RE­LA­TO S DE HOM­BRES PE­CES Y SI­RE­NAS

Geo - - GRAN SERIE 2018 -

Éra­se una vez en un pue­blo de la cos­ta de Mes­si­na, en la is­la ita­lia­na de Si­ci­lia, un va­rón de nom­bre Ni­co­la, al que lla­ma­ban “Co­la”. Ama­ba el mar y sus cria­tu­ras, ade­más de ser un in­creí­ble na­da­dor ca­paz de per­ma­ne­cer su­mer­gi­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Siem­pre que po­día, de­vol­vía al mar los pe­ces que su pa­dre y her­ma­nos pes­ca­ban con mu­cho es­fuer­zo. De ahí que los al­dea­nos co­men­za­ran a lla­mar­lo “Colapesce”.

Su ac­ti­tud era mo­ti­vo de bron­cas dia­rias. Un día que Co­la ha­bía de­vuel­to al agua una pre­cio­sa mo­re­na, su ma­dre lan­zó so­bre él una mal­di­ción: “Tu pa­dre y her­ma­nos se fa­ti­gan to­do el día in­ten­tan­do pes­car y tú de­vuel­ves al mar los pe­ces. Es un pe­ca­do ca­pi­tal ti­rar los se­res del Se­ñor. Si no cam­bias, ¡que te tras­for­mes en pez!” Des­de aquel mo­men­to el jo­ven em­pe­zó a cam­biar: pa­sa­ba ca­da vez más tiem­po en el mar has­ta que un día em­pe­za­ron a sa­lir­le es­ca­mas en la piel y mem­bra­nas en­tre los de­dos.

Colapesce ex­plo­ra­ba los fon­dos ma­ri­nos, y cuan­do vol­vía a la su­per­fi­cie con­ta­ba his­to­rias so­bre te­so­ros, ciu­da­des su­mer­gi­das y ra­ros se­res ma­ri­nos. El día que sa­có unas mo­ne- das de oro, el em­pe­ra­dor Federico II qui­so co­no­cer­lo pa­ra po­ner­lo a prue­ba: pri­me­ro ti­ró des­de la bor­da una co­pa de oro y lue­go su co­ro­na. Co­la re­cu­pe­ró am­bas sin ape­nas di­fi­cul­tad. Co­mo el dig­na­ta­rio te­nía cu­rio­si­dad por co­no­cer cuán pro­fun­do era el mar que ro­dea­ba la is­la, le pi­dió que lle­ga­se has­ta al fon­do del mar y le con­ta­ra lo que ha­bía.

Al vol­ver, Colapesce des­cri­bió to­do ti­po de ma­ra­vi­llas y una en es­pe­cial: le con­tó que la is­la de Si­ci­lia se sos­te­nía so­bre tres co­lum­nas, dos de ellas se man­te­nían in­tac­tas y una es­ta­ba va­ci­lan­te de­bi­do al fue­go que la con­su­mía. Federico pi­dió a Co­la que co­gie­se un po­co de la lla­ma que ar­día ba­jo el agua. “Si así es vues­tra vo­lun­tad, lo ha­ré, Ma­jes­tad”, co­men­zó su res­pues­ta. “Mi co­ra­zón me di­ce que de es­ta mi­sión po­dría no vol­ver. De­jad­me unas cuan­tas len­te­jas. Si so­bre­vi­vo vol­ve­ré a la su­per­fi­cie; si no lo con­si­go, su­birán so­lo las len­te­jas”. Días des­pués apa­re­cie­ron úni­ca­men­te las len­te­jas.

Se­gún la tra­di­ción, Colapesce no mu­rió, sino que pre­fi­rió que­dar­se pa­ra siem­pre en las pro­fun­di­da­des sos­te­nien­do la co­lum­na que la la­va del vol­cán Et­na es­ta­ba des­gas­tan­do, y así sal­var Si­ci­lia del co­lap­so. Siem­pre que Colapesce de­ci­de cam­biar de hom­bro pa­ra ali­viar el pe­so, la tie­rra tiem­bla y el Et­na se des­pier­ta.

La le­yen­da de Ni­co­la Pes­ce es una de las más co­no­ci­das del área del Me­di­te­rrá­neo. Reúne to­dos los ele­men­tos clá­si­cos: el mar, un hom­bre pez y un fi­nal trá­gi­co y sim­bó­li­co.

