GRAN RE­POR­TA­JE

Ha pa­sa­do un cuar­to de si­glo de los Acuer­dos de Paz de Cha­pul­te­pec con los que ter­mi­nó una cruen­ta gue­rra ci­vil que des­ga­rró al país más pe­que­ño y den­sa­men­te po­bla­do de la Amé­ri­ca con­ti­nen­tal. La eco­no­mía cre­ce y los tu­ris­tas em­pie­zan a des­cu­brir po­co a p

Geo - - SUMARIO - POR ÁN­GEL MAR­TÍ­NEZ BER­ME­JO TEX­TO Y FOTOS

El Salvador Ol­vi­da­da la gue­rra ci­vil que aso­ló el país ha­ce un cuar­to de si­glo, los tu­ris­tas co­mien­zan a in­tere­sar­se por es­te lu­gar, el úl­ti­mo rin­cón des­co­no­ci­do de Cen­troa­mé­ri­ca. Los pro­ble­mas si­guen ahí, pe­ro la es­pe­ran­za re­gre­sa po­co a po­co a es­ta tie­rra con un pa­sa­do tan tor­men­to­so.

A pe­sar de cre­cer al 2% anual, la eco­no­mía sal­va­do­re­ña es de las más len­tas del con­ti­nen­te

Con una po­bla­ción de 6,5 mi­llo­nes de per­so­nas, la ta­sa de des­em­pleo de El Salvador ron­da el 7 %

Ala en­tra­da de las po­bla­cio­nes de El Salvador las ca­rre­te­ras apa­re­cen flan­quea­das por gran­des car­te­les pu­bli­ci­ta­rios de fu­ne­ra­rias e igle­sias bau­tis­tas. En la ma­yo­ría de los ca­sos sus men­sa­jes es­tán cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dos: “Ta­ber­nácu­lo Bí­bli­co, 100% Je­sús” y “¿Quién pue­de per­do­nar tus pe­ca­dos?” por un la­do y “Fu­ne­ra­les La So­lu­ción” o “Cer­ca de ti” por el otro, pe­ro al­gu­nas fu­ne­ra­rias adop­tan nom­bres ca­si re­li­gio­sos, co­mo El Con­so­la­dor y El Des­per­tar con Cris­to. Unas po­cas, adap­ta­das com­ple­ta­men­te a los tiem­pos que co­rren, pro­po­nen en su pu­bli­ci­dad: “¡Sí­gue­nos en Fa­ce­book!”.

Las fu­ne­ra­rias son uno de los ne­go­cios más prós­pe­ros en El Salvador. Lo fue­ron, so­bre to­do, en el pe­rio­do de la gue­rra ci­vil –en­tre 1980 y1992, cuan­do per­die­ron la vi­da 75.000 per­so­nas, ca­si el 2% de la po­bla­ción de es­te pe­que­ño país en ese tiem­po–, pe­ro si­guen sien­do al­gu­nos de los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les más vi­si­bles: en cual­quier ciu­dad, en las ca­lles prin­ci­pa­les. Pa­re­ce que el pue­blo sal­va­do­re­ño es­tá acos­tum­bra­do al tra­to per­ma­nen­te con la muer­te. Los te­rre­mo­tos y las erup­cio­nes vol­cá­ni­cas son fre­cuen­tes pe­ro las gue­rras y, en los úl­ti­mos años, las ma­ras se lle­van bue­na par­te de la cul­pa, ade­más del pro­ce­so natural de la vi­da.

