TO­DOS BUS­CAN SUS OVE­JAS

Des­de ha­ce mil años, en sep­tiem­bre, los gran­je­ros sa­len de ex­pe­di­ción a las pra­de­ras al­tas pa­ra re­cu­pe­rar los re­ba­ños que pa­sa­ron ahí el verano. Es el lla­ma­do rét­tir: una pe­que­ña pa­la­bra pa­ra una gran sa­ga.

Geo - - EN PORTADA - POR OLIVIER JOLY FOTOS Y TEX­TO

CO­MIEN­ZA UN JUE­GO DE PIS­TAS AGO­TA­DOR: EN­CON­TRAR LAS OVE­JAS AIS­LA­DAS EN CRES­TAS Y BA­RRAN­COS

ES­TOS CA­BA­LLOS PE­QUE­ÑOS Y RO­BUS­TOS SON LOS ME­JO­RES ALIA­DOS DE LOS PAS­TO­RES

Las ro­cas de co­lo­res y las co­li­nas mus­go­sas que ro de an el es­tre­cho va­lle don­de ser­pen­tea el río Jö­kul­gil, emer­gen de la nie­bla. A lo le­jos y co­mo los di­mi­nu­tos per­so­na­jes de un cua­dro de He­roic-fan­tasy, los ji­ne­tes que va­dean el río gla­ciar an­tes de pe­ne­trar en un ca­ñón. Otras si­lue­tas, que lle­van un bas­tón pa­ra ca­mi­nar y van acom­pa­ña­dos de pe­rros pas­to­res, avan­zan a gran­des pa­sos por las cres­tas. Apos­ta­do en un ce­rro, Kris­tinn Gud­na­son, de 67 años, ob­ser­va el com­ba­te cuer­po a cuer­po en­tre los hom­bres y la na­tu­ra­le­za. Lle­va 53 años vien­do es­tas es­ce­nas en el co­ra­zón de las mon­ta­ñas de Is­lan­dia du­ran­te el rét­tir, la tras­hu­man­cia oto­ñal de las ove­jas.

Es una an­ti­quí­si­ma tra­di­ción is­land esa. Cuan­do lle­ga el verano, los ga­na­de­ros suel­tan las ove­jas y los jó­ve­nes ma­chos en las Tie­rras Al­tas de pas­tos fér­ti­les y es­pa­cios in­fi­ni­tos. Ya me­dia­dos de sep­tiem­bre, en una fe­cha de­fi­ni­da por el ca­len­da­rio lu­nar, sa­len en ca­ra­va­na, con sus ca­ba­llos y to­do­te­rre­nos, a bus­car sus re­ses. “El rét­tir pro­vie­ne de una ley es­cri­ta al prin­ci­pio de la co­lo­ni­za­ción, ha­ce 1.200 años”, nos ex­pli­ca Ola­fur Dýr­munds­son, un agró­no­mo y an­ti­guo con­se­je­ro de la Aso­cia­ción de Gran­je­ros de Is­lan­dia. Las co­mu­ni­da­des ru­ra­les re­vi­ven en­ton­ces mo­men­tos de ayu­da y so­li­da­ri­dad, sin los cua­les sus an­te­pa­sa­dos no ha­brían po­di­do so­bre­vi­vir en un país ca­rac­te­ri­za­do por una geo­gra­fía y un cli­ma es­pe­cial­men­te in­gra­tos. Re­cu­pe­ran así la esen­cia más pu­ra de Is­lan­dia.

Kris­tinn Guo­na­son es el pro­ta­go­nis­ta cen­tral del rét­tir en es­ta ex­ten­sa re­gión, al­re­de­dor del vol­cán He­kla. Des­de ha­ce 37 años, es­te ga­na­de­ro os­ten­ta el tí­tu­lo de fjall­kón­gur (rey de las mon­ta­ñas). Es­ta dig­ni­dad en desuso mues­tra sin em­bar­go el

“EL RÉT­TIR ES UN MO­DO DE MAN­TE­NER EL CON­TAC­TO CON LA TE­MI­BLE NA­TU­RA­LE­ZA DE NUES­TRAS RAÍ­CES”

res­pe­to que le tie­nen por su co­no­ci­mien­to del lu­gar, los ani­ma­les y los hom­bres. El fjall­kón­gur eli­ge los equi­pos y dis­tri­bu­ye los co­me­ti­dos en­tre pas­to­res ve­te­ra­nos y jó­ve­nes vo­lun­ta­rios. Sa­be an­ti­ci­par los gol­pes de vien­to y las ne­va­das. Tam­bién de­be evi­tar los ac­ci­den­tes y ex­tra­víos, así co­mo el des­alien­to. Tie­ne que rea­li­zar un tra­ba­jo muy com­pli­ca­do: lle­var a unas po­cas de­ce­nas de apa­sio­na­dos a bus­car 5.000 ove­jas en una zo­na la­be­rín­ti­ca.

En el va­lle Jö­kul­gil no hay ca­rre­te­ras ni pis­tas

Ca­da año du­ran­te el oto­ño, hay 200 rét­tir dis­tin­tos en el ar­chi­pié­la­go: más de un mi­llón de re­ses son lo­ca­li­za­das, re­cu­pe­ra­das y ba­ja­das por sen­de­ros pa­ra ser se­lec­cio­na­das y de­vuel­tas a sus pro­pie­ta­rios.

