, el de­re­cho de en­tra­da a la na­tu­ra­le­za, es­ti­pu­la­do por la ley de 1957, to­do el mun­do pue­de dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, siem­pre que res­pe­te la fau­na y la flo­ra. Se pue­de acam­par en cual­quier lu­gar, in­clu­so en te­rre­nos pri­va­dos (eso sí, a un mí­ni­mo de 150 me­tros de dis­tan­cia de las vi­vien­das más pró­xi­mas), re­co­ger ba­yas, ha­cer ho­gue­ras y pes­car pa­ra su pro­pio consumo.

Con una su­per­fi­cie b a st an­te am­pli a de 385.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos (al­go más que Ale­ma­nia), el se­gun­do país me­nos den­sa­men­te po­bla­do de Eu­ro­pa (des­pués de Is­lan­dia) es un sor­pren­den­te par­que de aven­tu­ras. In­clu­so en Os­lo, cu­yo cen­tro geo­grá­fi­co al­ber­ga una ma­jes­tuo­sa ram­pa de ace­ro de 60 me­tros de al­tu­ra pa­ra ha­cer sal­tos de es­quí, di­se­ña­da por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra JDS.

La ca­pi­tal no­rue­ga es una ciu­dad sin­gu­lar, ca­si des­con­cer­tan­te. Bas­ta un re­co­rri­do de unas po­cas es­ta­cio­nes de me­tro, sin sa­lir de la ciu­dad, pa­ra pa­sar del im­po­nen­te Pa­la­cio Real, que se dis­tin­gue por su ri­gu­ro­sa si­me­tría, a los exu­be­ran­tes pues­tos del cos­mo­po­li­ta ba­rrio de Gron­land, y de los den­sos bos­ques fre­cuen­ta­dos por ci­clis­tas en BTT, a edi­fi­cios tras­lú­ci­dos ali­nea­dos co­mo fi­chas de do­mi­nó.

Pa­ra com­pren­der por qué No­rue­ga no se duer­me en los lau­re­les, y có­mo tra­ba­ja pa­ra ase­gu­rar la fe­li­ci­dad fu­tu­ra de sus con­ciu­da­da­nos, hay que re­co­rrer es­ta me­tró­po­li, en la que se concentra más del 12% de la po­bla­ción to­tal. Se es­fuer­za so­bre to­do en con­so­li­dar la tran­si­ción eco­ló­gi­ca. El Eco­ba­rrio Vul­kan, crea­do en 2014, es un buen ejem­plo. Al­re­de­dor de un mer­ca­do en el que des­ta­can los pro­duc­tos bío y lo­ca­les, se ex­tien­de un blo­que de vi­vien­das de lí­neas de­pu­ra­das y ali­men­ta­do con ener­gía geo­tér­mi­ca gra­cias a po­zos a 300 me­tros ba­jo tie­rra.

El desa­rro­llo sos­te­ni­ble es­tá en mar­cha por to­das par­tes. Las ca­lles se han lle­na­do de pun­tos de re­car­ga pa­ra co­ches eléc­tri­cos que al­can­za­ron el 16% de las ma­tri­cu­la­cio­nes en 2016.“Qué país tan ex­tra­or­di­na­rio. ¡Lo es­táis con­si­guien­do, tíos!”, tui­teó el tres de ju­nio de 2016 Elon Musk, el fa­mo­so pa­dre del co­che eléc­tri­co Tes­la, cuan­do se en­te­ró de que el reino ha­bía de­ci­di­do prohi­bir los vehícu­los dié­sel en 2025.

