MI­RA­DAS

LA IGLE­SIA OR­TO­DO­XA TE­WAHE­DO HA SI­DO LA RELIGIÓN OFI­CIAL DE ETIO­PÍA DES­DE EL SI­GLO IV. BA­SA­DA EN EL AN­TI­GUO TES­TA­MEN­TO Y LAS TA­BLAS DE MOI­SÉS CON­TE­NI­DAS EN EL AR­CA DE LA ALIAN­ZA, CONS­TI­TU­YE UNA SÍN­TE­SIS ORI­GI­NAL EN­TRE LA TRA­DI­CIÓN CRIS­TIA­NA DE ORIEN­TE Y

Geo - - SUMARIO - POR FAUS­TO PO­DA­VI­NI

Etio­pía, en el co­ra­zón de la cris­tian­dad ne­gra La ex­pan­sión del is­lam y el cre­cien­te aco­so que su­fre la ma­yo­ría cris­tia­na del país sir­ven de ex­cu­sa al fo­tó­gra­fo Faus­to Po­da­vi­ni pa­ra mos­trar la reali­dad dia­ria de la lla­ma­da Igle­sia or­to­do­xa Te­wahe­do.

La agi­ta­ción po­lí­ti­ca que sa­cu­de el país en los úl­ti­mos tiem­pos –a la que se unen tam­bién ten­sio­nes re­li­gio­sas y ét­ni­cas– es­tá ge­ne­ran­do una pre­sión muy ele­va­da so­bre los cris­tia­nos de Etio­pía. La im­plan­ta­ción de nue­vas le­yes que res­trin­gen sus ac­ti­vi­da­des de culto al in­te­rior de los edi­fi­cios ofi­cia­les,es­pe­cial­men­te en el nor­te,es­tá con­du­cien­do a las pe­que­ñas co­mu­ni­da­des cris­tia­nas a la ile­ga­li­dad. En un país de ma­yo­ría cris­tia­na, la rá­pi­da pro­pa­ga­ción del is­lam, su­ma­do a la cre­cien­te in­fluen­cia oc­ci­den­tal y chi­na en la zo­na, au­gu­ra nue­vas ten­sio­nes. El fo­tó­gra­fo ita­liano Faus­to Po­da­vi­ni ha viajado a la re­gión de Ti­grai en el cur­so de un pro­yec­to fo­to­grá­fi­co per­so­nal, a me­dio ca­mino en­tre la in­ves­ti­ga­ción an­tro­po­ló­gi­ca y el aná­li­sis sociológico, con el ob­je­to de plas­mar la lu­cha si­len­cio­sa que el cris­tia­nis­mo etío­pe libra por man­te­ner vi­va su iden­ti­dad. GEO Es­tric­ta­men­te, Etio­pía no for­ma par­te del lla­ma­do mun­do ára­be, pe­ro tam­po­co de Orien­te Me­dio. Des­de un pun­to de vis­ta re­li­gio­so, ¿qué es Etio­pía? Faus­to Po­da­vi­ni Etio­pía per­te­ne­ce a sí mis­ma.Es el úni­co

país del Cuerno de África que tie­ne su pro­pia religión in­dí­ge­na, una religión que ha per­du­ra­do in­mu­ta­ble du­ran­te si­glos y que se ha man­te­ni­do en pie fren­te a las in­va­sio­nes que el país ha vi­vi­do, des­de los ára­bes has­ta los mis­mos ita­lia­nos. ¿Des­de cuán­do es posible tra­zar el ori­gen del cris­tia­nis­mo en el país?

El cris­tia­nis­mo se re­mon­ta en Etio­pía has­ta el si­glo I d. C. Es­ta lar­ga tra­di­ción le con­vier­te en una ex­cep­ción en­tre los paí­ses del África sub­saha­ria­na. Su ori­gen apa­re­ce vin­cu­la­do a his­to­rias an­ces­tra­les lle­nas de en­can­to y ma­gia.El mo­no­teís­mo lle­gó al país a tra­vés del ju­daís­mo. La rei­na de Sa­ba tu­vo un hi­jo,lla­ma­do Me­ne­lik,con Sa­lo­món, rey de los ju­díos. Cuan­do el ni­ño cre­ció, vi­si­tó a su pa­dre en Jerusalén. De re­gre­so a su país, se hi­zo acom­pa­ñar no so­lo de mu­chos is­rae­li­tas, sino que tra­jo con­si­go el Ar­ca de la Alian­za. Y son mu­chos los que con­si­de­ran que es­ta pre­cia­da re­li­quia se con­ser­va to­da­vía en la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de Sión, en Axum. ¿Quié­nes fue­ron los lla­ma­dos“Nue­ve San­tos”?

