GRAN SE­RIE 2018

BEA­TO DE LIÉBANA: LA IN­TER­PRE­TA­CIÓN DE LOS TEX­TOS SA­GRA­DOS

Geo - - SUMARIO - POR MAR­CO ANSALONI TEX­TO Y FOTOS

La Es­pa­ña de los mis­te­rios y las le­yen­das En Can­ta­bria, don­de nos trae el pe­ri­plo men­sual por la geo­gra­fía na­cio­nal, en­con­tra­mos re­la­tos se­cre­tos es­con­di­dos en cue­vas, va­lles de los Pi­cos de Eu­ro­pa, mo­nas­te­rios e in­clu­so en el fon­do del mar Can­tá­bri­co.

En­tre los Pic Pi­cos os de Eu­ro­pa y el mar Ca­nCan­tá­bri­co, Can­tá­bri­co, la oro­gra­fía ac­ci­den­ta­da y bra­va ava de Can­ta­bria, así com co­mo sus bos­ques fron­do­sos y cue­vas ru­pes­tres, ha sa­bi­do guar­dar tan­tos te­so­ros na­tu­ra­les co­mo re­la­tos po­pu­la­res y an­ces­tra­les. El Bea­to de Liébana y su in­ter­pre­ta­ción de los tex­tos sa­gra­dos abre las his­to­rias de­di­ca­das a es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, en cu­yos pai­sa­jes uno pue­de re­me­mo­rar las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas, to­par­se con una mu­jer osa o ver sa­lir de las aguas a si­re­nas y hom­bres-pez.

“Y oí una voz en el cie­lo que me de­cía: ‘Lo que veas es­crí­be­lo en un li­bro”. Con es­ta re­ve­la­ción, san Juan es­cri­bió el li­bro del Apo­ca­lip­sis en la is­la de Pat­mos, don­de es­ta­ba des­te­rra­do a fi­na­les del si­glo I. Las pri­me­ras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas vi­vían con pa­sión la nue­va fe, mien­tras la so­cie­dad, en su ma­yo­ría li­ga­da a cul­tos pa­ga­nos, las mi­ra­ba con des­con­fian­za. La es­ca­sa co­mu­ni­ca­cion en­tre ellas re­ve­la­ba in­cer­ti­dum­bre. El mis­mo san Pa­blo en sus Cartas di­ri­gió va­rias mi­si­vas a al­gu­nos co­lec­ti­vos que va­ci­la­ban, men­sa­jes di­rec­tos a Ro­ma y Co­rin­to so­bre có­mo re­sis­tir y re­ca­bar fuer­zas sien­do mi­no­ría en la so­cie­dad. San Juan, re­co­no­ci­do por la Igle­sia co­mo au­tor del Apo­ca­lip­sis, es­cri­bió las que se co­no­cen co­mo Cartas a las sie­te Igle­sias de Asia, con la mis­ma fi­na­li­dad, y tam­bién pa­ra de­jar cons­tan­cia de un re­la­to so­bre el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad que Dios le ha­bía re­ve­la­do. En ese mo­men­to ha­bía cien­tos de co­mu­ni­da­des nue­vas en Asia Me­nor, ¿por qué, en­ton­ces, ele­gir esas sie­te ciu­da­des? (to­das en la ac­tual Tur­quía). La res­pues­ta no es sen­ci­lla y no pue­de ser de­fi­ni­ti­va. El sie­te se con­si­de­ra el nú­me­ro de Dios, que se re­pi­te en mu­chas oca­sio­nes en la Bi­blia. Es pro­ba­ble tam­bién que la in­ten­ción fue­ra que esas sie­te ciu­da­des (las más re­pre­sen­ta­ti­vas de un ex­ten­so te­rri­to­rio) ejem­pli­fi­ca­ran a to­das. Éfe­so, Es­mir­na, Pér­ga­mo, Tia­ti­ra, Fi­la­del­fia, Sar­dis y Lao­di­cea fue­ron ele­gi­das pa­ra re­ci- bir los tex­tos que te­nían que con­so­li­dar una fe tam­ba­lean­te an­te las per­se­cu­cio­nes del po­der. Ha­bía que crear un cli­ma de con­fian­za y fir­me­za. El Apo­ca­lip­sis de San Juan es un li­bro cu­yo men­sa­je so­bre el fin de los días es­tá abier­to a es­pe­cu­la­cio­nes por su di­fi­cul­tad in­ter­pre­ta­ti­va. El tex­to es un com­pen­dio de re­ve­la­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias que a par­tir de la muer­te y re­su­rrec­ción de Je­sús des­ve­lan el sen­ti­do de la his­to­ria hu­ma­na: un men­sa­je de re­sis­ten­cia.