Otra pe­cu­lia­ri­dad del país: es­tar abier­to al mun­do. Des­de la dé­ca­da de los años no­ven­ta, la po­bla­ción in­mi­gran­te se ha du­pli­ca­do en No­rue­ga, to­do un ré­cord en Eu­ro­pa. Así, en 2015, la ta­sa de cre­ci­mien­to mi­gra­to­rio al­can­zó el 8,3 por mil. Y Os­lo, me­tró­po­li en el se­gun­do pues­to del rán­king mun­dial de ren­ta per cá­pi­ta (por de­trás de Zú­rich, se­gún el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se Ins­ti­tu­ción Broo­kings), concentra una gran par­te de los re­cién lle­ga­dos. Aquí prac­ti­can una se­lec­ción drás­ti­ca (las nor­mas de aco­gi­da se han en­du­re­ci­do tras la lle­ga­da al po­der de una coa­li­ción de de­re­chas en 2013): los so­li­ci­tan­tes de asi­lo tie­nen que pa­sar com­ple­jos exá­me­nes de len­gua y ciu­da­da­nía. Tam­bién les pro­po­nen se­mi­na­rios “an­ti­vio­len­cia” en los que les in­for­man de los de­re­chos de la mu­jer y del igua­li­ta­ris­mo. Dos pi­la­res de es­ta so­cie­dad van­guar­dis­ta y prós­pe­ra que les abre sus puer­tas.“Al igual que los no­rue­gos, no­so­tros, los ex­tran­je­ros, tam­bién de­be­mos aca­tar có­di­gos so­cia­les obli­ga­to­rios, re­sul­tan­tes de la fa­mo­sa ‘ley de Jan­te’ que es­ta­ble­ce que el igua­li­ta­ris­mo es el prin­ci­pio cen­tral”, nos ex­pli­ca la blo­gue­ra fran­ce­sa Lo­re­lou Des­jar­dins.

¿Se­rá el me­jor de los mun­dos una po­ten­cial pe­sa­di­lla? Eso es al me­nos lo que da a en­ten­der el ci­neas­ta Jens Lien, que ob­ser­vó su país con iro­nía pa­ra ima­gi­nar su lar­go­me­tra­je El Ina­dap­ta­do, pre­mia­do en Can­nes en 2006.

Es­te dra­ma fan­tás­ti­co na­rra la his­to­ria de un hom­bre que no con­si­gue sa­lir de una so­cie­dad tan fá­cil co­mo in­sí­pi­da, don­de to­do –des­de la vi­vien­da has­ta el amor– es­tá cu­bier­to por el Es­ta­do.“En es­te Es­ta­do pro­tec­tor to­do es bo­ni­to, te­ne­mos de to­do, pe­ro po­dría con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla, una mez­cla de alie­na­ción y so­le­dad”, afir­ma el di­rec­tor. “Tal y co­mo lo mues­tro en mi pe­lí­cu­la, y no exa­ge­ro pa­ra na­da, la gen­te ya no sa­be qué ha­cer con su di­ne­ro en un mun­do que re­cha­za los sig­nos externos de ri­que­za, y aca­ban te­nien­do una ob­se­sión en­fer­mi­za por la de­co­ra­ción de sus ca­sas.”

La DJ Charlotte Ben­dik­sen for­ma par­te de la “re­sis­ten­cia” con­tra es­ta so­cie­dad de­ma­sia­do per­fec­ta en la que se evita a to­da cos­ta cual­quier con­flic­to. Es­ta es­tre­lla de la es­ce­na tecno, de 32 años, que to­ca asi­dua­men­te en clu­bes con más gen­te que su pue­blo na­tal de 22 ha­bi­tan­tes, y don­de su abue­lo era ca­za­dor de ba­lle­nas, afir­ma que se sien­te fue­ra de lu­gar: “No quie­ro te­ner hi­jos, ni ca­sa, ni cocina bien equi­pa­da. Hoy en día la pre­sión so­cial es muy fuer­te y si no te amol­das, te llue­ven las crí­ti­cas.” La mú­si­ca, que lu­ce un pe­lo ru­bio pla­tino, afir­ma in­clu­so que vi­ve “una re­la­ción con su país de amor-odio” por- que to­do es­tá ba­jo con­trol”.Y aña­de: “De­trás de nues­tra apa­rien­cia im­pe­ca­ble, es­tá el he­cho de que los no­rue­gos so­mos cam­peo­nes en consumo de an­ti­de­pre­si­vos (por en­ci­ma de la me­dia de paí­ses de la OCDE)”.

“El ase­sino de Uto­ya es un pro­duc­to de nues­tro sis­te­ma”

El país de la fe­li­ci­dad tie­ne que en­fren­tar­se a una de las ta­sas de sui­ci­dio más al­tas de Eu­ro­pa: 10,8 por mil –fren­te a 7,5 en Es­pa­ña y Reino Uni­do, por ejem­plo, pe­ro 14,4 en Fran­cia–. ¿Es pa­ra­dó­ji­co? No tie­ne por qué. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por so­ció­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de War­wick en 2011, los sui­ci­dios es­ta­rían mo­ti­va­dos por la di­fi­cul­tad de com­pa­rar­se con con­ciu­da­da­nos de­ma­sia­do fe­li­ces. La som­bría dis­to­pía del ci­neas­ta Jens Lien y las crí­ti­cas de Charlotte Ben­dik­sen nos re­tro­traen des­gra­cia­da­men­te al te­rri­ble dra­ma del 22 de ju­lio de 2011. Aquel día, An­ders Brei­vik, un te­rro­ris­ta de ex­tre­ma de­re­cha, ase­si­nó a 77 per­so­nas en Os­lo y en el is­lo­te de Uto­ya, don­de se or­ga­ni­za­ba un cam­pa­men­to ju­ve­nil po­lí­ti­co del Par­ti­do La­bo­ris­ta No­rue­go.

