LAS PER­LAS SE­CRE­TAS DE LOS ISLANDESES

En es­te paíss don­de la na­tu­ra­le­za da una de cal y otra de are­na, ca­da ha­bi­tan­te tie­ne su lu­gar pre­fe­ri­do pa­ra re­vi­ta­li­zar­se o desaho­gar­se. Aquí van diez con­se­jos que va­len oro.

Geo - - EN PORTADA - POR SÉ­BAS­TIEN DESURMONT

PA­SEO POR UNA 1 PLA­YA RO­JA Los islandeses son ca­te­gó­ri­cos: es la pla­ya más bo­ni­ta del mun­do. ¿Su nom­bre? Rauði­san­dur, que sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te “are­na ro­ja”. La fran­ja la­cu­na­ria de diez ki­ló­me­tros de lar­go ad­quie­re, se­gún qué ti­po de luz, una in­fi­ni­dad de ma­ti­ces bri­llan­tes que con­tras­tan con el azul pro­fun­do del mar y el sua­ve ver­de de las hier­bas que bor­dean la bahía. “Aquí sen­ti­rás un po­de­ro­so sen­ti­mien­to de li­ber­tad”, afir­ma el fo­tó­gra­fo Ar­ni Trygg­va­son. Un po­co más ha­cia el oes­te, se al­za Lá­trab­jarg, una mu­ra­lla fre­cuen­ta­da por mi­llo­nes de aves ma­ri­nas. El acan­ti­la­do, que al­can­za los 440 me­tros de al­ti­tud, es de­cir ca­si el do­ble que el Ca­bo de For­men­tor, en Ma­llor­ca (232 m), es el pun­to más oc­ci­den­tal de Eu­ro­pa. Es má­gi­co. Pe­ro tam­bién pe­li­gro­so. ¡No es na­da re­co­men­da­ble acer­car­se de­ma­sia­do al bor­de, más allá de la lí­nea blanca tra­za­da por los ha­bi­tan­tes!

TREPIDANTES 2 MO­VI­MIEN­TOS TELÚRICOS

Exis­ten mu­chas ra­zo­nes pa­ra ex­plo­rar el Snæ­fells­jö­kull, un cono ca­si per­fec­to co­ro­na­do por un gla­ciar. En pri­mer lu­gar, la li­te­ra­tu­ra: es aquí, en las entrañas del vol­cán, don­de Ju­lio Ver­ne si­tuó la puer­ta de en­tra­da a su Via­je al cen­tro de la Tie­rra. En se­gun­do lu­gar, lo so­bre­na­tu­ral: pa­ra los islandeses, es­te es el reino de los el­fos y un lu­gar don­de abun­dan las “vi­bra­cio­nes”. “De­bi­do a las pe­cu­lia­ri­da­des geo­ló­gi­cas del lu­gar, es po­si­ble sen­tir la ener­gía que su­be de las pro­fun­di­da­des, afir­ma la pro­fe­so­ra de yoga Es­trid Thor­valds­dót­tir. Aquí vie­ne la gen­te a me­di­tar y re­po­ner ener­gías…” Pa­ra es­ca­lar­lo, es ne­ce­sa­rio con­tar con los ser­vi­cios de un guía, pe­ro hay una ca­rre­te­ra fá­cil que da la vuel­ta al vol­cán.

UNA BI­BLIO­TE­CA

3 ACUÁ­TI­CA

Con sus ca­sas de co­lo­res y su ai­re a lu­gar de ve­ra­neo pa­ra vi­kin­gos, Styk­kis­hól­mur es uno de los puer­tos más bo­ni­tos de Is­lan­dia. No se pier­da la an­ti­gua bi­blio­te­ca. En 2007, el ar tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Ro­ni Horn ins­ta­ló una obra mo­nu­men­tal, una es­pe­cie de “con­ser­va­to­rio del agua”: ca­da uno de sus vein­ti­cua­tro tu­bos trans­lú­ci­dos con­tie­ne una mues­tra de otros tan­tos gla­cia­res islandeses. Di­cho sea de pa­so, las di­men­sio­nes de es­tos gla­cia­res es­tán men­guan­do de for­ma alar­man­te, de­bi­do al ca­len­ta­mien­to glo­bal.

4 RUM­BO A LAS FOCAS Are­na­les ver­des, prados inun­da­dos, pla­yas de gui­ja­rros ne­gros… Y so­bre to­do un olor muy fuer­te que in­di­ca la pre­sen­cia de la ma­yor co­lo­nia de focas del país (un mi­llar). En la Pe­nín­su­la de Vat­ness y con ba­ja­mar, se pue­de ob­ser­var fá­cil­men­te es­tos ani­ma­les. Tam­bién se pue­de dar la vuel­ta a la pe­nín­su­la en co­che (me­dio día). Ten­drá la opor­tu­ni­dad de ad­mi­rar una ro­ca fi­ja­da en la are­na: el Hvít­ser­kur, un blo­que de ba­sal­to de

15 m de al­tu­ra y per­fo­ra­do por dos ar­cos.

