DES­CU­BIER­TA

Por es­ta an­ti­gua pis­ta ca­ra­va­ne­ra pa­sa­ron mer­ca­de­res, pe­re­gri­nos y sol­da­dos du­ran­te 27 si­glos. En la ac­tua­li­dad, rea­li­zar es­te iti­ne­ra­rio de nor­te a sur es la me­jor for­ma de dis­fru­tar de la ex­tra­or­di­na­ria di­ver­si­dad cul­tu­ral del reino.

Geo - - SUMARIO - POR JEANYVES DURAND TEX­TO Y SERGE SIBERT FOTOS

Jor­da­nia: Por la ru­ta de los Re­yes

Una an­ti­gua ru­ta ca­ra­va­ne­ra que atra­vie­sa el país des­de las rui­nas de Umm Qais, en el nor­te, has­ta Wa­di Rum, en el sur, es hoy la Ca­rre­te­ra 35, cu­yo tra­za­do aden­tra en la his­to­ria jor­da­na más an­ti­gua.

El sol se po­ne por las rui­nas de Gá­da­ra. La an­ti­gua ciu­dad, –lla­ma­da en la ac­tua­li­dad Umm Qais–, en­ca­ra­ma­da en una es­car­pa­du­ra de la fron­te­ra nor­te de Jor­da­nia, vi­gi­la una zo­na en la que reina la ten­sión. Aba­jo, el fron­te­ri­zo río Yar­muk ser­pen­tea al pie de la me­se­ta del Go­lán, un te­rri­to­rio si­rio que Is­rael se ane­xio­nó en 1981. Más allá bri­lla el la­go Ti­be­ria­des y en el sur, el va­lle del Jor­dán se hun­de en la som­bra.

A pe­sar del con­flic­to is­rae­lo-pa­les­tino que sa­cu­de la re­gión, en Gá­da­ra se res­pi­ra paz. La luz del cre­púscu­lo cu­bre de oro las gra­das del an­ti­guo tea­tro ro­mano y las co­lum­nas que bor­dean el de­cu­mano, su ca­lle prin­ci­pal. Tres va­cas pa­cen la hier­ba que cre­ce en­tre las lo­sas, lo que le da el to­que fi­nal al am­bien­te bí­bli­co de la es­ce­na. Ade­más, los Evan­ge­lios men­cio­nan el “país de los ga­da­re­nos”, don­de ha­bría es­ta­do Je­sús pa­ra con­ver­tir a nu­me­ro­sos dis­cí­pu­los. Gá­da­ra tam­bién se men­cio­na en los re­la­tos del Éxo­do co­mo una de las ciu­da­des del Ca­mino de los Re­yes don­de, al sa­lir de Egip­to, hi­zo es­ca­la el pue­blo ju­dío. Es­ta ru­ta per­mi­tía sur­car los tres reinos que pros­pe­ra­ron en el te­rri­to­rio de la ac­tual Jor­da­nia (Edom, Moab y Amón). Los he­breos pen­sa­ban se­guir­la pa­ra al­can­zar la Tie­rra Pro­me­ti­da, aun­que al fi­nal tu­vie­ron que dar dis­tin­tos ro­deos. Pa­ra el via­je­ro ac­tual, atra­ve­sar Jor­da­nia de nor­te a sur si­guien­do la ac­tual ca­rre­te­ra 35 equi­va­le a via­jar por la his­to­ria.

Es­ta fran­ja de as­fal­to se ex­tien­de 400 ki­ló­me­tros des­de el ex­tre­mo nor­te del país, cer­ca de la ciu­dad de Ir­bid, has­ta las puer­tas del de­sier­to, 50 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de la ciu­dad de Ma’an. Pa­ra unir los dos ex­tre­mos, la ca­rre­te­ra tie­ne que atra­ve­sar dos ca­de­nas mon­ta­ño­sas y al­tas me­se­tas (Ga­laad y Aba­rim). Una su­ce­sión de ca­ño­nes, pi­cos des­gas­ta­dos y du­nas de are­na con­vier­te el iti­ne­ra­rio en el más pa­no­rá­mi­co del país. Los jor--

