DIEZ PIS­CI­NAS DE EN­SUE­ÑO EN UNA TIE­RRA DE HIE­LO Y FUE­GO

Geo - - EN PORTADA -

Ríos, la­gos, la­gu­nas o gran­des ba­ños co­nec­ta­dos con fuen­tes geo­tér­mi­cas... Los hay a cien­tos y to­dos son de agua ca­lien­te. En al­gu­nos hay que pa­gar, otros son gra­tis. Pe­ro sea cual sea, el ri­tual es siem­pre el mis­mo. In­con­fun­di­ble: una du­cha, a la que hay que en­trar des­nu­do (sí o sí) y en­ja­bo­nar­se co­mo si no hu­bie­se un ma­ña­na an­tes de en­trar fi­nal­men­te en la pis­ci­na ter­mal. Es im­por­tan­te re­cor­dar que es­tos cen­tros nun­ca fun­cio­nan sin te­ner pre­via­men­te la apro­ba­ción de los ha­bi­tan­tes: un spa natural pue­de ser trai­cio­ne­ro, ya que pue­de con­te­ner áci­dos o aguas per­ju­di­cia­les que suben de las pro­fun­di­da­des. Aquí es­tán los lu­ga­res pre­fe­ri­dos de GEO.

1 KROSSNESLAUG

Zam­bu­llir­se cer­ca del círcu­lo po­lar es po­si­ble. Si­tua­da en la pla­ya, es­ta pis­ci­na geo­ter­mal de do­ce me­tros de lon­gi­tud ofre­ce una vis­ta mag­ní­fi­ca del mar de Groen­lan­dia y los fior­dos del oes­te. El ac­ce­so cues­ta 200 co­ro­nas (1,62 eu­ros).

2 GUDRÚNARLAUG

Bau­ti­za­do co­mo sen­ci­llo ho­me­na­je a Gu­drún Os­vi­furs­dót­tir, he­roí­na de las sa­gas is­lan­de­sas, es­te ba­ño de­li­mi­ta­do por blo­ques de pie­dra si­gue sien­do un rin­cón muy es­pe­cial: ideal pa­ra re­la­jar­se en paz ro­dea­do por un en­torno bu­có­li­co. El guardarropa, una cho­za con te­cho de tur­ba, es tí­pi­ca de la ar­qui­tec­tu­ra me­die­val nór­di­ca.

3 GAMMA LAUGIN

Ubi­ca­do en me­dio del cam­po, cer­ca del Gey­sir (el fa­mo­so géi­ser que dio nom­bre a es­te fe­nó­meno), Gamma Laugin, la “la­gu­na se­cre­ta”, le­van­ta­do a fi­na­les del si­glo XIX, es un re­fu­gio de cuen­to. A vi­si­tar nor­mal­men­te en in­vierno, cuan­do el agua, que al­can­za tem­pe­ra­tu­ras que os­ci­lan en­tre los 38 y los 40º C, es­tá ro­dea­da por nie­ve y el va­por di­bu­ja sin­gu­la­res ara­bes­cos. 22 eu­ros por adul­to.

4 SELJAVALLALAUG

Cu­bier­ta de ce­ni­za tras la erup­ción del vol­cán Ey­jaf­jöll, es­ta pis­ci­na rea­li­za­da con hor­mi­gón y si­tua­da en una de las fal­das del vol­cán, pre­sen­ta una ubi­ca­ción ex­ce­len­te. Su ta­ma­ño es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de (20 x 10 me­tros) pa­ra per­mi­tir bien el ba­ño sin aco­ger a de­ma­sia­da gen­te. El en­torno sal­va­je te ha­rá sen­tir­te so­lo en el mun­do.

5 LAND­MAN­NA­LAU­GAR

Los “ba­ños de la gen­te del país” (land­man­na­lau­gar), así es co­mo los lu­ga­re­ños lla­man acer­ta­da­men­te a es­tos ba­ños termales. Los islandeses se re­la­jan en es­tas aguas cu­ya tem­pe­ra­tu­ra os­ci­la en­tre los 34 y los 41ºC. El pai­sa­je cir­cun­dan­te, con las mon­ta­ñas cu­bier­tas de hier­bas y flo­res sil­ves­tres mul­ti­co­lo­res (ro­jas, ama­ri­llas, mo­ra­das...), ofre­ce un es­pec­tácu­lo im­pre­sio­nan­te. Inac­ce­si­bles de oc­tu­bre a abril.

6 GRJÓTAGJÁ

Más que una cue­va, es­te es un lu­gar má­gi­co. Es­ta grie­ta en la cor­te­za de la­va ofre­ce un ja­cuz­zi natural de un in­ten­so azul co­bal­to, su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra 30 o 40 ba­ñis­tas. En­tre 1975 y 1984, de­bi­do a la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, la tem­pe­ra­tu­ra del agua su­bió a más de 50º C. Hoy dis­mi­nu­ye po­co a po­co, pe­ro aún así si­gue sien­do va­ria­ble. Los islandeses han vuel­to a él arries­gán­do­se, pe­ro to­da­vía el ba­ño no es acon­se­ja­ble. Es con­ve­nien­te pre­gun­tar an­tes en el lu­gar.

7 JARDBÖDIN VID MÝVATN

Una sau­na, un bar, un res­tau­ran­te y una gran pis­ci­na de agua ri­ca en seis ti­pos de mi­ne­ra­les que as­cien­de des­de 2.500 me­tros ba­jo la tie­rra. La La­gu­na Azul del nor­te, si­tua­da en­tre cam­pos y bos­ques, es una ra­ra per­la don­de se­gu­ro te de­mo­ra­rás du­ran­te ho­ras. Inol­vi­da­ble por las no­ches de sep­tiem­bre a mar­zo: la re­gión de Mývatn es el pa­raí­so de las au­ro­ras bo­rea­les.

8 VÍTI

¡Bien­ve­ni­dos al... in­fierno! Es­te es el sig­ni­fi­ca­do li­te­ral de Víti. De he­cho, es­te crá­ter de 300 me­tros de diá­me­tro no ha vis­to una erup­ción des­de la del Ask­ja, allá por 1875. El lu­gar ofre­ce mo­men­tos de fe­li­ci­dad pu­ros. Su ma­nan­tial ter­mal per­mi­te el ba­ño du­ran­te to­do el verano. No re­co­men­da­do pa­ra as­má­ti­cos. 9 HVERAGIL Si­tua­do en el bor­de del Vat­na­jö­kul, el se­gun­do gla­ciar más gran­de de Eu­ro­pa, es­te lu­gar es de los más con­cu­rri­dos en in­vierno. Dos co­rrien­tes de agua, una ca­lien­te y otra fría, se unen aquí, ofre­cien­do una tem­pe­ra­tu­ra ideal. Lo más: cha­po­tear de­ba­jo de la cas­ca­da.

10 HOFFELL

Cin­co ba­ñe­ras re­don­das ali­nea­das en una lla­nu­ra y ba­jo una pa­red ro­co­sa, co­mo una su­ce­sión de mi­nij acuz­zis en me­dio de la na­da. ¿El pro­gra­ma? Re­la­jar­se ad­mi­ran­do los pi­cos ne­va­dos y los ca­ba­llos. De­ja 500 co­ro­nas (4 €) en una ca­ja.

Círcu­lo po­lar ár­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.