To­do ello ge­ne­ra una gran can­ti­dad de his­to­rias trá­gi­cas que atra­vie­san la vi­da de los ha­bi­tan­tes del país más pe­que­ño –21.041 km2, po­co me­nos que la pro­vin­cia de Ba­da­joz– y más den­sa­men­te po­bla­do de to­da la Amé­ri­ca con­ti­nen­tal. Pe­ro en me­dio de tan­to desas­tre per­vi­ve el es­pí­ri­tu de superación de los sal­va­do­re­ños que lu­chan por una cau­sa con­cre­ta. Un ejem­plo es Mi­guel Án­gel Ji­mé­nez, que du­ran­te la gue­rra tra­ba­ja­ba en una ha­cien­da en la zo­na de Ji­qui­lis­co, en el su­r­es­te del país. Allí se dio cuen­ta de que la po­bla­ción de mo­nos ara­ña dis­mi­nuía pe­li­gro­sa­men­te, y de­di­có el po­co tiem­po li­bre que le que­da­ba a pro­te­ger­los. Aho­ra , con 85 años, se mues­tra or­gu­llo­so de lo que hi­zo. “Pu­de res­ca­tar a dos hem­bras pe­que­ñas y un ma­cho”, di­ce mien­tras acom­pa­ña a los vi­si­tan­tes de la ha­cien­da, “y hoy hay ca­si 30 adul­tos en

es­ta par­te del bos­que”. Es­tos mo­nos­nos son muy cu­rio­sos y Ji­mé­nez los atrae ofre­cién­do­les do­les ba­na­nas, así que es fá­cil ver­los a muy po­ca dis­tan­cia. “Pue­den vi­vir has­ta 35 años”, con­ti­núa, núa,

“y el año pa­sa­do, el Miér­co­les San­to, o, mu­rió el pri­me­ro que res­ca­té”.

Los mo­nos de Ji­mé­nez vi­ven en­tre los ár­bo­les que dan som­bra a las plan­ta­cio­nes de ca­cao de la ha­cien­da La Ca­rre­ra. El ca­cao pro­li­fe­ra en es­tas pla­ni­cies de cli­ma hú­me­do y ca­lu­ro­so y es uno de los pro­duc­tos agrí­co­las emer­gen­tes en una eco­no­mía que, has­ta ha­ce po­co, se ba­sa­ba ex­clu­si­va­men­te en el ca­fé. “Ha­ce un si­glo, el ca­fé era el 40% de la ex­por­ta­ción sal­va­do­re­ña”, ex­pli­ca Chun­go, un tra­ba­ja­dor dor de la ha­cien­da, “y aho­ra es só­lo el 18%. Es­to se de­be a la reac­ti­va­ción de la agri­cul­tu­ra en to­do el país. Te­ne­mos una tie­rra fe­cun­da­da por la ce­ni­za de los vol­ca­nes”. anes”.

Con una den­si­dad de po­bla­ción de más s de 350 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do en El Salvador ape­nas que­dan es­pa­cios na­tu­ra­les. Me­nos del 3% de su su­per­fi­cie es bos­que in­tac­to, pe­ro en la bahía de Ji­qui­lis­co se pue­de ha­cer una in­mer­sión en la na­tu­ra­le­za. Aquí el océano se aden­tra bas­tan­tes ki­ló­me­tros en el con­ti­nen­te y el agua sa­la­da se mez­cla con la dul­ce. Des­de 2005 la bahía es­tá de­cla­ra­da si­tio Ram­sar, hu­me­dal de im­por- tan­cia in­ter­na­cio- nal pa­ra la pro­tec­ción de la fau­na y la flo­ra. Las gar­zas so­bre­vue­lan los ca­na­les en bus­ca de ali­men­to y los car­te­les de “Hay la­gar­tos” re­cuer­dan que en es­ta zo­na abun­dan los cai­ma­nes, que se de­jan ver mien­tras se ca­lien­tan al sol. Cua­tro de las sie­te es­pe­cies de tor­tu­gas ma­ri­nas vie­nen a desovar a es­ta bahía, en la que sur­gen 27 is­las. Más allá de los man­gla­res apa­re­cen las co­pas de los al­men­dros de río y los co­na-

cas­tes, y tam­bién se im­po­nen el güis­co­yol y el pla­ta­ni­llo. Por al­gu­na ra­zón, una bue­na can­ti­dad de los me­jo­res fut­bo­lis­tas sal­va­do­re­ños son pes­ca­do­res de es­tas is­las, y la sa­bi­du­ría tra­di­cio­nal les di­ce, ade­más de có­mo do­mi­nar el ba­lón, dón­de y cuán­do lan­zar sus re­des o bus­car al­me­jas en­tre el man­gle.