El ca­mino es un eje mí­ti­co, co­mo un gran li­bro abier­to ha­cia un le­jano pa­sa­do

da­nos es­tán muy ape­ga­dos a es­tas al­tu­ras po­co tu­rís­ti­cas don­de re­si­den pas­to­res se­mi­nó­ma­das y agri­cul­to­res que se con­cen­tran en al­deas que per­pe­túan las tra­di­cio­nes y es­ti­los de vi­da ru­ra­les. Pe­ro pa­ra el via­je­ro, el Ca­mino de los Re­yes es co­mo un li­bro abier­to so­bre el le­jano pa­sa­do de la re­gión. La prin­ci­pal pis­ta ca­ra­va­ne­ra en­tre Egip­to y Si­ria fa­ci­li­ta­ba el co­mer­cio de co­bre, bron­ce, ce­rá­mi­ca, ce­ba­da, tri­go, acei­tu­nas, ga­na­do... Otros ca­mi­nos, co­mo el pro­ce­den­te del ac­tual Ye­men pa­ra el trans­por­te de oro, in­cien­so y mi­rra, desem­bo­ca­ban en la pis­ta. Por eso tam­bién se la lla­ma el Ca­mino del Rey, en alu­sión a uno de los Re­yes Ma­gos de Orien­te –la le­yen­da no es­pe­ci­fi­ca cuál de ellos– que le ofre­ció es­tos va­lio­sos pro­duc­tos al ni­ño Je­sús. En La Rou­te du Roi, le vo­ya­ge en Jor­da­nie («La ru­ta del rey, el via­je a Jor­da­nia», en la edi­to­rial fran­ce­sa Alp­hée, 1966), el es­cri­tor Guy Ra­chet, un apa­sio­na­do de la arqueología, men­cio­na lu­ga­res de es­ta red de pis­tas que ya fue­ron ocu­pa­dos a par­tir del oc­ta­vo mi­le­nio an­tes de nues­tra era. Hay hue­llas que “de­mues­tran la exis­ten­cia de un co­mer­cio com­ple­jo y le­jano: ob­je­tos y he­rra­mien­tas de ob­si­dia­na im­por­ta­da de Tur­quía, tur­que­sa del Si­naí, cau­ries pro­ce­den­tes del Me­di­te­rrá­neo y que ser­vían pa­ra de­co­rar co­lla­res...” Es­te co­mer­cio ca­ra­va­ne­ro per­du­ró has­ta fi­na­les del si­glo XIX. Pe­ro el Ca­mino de los Re­yes tam­bién fue uti­li­za­do por los pe­re­gri­nos cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes. Y por sol­da­dos de múl­ti­ples pro­ce­den­cias: egip­cios, per­sas, na­ba­teos, grie­gos, ro­ma­nos, cru­za­dos, ára­bes. To­dos de­ja­ron hue­lla de sus ci­vi­li­za­cio­nes.

Acei­tu­nas, li­mo­nes, ver­du­ras... La re­gión de Ge­ra­sa es el jar­dín de Jor­da­nia

Al ini­ciar nues­tro pe­ri­plo en Gá­da­ra des­cu­bri­re­mos el pa­sa­do gre­co­rro­mano de Jor­da­nia. La an­ti­gua ciu­dad for­ma­ba par­te de la De­cá­po­lis, un gru­po de diez ciu­da­des fun­da­das por co­lo­nos grie­gos y ma­ce­do­nios ha­cia el si­glo IV a. C. y con­quis­ta­das por los ro­ma­nos en el si­glo I a. C. 65 ki­ló­me­tros más al sur, lle­ga­re­mos a las rui­nas de Ge­ra­sa, otra ciu­dad per­te­ne­cien­te a la De­cá­po­lis. Con­ser va dos an­ti­guos tea­tros que aún aco­gen representaciones, un ar­co de triun­fo en ho­nor a Adriano per­fec­ta­men­te res­tau­ra­do... Aun­que sea con­ti­gua a la ac­tual Je­rash, la an­ti­gua ciu­dad es­tá tan bien con­ser­va­da que es fá­cil ima­gi­nar la vi­da co­ti­dia­na de los 20.000 ha­bi­tan­tes que lle­ga­ron a vi­vir en ella en su apo­geo: los ar­te­sa­nos que tra­ba­ja­ban en los ta­lle­res del car­do prin­ci­pal ( Car­dus Ma­xi­mus), una ave­ni­da de 800 me­tros de lon­gi­tud bor­dea­da por 200 co­lum­nas; los edi­les reuni­dos en la pla­za Oval, el ma­yor fo­ro del Im­pe­rio ro­mano; los fie­les su­bien­do los es­ca­lo­nes gi­gan­tes de los tem­plos de Zeus y

Ar­te­mi­sa... Ge­ra­sa le de­bió su fas­to, al me­nos en par­te, a la fer­ti­li­dad de sus cam­pos, y aún hoy en día, se si­gue lla­man­do el jar­dín de Jor­da­nia.