CROL “CO­OL”

5

Y HE­LA­DO

¡Frio­le­ros abs­te­ner­se! El de­por­te pre­fe­ri­do de los ha­bi­tan­tes de Rei­kia­vik con­sis­te en na­dar en el Atlán­ti­co Nor­te. Y por su­pues­to con la desen­vol­tu­ra de un sur­fis­ta ha­waiano. En la pla­ya de Naut­hóls­vík no hay co­co­te­ros. Pe­ro sí hay una en­se­na­da con are­na do­ra­da im­por­ta­da de Ma­rrue­cos. En días la­bo­ra­bles, los ba­ños de mar atraen a las mul­ti­tu­des a la ho­ra del al­muer­zo, en­tre las 11 y las 14 h. Hay una pis­ci­na al ai­re li­bre don­de po­drá su­mer­gir­se en un agua ter­mal a 38º C, an­tes y des­pués de la re­fres­can­te zam­bu­lli­da.

BA­JO LA CAS­CA­DA

6 MUL­TI­CO­LOR

De ser cier­to lo que afir­ma el cer­ve­ce­ro y aman­te de la na­tu­ra­le­za Jóhann Guð­munds­son, la Sel­ja­lands­foss, de 65 m de al­tu­ra, es “el sal­to de agua más má­gi­co del país”. Y aña­de: “Ha­ce un rui­do im­pre­sio­nan­te. Y me en­can­ta pa­sar por de­trás y es­con­der­me…” Y cuan­do hay sol, la cor­ti­na lí­qui­da crea un bo­ni­to ar­co iris. Thórs­mörk, “el bos­que de Thor”, se en­cuen­tra cer­ca de la cas­ca­da. “Es un si­tio que ca­sa bas­tan­te bien con el con­cep­to is­lan­dés del pa­raí­so”, aña­de el fo­tó­gra­fo Ar­ni Trygg­va­so­ne.

EL VOL­CÁN PA­RA

7 VIA­JAR EN EL TIEM­PO Bien­ve­ni­dos al La­ka­gí­gar, un de­sier­to de ce­ni­zas ho­ra­da­do por cen­te­na­res de crá­te­res. “Es­te lu­gar es el nir­va­na de los sen­de­ris­tas, pe­ro tam­bién es un si­tio his­tó­ri­co”, nos ex­pli­ca el guía Lau­rent Jé­gu, un fran­cés que re­si­de aquí des­de ha­ce diez años. En 1783, flu­ye­ron aquí los ma­yo­res ríos de la­va de la his­to­ria de Is­lan­dia. El res­pon­sa­ble fue el vol­cán La­ki. Al­gu­nos afir­man que las mons­truo­sas emi­sio­nes de dió­xi­do de azu­fre pro­vo­ca­das por la erup­ción afec­ta­ron las co­se­chas en to­da Eu­ro­pa, has­ta el pun­to que pro­vo­ca­ron las re­vuel­tas de 1789 en Fran­cia. No es ca­sua­li­dad que tam­bién re­ci­ban el nom­bre de “cam­po de la­va de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa”.

TÉMPANOS DE HIE­LO EN

8 EL AGUA AZUL

El Jö­kul­sár­lón es fa­mo­so. Pe­ro lo es tan­to o más el Fjall­sár­lón, muy que­ri­do por los islandeses y que tam­bién es­tá si­tua­do en la cos­ta sur. Es­ta la­gu­na azu­la­da y sal­pi­ca­da de ice­bergs don­de reina la cal­ma es igual­men­te ali­men­ta­da por el des­hie­lo del Vat­na­jö­kull, el ma­yor

gla­ciar del país. Una pis­ta con ba­ches con­du­ce a las in­me­dia­cio­nes del gla­ciar. Lue­go ha­brá que se­guir a pie por un sen­de­ro que bor­dea las ori­llas, o zig­za­guear en zó­diac en­tre los gran­des témpanos de hie­lo.

EN LA COS­TA DE

9 LOS EL­FOS

Su nom­bre ya es una in­vi­ta­ción a via­jar: Vík­nas­lóðir, el “sen­de­ro de las ca­las”. Pa­ra Phi­lip­pe Pa­tay, que fun­dó en Is­lan­dia una em­pre­sa de sen­de­ris­mo, es “el uno de los re­co­rri­dos de trek­king más bo­ni­tos del país”. En­tre las al­deas de Bak­ka­ge­rði y Sey­disf­jör­dur, bor­dea el li­to­ral nor­des­te y atra­vie­sa la “mon­ta­ña de los el­fos”. Pro­mon­to­rios des­de don­de con­tem­plar el ba­llet de las aves, pla­yas de are­na ne­gra, to­rren­tes de aguas lím­pi­das, bahías don­de hol­ga­za­nean las focas Aquí, du­ran­te 5-7 días (el sen­de­ro ofre­ce 150 km de pa­seos), dis­fru­ta­rá al má­xi­mo de la na­tu­ra­le­za más pu­ra.

OB­JE­TI­VO: EL

10 CÍRCU­LO PO­LAR

Es un pe­que­ño cua­dri­lá­te­ro irre­gu­lar don­de re­to­zan ove­jas. La is­la de Grim­sey, a 40 km de dis­tan­cia de la cos­ta nor­te, es el úni­co lu­gar ha­bi­ta­do de Is­lan­dia que se en­cuen­tra más allá del círcu­lo po­lar ár­ti­co. A los es­ca­sos vi­si­tan­tes que se atre­ven a ir se les da un cer­ti­fi­ca­do por ha­ber cru­za­do el pa­ra­le­lo 66. En la is­la, po­drá ob­ser­var aves y ma­mí­fe­ros ma­ri­nos, con­tem­plar ór­ga­nos ba­sál­ti­cos… E in­clu­so ju­gar al ajedrez con al­guno de los 90 ha­bi­tan­tes de la is­la, au­tén­ti­cos apa­sio­na­dos de es­te jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.