En la is­la La Pi­rra­ya Víc­tor y José Ramón se dis­po­nen a pes­car to­da la no­che, con ca­mi­sa de man­ga lar­ga pa­ra evi­tar las pi­ca­du­ras de los zan­cu­dos, co­mo lla­man a los mos­qui­tos. “Hoy to­ca de no­che”, di­cen, “por la ma­rea y la úl­ti­ma tor­men­ta”. En es­ta zo­na hay pla­yas ex­ce­len­tes, al­gu­nas tan an­chas y lar­gas que en ellas pue­den ate­rri­zar avio­ne­tas, pe­ro los pes­ca­do­res las ven co­mo cam­pos de fút­bol pa­ra vi­vir la pa­sión na­cio­nal.

De ca­mino ha­cia el in­te­rior, al prin­ci­pio por las pis­tas en­tre plan­ta­cio­nes de caña y ca­cao, apa­re­cen cam­pe­si­nos con som­bre­ro de pa­ja que lle­van yun­tas de bue­yes. To­do el mun­do va car­ga­do, los hom­bres con sul­fa­ta­do­ras a la es­pal­da y las mu­je­res con bol­sas in­men­sas. Por la ca­rre­te­ra co­rren au­to­ca­res ama­ri­llos y hay pe­rros dor­mi­dos jun­to a tum­bas que sur­gen en los ar­ce­nes. “El trans­por­te es pri­va­do y es­tá en ma­nos de coo­pe­ra­ti­vas con­tro­la­das por ex­mi­li­ta­res y se­na­do­res”, afir­ma Ro­ber­to mien­tras co­me en un pues­to de pu­pu­sas que hay jun­to a una se­ñal de zo­na es­co­lar que na­die res­pe­ta. “Com­pran vie­jos bu­ses es­co­la­res de Es­ta­dos Uni­dos, los me­dio pin­tan y a fun­cio­nar, aun­que ten­gan 25 o 28 años. Pa­sa­ron una ley que lo per­mi­te. Ge­ne­ran pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y con­ta­mi­na­ción, pe­ro no im­por­ta”.

Las pu­pu­sas son tor­ti­llas de maíz re­lle­nas, la co­mi­da na­cio­nal sal­va­do­re­ña. Las pre­pa­ran Ru­fi­na y Vic­to­ri­na en una cha­pa co­lo­ca­da so­bre un horno de ba­rro a la al­tu­ra de la ca­ra. Ca­si tie­nen que po­ner­se de pun­ti­llas pa­ra ver có­mo van e ir dán­do­les la vuel­ta. “La co­mi­da cha­ta­rra nos in­va­de”, se que­ja Ru­fi­na, “y los bur­gers es­tán acabando con la co­ci­na tra­di­cio­nal. La le­che es más ca­ra que la Co­ca Co­la. Eso no es bueno”. A po­cos me­tros, co­mo ha­cien­do ca­so a las pu­pu­se­ras, una mu­cha­cha ven­de dul­ces de co­co y ta­ma­rin­do.

