EL PAÍS PRE­VI­SOR QUIE­RE MAN­TE­NER SU BIE­NES­TAR, IN­CLU­SO SIN EL ORO NE­GRO

Geo - - EN PORTADA -

Son 550 bro­kers con­tra­ta­dos por el Es­ta­do no­rue­go. ¿Su mi­sión? Ha­cer que pros­pe­re el Go­vern­ment Pen­sion Fund Glo­bal (GPFG), el ma­yor fon­do de in­ver­sión del mun­do, con 860.000 mi­llo­nes de eu­ros in­ver­ti­dos en 9.000 em­pre­sas ex­tran­je­ras. Un fon­do ali­men­ta­do con los co­lo­sa­les in­gre­sos de­ri­va­dos del pe­tró­leo que se uti­li­zan pa­ra fi­nan­ciar la so­cie­dad del bie­nes­tar.

Des­pués del des­cu­bri­mien­to de hi­dro­car­bu­ros en el mar del Nor­te du­ran­te los años se­sen­ta, se adop­tó una ley que es­ti­pu­la­ba que el di­ne­ro re­cau­da­do de­bía be­ne­fi­ciar a to­dos los no­rue­gos, fi­nan­cian­do el ge­ne­ro­so mo­de­lo del Es­ta­do pro­vi­den­cia, y por su­pues­to a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Pe­ro el GPFG no se creó has­ta 1996. Hoy en día, es­te fon­do re­pre­sen­ta por sí so­lo el 1,3% de la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til mun­dial y con­si­gue siem­pre ren­di­mien­tos po­si­ti­vos. Me­jor así por­que es el se­gu­ro de vi­da del país. En ca­so de ne­ce­si­dad, el go­bierno pue­de re­ti­rar has­ta el 4% de su va­lor to­tal pa­ra equi­li­brar las cuen­tas pú­bli­cas. Pe­ro pa­ra ren­ta­bi­li­zar los in­gre­sos de­ri­va­dos del oro ne­gro, ni ha­blar de in­frin­gir cier­tas nor­mas éti­cas. Es­tán prohi­bi­das las in­ver­sio­nes en em­pre­sas que con­si­guen del car­bón más del 30% de su ci­fra de ne­go­cios, en em­pre­sas ta­ba­que­ras y en las que in­frin­jan los de­re­chos hu­ma­nos.

En 2016, los ges­to­res del fon­do hi­cie­ron in­ver­sio­nes pro­ve­cho­sas y acu­mu­la­ron plus­va­lías por un va­lor de 50.000 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, EL GPFG se ve so­me­ti­do a una du­ra prue­ba des­de 2001, cuan­do se al­can­zó el pi­co teó­ri­co de pro­duc­ción de pe­tró­leo. Y en 2014, la caí­da del pre­cio del ba­rril pro­vo­có una cri­sis bru­tal con mi­les de des­pi­dos y un dé­fi­cit pú­bli­co que a du­ras pe­nas pu­do com-

LAS REN­TAS PE­TRO­LE­RAS 50.000 MI­LLO­NES DE EU­ROS EN 2016 NO SE­RÁN ETERNAS

pen­sar­se gra­cias al fon­do. Así las co­sas, la bús­que­da de nue­vas fuen­tes de in­gre­sos se ha con­ver­ti­do en una cau­sa na­cio­nal. El sec­tor de los hi­dro­car­bu­ros su­po­ne aún el 20% del PIB del país. Y la hu­cha del pe­tró­leo se uti­li­za ca­da vez más pa­ra ase­gu­rar la tran­si­ción ener­gé­ti­ca.