A mu­chos ki­ló­me­tros de allí, a fi­na­les del si­glo XVII, en el in­te­rior de Can­ta­bria ocu­rrie­ron unos he­chos si­mi­la­res al re­la­to de Colapesce, do­cu­men­ta­dos por tes­ti­gos y por el es­cri­tor pa­dre Fei­joo. Las ar­qui­tec­tu­ras cla­si­cis­tas de los si­glos XVII y XVIII son el te­lón de fon­do del pe­que­ño pue­blo mon-

ta­ñés de Liér­ga­nes. En aquel en­ton­ces la fá­bri­ca de ar­ti­lle­ría lo­cal, re­fe­ren­te de la ma­qui­na­ria mi­li­tar es­pa­ño­la, ha­bía le­van­ta­do la eco­no­mía del pue­blo tal y co­mo tes­ti­mo­nian es­tos edi­fi­cios. Co­rría 1674 cuan­do una tra­ge­dia gol­peó una de las hu­mil­des fa­mi­lias del pue­blo. Fran­cis­co de La Vega y María del Ca­sar te­nían cua­tro hi­jos. El se­gun­do –Fran­cis­co– te­nía una pa­sión des­co­mu­nal por el agua y ca­da día pa­sa­ba ho­ras na­dan­do en el río Mie­ra, su úni­co in­te­rés ya que ha­bía de­ja­do los es­tu­dios y te­nía po­cas ga­nas de tra­ba­jar. Se­gún cuen­ta la le­yen­da, mez­cla­da con la his­to­ria ofi­cial, sus pa­dres le en­con­tra­ron un tra­ba­jo de mo­zo en el puer­to de Bil­bao.

El 20 de ju­nio de 1674, jun­to con sus ami­gos, Fran­cis­co fue a ba­ñar­se al mar. Pa­sa­das unas ho­ras, aún no ha­bía vuel­to, por lo que sus com­pa­ñe­ros avi­sa­ron de su des­apa­ri­ción. Se le dio por muer­to, aun­que nun­ca se en­con­tró su cuer­po. Cin­co años des­pués, cuan­do unos pes­ca­do­res sa­lie­ron a fae­nar a la bahía de Cá­diz co­mo to­dos los días, vie­ron una cria­tu­ra des­co­no­ci­da sa­lir a la su­per­fi­cie. Con­si­guie­ron acer­car­se a ese ex­tra­ño ser y atra­par­lo con un ce­bo y gran­des re­des. “Es un hom­bre”, co­men­ta­ron al­gu­nos. “No pue­de ser, tie­ne es­ca­mas, un cuer­po de­for­me, uñas des­gas­ta­das y ma­nos ra­ras”, di­je­ron otros. La cria­tu­ra no ha­bla­ba, por lo que los pes­ca­do­res de­ci­die­ron lle­var­lo al con­ven­to de San Fran­cis­co pa­ra que al­gún eru­di­to en­con­tra­se una ex­pli­ca­ción. Al ca­bo de unos días, el jo­ven abrió la bo­ca: “Liér­ga­nes”, di­jo. Na­die en­ten­día la pa­la­bra has­ta que la es­cu­chó un frai­le ori­gi­na­rio de Can­ta­bria, que en­se­gui­da fue a ver a Do­min­go de Can­to­lla, miem­bro del Tri­bu­nal lo­cal de la San­ta In­qui­si­ción, pa­ra ex­pli­car­le que en su tie­rra ha­bía un pe­que­ño pue­blo lla­ma­do Liér­ga­nes.

Se­ma­nas des­pués lle­gó la res­pues­ta del mu­ni­ci­pio cán­ta­bro. Na­da ex­tra­ño ha­bía ocu­rri­do allí du­ran­te esos años, sal­vo la des­apa­ri­ción de un jo­ven del pue­blo en el Can­tá­bri­co ha­cía unos cin­co años. El in­qui­si­dor no lo te­nía cla­ro y pu­so al jo­ven hom­bre-pez en ma­nos del frai­le Juan Ro­sen­de pa­ra que le acom­pa­ña­se al pue­blo. Cuan­do lle­ga­ron, la ma­dre y los her­ma­nos re­co­no­cie­ron al jo­ven Fran­cis­co. Aquí la le­yen­da se fun­de con la reali­dad en es­te re­la­to cán­ta­bro. Pa­re­ce que Fran­cis­co nun­ca se in­te­gró en la vi­da de mon­ta­ña. Pa­sa­ba los días des­nu­do en el río, sin ape­nas co­mer y sin co­nec­tar con el mun­do ex­te­rior. So­lo pe­día ta­ba­co, pan y vino de vez en cuan­do. Des­pués de unos nue­ve años en los va­lles mon­ta­ñe­ses, Fran­cis­co ba­jó a la ori­lla del mar y ya no se su­po más de él. La tra­ge­dia de es­te hom­bre­pez ter­mi­na­ba con un mis­te­rio, exac­ta­men­te igual que el mi­to que con­sa­gra el re­la­to de Colapesce.