Ba­jo los so­por­ta­les del par­que An­to­nio José Ca­ñas, la pla­za prin­ci­pal de San Vi­cen­te, hom­bres con ma­che­tes es­pe­ran que les con­tra­ten en las plan­ta­cio­nes. Ven­de­do­res am­bu­lan­tes ofre­cen ha­ma­cas de co­lo­res, san­da­lias y ris­tras de ajos. La to­rre del reloj, di­cen, es­tá ins­pi­ra­da en la To­rre Eif­fel. En la igle­sia del Pi­lar, di­cen tam­bién, el lí­der de la re­be­lión in­dí­ge­na de 1833 Anas­ta­sio Aquino le qui­tó la co­ro­na a una ima­gen de san José, se la pu­so y se de­cla­ró rey de los no­nual­cos. Po­cas se­ma­nas des­pués fue arres­ta­do, con­de­na­do y aca­bó sien­do de­ca­pi­ta­do en San Vi­cen­te. Des­de el pri­mer mo­men­to su fi­gu­ra en­tró en el fol­klo­re lo­cal y se con­vir­tió en un sím­bo­lo de rebeldía fren­te al po­der es­ta­ble­ci­do.

En un país en el que los te­rre­mo­tos han tum­ba­do mu­chas ciu­da­des, Su­chi­to­to con­ser­va el más com­ple­to con­jun­to ur­bano tra­di­cio­nal y aho­ra se tra­ba­ja pa­ra que sea ins­cri­ta en la lis­ta del pa­tri­mo­nio mun­dial de la Unes­co. Por las ca­lles em­pe­dra­das que hay al­re­de­dor de la pla­za ape­nas cir­cu­lan otra co­sa que mo­to­ca­rros y al­gún cam­pe­sino a ca­ba­llo. La es­ce­na tie­ne al­go de otro tiem­po. Sin em­bar­go, Su­chi­to­to fue uno de los lu­ga­res más cas­ti­ga­dos du­ran­te la gue­rra ci­vil y que­dó prác­ti­ca­men­te des­po­bla­da. Se ha­ce di­fí­cil re­cor­dar esos tiem­pos vio­len­tos cuan­do se pa­sea tran­qui­la­men­te al ama­ne­cer y lo úni­co que se oye es el so­ni­do de al­gu­nas bo­ci­nas, que re­sul­ta ser el re­cla­mo de las mu­je­res que ven­den pan.

Su­chi­to­to, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca “Lu­gar del pá­ja­ro flor”, lle­va años in­mer­so en un pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción in­te­gral que, de mo­men­to, no ha al­te­ra­do su ge­nuino am­bien­te de pe­que­ña ciu­dad cam­pe­si­na. Las ca­sas de ven­ta­nas en­re­ja­das y pa­re­des pin­ta­das de co­lo­res bri­llan­tes es­con­den pa­tios flo­ri­dos. El edi­fi­cio prin­ci­pal si­gue sien­do la igle­sia blanca de

Du­ran­te la con­tien­da ci­vil, en­tre 1980 y 1992, el país per­dió el 2% de su po­bla­ción