Fue­ron un gru­po de mi­sio­ne­ros que ju­ga­ron un pa­pel fun­da­men­tal en la im­plan­ta­ción y au­ge del cris­tia­nis­mo en Etio­pía. Dos o tres de ellos pro­ce­dían de Si­ria, mien­tras que el res­to ejer­ció su ma­gis­te­rio des­de Cons­tan­ti­no­pla. Ade­más de con­ver­tir al cris­tia­nis­mo a los ha­bi­tan­tes lo­ca­les,fun­da­ron va­rios mo­nas­te­rios en el área de Ti­grai. En un mo­nas­te­rio de Axum pue­de en­con­trar­se to­da­vía hoy una pin­tu­ra que pro­ba­ble­men­te re­pre­sen­ta a es­te gru­po de mi­sio­ne­ros. Los por­tu­gue­ses, ¿qué pa­pel ju­ga­ron en la evan­ge­li­za­ción de Etio­pía? ¿Y los sa­cer­do­tes je­sui­tas?

En el si­glo XVI, la ex­pan­sión mu­sul­ma­na ame­na­zó la exis­ten­cia mis­ma de los cris­tia­nos etío­pes. El em­pe­ra­dor de en­ton­ces so­li­ci­tó ayu­da a los por­tu­gue­ses, cu­yo ejér­ci­to de­rro­ta­ría a las tro­pas is­lá­mi­cas. Los je­sui­tas lle­ga­ron con ellos. Su pa­pel fue muy sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que in­ten­ta­ron que la igle­sia or­to­do­xa etío­pe se unie­se a la de Ro­ma. La con­ver­sión del em­pe­ra­dor Su­sen­yos ha­ce que en 1662 el ca­to­li­cis­mo sea de­cla­ra­do religión ofi­cial. Gre­go­rio XV,el pa­pa de en­ton­ces,de­sig­nó al je­sui­ta por­tu­gués Al­fon­so Méndez co­mo pa­triar­ca de la nue­va igle­sia etío­pe. La lle­ga­da de Méndez tra­jo con­si­go im­por­tan­tes cambios: se im­pu­sie­ron nue­vas nor­mas en la li­tur­gia,las cos­tum­bres y la dis­ci­pli­na.Pa­ra lo­grar im­pla­tar­las, el em­pe­ra­dor re­cu­rrió a la fuer­za, lo que pro­vo­có un ba­ño de san­gre. La reac­ción del pue­blo no se hi­zo

es­pe­rar. Las revueltas obli­ga­ron al em­pe­ra­dor a ab­di­car. La pri­me­ra me­di­da de su su­ce­sor fue ex­pul­sar a Méndez del país, y con él a to­dos los por­tu­gue­ses. Des­pués, rom­pió re­la­cio­nes con Ro­ma.Du­ran­te los si­guien­tes 200 años el país de­jó de ser permea­ble a las in­fluen­cias de los mi­sio­ne­ros ca­tó­li­cos,lo que per­mi­tió la con­ser­va­ción de la lla­ma­da igle­sia Te­wahe­do. ¿Qué es la igle­sia Te­wahe­do?