Khams­ha­jiny Gu­na­rat­nam es­tu­vo ahí. Es­ta jo­ven, que te­nía en­ton­ces 23 años, tu­vo que su­mer­gir­se en el agua he­la­da y na­dar has­ta ago­tar­se pa­ra evi­tar los dis­pa­ros me­tó­di­cos de Brei­vik. Mien­tras el ase­sino cum­ple una con­de­na de 21 años de cár­cel (la pe­na má­xi­ma en No­rue­ga), la su­per­vi­vien­te, que se ha­ce lla­mar Kamzy, nos re­ci­be en su des­pa­cho del im­po­nen­te Ayun-

Des­de los años no­ven­ta, la po­bla­ción in­mi­gran­te se ha du­pli­ca­do, un ré­cord en Eu­ro­pa

ta­mien­to de Os­lo, con­ver­ti­da en con­se­je­ra mu­ni­ci­pal. Ella, cu­yos pa­dres pes­ca­do­res son ori­gi­na­rios de Sri Lan­ka, ha­ce ga­la de un gran di­na­mis­mo.Y afir­ma:“Si ana­li­za­mos la in­fan­cia del ase­sino, es fá­cil com­pren­der que los te­rri­bles acon­te­ci­mien­tos del 22 de ju­lio de 2011 no son fru­to de la ca­sua­li­dad. An­ders Brei­vik es un pro­duc­to de nues­tro sis­te­ma, que de­be ser me­jo­ra­do: po­de­mos en­ten­der­nos me­jor, con­vi­vir me­jor y no te­ner­nos mie­do los unos a los otros. En Os­lo ne­ce­si­ta­mos par­ques, am­pli­tud de mi­ras, con­vi­ven­cia, y no gue­tos”.

In­clu­so en el país de la fe­li­ci­dad, la in­te­gra­ción es im­per­fec­ta. Y Kamzy ha su­fri­do la ex­pe­rien­cia de dos mun­dos yux­ta­pues­tos: “Cuan­do, tras aca­bar el ba­chi­lle- ra­to, pa­sé del es­te de la ciu­dad, po­pu­lar, al oes­te, más pri­vi­le­gia­do, ¡mi com­pa­ñe­ra de pi­so me pre­gun­tó el pri­mer día si en mi ba­rrio de ori­gen te­nía que lle­var pis­to­la!”. La jo­ven edil quie­re im­pul­sar aún más el mo­de­lo de aper­tu­ra e igua­li­ta­ris­mo pa­ra pre­ser­var­lo me­jor. Por­que al igual que la pri­me­ra mi­nis­tra Er­na Sol­berg, Kamzy sa­be per­fec­ta­men­te que el equi­li­brio no­rue­go pue­de rom­per­se.

Trom­so, por su geo­gra­fía ex­tre­ma, co­lec­cio­na ré­cords

¿Qué se­rá de la so­cie­dad de bie­nes­tar cuan­do se ago­te el oro ne­gro, del que se ex­trae has­ta la úl­ti­ma go­ta? ¿Có­mo con­se­guir que es­te es­ti­lo de vi­da tan con­for­ta­ble per­du­re? El país jue­ga a con­tra­rre­loj. “Es­ta­mos en­tran­do en una fa­se de tran­si­ción post­pe­tró­leo: de­be­mos en­con­trar otra co­sa”, in­sis­tía la pre­si­den­ta del go­bierno mien­tras re­co­gía re­si­duos de plás­ti­co.

Rum­bo al Gran Nor­te. Más allá del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co. La ciu­dad de Trom­so, de 70.000 ha­bi­tan­tes, co­lec­cio­na los ré­cords por su geo­gra­fía ex­tre­ma: su uni­ver­si­dad, su cer­ve­ce­ría, su club de fút­bol pro­fe­sio­nal, su ca­te­dral... son to­dos ellos “los más sep­ten­trio­na­les del mun­do”. La ciu­dad sim­bo­li­za per­fec­ta­men­te la nue­va fron­te­ra, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal, de un país que bus­ca, en pa­la­bras de su pri­me­ra mi­nis­tra, “otra co­sa”.