San­ta Lu­cía, del si­glo XVIII. El ci­neas­ta sal­va­do­re­ño Ale­jan­dro Cot­to (1928-2015) pro­mo­vió su res­tau­ra­ción y la de mu­chos otros edi­fi­cios. A po­cos ki­ló­me­tros de aquí es­tu­vo la pri­me­ra San Salvador, fun­da­da por los es­pa­ño­les en 1528, que aca­bó sien­do tras­la­da­da a su em­pla­za­mien­to ac­tual. EL re­cin­to ar­queo­ló­gi­co es co­no­ci­do co­mo Ciu­dad Vie­ja. Su­chi­to­to vi­vió su mo­men­to de es­plen­dor en­tre los si­glos XVII y XIX gra­cias al añil. Es­te tin­te, que pro­por­cio­na un in­ten­so y du­ra­de­ro co­lor azul a los te­ji­dos, se ob­tie­ne del xi­qui­li­te ( In­di­go­fe­ra suf­fru­ti­co­sa) una plan­ta que se cul­ti­va­ba en abun­dan­cia en es­ta re­gión, y cu­yo co­mer­cio ge­ne­ró una gran ri­que­za has­ta la apa­ri­ción de los co­lo­ran­tes in­dus­tria­les. “El añil cen­troa­me­ri­cano siem­pre fue más apre­cia­do que el ín­di­go asiá­ti­co”, afir­ma Irma López, que con otras sie­te mu­je­res creó en 2008 Pá­ja­ro Flor, un ta­ller de tin­te ar­te­sa­nal en el que ven­den sus crea­cio­nes y dan cur­sos a los vi­si­tan­tes. “Su re­cu­pe­ra­ción es una de las se­ñas de iden­ti­dad de es­ta co­mar­ca”, con­clu­ye López, “y en ju­lio de 2017 ce­le­bra­mos el pri­mer Fes­ti­val del Añil, en el que las mu­je­res su­chi­to­ten­ses ofre­ci­mos a los tu­ris­tas y com­pra­do­res nues­tros pro­duc­tos ar­te­sa­na­les sin nin­gún in­ter­me­dia­rio. No­so­tras com­pra­mos el pol­vo que se ob­tie­ne de las ho­jas de las plan­tas que cul­ti­va el se­ñor Ri­na en Los Na­ci­mien­tos y ha­ce­mos el res­to del pro­ce­so”.

Los des­víos de la ru­ta ha­cia San Salvador con­du­cen a lu­ga­res po­co co­no­ci­dos pe­ro en los que se re­fle­ja la his­to­ria re­cien­te. Uno de ellos es El Pais­nal, un pue­blo con ca­si na­da de es­pe­cial, só­lo una co­lec­ción de mu­ra­les en los que se re­cuer­da a Mon­se­ñor Ro­me­ro y a Ru­ti­lio Gran­de. Es­te úl­ti­mo fue un sa­cer­do­te ase­si­na­do en 1977 a po­ca dis­tan­cia de aquí por los es­cua­dro­nes de la muer­te. Es­te mu­ral es uno más de los mu­chos re­cuer­dos que exis­ten en to­do el país pa­ra hon­rar a las víc­ti­mas de la gue­rra ci­vil sal­va­do­re­ña, so­bre to­do de los pa­ra­mi­li­ta­res de ex­tre­ma de­re­cha. Aun­que ha pa­sa­do ya más de un cuar­to de si­glo de los acuer­dos de paz de Cha­pul­te­pec, que su­pu­sie­ron el fin de es­te con­flic­to ar­ma­do, su me­mo­ria se man­tie­ne en mu­chos de es­tos mo­nu­men­tos y es im­po­si­ble re­co­rrer el país sin co­no­cer­los.

No hay nin­gún edi­fi­cio an­ti­guo en San Salvador, a pe­sar de que la ca­pi­tal ocu­pa el mis­mo em­pla­za­mien­to des­de 1545. La ra­zón la tie­nen los nu­me­ro­sos te­rre­mo­tos que la han sa­cu­di­do has­ta los ci­mien­tos. Los co­lo­nos es­pa­ño­les lla­ma­ron al va­lle don­de se asien­ta “de las Ha­ma­cas” por el ba­lan­ceo que tie­ne de­bi­do a la ac­ti­vi­dad sís­mi­ca. Los úl­ti­mos im­por­tan­tes han ocu­rri­do en 1965, 1986 y 2001, y en to­dos las ciu­dad re­sul­tó muy da­ña­da. Co­mo con­se­cuen­cia el cen­tro his­tó­ri­co pre­sen­ta nu­me­ro­sos edi­fi­cios en rui­nas, con so­la­res va­cíos, que mu­chas ve­ces han si­do ocu­pa­dos por vi­vien­das o ne­go­cios in­for­ma­les. Ade­más, el au­men­to re­pen­tino de po­bla­ción, con des­pla­za­dos del nor­te y orien­te del país du­ran­te