La ca­rre­te­ra 35 se abre pa­so en­tre co­li­nas cu­bier­tas de pi­nos y va­lles re­ple­tos de vi­ñe­dos, huer­tas y cul­ti­vos hor­tí­co­las. En las in­me­dia­cio­nes de Ge­ra­sa, Na­jeh Go­ga­zi y sus obre­ros se ocu­pan de los oli­vos va­rias ve­ces cen­te­na­rios. “Tra­ba­ja­mos du­ran­te to­do el año”, se alegra es­te hom­bre de 43 años. “Des­de me­dia­dos de oc­tu­bre has­ta me­dia­dos de di­ciem­bre, re­co­ge­mos acei­tu­nas. Y du­ran­te el res­to del año, re­co­ge­mos hi­gos y li­mo­nes en los mu­ni­ci­pios de los al­re­de­do­res, y na­ran­jas y ver­du­ras un po­co más aba­jo, en el Va­lle del Jor­dán.”

A 50 ki­ló­me­tros más al sur, el pai­sa­je cam­bia ra­di­cal­men­te. Es una re­gión de al­tas me­se­tas don­de co­rren pro­fun­dos ua­dis. El pri- me­ro con el que nos to­pa­re­mos es el ua­di Shu’aib. La ca­rre­te­ra des­cien­de rá­pi­da­men­te bor­dean­do pa­re­des des­nu­das si no fue­ra por la pre­sen­cia de al­gún que otro oli­vo. Una úl­ti­ma cur va an­tes de que apa­rez­ca el mar Muer­to. En ape­nas quin­ce ki­ló­me­tros, he­mos pa­sa­do de es­tar de 200 me­tros de al­ti­tud a 429 me­tros ba­jo el ni­vel del mar. Es el pun­to más ba­jo de la Tie­rra. Las cos­tras de sal que se amon­to­nan en las ori­llas mues­tran la len­ta ago­nía del la­go sa­la­do: el ex­ce­si­vo bom­beo del río Jor­dán que lo ali­men­ta y los es­tan­ques de eva­po­ra­ción en los que se ex­trae fos­fa­to ha­cen que su ni­vel ba­je ca­da año en 1,50 me­tros. Pe­ro por aho­ra los jor­da­nos si­guen apro­ve­chan­do sus aguas.

Hoy es vier­nes, el día fes­ti­vo de los jor­da­nos que acu­den en ma­sa a las es­ca­sas pla­yas gra­tui­tas, cer­ca de la lu­jo­sa es­ta­ción ter­mal de Su­wei­mah. Na­die pien­sa en flo­tar en el agua, co­mo sue­len ha­cer los tu­ris­tas ex­tran­je­ros en es­tas aguas seis ve­ces más sa­la­das que las de los de­más ma­res. Los lu­ga­re­ños cha­po­tean en la ori­lla –las mu­je­res lo ha­cen to­tal­men­te ves­ti­das– y ha­cen co­mi­das cam­pes­tres al abri­go del sol, en ba­res pla­ye­ros con te­chos cu­bier­tos con ho­jas de pal­me­ra tren­za­das. Pa­ra la ora­ción, al­gu­nos des­plie­gan al­fom­bras pa­ra in­vo­car a Alá. Pe­ro a nue­ve ki­ló­me­tros de ahí, en Al-Magh­tas, son los cris­tia­nos quie­nes acu­den en ma­sa. El Evan­ge­lio de Juan si­túa por es­tos la­res Be­ta­nia, don­de Juan bau­ti­zó a Je­sús en el Jor­dán. Unas ex­ca­va­cio­nes lle­va­das a ca­bo en 1994 han per­mi­ti­do des­cu­brir rui­nas de igle­sias y fuen­tes bau­tis­ma­les que se re­mon­tan a los si­glos III y IV. Y en 1999, el Va­ti­cano lo re­co­no­ció co­mo el lu­gar don­de Je­sús fue bau­ti­za­do. En 2015, la Unes­co lo ins­cri­bió en la Lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial. Pe­ro Is­rael si­gue af ir man­do que es e no es el lu­gar co­rrec­to y que es­tá jus­to en­fren­te, en Qasr el Yahud, en la mar­gen opues­ta del río, en la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da. Y aun­que los ar­queó­lo­gos no han po­di­do des­cu­brir nin­gún ves­ti­gio, unos 400.000 tu­ris­tas y pe­re­gri­nos acu­den ca­da año, lo que su­po­ne unos in­gre­sos de di­vi­sas na­da des­de­ña­bles.

