NO­TI­CIAS

Geo - - SUMARIO -

Por qué la to­rre in­cli­na­da de Pisa si­gue en pie des­pués de 700 años y de los te­rre­mo­tos su­fri­dos en la Tos­ca­na du­ran­te si­glos? Un equi­po de in­ge­nie­ros de la Uni­ver­si­dad Ro­ma Tre ha des­blo­quea­do el enig­ma, yen­do más allá de las teo­rías co­no­ci­das. Ana­li­za­ron los re­gis­tros de da­tos sís­mi­cos y es­truc­tu­ra­les dis­po­ni­bles y exa­mi­na­ron las pro­pie­da­des fí­si­cas, me­cá­ni­cas y quí­mi­cas de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, así co­mo de la ro­ca y el sue­lo de es­tas tie­rras a ori­llas del mar Ti­rreno.

Sus re­sul­ta­dos re­ve­la­ron que la ca­pa­ci­dad de la to­rre pa­ra re­sis­tir vi­bra­cio­nes sís­mi­cas pro­vie­ne de un fe­nó­meno lla­ma­do in­ter­ac­ción di­ná­mi­ca en­tre sue­lo y es­truc­tu­ra (DSSI): de­bi­do a una in­ter­ac­ción for­tui­ta en­tre la al­tu­ra del edi­fi­cio (55 me­tros), el sue­lo blan­do en el que se an­cla y la ri­gi­dez del mármol de su es­truc­tu­ra, el cam­pa­na­rio del Duo­mo tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas vi­bra­to­rias que evi­tan que tiem­ble cuan­do las on­das sís­mi­cas pa­san por el sue­lo.“Iró­ni­ca­men­te, el mis­mo sue­lo que cau­só la ines­ta­bi­li­dad y lle­vó a la to­rre al bor­de del de­rrum­be, la ayu­dó a so­bre­vi­vir a es­tos even­tos sís­mi­cos”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Geor­ge My­lo­na­kis, del De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría Ci­vil de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol (Reino Uni­do).

El cam­pa­na­rio, cu­ya cons­truc­ción co­men­zó en el año 1173, em­pe­zó a in­cli­nar­se al le­van­tar­se el ter­ce­ro de los ocho ni­ve­les pla­ni­fi­ca­dos; en­ton­ces se iden­ti­fi­có que el sue­lo blan­do –de are­na, ba­rro y ar­ci­lla– era la cau­sa de la ines­ta­bi­li­dad. La to­rre se tor­ció ha­cia el nor­te, por lo que el ar­qui­tec­to in­ten­tó com­pen­sar crean­do co­lum­nas y ar­cos más pe­que­ños en ese la­do del ter­cer ni­vel. Las obras se de­tu­vie­ron an­tes del cuar­to piso por el es­ta­lli­do de una se­rie de gue­rras re­li­gio­sas. Los tra­ba­jos se reanu­da­ron en 1272, si bien hu­bo que pos­po­ner­los de nue­vo en 1278 –a la al­tu­ra del sép­ti­mo piso–, cuan­do el dra­ma bé­li­co es­ta­lló una vez más. Fi­nal­men­te, los ocho ni­ve­les no se com­ple­ta­ron has­ta al­re­de­dor de 1370, man­te­nién­do­se ese as­pec­to “tor­ci­do” ca­rac­te­rís­ti­co.

Des­pués de una se­rie de es­fuer­zos de es­ta­bi­li­za­ción a lo lar­go del si­glo XX y a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 2000, la in­cli­na­ción de la to­rre se ha re­du­ci­do. La par­te su­pe­rior es­tá des­via­da del cen­tro de gra­ve­dad de la ba­se en 3,9 me­tros.

Si­tua­da en la pla­za del Duo­mo de Pisa, en la re­gión ita­lia­na deA­ma­ne­cer­laTos­ca­na,en­lael fa­mo­saPar­que­to­rreNa­cio­nal­tie­ne unaA­na­vil­ha­nas,al­tu­ra­de 58en­me­tros.ple­na­re­gión ama­zó­ni­ca bra­si­le­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.