ICONO

Geo - - SUMARIO -

An­tón Ché­jov

Sal­dar una deu­da. Es­ta fue la ex­cu­sa que uti­li­zó el es­cri­tor ru­so An­tón Ché­jov (1860-1904) pa­ra jus­ti­fi­car su idea de via­jar a Sa­ja­lín, una enor­me is­la si­tua­da en aguas del Pa­cí­fi­co, al nor­te de Ja­pón, que al­ber­ga­ba en­ton­ces una co­lo­nia pe­ni­ten­cia­ria del ré­gi­men za­ris­ta don­de per­ma­ne­ce­ría tres me­ses y tres días vi­si­tan­do sus cár­ce­les y sus co­lo­nias. Ché­jov, que en aquel pri­mer año de la dé­ca­da de 1890 mos­tra­ba ya los sín­to­mas de la tu­bercu­losis que ter­mi­na­ría por lle­var­le a la tum­ba, tu­vo que su­pe­rar an­tes de par­tir la opo­si­ción tan­to de su fa­mi­lia co­mo de su editor, que lo con­si­de­ra­ban una au­tén­ti­ca lo­cu­ra. Y lo era, má­xi­me pa­ra un au­tor de éxi­to que ha­bía re­ci­bi­do el pre­mio Push­kin ape­nas dos años an­tes. Las ra­zo­nes del via­je son, por tan­to, con­tro­ver­ti­das, y aun­que exis­ten va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes al res­pec­to, la cau­sa más acep­ta­da es que, in­flui­do por la muer­te ines­pe­ra­da de su her­mano Ni­ko­lái, el es­cri­tor con­si­de­ró aquel “via­je al in­fierno” la me­jor for­ma de sal­dar la deu­da que creía ha­ber con­traí­do con la me­di­ci­na, pro­fe­sión que ejer­cía des­de 1884. Tam­bién de­bió de in­fluir su co­no­ci­do re­cha­zo a es­tar mu­cho tiem­po en un mis­mo lu­gar. Ché­jov via­jó a la is­la con­ven­ci­do del in­te­rés so­cial de su mi­sión, pues con­si­de­ra­ba que se tra­ta­ba “del úni­co lu­gar don­de pue­de es­tu­diar­se la co­lo­ni­za­ción por par­te de delincuentes”. El libro, que fue cen­su­ra­do y no se pu­bli­có ín­te­gra­men­te has­ta 1895 –los pri­me­ros 19 ca­pí­tu­los ha­bían apa­re­ci­do pre­via­men­te en la re­vis­ta El pen­sa­mien­to ru­so–, es­tá con­si­de­ra­do co­mo el pri­mer re­por­ta­je so­bre un pre­si­dio rea­li­za­do con los cri­te­rios mo­der­nos de ob­je­ti­vi­dad.Con Me­mo­rias de la ca­sa muer­ta – tex­to de Dos­toievs­ki que ad­mi­ra­ba pro­fun­da­men­te– co­mo re­fe­ren­cia inal­can­za­ble, Ché­jov em­pren­dió una ver­da­de­ra in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, de una mi­nu­cio­si­dad y eru­di­ción en oca­sio­nes exas­pe­ran­tes, que cul­mi­nó en La is­la de Sa­ja­lín, la obra a la que el au­tor, maestro del re­la­to breve y uno de los gran­des re­fe­ren­tes de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, de­di­có más es­fuer­zo y tiem­po que a nin­gu­na otra de las que es­cri­bió. Co­mo re­sul­ta­do de su pu­bli­ca­ción, la vi­da de los con­de­na­dos me­jo­ró sus­tan­cial­men­te y las prác­ti­cas más bru­ta­les fue­ron erra­di­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.