Los pe­re­gri­nos, vis­tien­do to­gas blan­cas, se su­mer­gen en las aguas fan­go­sas

A día de hoy, Al-Magh­tas re­ci­be cua­tro ve­ces me­nos vi­si­tan­tes que el lu­gar is­rae­lí, de­bi­do so­bre to­do a la es­ca­sez de lu­ga­res de cul­to y alo­ja­mien­tos. Así las co­sas, las au­to­ri­da­des jor­da­nas es­tán con­ce­dien­do ge­ne­ro­sa­men­te par­ce­las a las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. Y unas diez nue­vas igle­sias (ca­tó­li­cas, cop­tas, grie­gas or­to­do­xas y ru­sas or­to­do­xas...) ya han si­do eri­gi­das. Las már­ge­nes del Jor­dán pre­sen­tan una ima­gen aún más sor­pren­den­te: del la­do is­rae­lí, un im­pe­ca­ble mue­lle de si­lla­res; del la­do jor­dano, una sim­ple pla­ta­for­ma de ma­de­ra. ¡Y en me­dio del río, de me­nos de diez me­tros de an­chu­ra, so­lo hay una lí­nea de flo­ta­do­res que ha­ce de fron­te­ra! Los pe­re­gri­nos de am­bas ori­llas, vis­tien­do to­gas blan­cas, se su­mer­gen en las aguas fan­go­sas, en una mez­cla de fer vor y ver­be­na. Chi­nos fil­man­do su in­mer­sión con sus cá­ma­ras GoP­ro, ru­sos sien­do bau­ti­za­dos por un po­pe, me­xi­ca­nos que en­to­nan cán­ti­cos, fi­li­pi­nos re­si­den­tes en Los Án­ge­les que re­zan al­re­de­dor de su sa­cer­do­te, in­dias con sa­ris que se ro­cían con bo­te­llas de agua ben­di­ta...

La ma­yo­ría de es­tos fie­les tam­bién vi­si­ta­rán los de­más lu­ga­res bí­bli­cos del Ca­mino de los Re­yes. Co­mo el Mon­te Ne­bo, 26 ki­ló­me­tros más al es­te, des­de don­de Moi­sés ha­bría con­tem­pla­do la Tie­rra Pro­me­ti­da an­tes de mo­rir. De he­cho, es­te mon­te, que al­can­za los 817 me­tros de al­ti­tud, ofre­ce unas ex­tra­or­di­na­rias vis­tas del mar Muer­to, los mon­tes de Ju­dea, el oa­sis de Je­ri­có y las al­tu­ras de Jerusalén. Tam­bién al­ber­ga las rui­nas de una ba­sí­li­ca del si­glo IV que con­ser­va emo­ti­vos mo­sai­cos con es­ce­nas pas­to­ri­les y de ca­za. Ma­da­ba, el cri­sol jor­dano del ar­te del mo­sai­co, se en­cuen­tra si­tua­do a so­lo diez ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Sus do­ce igle­sias bi­zan­ti­nas con­ser­van mu­chos sue­los de mo­sai­cos. Y la ciu­dad si­gue al­ber­gan­do una im­por­tan­te co­mu­ni­dad cris­tia­na –la ma­yor del país–, da­do que re­pre­sen­ta un ter­cio de sus 86.000 ha­bi­tan­tes.

Un nu­tri­do gru­po de jo­ven­ci­tas se dis­per­sa por el pa­tio del cen­tro de es­tu­dios se­cun­da­rios, di­ri­gi­do por la igle­sia de San Juan Bau­tis­ta. Mu­chas lle­van ve­lo. “Los mu­sul­ma­nes sa­ben que tra­ta­mos a sus hi­jos con res­pe­to”, nos ex­pli­ca el pa­dre Pe­tros Hi­ja­zis, de 39 años. “Aco­ge­mos a unos 500 alum­nos de to­das las con­fe­sio­nes. Las co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas se lle­van bien en­tre ellas.” El cu­ra se­ña­la que aquí cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes per­te­ne­cen a la tri­bu Hi­ya­zi. Y aña­de: “Nues­tros an­te­pa­sa­dos eran be­dui­nos que prac­ti­ca­ban el no­ma­dis­mo en la re­gión de Hi­yaz en Ara­bia, y fue­ron evan­ge­li­za­dos a par­tir del si­glo IV. Cuan­do lle­ga­ron a Jor­da­nia en los si­glos si­guien­tes, una par­te con­ser­vó su fe cris­tia­na mien­tras que los de­más se con­vir­tie­ron al is­lam.”

