Is­lan­dia: fren­te a la dis­yun­ti­va... tu­rís­ti­ca

Geo - - EDITORIAL - JU­LIÁN DUE­ÑAS DI­REC­TOR DE GEO

Cues­ta creer­lo, pe­ro mu­chas ve­ces un desas­tre natural sir­ve pa­ra, en­tre otras co­sas, po­ner un lu­gar en el ma­pa. A Is­lan­dia le pa­só, y hoy vi­ve en bue­na par­te de ello. Fue en 2010, cuan­do la erup­ción del vol­cán de nom­bre im­pro­nun­cia­ble, el Ey­jaf­jall­jö­kull, pro­vo­có una nu­be de ce­ni­zas de tal mag­ni­tud que pa­ra­li­zó los cie­los de Eu­ro­pa –a mí me de­jo ocho días va­ra­do en Ham­bur­go–. Los islandeses, que vie­ron aque­llo co­mo una cuen­ta más en el ro­sa­rio de pe­na­li­da­des que pa­de­cían des­de 2008, cuan­do el país se hun­dió en una cri­sis eco­nó­mi­ca bru­tal, to­ma­ron ai­re y mo­di­fi­ca­ron la pers­pec­ti­va.

Fie­les al tó­pi­co, ha­cien­do vir­tud de la ne­ce­si­dad, des­cu­brie­ron en su des­gra­cia una opor­tu­ni­dad. Así, el go­bierno y el sec­tor pri­va­do unie­ron fuer­zas pa­ra po­ner en mar­cha una cam­pa­ña tu­rís­ti­ca sin pre­ce­den­tes. Apro­ve­chan­do su pre­sen­cia en los no­ti­cia­rios de me­dio mun­do, lan­za­ron Ins­pi­red by Ice­land (Ins­pi­ra­dos por Is­lan­dia), un es­lo­gan tu­rís­ti­co que de­be­ría con­ver­tir­se, si no lo es ya, en ca­so de es­tu­dio pa­ra las es­cue­las de ne­go­cio.

El éxi­to fue in­me­dia­to: lo que se su­po­nía se­ría una re­duc­ción de ca­si el 20 % en las cifras de vi­si­tan­tes, no lle­gó al 3 %. Los pro­nós­ti­cos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo au­gu­ra­ban en­ton­ces pa­ra Is­lan­dia un cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co cer­cano al 8% anual. De ser así, el país alcanzaría el mi­llón de vi­si­tan­tes en 2018. Cra­so error: en 2014 la ci­fra apun­ta­da era una reali­dad y la ta­sa in­ter­anual su­pe­ra­ba el 20 %. En 2017 fue­ron dos mi­llo­nes, y el tu­ris­mo se con­ver­tía en el sec­tor eco­nó­mi­co más pu­jan­te (hoy re­pre­sen­ta el 40 % del to­tal, fren­te al 10 % que su­po­nía an­tes de la cri­sis).

Es cier­to que no to­do fue pro­duc­to de la ha­bi­li­dad de unos go­ber­nan­tes y de una fra­se acer­ta­da. Co­mo en las gran­des tor­men­tas per­fec­tas, con­flu­ye­ron va­rias cir­cuns­tan­cias. La de­va­lua­ción dra­má­ti­ca de la co­ro­na is­lan­de­sa, –la mo­ne­da del país se hun­dió tras la cri­sis ban­ca­ria ca­si un 70 %–, fue fun­da­men­tal. El aba­ra­ta­mien­to de los cos­tes de los bi­lle­tes de avión, nor­mal­men­te a pre­cios im­po­si­bles, pu­so el des­tino al al­can­ce de ca­si to­do el mun­do.

Has­ta aquí la par­te bue­na. To­do mi­la­gro, tu­rís­ti­co o no, tie­ne su zo­na de gri­ses. En Is­lan­dia se lla­ma bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y co­lap­so sa­ni­ta­rio. La lle­ga­da ma­si­va de tu­ris­tas ha pro­vo­ca­do que los pre­cios de com­pra y al­qui­ler de vi­vien­das se dis­pa­ren, en par­te por­que mu­chas de ellas se han con­ver­ti­do en apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos. A eso se su­ma la sa­tu­ra­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio, blo­quea­do por la lle­ga­da de los gran­des cru­ce­ros y los ac­ci­den­tes de trá­fi­co pro­ta­go­ni­za­dos por ex­tran­je­ros, un mal que va ca­mino de con­ver­tir­se en en­dé­mi­co en es­tas la­ti­tu­des.

Así las co­sas, con una pre­vi­sión de 2,4 mi­llo­nes de tu­ris­tas pa­ra es­te año, Is­lan­dia ha di­cho bas­ta an­te el te­mor –real– a mo­rir de éxi­to. Se im­po­ne la ra­cio­na­li­za­ción. El go­bierno es­tu­dia me­di­das pa­ra re­du­cir la ta­sa de cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co y, con ello, lo­grar una me­jor dis­tri­bu­ción de los vi­si­tan­tes, ha­bi­da cuen­ta de que la ma­yo­ría se con­cen­tra ca­si siem­pre en las mis­mas zo­nas, mu­chas de ellas po­pu­la­ri­za­das por pe­lí­cu­las y se­ries te­le­vi­si­vas. El in­cre­men­to de los pre­cios tam­bién tie­ne bue­na par­te de cul­pa en la an­sia­da ra­len­ti­za­ción, ha­cien­do que lo que has­ta ayer era, sino ba­ra­to, sí al me­nos ase­qui­ble, em­pie­ce hoy a re­sul­tar inal­can­za­ble pa­ra el vi­si­tan­te me­dio.

Mien­tras se dis­per­san las ce­ni­zas de es­ta gran erup­ción eco­nó­mi­ca, el sec­tor tu­rís­ti­co is­lan­dés sus­ten­ta su bo­nan­za en el in­cre­men­to del nú­me­ro de tu­ris­tas, al tiem­po que con­tem­pla con preo­cu­pa­ción un pro­gre­si­vo des­cen­so en los már­ge­nes de be­ne­fi­cio. El desafío que tie­ne fren­te a sí es ges­tio­nar am­bos. Com­ple­jo, pe­ro ben­di­to desafío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.