Trom­so, la“puer­ta del Ár­ti­co”. Aquí los ex­plo­ra­do­res tie­nen la apa­rien­cia ca­sual del mun­do star­tup. Es­ta ciu­dad ma­rí­ti­ma, que en el si­glo XIX co­no­ció un gran au­ge con la pes­ca del ba­ca­lao y las ex­pe­di­cio­nes po­la­res, es uno de los sím­bo­los de una eco­no­mía que es­tá bus­can­do nue­vos mer­ca­dos. El po­lo de com­pe­ti­ti­vi­dad Bio­tech North, fi­nan­cia­do por el Es­ta­do, reúne a em­pre­sas emer­gen­tes lo­ca­les, es­pe­cia­li­za­das en las nue­vas tec­no­lo­gías que fa­ci­li­tan la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les (fau­na y flo­ra) del mar del Nor­te. En una sa­la pro­te­gi­da, se ali­nean fras­cos con cria­tu­ras sub­ma­ri­nas con­ser­va­das en for­mol.“Se pa­re­ce al cas­ting de la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de Alien, bro­mea Asb­jorn Li­lle­tun, el res­pon­sa­ble de In­no­re­va, una star­tup que per­te­ne­ce al po­lo. Aquí tra­ba­jan pa­ra des­cu­brir las mo­lé­cu­las de la in­dus­tria del fu­tu­ro.”Las en­zi­mas y los prin­ci­pios ac­ti­vos pro­ce­den­tes de es­pon­jas de mar y gam­bas ser­vi­rán pa­ra crear me­di­ca­men­tos pa­ra la pre­sión ar­te­rial o de­ter­gen­tes ac­ti­vos a muy ba­ja tem­pe­ra­tu­ra.“Pre­ve­mos un ci­clo de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de 20 años pa­ra po­der co­mer­cia­li­zar es­tas in­no­va­cio­nes”, se­ña­la Asb­jorn Li­lle­tun. Du­ran­te los años 19601970, No­rue­ga apren­dió a sa­car pro­ve­cho del pe­tró­leo.“Sa­bre­mos orien­tar nues­tros co­no­ci­mien­tos en ma­te­ria de in­ge­nie­ría ma­rí­ti­ma de tec­no­lo­gía pun­ta ha­cia nue­vos mer­ca­dos”, afir­ma Ani­ta krohn Traa­seth, la di­rec­to­ra de In­no­va­tion Nor­way, la agen­cia pú­bli­ca que se en­car­ga de di­ri­gir la trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca del país. La an­ti­gua je­fa de la fi­lial no­rue­ga de la em­pre­sa in­for­má­ti­ca Hew­lett-Pac­kard desea que la eco­no­mía del fu­tu­ro nazca en las cos­tas del mar del Nor­te: “Te­ne­mos que im­ple­men­tar las trans­for­ma­cio­nes am­bien­tal y di­gi­tal, mo­vi­li­zar­nos en la sa­ni­dad, el es­pa­cio, las ciu­da­des in­te­li­gen­tes y por su­pues­to, las ener­gías re­no­va­bles.

Se­gún los ex­per­tos, el pe­tró­leo po­dría aca­bar­se ha­cia 2050. Mien­tras tan­to, si­gue la fie­bre del oro ne­gro. Es más: aun­que se eri­ge en cam­peón de los re­cur­sos re­no­va­bles (anun­cian­do el ob­je­ti­vo de “neutralidad en car­bono” pa­ra 2030), en 2016, el Go­bierno otor­gó li­cen­cias de ex­plo­ta­ción a tre­ce com­pa­ñías pe­tro­le­ras pa­ra que ex­plo­ren los fon­dos ma­ri­nos del Gran Nor­te. Y en el pa­sa­do mes de ma­yo, 93 “blo­ques” del mar de Ba­rents fue­ron so­me­ti­dos a es­tu­dio pú­bli­co con vis­tas a un nue­vo ci­clo de ex­plo­ta­ción, lo que desató fuer­tes pro­tes­tas en­tre los de­fen­so­res de la fau­na y flo­ra sub­ma­ri­na. “No­rue­ga ha vi­vi­do y se­gui­rá vi­vien­do del mar: te­ne­mos que desa­rro­llar nues­tros co­no­ci­mien­tos de los fon­dos ma­ri­nos pa­ra bus­car los re­cur­sos del fu­tu­ro, so­bre to­do los mi­ne­ra­les”, se­ña­la Mai Britt Knoph, ase­so­ra del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te. El país ya cu­bre el 98% de sus ne­ce­si­da­des eléc­tri­cas con una am­plia red de pre­sas. No­rue­ga tam­bién tie­ne la in­ten­ción de apos­tar a fon­do por la ener­gía ma­reo­mo­triz y la eó­li­ca offs­ho­re. Pa­ra re­ba­jar el ba­lan­ce car­bono de la ex­trac­ción del oro ne­gro, tam­bién apues­ta por el desa­rro­llo de las tec­no­lo­gías de cap­tu­ra de dió­xi­do de car­bono, so­bre to­do des­de la in­men­sa ter­mi­nal pe­tro­le­ra de Mongs­tad, si­tua­da al nor­te de Ber­gen. Con es­te pro­yec­to, que es­tá to­da­vía en fa­se de prue­bas, se pre­vé re­cu­pe­rar y al­ma­ce­nar ba­jo tie­rra los hu­mos pro­ce­den­tes de la com­bus­tión pro­vo­ca­da por el re­fi­na­do. Una ma­ne­ra de se­guir sa­can­do pro­ve­cho del re­cur­so, pe­ro li­mi­tan­do su im­pac­to me­dioam­bien­tal di­rec­to y vi­si­ble.

HA­CEN LO PO­SI­BLE PA­RA LIBERARSE DE LA DE­PEN­DEN­CIA DE LOS HI­DRO­CAR­BU­ROS LOS DESAFÍOS DEL FU­TU­RO: EÓ­LI­CA OFFS­HO­RE Y CAP­TU­RA DE CO2

Con su as­pec­to de pla­ta­for­ma pe­tro­lí­fe­ra, el Mu­seo del Pe­tró­leo de Sta­van­ger rin­de ho­me­na­je al re­cur­so que ha en­ri­que­ci­do al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.