EL AR­TE DEL BA­ÑO

Acer­car­se a una hei­tur pot­tur, “olla de agua ca­lien­te”, es una re­li­gión en Is­lan­dia. Es­tos bal­nea­rios na­tu­ra­les per­ma­ne­cen abier­tos du­ran­te to­do el año y a cual­quier ho­ra. Nos su­mer­gi­mos en un ri­to an­ces­tral.

Geo - - EN PORTADA - POR JOA­QUIM M. PUJALS TEX­TO

Voy a dar­me un ba­ño a la fuen­te ca­lien­te y vo­so­tros ven­dréis con­mi­go”, or­de­na a sus es­cla­vos el pro­ta­go­nis­ta de la Sa­ga de Egil, una de las obras cum­bre de la li­te­ra­tu­ra me­die­val is­lan­de­sa, es­cri­ta co­mo era cos­tum­bre en la épo­ca so­bre per­ga­mi­nos de piel de be­ce­rro. La in­ten­ción del vie­jo gue­rre­ro, gran­je­ro y poe­ta Egil Ska­lla­gríms­son, un per­so­na­je real cu­ya lar­ga y tur­bu­len­ta exis­ten­cia cu­brió ca­si to­do el si­glo X, es es­con­der en la zo­na ter­mal el te­so­ro ama­sa­do tras una vi­da de tra­ba­jos, lu­chas y ra­pi­ñas. Ni los co­fres ni los sir­vien­tes re­gre­sa­rán de allí y nun­ca más se vol­ve­rá a sa­ber de ellos.

El pro­ba­ble au­tor del tex­to, el his­to­ria­dor, poe­ta y cau­di­llo Sno­rri Stur­lu­son, el is­lan­dés más po­de­ro­so de su tiem­po, se hi­zo cons­truir jun­to a su gran­ja de Reyk­holt, al oes­te del país, una pis­ci­na re­don­da que to­da­vía se pue­de vi­si­tar 800 años des­pués. Un pa­sa­je sub­te­rrá­neo, de unos trein­ta me­tros de lon­gi­tud, la co­mu­ni­ca­ba con el edi­fi­cio y un ca­nal de agua fría per­mi­tía re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra del ba­ño. En la Sa­ga Stur­lun­ga, un pa­sa­je le des­cri­be char­lan­do con sus ami­gos en es­te ‘ja­cuz­zi’ vi­kin­go. Ig­no­ran­tes de su sig­ni­fi­ca­do, al­gu­nos tu­ris­tas que con­fun­den cual­quier lá­mi­na acuá­ti­ca con la Fon­ta­na di Tre­vi lan­zan mo­ne­das a las aguas humean­tes.

La pis­ci­na de Sno­rri es qui­zás el más fa­mo­so de los ba­ños termales islandeses (con per­mi­so de la es­pec­ta­cu­lar y ar­ti­fi­cial Blue La­goon, jun­to a Rei­kia­vik). Y tie­ne su mé­ri­to, por­que son mu­chos. Por to­da la is­la bro­tan fuen­tes cal­dea­das por la in­ten­sa ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca que se desa­rro­lla en su sub­sue­lo, que for­man par­te de la vi­da co­ti­dia­na des­de la lle­ga­da de los pri­me­ros po­bla­do­res es­can­di­na­vos en los si­glos VIII o IX, al igual que los vol­ca­nes, las fu­ma­ro­las y los gey­sir, la pa­la­bra is­lan­de­sa más co­no­ci­da en el mun­do.

El ca­lor de la Tie­rra es un re­cur­so muy bien apro­ve­cha­do: gra­cias a gran­des cen­tra­les geo­tér­mi­cas (25%) y a los em­bal­ses (75%), prác­ti­ca­men­te el 100% de la ener­gía que con­su­men los 350.000 islandeses pro­ce­de de fuen­tes re­no­va­bles y ba­ra­tas. Sin du­da por es­ta cau­sa, su con­su­mo eléc­tri­co per cá­pi­ta es, sin el me­nor re­mor­di­mien­to am­bien­tal, el más ele­va­do del mun­do (ca­si mul­ti­pli­ca por diez el es­pa­ñol). Los ba­jos cos­tes ener­gé­ti­cos han te­ni­do mu­cho que ver en el ce­lé­ri­co pro­ce­so que lle­vó a la na­ción ár­ti­ca de ser una de las más po­bres de Eu­ro­pa en la dé­ca­da de los 1970 a una de las de me­jor ni­vel de vi­da del mun­do a día de hoy (y la cuar­ta más fe­liz, se­gún la ONU. Es­pa­ña fi­gu­ra en el pues­to 36).

