AL IGUAL QUE LA GEO­GRA­FÍA, LA RE­LI­GIÓN IN­FLU­YE EN NUES­TRA FOR­MA DE VI­VIR

Una hu­mil­dad vis­ce­ral, un pro­fun­do ape­go a los va­lo­res de igual­dad y li­ber­tad... El lu­te­ra­nis­mo y el cli­ma mol­dean las men­ta­li­da­des. Es­te es el pun­to de vis­ta del his­to­ria­dor Gun­nar Wins­nes Knut­sen.

Geo - - EN PORTADA -

GEO ¿Cuál es la in­fluen­cia que tie­ne la re­li­gión lu­te­ra­na –prac­ti­ca­da por el 71,5% de la po­bla­ción– en el seno de la so­cie­dad no­rue­ga de nues­tros días?

Gun­nar Wins­nes Knut­sen La in­fluen­cia es enor­me. En bro­ma, so­le­mos de­cir que ¡en No­rue­ga has­ta los ateos son lu­te­ra­nos! El pro­tes­tan­tis­mo, que ha­ce hin­ca­pié en la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual y la li­ber­tad de cul­to, es­tá muy arrai­ga­do en­tre los no­rue­gos. De he­cho, la re­li­gión se apre­cia más en las men­ta­li­da­des y los com­por­ta­mien­tos que en la prác­ti­ca del cul­to en sí. Y siem­pre ha es­ta­do so­me­ti­da al po­der po­lí­ti­co.

¿Ex­pli­ca el con­trol po­lí­ti­co la evo­lu­ción pro­gre­sis­ta de la Igle­sia lu­te­ra­na?

Sí. Los re­pre­sen­tan­tes de la Igle­sia es­tán an­te to­do al ser­vi­cio del rey y del go­bierno. El Es­ta­do obli­gó a la ins­ti­tu­ción a acep­tar mu­je­res pas­to­ras y a re­co­no­cer los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les, así co­mo a los ni­ños na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio. In­clu­so a cos­ta de opo­ner­se a los obis­pos más con­ser­va­do­res, nues­tra Igle­sia es li­be­ral, da­do que la cla­se po­lí­ti­ca así lo de­ci­dió.

¿La re­li­gión es un va­lor que une al país?

En realidad no. Por­que la prác­ti­ca re­li­gio­sa di­fie­re mu­cho en­tre las dis­tin­tas re­gio­nes. En el oes­te y el su­r­oes­te, te­ne­mos el “cin­tu­rón bí­bli­co”. Son re­gio­nes más de­vo­tas y con­ser­va­do­ras que el res­to del país: ca­ri­ca­tu­ri­zan­do, ahí la gen­te se reúne al­re­de­dor de una tar­ta, mien­tras que, en el res­to del país, pre­fie­ren to­mar una co­pa.

¿El as­ce­tis­mo que se le atri­bu­ye a los pro­tes­tan­tes in­flu­yó en la im­por­tan­cia que se le da al tra­ba­jo en No­rue­ga?

A di­fe­ren­cia de otros paí­ses pro­tes­tan­tes, el me­dio na­tu­ral y las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas son pro­ba­ble­men­te más de­ci­si­vas que la re­li­gión en lo re­la­ti­vo a nues­tro es­ti­lo de vi­da y de tra­ba­jo. An­ta­ño, si no tra­ba­ja­ban co­rrec­ta­men­te du­ran­te el ve­rano pa­ra pre­pa­rar re­ser­vas de ali­men­tos, co­rrían el ries­go de mo­rir de ham­bre du­ran­te el in­vierno si­guien­te. Pe­ro en los úl­ti­mos 30 años, el en­ri­que­ci­mien­to del país li­ga­do al des­cu­bri­mien­to de pe­tró­leo ha trans­for­ma­do ra­di­cal­men­te las cos­tum­bres y las ex­pec­ta­ti­vas de tra­ba­jo. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes son pri­vi­le­gia­das con res­pec­to a las an­te­rio­res. Los jó­ve­nes no tie­nen pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y son me­nos par­ti­da­rios del cul­to al es­fuer­zo.

La se­pa­ra­ción Igle­sia-Es­ta­do en­tró ofi­cial­men­te en vi­gor el uno de enero de 2017. ¿Qué cam­bios va a su­po­ner?

Lo que es­tá cla­ro es que la Igle­sia ten­drá me­nos di­ne­ro, por­que has­ta aho­ra se fi­nan­cia­ba en par­te con un im­pues­to ecle­siás­ti­co es­pe­cial. Ten­drá que bus­car nue­vos me­dios de fi­nan­cia­ción pa­ra con­ser­var su in­fluen­cia, qui­zás a tra­vés de las re­des so­cia­les. Y no hay que ol­vi­dar que el Par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano (KRF) no pu­do pa­sar del 5% en las úl­ti­mas elec­cio­nes. No es fá­cil pre­ver el fu­tu­ro, pe­ro es pro­ba­ble que se vuel­va más con­ser­va­dor, aun­que sin po­ner en te­la de jui­cio los de­re­chos ad­qui­ri­dos, co­mo el de­re­cho al abor­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.