GRAN REPORTAJE

Ca­da año mue­ren en In­do­ne­sia y Ma­la­sia en­tre 2.000 y 4.000 orangutanes, una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción. Su ma­yor enemi­go es el acei­te de pal­ma, un in­gre­dien­te muy con­su­mi­do pe­ro po­co co­no­ci­do. GEO viaja a Kalimantán, la gran is­la del Su­des­te Asiá­ti­co

Geo - - SU­MA­RIO - POR DA­VID LÓ­PEZ CA­NA­LES TEX­TO Y SAL­VA CAMPILLO FOTOS

La sel­va de los simios ro­jos En las selvas de Kalimantán, en la par­te in­do­ne­sia de la is­la de Bor­neo, un equi­po de ex­per­tos es­pa­ño­les tra­ba­ja en la re­cu­pe­ra­ción e in­ser­ción de los orangutanes, una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción. ¿Su ma­yor ame­na­za? Los cul­ti­vos de pal­ma.

Se lla­ma Grepy y tie­ne do­ce años. Aún le fal­tan dos pa­ra con­ver­tir­se en un ma­cho adul­to. Pa­ra atraer a las hem­bras con ese gri­to pro­fun­do que bro­ta de su gar­gan­ta. Y te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Ya ha su­pe­ra­do la edad en la que de­pen­día de su ma­dre. Pe­ro Grepy se mue­ve hoy en el in­te­rior de una jau­la. Hu­ye y se ha­ce un ovi­llo cuan­do se acer­ca una vi­si­ta. Su ol­fa­to reac­cio­na cuan­do nos hue­le y su oí­do se al­te­ra con el clic de nues­tra cá­ma­ra de fotos. Sus ojos son co­mo ca­ni­cas. Es­tá cie­go. Lo en­con­tra­ron en la ori­lla del río Mang­ku­tup, en la re­gión cen­tral de Kalimantán, nom­bre que el go­bierno in­do­ne­sio uti­li­za pa­ra re­fe­rir­se a la par­te de la is­la de Bor­neo que es­tá ba­jo su so­be­ra­nía. Te­nía la na­riz ro­ta, he­ri­das de per­di­go­nes en el pe­cho y san­gra­ba por el ojo iz­quier­do. No se sa­be quién lo ata­có. Pro­ba­ble­men­te los tra­ba­ja­do­res de una zo­na de ta­la ile­gal. Aho­ra se re­cu­pe­ra en el cen­tro de res­ca­te de orangutanes en Nya­ru Men­teng, per­te­ne­cien­te a la fun­da­ción Bor­neo Oran­gu­tan Sur­vi­val (BOS). Allí han cu­ra­do las he­ri­das fí­si­cas. Aho­ra con­ti­núan tra­tan­do las psi­co­ló­gi­cas. Aun­que nun­ca po­drá ya vol­ver a vi­vir en li­ber­tad.

Los orangutanes son se­res fas­ci­nan­tes. Su nom­bre sig­ni­fi­ca “hom­bre del bos­que”. Se tra­ta de uno de los cua­tro gran­des simios que ha­bi­tan en el mun­do, jun­to a los go­ri­las, los chim­pan­cés y los bo­no­bos. Pe­ro eso so­lo ocu­rre en In­do­ne­sia y Ma­la­sia. Mi­den cer­ca de me­tro y me­dio de al­tu­ra y pe­san en­tre 40 y 80 ki­los. Son ani­ma­les so­li­ta­rios y vi­ven en los ár­bo­les, donde cons­tru­yen los ni­dos en los que duer­men. Só­lo pi­san el sue­lo pa­ra bus­car los fru­tos ma­du­ros y los in­sec­tos de los que se ali­men­tan. Pe­ro re­sul­tan fas­ci­nan­tes. So­bre to­do por­que, al mi­rar­los, uno sien­te la ex­tra­ña sen­sa­ción de mi­rar­se a sí mis­mo.