Ca­na­li­za­do ha­cia los edi­fi­cios, el lí­qui­do cal­dea­do por el mag­ma tam­bién pro­por­cio­na ca­le­fac­ción y, cla­ro, agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria a las vi­vien­das. Pe­ro, ade­más, las fuen­tes termales son el eje ver­te­bra­dor de la vi­da so­cial is­lan­de­sa. En mi­les de sund­laugs (pis­ci­nas) de to­das las for­mas y ta­ma­ños, cu­bier­tas o al ai­re li­bre, pú­bli­cas o pri­va­das, los ha­bi­tan­tes de es­te país de cli­ma in­hós­pi­to, con has­ta 19 ho­ras al día de gé­li­da os­cu­ri­dad in­ver­nal, se reúnen du­ran­te to­do el año con fa­mi­lia­res, ami­gos o ve­ci­nos pa­ra char­lar de lo hu­mano y lo di­vino e in­clu­so desa­rro­llan re­la­cio­nes pro­fe­sio­na­les su­mer­gi­dos has­ta el cue­llo en agua ca­len­ti­ta mien­tras to­do se hie­la a su al­re­de­dor.

“Es­tos pe­que­ños es­tan­ques su­po­nen pa­ra los islandeses lo que los ca­fés pa­ra los pa­ri­si­nos, o las te­rra­zas en las pla­zas pa­ra los ita­lia­nos”, afir­ma el es­cri­tor Jón Kal­man Stef­fáns­son. Tam­po­co exis­tía en la is­la cul­tu­ra de ta­ber­na o de pub co­mo en In­gla­te­rra o Ir­lan­da: en un vano in­ten­to por com­ba­tir el al­coho­lis­mo, las au­to­ri­da­des prohi­bie­ron la cer­ve­za ¡has­ta 1989! Los ni­ños em­pie­zan a ir a la pis­ci­na des­de muy pe­que­ños y no de­ja­rán de ha­cer­lo en to­da la vi­da. “Pro­ba­ble­men­te es la ac­ti­vi­dad más po­pu­lar en­tre no­so­tros: es el si­tio al que vas a dia­rio, lo pri­me­ro que ha­ces ca­da ma­ña­na. Vas a re­la­jar­te y a ha­blar de to­do”, ex­pli­ca el mú­si­co Hall­dór Már Ste­fáns­son, afin­ca­do en Bar­ce­lo­na y que pre­sen­ta un po­pu­lar pro­gra­ma en la te­le­vi­sión pú­bli­ca ca­ta­la­na.

To­dos los pue­blos del país, has­ta el más pe­que­ño, tie­nen su sund­laug. Las hay en to­das las gran­jas y no fal­tan en la ma­yo­ría de blo­ques de pi­sos y vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res. In­clu­so se han cons­trui­do al­gu­nas en lu­ga­res re­mo­tos, en va­lles si­tua­dos a va­rias ho­ras a pie del lu­gar ha­bi­ta­do más cer­cano, pa­ra el dis­fru­te de los ex­cur­sio­nis­tas. “Si no tie­nes una pis­ci­na, pa­re­ce que no pue­des ser una ciu­dad”, opi­na el al­cal­de de la ca­pi­tal, Da­gur Eg­ger­ts­son, quien no de­ja pa­sar un día sin mo­jar­se la barriga. “Creo que las pis­ci­nas son lo que ha­ce po­si­ble vi­vir aquí”, sen­ten­cia la ar­tis­ta Ragn­hei­dur Har­pa Leifs­dót­tir.

“Co­mo mu­chos ha­bi­tan­tes de regiones frías, los islandeses no so­mos muy co­mu­ni­ca­ti­vos.

To­dos los pue­blos del país tie­nen su sund­laug, su pis­ci­na ter­mal. Son el eje ver­te­bra­dor de la vi­da so­cial is­lan­de­sa.

Va­mos cu­bier­tos de mu­chas ca­pas de ro­pa, ca­si nun­ca nos ve­mos la piel, y eso di­fi­cul­ta el es­ta­ble­ci­mien­to de con­tac­to. El agua ca­lien­te nos li­be­ra de es­ta pri­sión. La piel des­nu­da, el ca­lor, el ai­re li­bre per­mi­ten de­rri­bar las ba­rre­ras, nos apro­xi­man fí­si­ca­men­te y nos con­vier­ten en más ha­bla­do­res”, ar­gu­men­ta Ste­fáns­son. “Mu­cha gen­te no sue­le ha­blar con sus ve­ci­nos en las tien­das o en la ca­lle, pe­ro en el ba­ño de­bes in­ter­ac­tuar: no hay na­da más que ha­cer”, coin­ci­de más prag­má­ti­co el al­cal­de de Rei­kia­vik.