En el tér­mino cán­ta­bro de Po­tes se ha­lla el Cen­tro de Es­tu­dios Le­ba­nie­gos, ins­ti­tu­ción crea­da pa­ra la pre­ser­va­ción de la me­mo­ria his­tó­ri­ca so­bre un per­so­na­je cla­ve en la con­fi­gu­ra­ción de las pe­re­gri­na­cio­nes eu­ro­peas: el Bea­to de Liébana, fi­gu­ra prin­ci­pal en la in­ci­pien­te con­for­ma­ción de la iden­ti­dad eu­ro­pea. Y tie­ne un pa­pel des­ta­ca­do en la in­ter­pre­ta­ción de las re­ve­la­cio­nes de San Juan.

A po­cos ki­ló­me­tros de Po­tes se as­cien­de por una ca­rre­te­ra que lle­va al mo­nas­te­rio de San­to Toribio. El en­cla­ve de es­te con­jun­to mo­nás­ti­co, aho­ra ad­mi­nis­tra­do por frai­les fran­cis­ca­nos, ha ju­ga­do un pa­pel re­le­van­te en la con­fir­ma­ción de la fe cris­tia­na du­ran­te la épo­ca de las in­va­sio­nes mu­sul­ma­na. Es aquí don­de se con­ser­va el ma­yor Lig­num Cru­cis co­no­ci­do, una re­li­quia cu­yo aná­li­sis por el mé­to­do del car­bono ca­tor­ce ha con­fir­ma­do su ori­gen pa­les­tino y una da­ta­ción en la épo­ca de Je­sús. San­to Toribio de As­tor­ga fue en­car­ga­do en su ju­ven­tud de cus­to­diar las re­li­quias en Jerusalén. Tras re­ci­bir per­mi­so pa­pal vol­vió a su tie­rra na­tal lle­van­do un tro­zo de la cruz de ma­de­ra de Cris­to.

Con el avan­ce mu­sul­mán, As­tor­ga co­rría pe­li­gro y Toribio tras­la­dó la re­li­quia a los va­lles del mo­nas­te­rio, don­de hoy se con­ser­va. Así, el lu­gar se con­vir­tió en cen­tro de de­vo­ción y pe­re­gri­na­ción cris­tia­nos. En es­te con­tex­to his­tó­ri­co y po­lí­ti­co, el mon­je co­no­ci­do co­mo Bea­to de Liébana re­dac­tó Los co­men­ta­rios al Apo­ca­lip­sis en el año 776 d. C. La com­pre­sión de los tex­tos sa­gra­dos es­ta­ba al al­can­ce de unos po­cos eru­di­tos y ele­gi­dos, ya que el pue­blo no sa­bía leer ni es­cri­bir. Ha­bía que lle­gar a él de for­ma más di­rec­ta,

no so­lo a tra­vés de los púl­pi­tos de las igle­sias. La crea­ción de unos có­di­ces mi­nia­dos con es­ce­nas de la Bi­blia fue una gran re­vo­lu­ción. Los mon­jes em­pe­za­ron la ta­rea mi­nu­cio­sa de re­co­pi­lar y tras­cri­bir tex­tos que aun con­ser­va­mos en los ar­chi­vos. El Bea­to de Liébana in­tu­yó la im­por­tan­cia del li­bro de san Juan pa­ra re­cu­pe­rar las al­mas de los fie­les con un nue­vo men­sa­je de fir­me­za. Unos años atrás, du­ran­te el con­ci­lio de To­le­do de 633, se ha­bía de­ci­di­do dar a co­no­cer me­jor el an­ti­guo tex­to del Apo­ca­lip­sis co­mo par­te im­pres­cin­di­ble del Nue­vo Tes­ta­men­to.

Un si­glo an­tes, ha­bía sur­gi­do una nue­va he­re­jía de ma­nos del obis­po Eli­pan­do de To­le­do, que con­si­de­ra­ba a Je­sús co­mo hi­jo adop­ti­vo de Dios, y no le­gí­ti­mo. Es­ta teo­ría cho­ca­ba con la pos­tu­ra ofi­cial de la Igle­sia que de­fen­día la or­to­do­xia. En es­te con­tex­to, y con la im­por­tan­cia del Apo­ca­lip­sis tras el con­ci­lio de To­le­do, el Bea­to de Liébana se eri­gió en de­fen­sor de la doc­tri­na ofi­cial. Ade­más, se acer­ca­ba el año 800. El sim­bo­lis­mo apo­ca­líp­ti­co que al­gu­nos veían re­co­gi­do en los tex­tos de San Juan em­pe­zó a sem­brar el mie­do y la preo­cu­pa­ción por el fin del mun­do y la lle­ga­da in­mi­nen­te del reino de Sa­ta­nás. He­re­jías, fin del mun­do, an­ti­cris­to: es­tos ele­men­tos fa­vo­re­cie­ron que los es­cri­tos del Bea­to de Liébana y sus pre­cio­sas ilus­tra­cio­nes em­pe­za­ran a di­fun­dir­se.