Ape­nas que­dan edi­fi­cios an­ti­guos en El Salvador. ¿La ra­zón? Los te­rre­mo­tos

la gue­rra en los años ochen­ta, no fa­vo­re­ció el desa­rro­llo or­de­na­do de la ca­pi­tal.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos dos años se es­tá desa­rro­llan­do un com­ple­to pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción, con obras en ca­si to­das las ca­lles al­re­de­dor de las pla­zas Mo­ra­zán, Ba­rrios y Li­ber­tad. En­tre las dos pri­me­ras se en­cuen­tra la Ca­te­dral, que mu­chos con­si­de­ran la más fea del con­ti­nen­te. Du­ran­te mu­chos años es­tu­vo inaca­ba­da por­que Mon­se­ñor Ro­me­ro, que fue ar­zo­bis­po me­tro­po­li­tano, pre­fe­ría gas­tar el di­ne­ro en las ne­ce­si­da­des de los más po­bres. El pa­pa Juan Pa­blo II le cri­ti­có du­ra­men­te por ac­ti­tu­des co­mo es­ta.

La Ca­te­dral, en cu­ya crip­ta es­tá en­te­rra­do Ro­me­ro, fue es­ce­na­rio de nu­me­ro­sas ho­mi­lías de mon­se­ñor en de­fen­sa de los opri­mi­dos y en con­tra de las ac­tua­cio­nes del Ejér­ci­to y de los pa­ra­mi­li­ta­res. Aquí tam­bién se han pro­du­ci­do va­rias ma­tan­zas, una de las más cruen­tas du­ran­te los fu­ne­ra­les del pro­pio Ro­me­ro, cuan­do los cuer­pos se amon­to­na­ron en los es­ca­lo­nes de la en­tra­da prin­ci­pal. Aho­ra las no­vias de la cla­se al­ta as­cien­den esos pel­da­ños con sus ves­ti­dos blan­cos sin que na­die re­cuer­de la his­to­ria.

Cer­ca de la ca­te­dral los pues­tos de ver­du­ras o de DVD pi­ra­tas, don­de tam­bién se ven­den bi­blias en ofer­ta, ocu­pan com­ple­ta­men­te las ace­ras y obli­gan a los tran­seún­tes a ca­mi­nar por la cal­za­da. Co­mo en to­da Cen­troa­mé­ri­ca, los ca­bles del ten­di­do eléc­tri­co apa­re­cen en­ma­ra­ña­dos al­re­de­dor de los pos­tes y fren­te a las fa­cha­das de los edi­fi­cios. Los car­te­les de las pe­lu­que­rías en­tre­mez­clan los ser­vi­cios que ofre­cen y sus pre­cios con men­sa­jes bí­bli­cos. El olor a car­ne asada de los pues­tos cer­ca­nos en­tra por la puer­ta de la igle­sia del Ro­sa­rio –el ca­so más es­pec­ta­cu­lar de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na re­li­gio­sa de to­do el país– y las mi­sas se ce­le­bran con un aro­ma po­co con­ven­cio­nal. Cual­quier ne­go­cio que ma­ne­je una cier­ta can­ti­dad de efec­ti­vo, co­mo farmacias y su­per­mer­ca­dos, tie­ne vi­gi­lan­tes con ar­mas de fue­go lar­gas.

Los al­re­de­do­res de la igle­sia del Ro­sa­rio mues­tran to­da­vía los efec­tos de los te­rre­mo­tos del 13 de enero y el 13 de fe­bre­ro de 2001 que des­tru­ye­ron 300.000 vi­vien­das en to­do el país y de­ja­ron en la ca­lle a un mi­llón de per­so­nas. Los tem­blo­res ocu­rrie­ron po­cos días des­pués de un te­rre­mo­to eco­nó­mi­co: la in­tro­duc­ción del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se co­mo mo­ne­da ofi­cial de El Salvador, al cam­bio de 8’75 co­lo­nes por dó­lar, ha­cien­do más de­pen­dien­te to­da- vía a es­te pe­que­ño país del gi­gan­te del nor­te. Mu­chos vie­ron en es­te he­cho un pa­so más en la pér­di­da de la iden­ti­dad de la na­ción.

