Ri­chard Ha­lli­bur­ton

Geo - - SUMARIO -

Po­seía, en ma­yor o me­nor me­di­da, los seis atri­bu­tos que se su­po­nen a to­do gran aven­tu­re­ro. A sa­ber: la me­mo­ria de los nom­bres y los ros­tros, el don de len­guas (al­go li­mi­ta­do), una in­ven­ti­va inago­ta­ble, la dis­cre­ción (la jus­ta), el ta­len­to de tra­bar con­ver­sa­ción con los ex­tra­ños, y cla­ro, la li­ber­tad de con­cien­cia que da el sa­ber­se ri­co. Por­que el nor­te­ame­ri­cano Ri­chard Ha­lli­bur­ton (1900-1939) –en la ima­gen, de pie jun­to al avión–, pre­vien­do su cor­ta exis­ten­cia, lo tu­vo cla­ro: de­di­ca­ría su vi­da a va­ga­bun­dear por el mun­do, sa­bo­rean­do ca­da ins­tan­te co­mo si fue­ra el úl­ti­mo. Así, tras ter­mi­nar sus es­tu­dios en Prin­ce­ton –don­de reali­zó sus pri­me­ras le­tras de re­por­te­ro en el dia­rio de la uni­ver­si­dad– se lan­zó a re­co­rrer el mun­do. Unos años des­pués, en 1925, apa­re­cía su pri­mer li­bro The Ro­yal Road to Ro­man­ce –tra­du­ci­do aho­ra al es­pa­ñol co­mo Rum­bo a la aven­tu­ra– , un au­tén­ti­co bes­tse­ller que le con­vir­tió de la no­che a la ma­ña­na en el aven­tu­re­ro más fa­mo­so de la épo­ca, una es­pe­cie de In­dia­na Jo­nes con los mo­da­les y el atrac­ti­vo de Scott Fitz­ge­rald. En el li­bro se su­ce­den uno tras otro los epi­so­dios de sus te­me­ra­rios via­jes: es­ca­ló el Mat­ter­horn y su­bió el mon­te Fu­ji­ya­ma en pleno in­vierno, cru­zó la pe­nín­su­la de Ma­la­sia du­ran­te el mon­zón... Ha­lli­bur­ton fue de los pri­me­ros via­je­ros en do­cu­men­tar grá­fi­ca­men­te sus ha­za­ñas. Con sus fotografías des­men­tía a aque­llos que le acu­sa­ban de in­ven­tar sus aven­tu­ras. A The Ro­yal Road to Ro­man­ce le si­guió, en 1927, La aven­tu­ra glo­rio­sa, don­de sur­ca el Me­di­te­rrá­neo tras la es­te­la de Uli­ses. Y a es­te, en 1929, Nue­vos mun­dos por con­quis­tar, don­de re­co­rre Amé­ri­ca Cen­tral y del Sur y vi­ve pe­ri­pe­cias co­mo la de cru­zar a na­do el ca­nal de Pa­na­má –pa­gó trein­ta y seis cen­ta­vos pa­ra ha­cer­lo y na­dó du­ran­te cin­cuen­ta ho­ras–. No fue su úni­ca proeza. Si­guien­do a su ad­mi­ra­do Lord By­ron, cru­zó a na­do el es­tre­cho de los Dar­da­ne­los, so­bre­vo­ló el mun­do –en un Stear­man C-3B mo­di­fi­ca­do, al que lla­mó La al­fom­bra vo­la­do­ra– en un via­je de 18 me­ses y se pa­seó por los Al­pes a lo­mo de ele­fan­te. En 1939 em­pren­dió su úl­ti­ma aven­tu­ra: cru­zar el Pa­cí­fi­co en un jun­co chino, el Sea Dra­gon. Una tor­men­ta se cru­zó en su ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.