Con el nom­bre de Bea­to se de­sig­na a par­tir de en­ton­ces a cual­quier ma­nus­cri­to co­pia­do de Los co­men­ta­rios al Apo­ca­lip­sis ori­gi­na­les del Bea­to de Liébana, es de­cir to­das las co­pias que sur­gie­ron en­tre los si­glos IX y XIII en re­fe­ren­cia al ori­gi­nal del año 776, có­di­ces que se re­co­gie­ron des­de los me­jo­res mo­nas­te­rios de Eu­ro­pa lle­gan­do a mu­chos rin­co­nes de la cul­tu­ra cris­tia­na y ori­gi­na­ron nue­vas for­mas ar­tís­ti­cas pa­ra ilus­trar las pá­gi­nas. Los 24 có­di­ces, pro­ce­den­tes de va­rios paí­ses eu­ro­peos, se con­tem­plan en la sa­la del Cen­tro de Es­tu­dios Le­ba­nie­gos de for­ma per­ma­nen­te. Es un pa­seo vi­sual re­ple­to de de­ta­lles que unen el ar­te del es­cip­to­rium con los tex­tos sa­gra­dos.

A po­cos ki­ló­me­tros de aquí, en el mo­nas­te­rio de San­to Toribio, el fran­cis­cano Juan Manuel abre con de­li­ca­de­za la te­ca de la ca­pi­lla del Lig­num Cru­cis. Al ba­jar la es­ca­le­ra to­do el es­plen­dor do­ra­do de la de­co­ra­ción pa­sa a se­gun­do plano de­jan­do co­mo pro­ta­go­nis­ta la ma­de­ra de Cu­pres­sus Sem­per­vi­vens que se ha­lla en su in­te­rior. Tal vez du­ran­te ese lar­go via­je des­de Jerusalén, san­to Toribio no fue­ra cons­cien­te de la im­por­tan­cia que a fi­na­les del si­glo VIII iba a te­ner ese tro­zo del tra­ve­sa­ño iz­quier­do de la cruz de Cris­to. Así co­mo tam­po­co po­día ima­gi­nar que en ese mo­nas­te­rio es­ta­ba vien­do la luz una nue­va for­ma de con­tar los even­tos bí­bli­cos, una for­ma que gra­cias al Bea­to y Los co­men­ta­rios so­bre el Apo­ca­lip­sis era mu­cho más pró­xi­ma al en­ten­di­mien­to de los fie­les y su co­no­ci­mien­to de los se­cre­tos de las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras.

San Juan ha­bía vuel­to de sus vi­sio­nes con una mi­sión: re­la­tar en un li­bro lo que Dios le ha­bía re­ve­la­do. Los cris­tia­nos de Asia, te­me­ro­sos por las con­di­cio­nes en las que se en­con­tra­ban, re­ci­bie­ron las cartas co­mo un sím­bo­lo de es­pe­ran­za y un ca­mino a se­guir, ya que, co­mo se lee en los ver­sos de Juan: “Y mi­ré, y vi que en me­dio del trono y de los cua­tro se­res vi­vien­tes, y en me­dio de los an­cia­nos, es­ta­ba en pie un cor­de­ro co­mo in­mo­la­do, que te­nía sie­te cuer­nos, y sie­te ojos, los cua­les son los sie­te es­pí­ri­tus de Dios en­via­dos por to­da la tie­rra ( Ap 5.6)”.

Así, co­mo el cor­de­ro de Dios de­go­lla­do per­ma­ne­ció fir­me en el trono de la eter­ni­dad, las co­mu­ni­da­des te­nían aho­ra con­fian­za en un fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor.

SI­GLO V

San­to Toribio de As­tor­ga tra­jo des­de Jerusalén a Liébana el Lig­num Cru­cis, un tro­zo de la cruz de Je­su­cris­to

AÑO 776

El mon­je co­no­ci­do co­mo Bea­to de Liébana es­cri­be

Los co­men­ta­rios al Apo­ca­lip­sis pa­ra que los tex­tos sa­gra­dos pue­dan lle­gar a más fie­les y sean

ES­TE MES: CAN­TA­BRIA

Mo­nas­te­rio de San­to Toribio de Lie­ba­na. En su in­te­rior se con­ser­va el frag­men­to más gran­de de los Lig­num Cru­cis, la cruz de Cris­to.

Una re­pre­sen­ta­ción del dia­blo en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cion del Bea­to de Lie­ba­na. La im­por­tan­cia del Bea­to ra­di­có en su ca­pa­ci­dad pa­ra di­ri­gir la vi­da de los mon­jes evi­tan­do las ten­ta­cio­nes de­mo­nia­cas A la de­re­cha: el frai­le fran­cis­cano Juan Manuel le­van­tan­do el Lig­num Cru­cis en el in­te­rior del Mo­nas­te­rio de San­to Toribio de Lie­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.