RU­TA DE TEMPLO EN TEMPLO

En 2000, 16 de las 150 igle­sias de ma­de­ra –fu­sión de las tra­di­cio­nes eu­ro­pea e in­dí­ge­na–, fue­ron de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Des­de la ciu­dad de Cas­tro par­te una do­ble ru­ta que per­mi­te co­no­cer­las.

Geo - - DESCUBIERTA - POR CAR­LOS AGUI­LE­RA MA­PA Y JOSEFINA BRA­VO ILUS­TRA­CIO­NES

so­lo que­da co­lo­car­la en el lu­gar desea­do.“La ca­sa que es aho­ra el mu­seo de Co­loa­ne”, con­fir­ma Cy­ril, “se tra­jo de es­ta ma­ne­ra. Al­guien do­nó el edi­fi­cio y se tras­la­dó a Quem­chi flo­tan­do”.

Una de las min­gas más di­fí­ci­les que se re­cuer­da es la de la igle­sia de Tey, en 1997. Es­ta co­mu­ni­dad ha­bía cons­trui­do una igle­sia nue­va y re­ga­ló la an­ti­gua, que fue acep­ta­da por los ve­ci­nos de As­ti­lle­ros. La dis­tan­cia a cu­brir era de sie­te ki­ló­me­tros, mu­cho más de lo acos­tum­bra­do. Hu­bo que en­san­char un puen­te pa­ra pa­sar la ex­ca­va­do­ra que ti­ra­ba del tri­neo so­bre el que se ha­bía co­lo­ca­do. So­lo don Jo­vino Hurtado se atre­vió a rea­li­zar la ta­rea, que su­pe­ra­ba a cual­quier otra rea­li­za­da has­ta la fe­cha. Don Jo­vino es un per­so­na­je pe­cu­liar. Se doc­to­ró en “ti­rar ca­sas” tras el ma­re­mo­to de 1960, cuan­do mu­chas vi­vien­das ha­bían si­do des­pla­za­das por las olas y hu­bo que re­ubi­car­las. Al­gu­nas in­clu­so fue­ron res­ca­ta­das de los ca­na­les. “En cual­quier ca­so”, con­clu­ye Cy­ril,“pue­den pa­sar años en­tre el tras­la­do de una cons­truc­ción y el si­guien­te. Nor­mal­men­te las min­gas se con­vo­can pa­ra ac­ti­vi­da­des agra­rias o fo­res­ta­les co­rrien­tes”.

Ir en bus­ca de las igle­sias de Chi­loé im­pli­ca, ade­más del re­co­rri­do, fí­si­co, un pa­seo por ca­si tres si­glos de his­to­ria. Las más an­ti­guas fue­ron le­van­ta­das por los je­sui­tas y, tras su ex­pul­sión del Im­pe­rio es­pa­ñol, los fran­cis­ca­nos con­ti­nua­ron con la ta­rea. To­das se han ido re­for­man­do a lo lar­go del tiem­po y al­gu­nas se han cons­trui­do com­ple­ta­men­te de nue­vo, por lo que sus ca­rac­te­rís­ti­cas han evo­lu­cio­na­do mu­cho. Las más mo­der­nas ape­nas con­ser­van ele­men­tos del ar­que­ti­po ini­cial.

En el si­glo XIX se agre­ga­ron los ce­men­te­rios, lo que no ocu­rría en tiem­pos de la co­lo­nia. Al­gu­nas con­ser­van to­da­vía la ca­se­mi­ta o ca­sa des­ti­na­da al mi­sio­ne­ro de pa­so.

La más an­ti­gua es la de Achao, que se em­pe­zó a cons­truir en 1730, y en ella se apre­cian las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­ti­lo ori­gi­nal. Aquí los ar­cos de la fa­cha­da no son com­ple­ta­men­te cir­cu­la­res y el trián­gu­lo so­bre las ar­ca­das se con­ti­núa sin in­te­rrup­ción en el cu­bo ba­se de la to­rre. Son ele­men­tos apor­ta­dos por los je­sui­tas bá­va­ros que des­apa­re­cen con la lle­ga­da del es­ti­lo neo­clá­si­co. En­ton­ces el fron­tón trian­gu­lar apa­re­ce per­fec­ta­men­te de­fi­ni­do y se­pa­ra­do de la to­rre y al­gu­nas er­mi­tas mues­tran un fri­so so­bre las ar­ca­das. Los ar­cos, que pro­gre­si­va­men­te se iban apla­nan­do, se vuel­ven per­fec­ta­men­te se­mi­cir­cu­la­res a fi­na­les del si­glo XIX.

A al­gu­nas igle­sias, co­mo la de Co­lo, se lle­ga des­pués de rea­li­zar un lar­go re­co­rri­do y co­ger va­rios des­víos por ca­rre­te­ras es­tre­chas. Otras, co­mo la de Ner­cón, es­tán al la­do de Cas­tro. Allí, dos mu­cha­chos, or­gu­llo­sos del mo­nu­men­to de su pue­blo, me ha­cen su­bir al en­tre­te­cho y ver la bó­ve­da des­de el in­te­rior. “Es co­mo el cas­co de un bar­co da­do la vuel­ta”, me co­men­tan mien­tras cons­ta­to que los cons­truc­to­res de las igle­sias de Chi­loé eran los car­pin­te­ros de ri­be­ra. El mar tam­bién es­tá pre­sen­te en la ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa in­su­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.