Por si fue­ra po­co, las aguas de mu­chas fuen­tes tie­nen pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas. Du­ran­te si­glos, co­mo le su­ce­die­ra al mis­mo Sno­rri Stur­lu­son ha­ce ocho, las aguas ca­lien­tes per­mi­tie­ron a una po­bla­ción mal ali­men­ta­da, cu­ya die­ta re­gis­tra­ba un ex­ce­so de car­ne y al­cohol, ate­nuar los do­lo­ro­sos sín­to­mas de la go­ta, en­fer­me­dad cau­sa­da por una ta­sa de­ma­sia­do ele­va­da de áci­do úri­co en la san­gre, que for­ma cris­ta­les en los te­ji­dos y pro­vo­ca hin­cha- zón y la­ce­ran­tes pun­za­das.

Hay pis­ci­nas sen­ci­llas y rús­ti­cas y otras lu­jo­sas y so­fis­ti­ca­das, las hay gra­tui­tas y otras de pa­go (la en­tra­da a la Blue La­goon, con du­chas pri­va­das y otras co­mo­di­da­des, cues­ta 40 eu­ros), pe­ro en to­das ri­ge una in­fle­xi­ble nor­ma­ti­va hi­gié­ni­ca: an­tes de me­ter un pie en el agua, el ba­ñis­ta de­be du­char­se me­ticu­losa­men­te con ja­bón o gel y cham­pú( hay in­clu­so car­te­les ofi­cia­les en va­rios idio­mas que es­pe­ci­fi­can de for­ma inequí­vo­ca don­de y có­mo usar es­tos pro­duc­tos: ca­be­za, axi­las, en­tre pier­na, pies...). Y de­be ha­cer­lo des­nu­do, a me­nu­do en ves­tua­rios (se­gre­ga­dos por se­xos) don­de la pri­va­ci­dad es un bien es­ca­so.

Aun­que des­pués po­drá po­ner­se el ba­ña­dor pa­ra en­trar en la pis­ci­na, el pro­ce­so de aseo cor­po­ral tie­ne que afron­tar­lo sin es­ta pren­da, al­go que in­co­mo­da a vi­si­tan­tes pro­ce­den­tes de mu­chas la­ti­tu­des. Quien no si­ga es­cru­pu­lo­sa­men­te las ins­truc­cio­nes se arries­ga a ser re­pren­di­do por al­gún en­car­ga­do o por los com­pa­ñe­ros de ves­ti­dor. Ca­si to­dos los islandeses tie­nen su anéc­do­ta jo­co­sa re­la­cio­na­da con al­gún turista nor­te­ame­ri­cano (pa­ra los pro­ce­den­tes de otras cul­tu­ras es­te re­qui­si­to cons­ti­tu­ye ya una ba­rre­ra in­fran­quea­ble). Pe­ro los lo­ca­les se to­man muy en se­rio es­ta me­di­da, des­ti­na­da a sal­va­guar­dar la sa­lu­bri­dad de unas aguas muy po­co o na­da tra­ta­das.

“Nos enor­gu­lle­ce­mos de man­te­ner el agua li­bre de bac­te­rias da­ñi­nas. Co­mo que­re­mos po­ner la me­nor can­ti­dad de clo­ro po­si­ble en el agua, es esen­cial que las per­so­nas si­gan las re­glas de la­va­do sin tra­je de ba­ño an­tes de in­gre­sar en la pis­ci­na y a los ja­cuz­zis. Sue­len elo­giar­nos por la pu­re­za de nues­tra agua, y nos gus­ta­ría man­te­ner­la así ”, ar­gu­men­ta Lo­giSi­gur fin ns son, ge­ren­te de Lau­gar­dals­laug, en Reyk­ja­vík, la ma­yor pis­ci­na del país. No es de ex­tra­ñar: es uno de sus más va­lio­sos pa­tri­mo­nios, natural y cul­tu­ral.

Si­tua­da al sur de la is­la, la Re­ser­va Natural de Land­man­na­la­guar to­ma su nom­bre de la pis­ci­na ter­mal que emer­ge so­bre un cam­po de la­va. El lu­gar ha si­do uti­li­za­do por el hom­bre des­de ha­ce si­glos. Hoy, es un si­tio per­fec­to pa­ra re­la­jar­se tras una jor­na­da de sen­de­ris­mo por la zo­na.

¿Na­dar? Bueno, no real­men­te. Re­la­jar­se y con­ver­sar es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­tos ex­cur­sio­nis­tas en Land­man­na­lau­gar, al sur de la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.