Es la prin­ci­pal religión de Etio­pía. Tam­bién se la co­no­ce co­mo la igle­sia or­to­do­xa etío­pe. Tie­ne su cen­tro en la re­gión de Ti­grai,y con­cre­ta­men­te en Axum,don­de na­ce. Te­wahe­do sign­fi­ca uni­ta­ria. Ello se de­be a que du­ran­te mu­chos si­glos es­tu­vo uni­da a la igle­sia or­to­do­xa cop­ta, y por tan­to,su­je­ta al Pa­triar­ca­do de Ale­jan­dría,en Egip­to. Sin em­bar­go, des­de 1959, la igle­sia Te­wahe­do es au­to­cé­fa­la, es de­cir, de­jó de ser bi­cé­fa­la al se­pa­rar­se de la igle­sia cop­ta.Hoy pue­de ele­gir su pro­pio pa­triar­ca,y de he­cho lo ha­ce. Cuen­ta con 50 mi­llo­nes de fie­les, la ma­yo­ría de los cua­les vi­ve en Etio­pía. Es una igle­sia pu­ra­men­te afri­ca­na,con una fuer­te tra­di­ción mo­nás­ti­ca y mar­ca­da por la gran de­vo­ción de sus gen­tes. In­clu­so hoy, im­pre­sio­na asis­tir un do­min­go a sus celebraciones, da da la mul­ti­tud de personas que se con­cen­tra jun­to a sus ca­rac­te­rís­ti­cas igle­sias re­don­das. ¿La religión cop­ta y la etío­pe son la mis­ma fe?

Los cop­tos y los etío­pes com­par­ten la creen­cia de la na­tu­ra­le­za di­vi­na de Cris­to. Am­bos gru­pos acep­tan los tres pri­me­ros con­ci­lios–Ni cea,Cost an­ti no­pla­yÉf eso –, pe­ro no el de Cal­ce­do­nia de 451. En él se re­co­no­ció la do­ble na­tu­ra­le­za de Je­sús, una hu­ma­na y otra di­vi­na. ¿Có­mo es la li­tur­gia de la igle­sia Te­wahe­do?

Se ca­rac­te­ri­za por la va­rie­dad. La li­tur­gia más an­ti­gua se atri­bu­ye a san Atanasio de Ale­jan­dría (si­glos III-IV),pe­ro tam­bién es­tá la ma­ria­na.El culto etío­pe,ade­más,ha man­te­ni­do in­tac­tas mu­chas cos­tum­bres ju­días. De he­cho, ca­da igle­sia con­ser­va una co­pia en mi­nia­tu­ra de las Ta­blas de la Ley y del Ar­ca de la Alian­za (Ta­bot), ex­hi­bi­das en pro­ce­sión du­ran­te las prin­ci­pa­les fies­tas del año.El ayuno si­gue las dis­po­si­cio­nes he­breas, así co­mo la pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos. Tam­bién se qui­tan el cal­za­do cuan­do en­tran en la igle­sia. Sus ri­tos son ex­tre­ma­da­men­te lar­gos, de­bi­do a que be­ben en las fuen­tes de la tra­di­ción mo­nás­ti­ca de de­sier­to, un pe­rio­do que co­rres­pon­de­ría a nues­tro Re­na­ci­mien­to. La li­tur­gia es­tá sal­pi­ca­da de can­cio­nes y bai­les que se al­ter­nan con otros mo­men­tos de lec­tu­ras y ora­ción. ¿Pue­de afir­mar­se real­men­te que exis­tió una es­tre­cha re­la­ción en­tre Etio­pía y Tie­rra San­ta?

Sí, sí, por su­pues­to. Bas­ta pen­sar que, por ejem­plo, el rey La­li­be­la, ya en el si­glo XII, cons­tru­yó la ciu­dad con el ob­je­to de dar a sus súb­di­tos su pro­pia Jerusalén y evi­tar así que tu­vie­ran que peregrinar has­ta allí.Y lue­go es­tá el en­cuen­tro en­tre la rei­na de Sa­ba y Sa­lo­món, rey de Jerusalén.Y cla­ro, la his­to­ria del Ar­ca de la Alian­za. ¿Por qué es úni­ca la igle­sia Te­wahe­do?

Lo es por­que es el úni­co ca­so que co­no­ce­mos de cris-

tia­nis­mo na­ti­vo afri­cano de tra­di­ción an­ti­gua y de­ri­va­ción apos­tó­li­ca di­rec­ta. Aun­que po­see re­mi­nis­cen­cias del ju­daís­mo, tie­ne su pro­pia tra­di­ción li­túr­gi­ca. ¿Es­tá en pe­li­gro hoy es­ta iden­ti­dad ?