Abu Mu­sa, un miem­bro de la tri­bu Jaha­lin, es ori­gi­na­rio de Pa­les­ti­na. Vi­gi­la sus ca­bras des­de su tien­da que plan­tó en el bor­de del Ca­mino de los Re­yes, al sur de Ma­da­ba. Es­te pastor de 58 años ya no prac­ti­ca el no­ma­dis­mo de lar­ga du­ra­ción de sus an­te­pa­sa­dos. Su tras­hu­man­cia anual se li­mi­ta a un ida y vuel­ta de unas po­cas de­ce­nas de ki­ló­me­tros. “En no­viem­bre, ba­jo con mi re­ba­ño has­ta los va­lles en bus­ca de ca­lor, y a ve­ces lle­go has­ta el mar Muer­to. Y a par­tir de fe­bre­ro, em­pie­zo el via­je de vuel­ta pa­ra lle­gar a las al­tu­ras ha­cia abril, cuan­do la hier­ba ya ha vuel­to a cre­cer.”

En Ma­da­ba, cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes per­te­ne­cen a la mis­ma tri­bu

Pa­ra mu­chos be­dui­nos de Jor­da­nia, se ha es­tre­cha­do el ho­ri­zon­te. Se­gún el úl­ti­mo cen­so na­cio­nal de 2015, el 98% de los 6,6 mi­llo­nes de jor­da­nos de ori­gen (a los que hay que aña­dir tres mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, prin­ci­pal­men­te ira­quíes, si­rios y pa­les­ti­nos) de­cla­ra­ron te­ner as­cen­den­cia be­dui­na. Pe­ro la ma­yo­ría ya vi­ve en ciu­da­des y pue­blos. Ape­nas el 10% de los be­dui­nos “de­cla­ra­dos” son se­mi­nó­ma­das, al igual que Abu Mu­sa. Y so­lo el 0,75% de ellos prac­ti­ca to­da­vía el ver­da­de­ro no­ma­dis­mo.

Es­ta si­tua­ción vie­ne da­da por las po­lí­ti­cas lle­va­das a ca­bo por el go­bierno a par­tir de los años ochen­ta pa­ra con­tro­lar a un pue­blo con­si­de­ra­do muy po­co dó­cil. Y tam­bién por el de­seo de los be­dui­nos de dis­fru­tar de la co­mo­di­dad de una ca­sa y los ser­vi­cios pú­bli­cos: es­cue­las, hos­pi­ta­les...

Gra­cias a los mi­cro­cré­di­tos, las be­dui­nas se es­tán eman­ci­pan­do

En las tri­bus nó­ma­das se­mi­se­den­ta­ri­za­das, las mu­je­res de­pen­dían tra­di­cio­nal­men­te de sus ma­ri­dos. Pe­ro des­de ha­ce unas tres dé­ca­das, va­rias ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Noor Al Hus­sein Foun­da­tion, crea­da en 1979 por la reina Noor, o la Queen Ra­nia Foun­da­tion, ba­jo los aus­pi­cios de la reina ac­tual, las es­tán ayu­dan­do a eman­ci­par­se me­dian­te mi­cro­cré­di­tos y la for­ma­ción en ges­tión em­pre­sa­rial. En mu­chos de los pue­blos si­tua­dos en el Ca­mino de los Re­yes, las be­dui­nas di­ri­gen cen­tros de fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les (ce­rá­mi­cas, jo­yas, bor­da­dos, ob­je­tos de mim­bre...) o de es­pe­cia­li­da­des cu­li­na­rias he­chas a ba­se de hi­gos, acei­tu­nas, hier­bas aro­má­ti­cas…

Las mu­je­res de la tri­bu Ba­ni Ha­mi­da di­ri­gen así el cen­tro de Mu­ka­wir (35 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Ma­da­ba). Ven­den en par­ti­cu­lar al­fom­bras ki­lim (te­ji­das a mano) de la­na de ove­ja y de­co­ra­das con tra­di­cio­na­les mo­ti­vos geo­mé­tri­cos. “He­mos po­di­do sal­va­guar­dar un ar­te que co­rría el ries­go de des­apa­re­cer”, se alegra Ha­li­ma Al-Qay­deh, la di­rec­to­ra de 51 años.