Así lo sen­ti­mos no­so­tros en Ke­ta­pang, al oes­te de Kalimantán, en el re­fu­gio que la or­ga­ni­za­ción In­ter­na­tio­nal Ani­mal Res­cue (IAR) po­see allí. Un es­pa­cio aco­ta­do de sel­va en el que ca­da año aco­gen a más de tres de­ce­nas de orangutanes res­ca­ta­dos. El ob­je­ti­vo es siem­pre el mis­mo: cu­rar­los y reha­bi­li­tar­los pa­ra que pue­dan vol­ver a vi­vir en li­ber­tad en la sel­va. Pe­ro no siem­pre lo con­si­guen. Al­gu­nos han su­fri­do tan­tos mal­tra­tos o vi­vi­do tan­to tiempo en cau­ti­vi­dad que nun­ca se­rán ca­pa­ces de so­bre­vi­vir sin ayu­da en el bos­que.

Mien­tras nos aden­tra­mos en esa zo­na de la sel­va, no­ta­mos sus mi­ra­das en­tre las ra­mas. Diez orangutanes apa­re­cen po­co a po­co en­tre los ár­bo­les. Uno tie­ne la mis­ma sen­sa­ción que cuan­do se ac­ce­de por pri­me­ra vez a un bar donde to­dos los clien­tes se co­no­cen. Los orangutanes nos mi­ran con cu­rio­si­dad; al­guno se acer­ca a no­so­tros. Otros, más des­con­fia­dos, man­tie­nen la dis­tan­cia. Tam­bién los hay abier­ta­men­te des­con­ten­tos con la vi­si­ta. Pa­ra que nos va­ya­mos, nos lan­zan pe­que­ñas ra­mas y fru­tos sin de­ma­sia­da pun­te­ría.

Los hu­ma­nos com­par­ti­mos an­te­pa­sa­dos con los orangutanes des­de ha­ce más de do­ce millones de años. No re­sul­ta di­fí­cil com­pren­der­lo al ver­los. Sus mi­ra­das, sus ges­tos... en reali­dad pa­re­cen per­so­nas co­mo no­so­tros. Y, sin em­bar­go, los es­ta­mos matando. To­dos no­so­tros.

“Los úl­ti­mos años han si­do muy frus­tran­tes. He­mos pues­to mu­cho es­fuer­zo en tra­tar de sal­var a las po­bla­cio­nes que que­dan. Y aun­que hay ca­sos gra­ti­fi­can­tes, ani­ma­les que se re­cu­pe­ran y vuel­ven a la sel­va, el re­sul­ta­do fi­nal en ge­ne­ral es de­pri­men­te”, con­fie­sa Kar­me­le Llano. Kar­me­le es una ve­te­ri­na­ria bil­baí­na que lle­va una dé­ca­da

vi­vien­do en In­do­ne­sia. Es la di­rec­to­ra de la or­ga­ni­za­ción IAR. Tra­ba­ja a dia­rio con los orangutanes que vi­ven cau­ti­vos en Kalimantán; los res­ca­ta de los te­rri­bles in­cen­dios –una en­fer­ma­dad crónica en la zo­na– que ca­da año se pro­du­cen en la is­la; los sal­va del ais­la­mien­to que su­fren en una sel­va men­guan­te ca­da vez más ame­na­za­da por la de­fo­res­ta­ción.

La pal­ma es hoy una ame­na­za pa­ra los orangutanes. La co­exis­ten­cia es im­po­si­ble

¿Sa­bría de­cir­me qué tie­nen en co­mún una cho­co­la­ti­na y un oran­gu­tán? ¿Y la pas­ta den­tí­fri­ca que uti­li­za dia­ria­men­te? ¿O la cre­ma hi­dra­tan­te que se ha pues­to es­ta ma­ña­na? La res­pues­ta es sen­ci­lla: el acei­te de pal­ma, el acei­te ve­ge­tal más uti­li­za­do en el mun­do por la in­dus­tria ali­men­ta­ria y cos­mé­ti­ca, a la que aho­ra se unen tam­bién los bio­com­bus­ti­bles. Sin no­so­tros sa­ber­lo, los com­po­nen­tes de mu­chos de los pro- duc­tos que con­su­mi­mos en nues­tra vi­da dia­ria con­tie­nen es­te in­gre­dien­te.Pe­ro el acei­te de pal­ma tie­ne tam­bién un la­do os­cu­ro que de­be­mos co­no­cer.