Aun­que el colón sal­va­do­re­ño si­gue sien­do mo­ne­da de cur­so le­gal, es­tá en com­ple­to desuso y só­lo cir­cu­lan mo­ne­das. En cual­quier ca­so, más del 20% de su eco­no­mía vie­ne de las apor­ta­cio­nes que el mi­llón de sal­va­do­re­ños ins­ta­la­dos en EE.UU. (mu­chos de ellos lle­ga­dos du­ran­te la gue­rra) en­vían a sus fa­mi­lia­res. Por otra par­te, más de 100 sal­va­do­re­ños tra­tan ca­da día de emi­grar a ese país.

Ha­cia el oes­te de El Salvador el pai­sa­je si­gue do­mi­na­do por los más de 60 vol­ca­nes que pun­tean su te­rri­to­rio. Sus la­de­ras, fe­ra­ces co­mo po­cas, es­tán de­di­ca­das prin­ci­pal­men­te al ca­fé. Son plan­ta­cio­nes de al­tu­ra, a más de 1.200 me­tros, que ofre­cen uno de los me­jo­res gra­nos del mun­do. Allí, en­tre Son­so­na­te y Ahua­cha­pán, se ha crea­do una ru­ta tu­rís­ti­ca, la pri­me­ra del país, pa­ra apro­ve­char el tu­ris­mo que em­pie­za a des­cu­brir El Salvador. Ata­co, el pue­blo más co­no­ci­do de es­ta Ru­ta de las Flo­res, tie­ne mu­chas de las fa­cha­das de las ca­sas pin­ta­das con mo­ti­vos ale­gres, co­mo que­rien­do ale­grar la vi­da en es­te país de pa­sa­do tan tor­men­to­so, aun­que en ellas tam­bién se man­tie­ne el re­cuer­do a Mon­se­ñor Ro­me­ro.

El li­to­ral oc­ci­den­tal tie­ne un am­bien­te com­ple­ta­men­te dis­tin­to. Es co­no­ci­da co­mo la Cos­ta del Bál­sa­mo por­que es­tas co­li­nas que se hun­den en el océano son el úni­co lu­gar del mun­do don­de cre­cen los ár­bo­les My­roxy­lon pe­rei­rae de cu­ya cor­te­za se ob­tie­ne es­ta sus­tan­cia me­di­ci­nal. Des­de ha­ce años es el des­tino so­ña­do por sur­fis­tas y via­je­ros que bus­can el am­bien­te de pue­blos ais­la­dos que sur­gen jun­to al mar bra­vío.

El olea­je ba­te con tan­ta fuer­za en Puer­to de la Li­ber­tad que las bar­cas de los pes­ca­do­res no que­dan ama­rra­das flo­tan­do sino que son iza­das al mue­lle, don­de apa­re­cen co­mo co­ches apar­ca­dos so­bre el ma­le­cón. Los san­sal­va­do­re­ños vie­nen a co­mer pes­ca­do en fa­mi­lia al bor­de del mar y ban­das mu­si­ca­les ame­ni­zan las co­mi­das con sus can­cio­nes tra­di­cio­na­les. Los más jó­ve­nes, igual que los sur­fis­tas ex­tran­je­ros, pre­fie­ren la cer­ca­na pla­ya de El Tun­co pa­ra dis­fru­tar del olea­je y de la vi­da noc­tur­na más ani­ma­da de to­do el país. Allí, de re­pen­te, to­da la his­to­ria de El Salvador pa­re­ce ol­vi­da­da en­tre la mú­si­ca y el rui­do de las olas del Pa­cí­fi­co.

