10 es­ca­pa­das bo­rea­les

Un tren que sube ha­cia las cum­bres, una ca­rre­te­ra que ca­bal­ga so­bre el océano, un fior­do don­de na­dar con las or­cas... GEO te invita a des­cu­brir una mag­ní­fi­ca na­tu­ra­le­za y a com­par­tir con los no­rue­gos la pa­sión por el friluftsliv: la vi­da al ai­re li­bre.

Geo - - EN PORTADA - POR LAURE DUBESSETCHATELAIN TEX­TO

1 PRO­BAR UNA OLA HE­LA­DA

Aquí no hay pal­me­ras ni are­na ca­lien­te. En la bahía de Uns­tad, en las is­las Lo­fo­ten, cien ki­ló­me­tros al nor­te del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, los sur­fis­tas se des­li­zan por el agua, que es­tá a cua­tro gra­dos cen­tí­gra­dos. En 1963, dos no­rue­gos –Thor Fran­tzen y Hans Egil Kra­ne–, a su re­gre­so de Aus­tra­lia, pu­sie­ron de mo­da el fa­mo­so spot con sus ta­blas al es­ti­lo Beach Boys. Des­de en­ton­ces, la téc­ni­ca ha pro­gre­sa­do: “Aho­ra lle­va­mos guan­tes, za­pa­ti­llas y tra­je de neo­preno de cin­co mi­lí­me­tros de gro­sor”, nos ex­pli­ca Myr­ti­lle Heis­sat, ins­truc­to­ra del Uns­tad Ar­ctic Surf, la es­cue­la que fun­dó Thor.“Un buen mo­do de bur­lar­se del frío, en una ex­pe­rien­cia es­pe­cial”. CON­VIE­NE SA­BER Avi­so pa­ra los no­va­tos: las olas son más fá­ci­les en­tre abril y sep­tiem­bre. CON­TAC­TO uns­ta­dar­ctic­surf.com

2 A POR UN CAN­GRE­JO GI­GAN­TE!

Huel­va es fa­mo­sa por sus gam­bas, y Kir­ke­nes por su can­gre­jo real. En es­ta ciu­dad de la pro­vin­cia de Finn­mark, to­dos quie­ren pes­car el can­gre­jo más gran­de: ¡has­ta dos me­tros de en­ver­ga­du­ra y quin­ce ki­los de pe­so! Al prin­ci­pio, la pro­li­fe­ra­ción del crus­tá­ceo in­tro­du­ci­do por los so­vié­ti­cos in­quie­tó a los cien­tí­fi­cos, pe­ro los gas­tró­no­mos aman­tes de la pes­ca se de­lei­tan. En ve­rano, em­bar­can en una zo­diac pa­ra su­bir na­sas llenas a re­bo­sar; en in­vierno, uti­li­zan mo­to­nie­ves pa­ra des­pla­zar­se has­ta los agu­je­ros per­fo­ra­dos en el hie­lo. En am­bos ca­sos, las ex­cur­sio­nes siem­pre aca­ban en un fes­tín. El can­gre­jo real es pro­ta­go­nis­ta de un fes­ti­val en Vad­so, una lo­ca­li­dad cer­ca­na a Kir­ke­nes, du­ran­te el lla­ma­do Kon­ge­krab­be­fes­ti­va­len. CON­VIE­NE SA­BER Lle­var ro­pa de abri­go y un buen pro­tec­tor so­lar en cual­quier épo­ca del año. CON­TAC­TO Es po­si­ble re­ser­var en hur­ti­gru­tens­pain.com

3 EN CO­CHE A LA CAS­CA­DA DON­DE BAI­LA EL HA­DA

Hay 20 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en­tre Flam y Myr­dal y otros tan­tos tú­ne­les ex­ca­va­dos en la ro­ca con un des­ni­vel de 865 me­tros y un 18% de pen­dien­te. El pe­que­ño tren eléc­tri­co, bau­ti­za­do Flams­ba­na, ha cu­bier­to mu­chos ki­ló­me­tros. Có­mo­da­men­te sen­ta­do, po­drás ad­mi­rar des­de lo al­to los es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes del fior­do de Sogn. Va­rias pa­ra­das te per­mi­ti­rán es­ti­rar las pier­nas; hay una en las pro­xi­mi­da­des de la cas­ca­da de Kjos­fos­sen, don­de sue­le ex­hi­bir­se gra­tui­ta­men­te una bai­la­ri­na pro­fe­sio­nal ves­ti­da de ha­da. CON­VIE­NE SA­BER En­tre nue­ve y diez sa­li­das dia­rias en­tre ma­yo y sep­tiem­bre, y cua­tro du­ran­te el res­to del año. Tra­yec­to de una ho­ra (sin las pa­ra­das). Se re­co­mien­da re­ser­var. CON­TAC­TO vi­sit­flam.com/en/flams­ba­na