La pal­ma se ha con­ver­ti­do hoy en una ame­na­za pa­ra los orangutanes. In­do­ne­sia es el ma­yor pro­duc­tor mun­dial de acei­te de pal­ma. Su cli­ma tro­pi­cal, hú­me­do y ca­lu­ro­so, es per­fec­to pa­ra su cul­ti­vo. La pro­duc­ción ha ido cre­cien­do a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da a un rit­mo de ca­si el 30 % anual. Y lo ha he­cho en per­jui­cio de los orangutanes por­que am­bos com­par­ten el gus­to por el mis­mo há­bi­tat: las zo­nas lla­nas. La co­exis­ten­cia, sin em­bar­go, es im­po­si­ble. Má­xi­me cuan­do a ella se su­ma la ca­za fur­ti­va y el trá­fi­co ile­gal de es­pe­cies, co­mo su­ce­de con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en es­te con­ti­nen­te.

Ca­da año mue­ren en In­do­ne­sia y Ma­la­sia en­tre 2.000 y 4.000 orangutanes, se­gún los da­tos de la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Naturaleza

(UICN), que ha­ce dos años ele­vó al oran­gu­tán al es­ta­tus de es­pe­cie “en pe­li­gro crítico”, a só­lo dos pel­da­ños por de­ba­jo de la ex­tin­ción. Hoy se es­ti­ma que que­dan en es­ta zo­na del mun­do me­nos de 80.000 ejemplares.

Recorrer hoy Kalimantán es atra­ve­sar una al­fom­bra de mo­no­cul­ti­vo, otear un ho­ri­zon­te in­fi­ni­to de pal­me­ras. Du­ran­te los años ochen­ta y no­ven­ta se ex­plo­tó la ma­de­ra y el cau­cho de la is­la, pe­ro una vez es­quil­ma­das es­tas ma­te­rias pri­mas, apro­ve­chan­do la de­fo­res­ta­ción ge­ne­ra­da, lle­ga­ron las com­pa­ñías de la pal­ma.

En 1985 ha­bía plan­ta­das en la is­la 600.000 hec­tá­reas, hoy son más de ocho millones. Y si­guen cre­cien­do. La in­dus­tria del acei­te de pal­ma, des­co­no­ci­da en gran me­di­da pa­ra el con­su­mi­dor, fue­ra del radar de la opinión pú­bli­ca y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, ha ve­ni­do de­fo­res­tan­do im­pu­ne­men­te la sel­va de In­do­ne­sia du­ran­te dé­ca­das. “Nos en­fren­ta­mos a la in­men­si­dad. No po­de­mos ga­nar. Só­lo as­pi­rar a ha­cer que es­ta in­dus­tria sea un po­co res­pon­sa­ble, ni si­quie­ra ya sos­te­ni­ble”, con­fie­sa re­sig­na­da Kar­me­le Llano mien­tras ama­man­ta con un bi­be­rón a Kan­di, una cría de oran­gu­tán.