Mu­ra­les en El Pais­nal en re­cuer­do de Ru­ti­lio Gran­de y Ós­car Ro­me­ro. Gran­de fue ase­si­na­do en 1977 por los es­cua­dro­nes de la muer­te. Es­te he­cho ini­ció el en­fren­ta­mien­to di­rec­to en­tre Ro­me­ro y los mi­li­ta­res, que ter­mi­nó con su ase­si­na­to en 1980.

Una ve­ci­na ayu­da a una mu­jer ne­ce­si­ta­da en San Vi­cen­te. Se­gún in­for­mes del Ban­co Mun­dial, el 25% de la po­bla­ción se en­cuen­tra en pobreza cró­ni­ca, es de­cir, que una cuar­ta par­te de los sal­va­do­re­ños ha na­ci­do po­bre y per­ma­ne­ce­rá así du­ran­te to­da su vi­da.

Un gru­po de hom­bres ve un par­ti­do de fút­bol en un bar de Su­chi­to­to. El fút­bol es una de las pa­sio­nes na­cio­na­les. Hay pro­yec­tos lo­ca­les pa­ra for­jar va­lo­res de res­pe­to en­tre los jó­ve­nes a tra­vés de su prác­ti­ca. Sin em­bar­go, la vio­len­cia en­tre las afi­cio­nes po­ne de ma­ni­fies­to los pro­ble­mas de la so­cie­dad. En 1969 Salvador y Hon­du­ras vi­vie­ron la lla­ma­da Gue­rra del Fút­bol, que pu­so de ma­ni­fies­to con­flic­tos mu­cho más pro­fun­dos.

Pe­lu­que­ría mon­ta­da en una pre­ca­ria es­truc­tu­ra en pleno cen­tro de San Salvador. Mu­chos pe­que­ños ne­go­cios co­mo es­te se han ini­cia­do gra­cias al apor­te de fa­mi­lia­res re­si­den­tes en EE UU, uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía sal­va­do­re­ña.

Ata­co es la eta­pa más co­no­ci­da de la Ru­ta de las Flo­res, y su mer­ca­do, de los más atrac­ti­vos y me­jor sur­ti­dos de El Salvador.

La igle­sia de Su­chi­to­to fue cons­trui­da a me­dia­dos del si­glo XIX. Es uno de los me­jo­res ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa de El Salvador, don­de mu­chas igle­sias co­lo­nia­les fue­ron des­trui­das por los te­rre­mo­tos y los con­flic­tos bé­li­cos.

El pe­que­ño pue­blo de Agua­ca­yo, a po­cos ki­ló­me­tros de Su­chi­to­to, era co­no­ci­do por sus dul­ces ar­te­sa­na­les. Du­ran­te la gue­rra se con­vir­tió en un campamento del FMLN, fue arra­sa­do por el Ejér­ci­to du­ran­te la ope­ra­ción Fé­nix y sus ha­bi­tan­tes se des­per­di­ga­ron por El Salvador y va­rios paí­ses. La igle­sia de San Luis fue des­trui­da en 1981. Aho­ra es un re­cuer­do en me­mo­ria de los ve­ci­nos ase­si­na­dos.

Su­chi­to­to tie­ne el me­jor con­jun­to de ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal de El Salvador, re­cuer­do de los tiem­pos de au­ge eco­nó­mi­co por la pro­duc­ción del añil. Aho­ra es uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos sal­va­do­re­ños, con ga­le­rías de ar­te, ta­lle­res de ar­te­sa­nos y el me­jor ho­tel bou­ti­que del país.

Pues­to de zu­mos y ba­ti­dos en El Tun­co. Es­te pe­que­ño pue­blo de la cos­ta atrae a sur­fis­tas del mun­do en­te­ro. Su cer­ca­nía a San Salvador lo con­vier­te tam­bién en el lu­gar pre­fe­ri­do por los ca­pi­ta­li­nos pa­ra es­ca­par de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.