Si­glos más tar­de, des­pués de ha­ber es­tu­dia­do el es­cri­to de Fei­joo, el doc­tor Gre­go­rio Ma­ra­ñon avan­zó al­gu­na hi­pó­te­sis so­bre el ca­so de Liér­ga­nes: era pro­ba­ble que Fran­cis­co pa­de­cie­se al­gu­na for­ma ex­tre­ma de cre­ti­nis­mo (tras­torno fre­cuen­te en zo­nas mon­ta­ño­sas con­sis­ten­te en un re­tar­do en el cre­ci­mien­to fí­si­co y men­tal), ade­más de una fuer­te ic­tio­sis, en­fer­me­dad cu­tá­nea ca­rac­te­ri­za­da por una des­ca­ma­ción se­ve­ra de la piel. Su teo­ría ex­pli­ca­ría en par­te la vi­da ais­la­da del mun­do, tí­pi­ca del cre­ti­nis­mo. La ic­tio­sis po­dría ha­ber si­do des­co­mu­nal en es­te ca­so.

El mis­te­rio del hom­bre pez for­ma par­te de las tra­di­cio­nes cán­ta­bras, una más en­tre las mi­les que cus­to­dia es­te mar bra­vío. Esas his­to­rias le­gen­da­rias y de aven­tu­ras en al­ta mar, po­bla­das por se­res mi­to­ló­gi­cos y ade­re­za­das con mu­cho mie­do, eran con­ta­das por los ma­ri­ne­ros a la vuel­ta de lar­gas es­tan­cias en bar­cas a mer­ced de las olas. Era un mun­do des­co­no­ci­do y ex­tra­or­di­na­rio.

Du­ran­te su pri­mer via­je a las In­dias, Cris­tó­bal Co­lon des­cri­bió en su dia­rio unos se­res ma­ri­nos que nun­ca ha­bía vis­to: “Tres si­re­nas que sa­lie­ron del mar, pe­ro que no eran tan her­mo­sas co­mo las pin­tan”. En esa tra­ve­sía, el fa­mo­so al­mi­ran­te iba acom­pa­ña­do por el na­ve­gan­te cán­ta­bro y gran car­tó­gra­fo Juan de la Co­sa, de San­to­ña. Fue el pri­me­ro en tra­zar so­bre pa­pel un ma­pa­mun­di in­clu­yen­do Amé­ri­ca. Qui­zá aque­llos avis­ta­mien­tos pe­cu­lia­res le ins­pi­ra­ron al ele­gir la for­ma del mas­ca­rón de proa de su na­vío Ma­ri­ga­lan­te. Eli­gió una si­re­na, un ho­me­na­je a ese ho­ri­zon­te azul des­co­no­ci­do, po­bla­do de cria­tu­ras mi­to­ló­gi­cas, y un amu­le­to pa­ra los que se aden­tra­ban en es­pa­cios abier­tos con­fian­do en su suer­te y su pers­pi­ca­cia.

Des­de el Par­que del Hom­bre y el Mar de la is­la de la Mag­da­le­na, en Santander, la mi­ra­da y el can­to de la si­re­na con­ce­bi­da por Juan de la Co­sa es­tán in­mu­ta­bles, de ca­ra al vien­to que so­pla des­de la cos­ta. El mar Can­tá­bri­co ha da­do va­lien­tes na­ve­gan­tes a la his­to­ria y gen­te co­mún que ha con­vi­vi­do sa­bia­men­te con él. En el si­glo XXI, las si­re­nas ya no pue­blan las aguas can­tá­bri­cas; tam­po­co los hom­bres pe­ces, pe­ro si­guen na­dan­do en nues­tra men­te, siem­pre y cuan­do ten­ga­mos ne­ce­si­dad de so­ñar y crear.

COLAPESCE

Su le­yen­da cuen­ta có­mo gra­cias a él se man­tie­ne a flo­te la is­la de Si­ci­lia y por qué el Et­na des­pier­ta de tan­to en tan­to y ha­ce tem­blar la tie­rra

JU­NIO DE 1674

En Can­ta­bria, un mu­cha­cho lla­ma­do Fran­cis­co des­apa­re­ce en las pro­fun­di­da­des del mar Can­tá­bri­co

Liér­ga­nes, es­ta­tua del Hom­bre Pez, cu­yo ver­da­de­ro

nom­bre era Fran­cis­co de la Vega, co­lo­ca­da jun­to al río Mei­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.