Des­de su lan­za­mien­to en 1985, más de 1.600 mu­je­res han par­ti­ci­pa­do en el pro­yec­to. A día de hoy, unas 300 mu­je­res tra­ba­jan des­de ca­sa en ca­tor­ce pue­blos de los al­re­de­do­res. La ac­ti­vi­dad ha cam­bia­do con­si­de­ra­ble­men­te sus vi­das: pue­den en­viar a sus hi­jos a cur­sar es­tu­dios se­cun­da­rios y uni­ver­si­ta­rios, tie­nen in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y el re­co­no­ci­mien­to de su co­mu­ni­dad. Ha­li­ma les abrió el ca­mino. A la edad de 19 años, en­tró en la coope­ra­ti­va cuan­do se creó, con­si­guió el tí­tu­lo de ba­chi­lle­ra­to, y se mar­chó a Amán a

cur­sar es­tu­dios de ges­tión em­pre­sa­rial. Es­ta ma­dre de cua­tro hi­jos es tam­bién la pri­me­ra mu­jer de su pue­blo en sa­car­se el car­net de con­du­cir, y una de las seis mu­je­res del país en ha­ber si­do ele­gi­da pa­ra un con­se­jo mu­ni­ci­pal en las elec­cio­nes de 2013.

Al sur de Mu­ka­wir, las rui­nas hie­rá­ti­cas de las ciu­da­de­las de Al Ka­rak y Shaw­bak si­guen vi­gi­lan­do la ca­rre­te­ra 35. Los cru­za­dos las cons­tru­ye­ron en el si­glo XII pa­ra pro­te­ger los Es­ta­dos la­ti­nos de Orien­te con­tra las in­va­sio­nes ára­bes. En­tre am­bas for­ta­le­zas, hay unas 30 fa­cha­das de ca­li­za ama­ri­lla en­ca­ra­ma­das a una ro­ca: la al­dea de Da­na. “Du­ran­te si­glos, he­mos vi­vi­do aquí de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría”, se­ña­la uno de sus ha­bi­tan­tes, Isaac Gha­deer Al-Kwal­deh, de 40 años. “Pe­ro a par­tir de los años se­ten­ta, la al­dea fue aban­do­na­da por sus ha­bi­tan­tes, que se mu­da­ron a otra más nue­va, cons­trui­da en las in­me­dia­cio­nes de una fá­bri­ca de ce­men­to si­tua­da al bor­de de la ca­rre­te­ra.” Da­na ca­yó en rui­na. Gha­deer se mar­chó en 1995. Un año an­tes, se creó la Re­ser­va de la Bios­fe­ra de Da­na.

La So­cie­dad Real pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (RSCN), que se ocu­pa de los par­ques na­tu­ra­les jor­da­nos, les pro­pu­so en­ton­ces a los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de la al­dea que re­gre­sa­ran pa­ra de­di­car­se al eco­tu­ris­mo. Y al­gu­nos han abier­to pe­que­ños ho­te­les o res­tau­ran­tes. Otros tra­ba­jan de guías de trek­king o co­mo ar­te­sa­nos en ta­lle­res mon­ta­dos por la men­cio­na­da RSCN: Isaac Gha­deer di­ri­ge el que fa­bri­ca jo­yas de pla­ta. Un ter­cio de las ca­sas ya ha si­do res­tau­ra­do. “La mía aún no lo es­tá”, se la­men­ta. “Pe­ro voy du­ran­te las va­ca­cio­nes con mis hi­jos. Y les cuen­to có­mo era mi vi­da en aque­lla épo­ca. A ve­ces, sien­to la pre­sen­cia de mi pa­dre que des­can­sa aquí ba­jo tie­rra.”

Al­gu­nos pas­to­res re­gre­san a es­con­di­das y se ins­ta­lan en las cue­vas de Pe­tra

Al sur de Da­na, las al­tas me­se­tas van per­dien­do al­tu­ra pa­ra de­jar pa­so a una su­ce­sión de co­li­nas des­nu­das. En cam­bio, la tem­pe­ra­tu­ra va au­men­tan­do, da­do que el de­sier­to es­tá más cer­ca. Y el Ca­mino de los Re­yes desem­bo­ca en una gran hon­do­na­da sal­pi­ca­da de ro­cas. En el cen­tro, se al­za un enor­me ma­ci­zo de are­nis­ca de co­lor rosa anaran­ja­do: Ye­bel al-Khubt­ha. En el co­ra­zón de es­ta for­ta­le­za pé­trea, los na­ba­teos fun­da­ron Pe­tra, su ca­pi­tal.