El ae­ro­puer­to, que re­ci­be 180.000 pa­sa­je­ros al año, es­tá a pun­to de sa­tu­rar­se, de­bi­do so­bre to­do a

la afluen­cia de “ca­za­do­res” de au­ro­ras bo­rea­les. Cua­tro mi­llo­nes de pa­sa­je­ros po­drán tran­si­tar por la ter­mi­nal pre­vis­ta pa­ra 2024. Los tu­ris­tas (con un au­men­to de más del 32% en 2016), los in­ge­nie­ros y al­gu­nos vie­jos lo­bos de mar se jun­tan en los ba­res del cen­tro de la ciu­dad, que ya vie­ron pa­sar la flor y na­ta es­can­di­na­va del punk y el hard rock.

Al igual que su hie­lo que se de­rri­te rá­pi­da­men­te, el Gran Nor­te es un te­rri­to­rio en mo­vi­mien­to cons­tan­te. Las ex­plo­ra­cio­nes más am­bi­cio­sas son lle­va­das a ca­bo por el Ins­ti­tu­to Po­lar. “Abri­mos con­ti­nua­men­te nue­vas zo­nas y nue­vos pa­sa­jes”, se­ña­la Naham Koç, la di­rec­to­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Na­cio­nal, y su­po­nen opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas, pe­ro tam­bién desafíos cien­tí­fi­cos.” Ima­gi­na­mos el fu­tu­ro de No­rue­ga, con sus tecno- lo­gías ma­ri­nas de van­guar­dia, en es­ta pe­que­ña ciu­dad in­su­lar con un an­ti­cua­do en­can­to y ro­dea­da de pen­dien­tes in­ma­cu­la­das. Un mun­do don­de el cie­lo es gris azul, don­de el sol, sua­ve y te­nue al fi­nal de la pri­ma­ve­ra, no se po­ne nun­ca. Un mun­do don­de los in­vier­nos in­ter­mi­na­bles per­mi­ten apre­ciar me­jor las co­sas sen­ci­llas y fa­vo­re­cen la rea­li­za­ción per­so­nal.

La fe­li­ci­dad es jus­ta­men­te el te­ma de es­tu­dio de Ei­rik Kjels­trup, de 27 años, an­ti­guo miem­bro del equi­po na­cio­nal de sal­to de es­quí e in­ves­ti­ga­dor en “psi­co­lo­gía de la fe­li­ci­dad” de la Uni­ver­si­dad de Trom­so. “Pa­ra ser fe­liz, lo pri­me­ro es po­der cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, al­go muy co­mún en No­rue­ga”, nos ex­pli­ca el jo­ven.“Des­pués, po­dre­mos cen­trar­nos en lo que nos mo­ti­va real­men­te. Si no es­tu­vie­ra aquí con vo­so­tros, ha­bría sa­li­do de la uni­ver­si­dad a las 16 ho­ras con mi equi­po de es­quí de tra­ve­sía, y lle­ga­ría a la cum­bre de al­gu­na mon­ta­ña a las 21 ho­ras pa­ra ad­mi­rar la luz”. Y ga­ra­ba­tea una abs­ci­sa y una or­de­na­da en un tro­zo de pa­pel:“Se­gún nues­tras úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, la cur­va de la fe­li­ci­dad au­men­ta has­ta los 80.000 dó­la­res anua­les, pe­ro lue­go se de­tie­ne. Acu­mu­lar ri­que­zas más allá de cier­to lí­mi­te, no su­po­ne ma­yor fe­li­ci­dad”, aña­de. “La fe­li­ci­dad pue­de ser un pla­cer fu­gaz, co­mo es­ta ta­za de cho­co­la­te ca­lien­te. Pe­ro lo más im­por­tan­te es el pro­ce­so que per­mi­te sen­tir­se rea­li­za­do, vi­vir lo más in­ten­sa­men­te po­si­ble. Co­mo yo al ex­plo­rar mon­ta­ñas y bos­ques sal­va­jes.”