4 HOLIDAY ON ICE EN UN GLA­CIAR GI­GAN­TES­CO: IM­PRE­SIO­NAN­TE!

En No­rue­ga has­ta las ce­le­bri­da­des se de­jan abor­dar fá­cil­men­te. La del Par­que Na­cio­nal Saltf­je­llet-Svar­ti­sen –el Svar­ti­sen– es el se­gun­do ma­yor gla­ciar del mun­do, con 370 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, y le pro­po­ne a sus ad­mi­ra­do­res dos op­cio­nes: abor­dar­lo por su bra­zo oc­ci­den­tal –el En­ga­breen– o por el orien­tal –el Aus­ter­dals­breen–. Un bar­co de­po­si­ta a los ca­mi­nan­tes al pie de un sen­de­ro y lue­go ca­da cual de­ci­de si quie­re re­co­rrer o no la len­gua he­la­da. Los me­nos frio­le­ros po­drán aven­tu­rar­se en el hie­lo, pe­ro siem­pre con guía. To­dos dis­fru­ta­rán vien­do el con­tras­te en­tre el gi­gan­te azul y la ro­ca anaran­ja­da de los al­re­de­do­res. CON­VIE­NE SA­BER Que los ho­ra­rios de los bar­cos va­rían en fun­ción de las es­ta­cio­nes del año. CON­TAC­TO vi­sit­hel­ge­land.com/en/wel­co­me

5 EL GRAN AZUL, PE­RO EN UN FIOR­DO Y CON OR­CAS

Pie­rre Ro­bert de La­tour, con 5.000 in­mer­sio­nes en su ha­ber, siem­pre vuel­ve a la su­per­fi­cie “con el co­ra­zón a pun­to de es­ta­llar”. El fun­da­dor de Or­ques sans fron­tiè­res lo sa­be to­do so­bre No­rue­ga, el lu­gar de en­cuen­tro de es­tos ani­ma­les. Las or­cas ca­zan su pla­to pre­fe­ri­do –los aren­ques– en los fior­dos Andj­for­den y Kaldf­jord. “No sir­ve de na­da in­ten­tar for­zar el en­cuen­tro por­que las me­jo­res in­ter­ac­cio­nes se pro­du­cen cuan­do nos in­vi­tan a unir­nos a ellas con sig­nos muy pre­ci­sos”, afir­ma Pie­rre, que organiza ex­cur­sio­nes pa­ra ver es­tos ma­mí­fe­ros ma­ri­nos.“Los bu­cea­do­res, in­clu­so los no­va­tos, no ten­drán mie­do y se sor­pren­de­rán al com­pro­bar con qué fa­ci­li­dad po­drán cha­po­tear con las or­cas.” CON­VIE­NE SA­BER Unas nor­mas de se­gu­ri­dad: bu­cear con un guía, no in­ten­tar to­car a los ani­ma­les, res­pe­tar la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad... CON­TAC­TO or­ques­sans­fron­tie­res.com

6 RE­MAR NO TIE­NE POR QUÉ SER AR­DUO

El fior­do de Nae­roy? Sen­ci­lla­men­te uno de los “pai­sa­jes más ex­cep­cio­na­les del pla­ne­ta des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co”, se­gún la Unes­co, que lo ins­cri­bió en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial en 2005, al mis­mo tiem­po que el fior­do de Gei­ran­ger, un po­co más al nor­te. Es­te fior­do, que per­ma­ne­ce vir­gen, se dis­tin­gue por sus aguas de co­lor tur­que­sa y sus abrup­tos acan­ti­la­dos es­tria­dos de cas­ca­das cris­ta­li­nas. Tie­ne 20 ki­ló­me­tros de lar­go por 250 me­tros de an­cho en al­gu­nos tra­mos. Unas pro­por­cio­nes idea­les pa­ra una ex­plo­ra­ción de me­dia jor­na­da en pi­ra­gua. No con­vie­ne na­ve­gar por el cen­tro del fior­do pa­ra evi­tar los fe­rries que en­la­zan Gud­van­gen con los de­más puer­tos. Te acon­se­ja­mos la ri­be­ra es­te, con las vis­tas más bo­ni­tas. CON­VIE­NE SA­BER Va­rias pla­yi­tas per­mi­ten des­can­sar y con­tem­plar los pai­sa­jes. CON­TAC­TO nor­dic­ven­tu­res.com