La gran tras­hu­man­cia or­ga­ni­za­da por los ga­na­de­ros que vi­ven en los al­re­de­do­res del vol­cán He­kla tie­ne mu­chos se­gui­do­res: el rey de las mon­ta­ñas, ¡có­mo no!, y tam­bién la lo­cuaz Ma­ja Sis­ka, una ale­ma­na que se ins­ta­ló aquí ha­ce unos 20 años por amor a un gran­je­ro, Sig­gi Björns­son, un ar­te­sano que fa­bri­ca si­llas de mon­tar y ar re os, o Ol­geir En­gil­ber­ts­son, que con­du­ce una vie­ja am­bu­lan­cia trans- for­ma­da en co­me­dor am­bu­lan­te. To­dos ellos re­co­rren jun­tos un ex­tra­or­di­na­rio universo mi­ne­ral, pro­te­gi­do en el in­te­rior de la Re­ser­va Natural de Fja­lla­bak que tam­bién al­ber­ga el mis­te­rio­so va­lle Jö­kul­gil en el que no hay ni ca­rre­te­ras, ni pis­tas. Es­tá ce­rra­do al pú­bli­co du­ran­te to­do el año sal­vo un so­lo día: du­ran­te el rét­tir.

El pun­to de sa­li­da: el re­fu­gio de Land­man­na­lau­gar. El con­voy se po­ne en mar­cha al al­ba. Los ji­ne­tes –hay tan­tos hom­bres co­mo mu­je­res–cru­zan el to­rren­te Jö­kul­gil con el agua lle­gán­do­les has­ta el mus­lo. Al ca­bo de tre­ce ki­ló­me­tros, al lle­gar al fon­do del va­lle, fren­te al gla­ciar de Tor­fa­jö­kull, se se­pa­ran pa­ra ex­plo­rar las cum­bres, gar­gan­tas y ba­rran­cos en bus­ca del ga­na­do. Sus cuer­pos se ten­san ba­jo el es­fuer­zo. Sus ros­tros se en­ro­je­cen y sus ojos se en­tre­cie­rran. Pe­ro sus mi­ra­das son cóm­pli­ces y las ve­la­das en los re­fu­gios son muy ani­ma­das. Mu­cho me­jor así, por­que to­da­vía tar­da­rán cin­co días en com­ple­tar to­do su tra­ba­jo.

“Des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, acu­den mu­chos más vo­lun­ta­rios”, afir­ma du­ran­te la ve­la­da Dora Kris­tins­dót­tir, de 41 años, que es hi­ja del rey de las mon­ta­ñas e ins­ti­tu­triz. “Es­tas jor­na­das son una bue­na ma­ne­ra de te­ner los pies en la tie­rra y man­te­ner el con­tac­to con es­ta te­mi­ble na­tu­ra­le­za que con­ser­va nues­tras raí­ces. To­dos so­mos igua­les an­te el can­san­cio y la llu­via.” Re­cuer­da que vi­vió su pri­mer rét­tir con ca­tor­ce años, la edad mí­ni­ma pa­ra po­der par­ti­ci­par. Es co­mo un ri­to ini­ciá­ti­co pa­ra pa­sar a la edad adul­ta, con el que sue­ñan to­dos los ni­ños de Is­lan­dia.

Ca­da año en Is­lan­dia se or­ga­ni­zan 200 rét­tir (reunión) dis­tin­tos pa­ra re­cu­pe­rar un mi­llón de ove­jas. Nues­tro re­por­te­ro acom­pa­ñó a agri­cul­to­res y vo­lun­ta­rios en la re­gión de Fja­lla­bak, en el sur del país.

A ca­ba­llo o a pie, los mon­te­ros ha­cen una bús­que­da mi­nu­cio­sa. Pa­ra en­con­trar 5.000 re­ses, de­be­rán pei­nar en cin­co días un área equi­va­len­te a cin­co ve­ces la ciu­dad de Bar­ce­lo­na.

El con­voy, que trans­por­ta va­rias de­ce­nas de par­ti­ci­pan­tes, tan­to ex­pe­ri­men­ta­dos co­mo no­va­tos, tie­ne que atra­ve­sar el Jö­kul­gil, un pro­fun­do e im­pe­tuo­so río gla­ciar.

Kris­tinn Gud­na­son, de 67 años, di­ri­ge las ope­ra­cio­nes.Su gran ex­pe­rien­cia le ha va­li­do el tí­tu­lo de “rey de las mon­ta­ñas”. For­ma par­te de una fa­mi­lia de ge­ne­ra­cio­nes de ga­na­de­ros.

El tra­ba­jo es tan ago­ta­dor pa­ra las mon­tu­ras que los ji­ne­tes tie­nen que cam­biar va­rias ve­ces de ca­ba­llo. Tras el es­fuer­zo, al­gu­nos ani­ma­les se desaho­gan en es­te te­rreno cu­bier­to de la­va lla­ma­do Dó­ma­dalsh­raun. Los ca­ba­llos islandeses, de po­ca al­tu­ra (1,35 me­tros has­ta la cruz), es­pe­so pe­la­je y ági­les, es­tán bien adap­ta­dos a la ru­de­za del te­rri­to­rio. Sus an­te­pa­sa­dos fue­ron im­por­ta­dos por los vi­kin­gos en los si­glos IX y X.

Es­tos dos chi­cos lle­van el fa­mo­so lo­pa­pey­sa, un jer­sey te­ji­do con la­na lo­cal. Es una pren­da im­permea­ble, grue­sa, aun­que li­ge­ra. El rét­tir, muy arrai­ga­do en el fol­clo­re na­cio­nal, fas­ci­na a los jó­ve­nes, in­clu­so a los ur­ba­ni­tas. Los ni­ños de­ben es­pe­rar a cum­plir ca­tor­ce años pa­ra po­der par­ti­ci­par en la tras­hu­man­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.