Trom­so, por su geo­gra­fía ex­tre­ma, co­lec­cio­na ré­cords

Te­rri­to­rios co­mo los que se es­con­den de­trás las co­li­nas ne­va­das de Trom­so. Qui­zás la re­ce­ta de la fe­li­ci­dad más sen­ci­lla y su­til se en­cuen­tre en una de las is­las del fin

del mun­do, en las he­la­das aguas del mar de No­rue­ga. Los ha­bi­tan­tes de Som­ma­roy –unos 420 hoy en día– han re­sis­ti­do a tra­vés de los si­glos pa­de­cien­do te­rri­bles ham­bru­nas y tor­men­tas.

La fa­mi­lia de Kjell Ove Hve­ding, que re­si­de aquí des­de 1851, abrió la pri­me­ra tien­da de co­mes­ti­bles de la is­la, que ha per­ma­ne­ci­do abier­ta des­de en­ton­ces. Kjell, na­rra­dor de cuen­tos y al­go fi­ló­so­fo, di­ri­ge un ho­tel plan­ta­do fren­te al in­men­so mar. Es im­po­si­ble no ver su gran si­lue­ta, su alo­pe­cia to­tal y su ros­tro lam­pi­ño, en el que des­ta­can sus oji­tos ri­sue­ños. Es el es­pí­ri­tu ale­gre del país de los in­vier­nos in­fi­ni­tos y del sol de me­dia­no­che.Y co­men­ta:“Me cos­tó tiem­po en­ten­der que cre­cí en un si­tio ma­ra­vi­llo­so, que po­día es­tar or­gu­llo­so de nues­tro in­vierno, por muy du­ro que sea. Fue­ron ex­tran­je­ros quie­nes nos abrie­ron los ojos so­bre al­gu­nos de nues­tros va­lo­res. Cre­cí con las au­ro­ras bo­rea­les, pe­ro fue gra­cias a las mi­to­lo­gías del fin del mun­do por lo que com­pren­dí su po­der.” Re­cor­de­mos que los fi­ló­so­fos asiá­ti­cos con­si­de­ran que es­tos fe­nó­me­nos lu­mi­no­sos son de buen au­gu­rio. Los chi­nos y ja­po­ne­ses creen que fa­vo­re­cen la fer­ti­li­dad y que un hi­jo con­ce­bi­do en ese mo­men­to ten­drá un des­tino ex­cep­cio­nal.

“Aho­ra com­pren­do por qué los ja­po­ne­ses llo­ran de emo­ción al ver­los, y me acues­to fe­liz”, ad­mi­te Kjell. A su jui­cio, la cri­sis del pe­tró­leo de 2014, que gol­peó de lleno a la ciu­dad cos­te­ra de Sta­van­ger, “don­de la gen­te se com­pra­ba co­ches de lu­jo en Na­vi­dad”, es bue­na y ma­la a la vez. Y aña­de: “Los no­rue­gos ne­ce- si­ta­ban al­go así por­que ha­bían de­ja­do de ser so­li­da­rios.”

Se­gún el hos­te­le­ro, se­rá en el fu­tu­ro pró­xi­mo, lleno de desafíos y di­fi­cul­ta­des dig­nos de las grandes con­quis­tas vi­kin­gas, cuan­do la “fuer­za de nues­tra so­li­da­ri­dad se ma­ni­fies­te en to­do su es­plen­dor.” Unos días an­tes, en la cos­ta ac­ci­den­ta­da de Som­ma­roy, ha­bía unas 60 per­so­nas, in­clui­da Kjell Ove Hve­ding, lim­pian­do su va­lio­sa na­tu­ra­le­za, aga­cha­dos en­tre las hier­bas al­tas.

El sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio no­rue­go apues­ta por la reha­bi­li­ta­ción: so­lo se en­car­ce­la a quie­nes co­me­ten in­frac­cio­nes gra­ves. Y los guar­dias no van ar­ma­dos. En la pri­sión mo­de­lo de Bas­toy (so­bre es­tas lí­neas), a una ho­ra de Os­lo, un cen­te­nar de de­te­ni­dos vi­ven en ca­sas. En ré­gi­men de se­mi­li­ber­tad, tra­ba­jan en la gran­ja y dis­fru­tan de tiem­po li­bre pa­ra pes­car, es­quiar, na­dar...

Emer­ge del fior­do co­mo un ice­berg. Inau­gu­ra­da en 2008, la Ópera de Os­lo en­car­na el gus­to de los no­rue­gos por el van­guar­dis­mo.

Un acan­ti­la­do de 307 me­tros de al­tu­ra co­ro­na­do por un glo­bo te­rrá­queo: el mí­ti­co ca­bo Nor­te. Es­te tro­zi­to de Eu­ro­pa fue des­cu­bier­to en 1553.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.