Des­de el si­glo IV a. C. has­ta su to­ma por los ro­ma­nos en el año 106 de nues­tra era, la ciu­dad se en­ri­que­ció con el co­mer­cio ca­ra­va­ne­ro en­tre Egip­to, Si­ria y Ara­bia. Hoy en día, re­co­rrer sus ves­ti­gios es co­mo asis­tir a una bri­llan­te ópe­ra. Pa­ra em­pe­zar, una ca­mi-

Da­na, un pue­blo aban­do­na­do en los años se­ten­ta, es­tá re­na­cien­do gra­cias al eco­tu­ris­mo

na­ta de un ki­ló­me­tro y me­dio por el Siq, un es­tre­cho des­fi­la­de­ro cu­yas pa­re­des de co­lor ocre o ro­jo al­can­zan los 150 me­tros de al­tu­ra. Al fi­nal, es­te te­lón tor­na­so­la­do se abre a la fa­cha­da del Te­so­ro de Pe­tra, un mo­nu­men­tal se­pul­cro ta­lla­do en la ro­ca. Pe­ro so­lo se tra­ta del pri­mer ac­to de una se­rie de cua­dros que pa­re­cen ha­ber si­do di­se­ña­dos por un rea­li­za­dor ab­so­lu­ta­men­te ge­nial. Más allá del Te­so­ro, un va­lle en­ca­jo­na­do per­mi­te des­cu­brir va­rias de­ce­nas de mo­nu­men­tos: se­pul­cros, tem­plos, un tea­tro, una vía pa­vi­men­ta­da bor­dea­da de co­lum­nas...

Al caer la no­che, el lu­gar se que­da de­sier­to. Los be­dui­nos que co­mer­cia­ban con los tu­ris­tas o vi­gi­la­ban sus re­ba­ños mien­tras pa­cían en­tre las rui­nas re­gre­san al pue­blo de Umm Say­houn, si­tua­do a cua­tro ki­ló­me­tros más al nor­te. “An­ta­ño, 250 fa­mi­lias vi­vían en las cue­vas de Pe­tra”, nos ex­pli­ca At­ta­lah Al-Budl, de 51 años, que di­ri­ge una agen­cia de trek­king. “En 1985, cuan­do la Unes­co ins­cri­bió el lu­gar en la Lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial, el go­bierno les obli­gó a tras­la­dar­se a es­te pue­blo. Pe­ro al es­tar si­tua­do den­tro del área pro­te­gi­da, es­tá prohi­bi­do cons­truir. Así las co­sas, 4.000 ha­bi­tan­tes vi­ven ha­ci­na­dos en ca­sas de­ma­sia­do pe­que­ñas. Y al­gu­nos ya han de­ci­di­do re­gre­sar a es­con­di­das a Pe­tra pa­ra ins­ta­lar­se en cue­vas re­cón­di­tas.”

Los 500 be­dui­nos de Ua­di Rum si­guen vi­vien­do en sus tie­rras an­ces­tra­les. Al sur de Pe­tra, la ca­rre­te­ra 35 avan­za du­ran­te 110 ki­ló­me­tros has­ta lle­gar al de­sier­to. Seis tri­bus ha­bi­tan en es­tos va­lles de co­lor ocre, ama­ri­llo, mal­va y ro­jo, sal­pi­ca­dos de du­nas y pi­cos muy ero­sio­na­dos. La ma­yo­ría de las fa­mi­lias ya son se­den­ta­rias. Los hom­bres tra­ba­jan de guías, ca­me­lle­ros o con­duc­to­res de to­do­te­rre­nos que cu­bren la ru­ta ha­cia los cam­pa­men­tos don­de se alo­jan los tu­ris­tas.

Au­deh Za­wai­deh, de 52 años, es uno de los úl­ti­mos be­dui­nos en se­guir sien­do ga­na­de­ro (ca­bras y ca­me­llas) y en con­ser var un es­ti­lo de vi­da se­mi­nó­ma­da. Con su mu­jer y sus cua­tro hi­jos, va des­pla­zan­do su campamento al­re­de­dor del pue­blo de Di­seh, en fun­ción de la disp oni­bi­li­dad de pas­tos. “Du­ran­te la se­ma­na, un pa­rien­te se que­da en ca­sa con los ni­ños, mien­tras és­tos asis­ten a la es­cue­la. Y du­ran­te el fin de se­ma­na, se reúnen aquí con no­so­tros en nues­tra tien­da. En in­vierno, per­ma­ne­ce­mos to­dos en ca­sa por­que du­ran­te la no­che, sue­le he­lar.”