7 SA­FA­RI: BUE­YES PA­RA ES­TAR CO­MO UNA CABRA

El buey al­miz­cle­ro es un mas­to­don­te con as­pec­to de bi­son­te que pe­sa 600 ki­los y pro­ce­de de la era gla­cial. Se ase­me­ja más a la cabra: ba­la y ca­mi­na so­bre pezuñas. No in­ten­tes com­pro­bar­lo: cuan­do se en­fa­da, pue­de em­bes­tir a 60 ki­ló­me­tros por ho­ra. “Es acon­se­ja­ble per­ma­ne­cer a una dis­tan­cia mí­ni­ma de 200 me­tros”, afir­ma Johan Schon­hey­der, fun­da­dor de Opp­dal Sa­fa­ri, que organiza tours en el Par­que Na­cio­nal Do­vref­jell-Sunn­dalsf­je­lla, don­de vi­ven 300 ejem­pla­res. CON­VIE­NE SA­BER Guías en las Oficinas de Tu­ris­mo de Dom­bas u Opp­dal. Es más fá­cil ver­los en ju­nio y des­de me­dia­dos de agos­to has­ta oc­tu­bre. CON­TAC­TO mos­kus­sa­fa­ri.no

8

UN CA­MINO REAL DON­DE LA BI­CI­CLE­TA ES LA REI­NA AB­SO­LU­TA

Nin­gún vehícu­lo mo­to­ri­za­do se aven­tu­ra en la Ra­llar­ve­gen, la“ca­rre­te­ra de los fe­rro­via­rios”. Es­te ca­mino, acon­di­cio­na­do du­ran­te la cons­truc­ción de la vía fé­rrea Os­lo-Ber­gen en el si­glo XIX, fue abier­to a las bi­ci­cle­tas en 1974. Ca­mi­nos de tie­rra o pe­dre­go­sos, la­gos y puen­tes cen­te­na­rios, an­ti­guas ca­ba­ñas de ins­pec­to­res de in­fraes­truc­tu­ras fe­rro­via­rias o gran­jas, re­nos y zo­rros... En sus 80 ki­ló­me­tros, de Hau­gas­tol a Myr­dal (o Voss), se su­ce­den de­co­ra­dos y en­cuen­tros va­rio­pin­tos. CON­VIE­NE SA­BER No ap­to pa­ra ni­ños. Lle­var im­permea­ble, cas­co y un buen cal­za­do por­que el te­rreno obli­ga a ve­ces a apear­se de la bi­ci­cle­ta. CON­TAC­TO ra­llar­ve­gen.com/en

9

UN SI­NUO­SO VIA­JE DE OCHO KI­LÓ­ME­TROS

En­tre Ei­de y Ave­roy, la N-64 sal­ta de is­la en is­la bur­lán­do­se de los ele­men­tos. Mo­ja­da por las olas, ba­rri­da por el vien­to, la “ca­rre­te­ra del Atlán­ti­co” ( Atlan­te

rhavs­veien) es ap­ta pa­ra los vehícu­los de dos o cua­tro rue­das. Es acon­se­ja­ble re­co­rrer­la sin pri­sas:“No con­vie­ne ha­cer el re­co­rri­do de un ti­rón”, con­fir­ma Ma­rie-Pau­le Bur­gard, que vino en ju­nio. “Es pre­fe­ri­ble ir pa­ran­do pa­ra ad­mi­rar la proeza téc­ni­ca. ”Áreas co­mo las de Eld­hu­so­ya o Myr­baer­holm­brua fue­ron acon­di­cio­na­das pa­ra, por ejem­plo, pes­car. CON­VIE­NE SA­BER Im­pres­cin­di­ble: Stor­sei­sund­brua, un puen­te que, vis­to des­de cier­to án­gu­lo, pa­re­ce un tram­po­lín. CON­TAC­TO atlan­ter­havs­veien.in­fo

10

SU­BIR HAS­TA LO MÁS AL­TO DE NO­RUE­GA

La cha­pa con la ins­crip­ción Jeg bes­teg Gald­hø­pig­gen (“He es­ca­la­do el Gald­hop­pi­gen”) hay que ga­nár­se­la. Y Er­na Boui­llon no se­rá quien lo nie­gue. Es­ta fran­ce­sa que vi­ve enT­rond­heim con­si­guió as­cen­der el gi­gan­te na­cio­nal (2.469 me­tros) des­de el re­fu­gio de Spi­ters­tu­len, un cam­po ba­se con pis­ci­na, lo que es de agra­de­cer da­do que la mar­cha es bas­tan­te du­ra. “En­se­gui­da el ca­mino se vuel­ve pe­dre­go­so y a la lar­ga te due­len los pies”, nos cuen­ta. “A ve­ces se pue­de acor­tar por pla­cas de hie­lo: ¡Res­ba­las, pe­ro es un ali­vio!” En la cum­bre: vis­tas su­bli­mes, red mó­vil y... bou­ti­que.

CON­VIE­NE SA­BER El as­cen­so pue­de ha­cer­se tam­bién des­de el Juv­vashyt­ta (1.840 me­tros). O con un guía a tra­vés de los gla­cia­res de Svell­nos­breen o Styg­ge­breen. CON­TAC­TO jo­tun­hei­men.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.