En la re­gión de Ti­grai, no. En las igle­sias y mo­nas­te­rios de Axum, La­li­be­la, Gon­dar... to­da­vía se vi­ve la religión en su má­xi­ma ex­pre­sión. Pe­ro es cier­to que el is­lam se ex­pan­de ca­da vez más. Des­pués de mu­chos años, el pri­mer mi­nis­tro del país es por pri­me­ra vez mu­sul­mán, aun­que es­to no de­be­ría in­fluir de­ma­sia­do. Sí lo ha­cen los flu­jos mi­gra­to­rios, con la pre­sen­cia ca­da vez ma­yor de personas que pro­fe­san el is­lam, que es ya la se­gun­da religión en Etio­pía. ¿Qué es “En el co­ra­zón de la Cris­tian­dad”?

Es una obra fo­to­grá­fi­ca y an­tro­po­ló­gi­ca con la que quie­ro dar a co­no­cer una religión ca­si des­co­no­ci­da. Ha­bla­mos, co­mo de­cía an­tes, de una religión na­ti­va del África cen­tral, muy in­ten­sa, con mu­cha fuer­za. Es una religión cris­tia­na y ne­gra, con un arrai­go y una ver­dad co­mo no ha­bía co­no­ci­do nun­ca. La des­co­ne­xión del país de las prin­ci­pa­les vías co­mer­cia­les y de in­ter­cam­bio con el oes­te du­ran­te si­glos la ha con­ser­va­do co­mo una ra­re­za, pe­ro los cambios que se es­tán pro­du­cien­do a ni­vel eco­nó­mi­co y co­mer­cial, con una pre­sen­cia oc­ci­den­tal y de Chi­na ca­da vez más in­ten­sa, su­po­nen un re­to. ¿Có­mo ha si­do su tra­ba­jo?

Du­ran­te tres años he es­ta­do tra­ba­jan­do en la re­gión de Ti­grai, lo que me ha per­mi­ti­do un co­no­ci­mien­to que va más allá de la sim­ple des­crip­ción de los ri­tos re­li­gio­sos. Al vol­ver una y otra vez a los mis­mos lu­ga­res he po­di­do cons­truir la­zos afec­ti­vos con la po­bla­ción lo­cal, lo que ha da­do a mi tra­ba­jo una di­men­sión más íntima y real. Mis fo­to­gra­fías bus­can do­cu­men­tar la be­lle­za in­trín­se­ca de la igle­sia Te­wahe­do, al tiem­po que des­cu­bre una religión que pue­de y quie­re coe­xis­tir pa­cí­fi­ca­men­te con otras re­li­gio­nes y co­nec­ta al pue­blo etío­pe con sus raí­ces his­tó­ri­cas.

Una cruz de ma­de­ra domina la ciu­dad de Axum. La le­yen­da se­ña­la es­ta lo­ca­li­dad co­mo el lu­gar don­de Me­le­nik, pri­mer em­pe­ra­dor de Etio­pía e hi­jo del rey Sa­lo­món y la rei­na de Sa­ba, tra­jo el Ar­ca de la Alian­za des­de Jerusalén.

FAUS­TO PO­DA­VI­NI FO­TÓ­GRA­FO Na­ci­do en Ro­ma, Po­da­vi­ni es un maestro del fo­to­rre­por­ta­je y la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal. Sen­si­bi­li­za­do con la cau­sa de los más des­fa­vo­re­ci­dos, ha rea­li­za­do in­for­mes do­cu­men­ta­les pa­ra ONG’s en Ita­lia, Pe­rú, Ke­nia y Etio­pía. Ha ob­te­ni­do nu­me­ro­sos pre­mios in­ter­na­cio­na­les, co­mo el MIFA 2014, el Gol­den­ca­me­ra In­ter­na­tio­nal Photo Awards 2015, el World Press Photo y el Kol­ga TBILISI PHOTO.

Des­de el ama­ne­cer, los fie­les en­cien­den ve­las en el san­tua­rio de san Mi­guel, a po­cos ki­ló­me­tros de Axum, pa­ra ce­le­brar su fes­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.