Las tien­das con mu­ros ba­jos y los aseos de hor­mi­gón invaden los pas­tos de Ua­di Rum

¿Du­ran­te cuán­to tiem­po Au­deh y sus se­me­jan­tes po­drán se­guir man­te­nien­do su es­ti­lo de vi­da? En 1997, en el mo­men­to de su crea­ción, la So­cie­dad Real pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za se en­car­ga­ba del área pro­te­gi­da de Ua­di Rum. Pe­ro en 2003, sus 74.000 hec­tá­reas pa­sa­ron a de­pen­der de un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo preo­cu­pa­do más por sa­car­le ren­ta­bi­li­dad que por man­te­ner y cui­dar el me­dio am­bien­te. Des­de en­ton­ces, los tu­ris­tas (162.000 en 2017) acu­den en ma­sa a es­te mag­ní­fi­co en­torno. Y los cam­pa­men­tos per­ma­nen­tes en los que se alo­jan es­tán pro­li­fe­ran­do, a me­nu­do sin per­mi­sos ni con­tro­les, a pe­sar de que el lu­gar fue ins­cri­to en la Lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial en 2011.

Es­tas ins­ta­la­cio­nes, que al­ber­gan de­ce­nas de tien­das ro­dea­das de mu­ros ba­jos, y con co­ci­nas y aseos de hor­mi­gón, es­tán in­va­dien­do ca­da vez más los pas­tos, lo que es­tá obli­gan­do a los pas­to­res a ale­jar­se. Y es­ta si­tua­ción no ha­ce sino de­gra­dar el me­dio am­bien­te; es ca­da vez más di­fí­cil en­con­trar una du­na por don­de no ha­ya pa­sa­do to­da­vía nin­gún to­do­te­rreno.

Al­gu­nos be­dui­nos, muy en­tris­te­ci­dos por tan­ta de­gra­da­ción del en­torno que tan­to apre­cian, han de­ci­di­do de­di­car­se aho­ra al eco­tu­ris­mo. Fa­mi­lias, agencias e in­clu­so aso­cia­cio­nes les pro­po­nen a pe­que­ños gru­pos de vi­si­tan­tes des­cu­brir a gran­des ras­gos la vi­da de los pas­to­res nó­ma­das: pa­sar una no­che o más en cam­pa­men­tos pro­vi­sio­na­les ins­ta­la­dos en me­dio del de­sier­to. Es­tos cam­pa­men­tos no de­jan nin­gu­na hue­lla cuan­do se des­mon­tan. A lo­mos de len­tos dro­me­da­rios, los vi­si­tan­tes des­cu­bren to­do el es­plen­dor in­tac­to de Ua­di Rum.

En es­te en­torno ma­ra­vi­llo­so, cuan­do cae la no­che, se acer­ca la ho­ra de sa­bo­rear un ca­fé con car­da­mo­mo cer­ca de la tien­da he­cha con pe­lo de ca­bra, ba­jo las es­tre­llas que brillan en el fir­ma­men­to.

¡Pa­ra vi­si­tar el Te­so­ro hay que es­for­zar­se! So­lo se lle­ga a es­te se­pul­cro de are­nis­ca rosa, el más im­po­nen­te de Pe­tra, tras me­dia ho­ra de ca­mino por un es­tre­cho des­fi­la­de­ro de 1,5 ki­ló­me­tros.

Rui­nas de una igle­sia bi­zan­ti­na en el cen­tro his­tó­ri­co de Amán (ba­jo es­tas lí­neas); aba­jo: ba­sí­li­ca en el mon­te Ne­bo; des­de su ci­ma, Moi­sés con­tem­pló la Tie­rra Pro­me­ti­da... Re­co­rrer el Ca­mino de los Re­yes su­po­ne im­preg­nar­se de cul­tu­ra cris­tia­na.

Du­ran­te su éxo­do, los he­breos ha­brían atra­ve­sa­do el de­sier­to de Ua­di Rum. Las seis tri­bus be­dui­nas que vi­ven aún en él se de­di­can, so­bre to­do, al tu­ris­mo.

Es­ta jo­ven ru­sa or­to­do­xa se su­mer­ge en el Jor­dán, a lo lar­go de la lí­nea de flo­ta­do­res que mar­can la fron­te­ra con Is­rael, en Al-Magh­tas (ba­jo es­tas lí­neas). Aba­jo: unos ado­les­cen­tes dis­fru­tan de las fuen­tes ca­lien­tes en Ham­ma­mat Afra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.