Las es­pe­cias: cuan­do Orien­te ten­tó a Eu­ro­pa

Geo - - GUSTO DE GEO -

Du­ran­te mi­les de años la avi­dez de es­pe­cias trans­for­mó las re­la­cio­nes en­tre el vie­jo continente y Asia. Hoy, cuan­do el gran co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, el que pro­du­ce pin­gües be­ne­fi­cios, se de­di­ca, so­bre to­do, a las ar­mas, las dro­gas y el pe­tró­leo, nos re­sul­ta bas­tan­te in­só­li­to, e in­clu­so in­com­pren­si­ble, cons­ta­tar la ar­dua y en oca­sio­nes be­li­ge­ran­te com­pe­ti­ción que en­ta­bla­ron las po­ten­cias ma­rí­ti­mas eu­ro­peas, du­ran­te las dé­ca­das de fi­na­les del si­glo XV y prin­ci­pios del XVI, por con­se­guir es­tas sus­tan­cias ve­ge­ta­les de aro­ma y sa­bor in­ten­sos, y ha­cer­se con su mer­ca­do.

Es­ta im­pa­ra­ble ca­rre­ra, es­ta vo­raz lu­cha por la ca­ne­la, el cla­vo, la pi­mien­ta, el jen­gi­bre, la nuez mos­ca­da y el ma­cis con­tri­bu­yó en par­te a con­fi­gu­rar los Im­pe­rios asiá­ti­cos de Por­tu­gal, In­gla­te­rra y Paí­ses Ba­jos; el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca por Cristóbal Co­lón se pro­du­jo co­mo con­se­cuen­cia de su in­ten­to de des­cu­brir una ru­ta alternativa ha­cia ellas, un tra­yec­to oc­ci­den­tal. Mu­chas for­tu­nas se hi­cie­ron gra­cias a las es­pe­cias, y otras tan­tas se per­die­ron por su cau­sa. Sus usos fue­ron muy di­ver­sos, ade­más de los ob­vios co­mo ade­re­zar y con­ser­var la co­mi­da: con­vo­car a los dio­ses, ex­pul­sar los de­mo­nios, ali­viar y cu­rar en­fer­me­da­des, pro­te­ger de la pes­te, reavi­var el de­seo se­xual, em­bal­sa­mar y en­te­rrar a los muer­tos, man­te­ner en buen es­ta­do los ca­dá­ve­res...

Ade­más, las es­pe­cias lle­ga­das de Orien­te pron­to em­pe­za­ron a ex­ha­lar sen­sua­li­dad y exo­tis­mo: aña­dían sus­tan­cia a las co­mi­das y pi­can­te en las al­co­bas, bro­ta­ban en una tie­rra si­mi­lar al pa­raí­so, eran si­nó­ni­mo de buen gus­to, dis­tin­ción y ri­que­za. Ali­men­ta­ban el imaginario orien­ta­lis­ta: dhows na­ve­gan­do por ma­res tro­pi­ca­les, ba­za­res orien­ta­les, ca­ra­va­nas ára­bes por el de­sier­to, ban­que­tes lu­ju­rio­sos en el ha­rén.

De to­dos es­tos te­mas di­ver­sos tra­ta el his­to­ria­dor aus­tra­liano Jack Tur­ner en su de­li­cio­so en­sa­yo Las es­pe­cias, his­to­ria de una ten­ta­ción. “To­do bro­tó del de­seo”, afir­ma en un libro que se cen­tra, so­bre to­do, en el ape­ti­to que ali­men­tó el co­mer­cio de las es­pe­cias y re­pa­sa la mitología y la li­te­ra­tu­ra que pro­du­jo es­te de­seo des­de la An­ti­güe­dad has­ta la con­quis­ta de Amé­ri­ca.“¿Por qué eran tan atrac­ti­vas es­tas sus­tan­cias, có­mo sur­gió, evo­lu­cio­nó y des­apa­re­ció ese atractivo?”, se plan­tea al co­men­zar el tex­to. Y con­clu­ye: “To­dos los gran­des acon­te­ci­mien­tos y tra­ge­dias ins­pi­ra­dos por las es­pe­cias, to­das las gue­rras, los via­jes, el he­roís­mo, la vio­len­cia y la fu­ti­li­dad tu­vie­ron su in­tan­gi­ble ori­gen en las emo­cio­nes de las personas, en sus sen­ti­mien­tos, en sus im­pre­sio­nes y en su ac­ti­tud an­te las es­pe­cias”.

Sa­bo­res mi­gra­to­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.