Kan­di ape­nas tie­ne unos me­ses de vi­da, pe­ro ya ob­ser­va con aten­ción a su al­re­de­dor. Re­cos­ta­da so­bre su oso na­ran­ja de pe­lu­che, con su ba­rri­gui­ta in­fla­da, pa­re­ce un se­ñor ma­yor. Fue res­ca­ta­do po­cas se­ma­nas an­tes de nues­tra lle­ga­da cer­ca de Ke­ta­pang. Lo te­nían co­mo mas­co­ta en una mina ile­gal de oro. Los mi­ne­ros de­bie­ron ma­tar a su ma­dre, co­mér­se­la y que­dar­se con la cría en el cam­pa­men­to. Des­de que lle­gó al IAR ha per­ma­ne­ci­do en cua­ren­te­na, un pe­rio­do ne­ce­sa­rio pa­ra com­pro­bar su sa­lud y ga­ran­ti­zar que no pa­de­ce nin­gu­na en­fer­me­dad que pue­da con­ta­giar a otros orangutanes. Des­pués se­rá tras­la­da­do a una jau­la con otros be­bés co­mo él. Cre­ce­rán jun­tos. Dor­mi­rán en­la­za­dos co­mo ra­ci­mos de uvas. Se da­rán mu­tua­men­te el con­tac­to ne­ce­sa­rio pa­ra su­plir el va­cío de sus ma­dres au­sen­tes. Pa­sa­rán los días en una de esas zo­na de sel­va va­lla­da. Apren­de­rán po­co a po­co a cons­truir ni­dos en los ár­bo­les pa­ra dormir. Uno di­fe­ren­te ca­da no­che. Y a dis­tin­guir los fru­tos y los in­sec­tos que co­men. Y un día po­drán vol­ver a ser li­bres. Si la pal­ma no lo im­pi­de.

Te­ner un oran­gu­tán da pres­ti­gio a la fa­mi­lia, pe­ro es una prác­ti­ca ile­gal

Via­jar por Kalimantán pue­de con­ver­tir­se en una odi­sea. Ca­rre­te­ras es­tre­chas por las que ape­nas tran­si­tan al­gu­nos au­to­bu­ses rui­no­sos, rui­dos en­sor­de­ce­do­res de mo­to­res y el olor cons­tan­te a ga­so­li­na de los ca­mio­nes de las em­pre­sas de la pal­ma o de la ma­de­ra. Tar­da­mos ca­si seis ho­ras en recorrer los po­co más de 200 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Ke­ta­pang, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Kalimantán, del pue­blo de Ma­nis Ma­ta, tras una fi­la de vehícu­los atra­pa­dos en las llu­vias, vías que des­apa­re­cen ba­jo el ba­rro y, co­mo pre­mio fi­nal, una ca­rre­te­ra cor­ta­da tras el de­rrum­be de una to­rre de al­ta ten­sión. En Ma­nis Ma­ta hay una fa­mi­lia a la que se ha de­nun­cia­do por te­ner un oran­gu­tán cau­ti­vo en el jardín. Acom­pa­ña­mos al equi­po de IAR que acu­de a li­be­rar­lo. El ejem­plar se lla­ma Ja­mi­la y es una hem­bra que ron­da los dos años y me­dio de vi­da.

Su his­to­ria no es­tá cla­ra. Sus due­ños ac­tua­les son una fa­mi­lia de cla­se me­dia de la is­la de Ja­va que se ha mu­da­do re­cien­te­men­te a Kalimantán. Cuen­tan que lo com­pra­ron a un ve­cino co­mo pa­go de una deu­da pen­dien­te y que es­te lo ha­bía ad­qui­ri­do pre­via­men­te en una plan­ta­ción de pal­ma, donde ha­bían ma­ta­do a la ma­dre y ven­di­do a la cría por 70 eu­ros. Ja­mi­la es­tá en el pa­tio tra­se­ro, ata­da a un ba­rro­te

de hie­rro, con una pla­ta­for­ma en la par­te su­pe­rior a la que se en­ca­ra­ma cuan­do lle­gan sus res­ca­ta­do­res. La fa­mi­lia ac­ce­de a que se lo lle­ven. Di­cen que lo han te­ni­do só­lo un par de días y que lo han ali­men­ta­do con las so­bras de lo que co­mían. El equi­po, en­ca­be­za­do por Kar­me­le Llano, sa­be que es men­ti­ra. El ani­mal lle­va más tiempo aquí. Te­ner un oran­gu­tán es un símbolo de es­ta­tus so­cial en In­do­ne­sia.

Un vie­jo pro­ver­bio ja­va­nés di­ce que “to­do hom­bre de éxi­to de­be, a lo lar­go de su vi­da, po­seer cin­co co­sas: una es­po­sa, un kris (una da­ga tra­di­cio­nal), una ca­sa, un ca­ba­llo (tra­du­ci­do a día de hoy por un vehícu­lo) y un pá­ja­ro”. Po­seer un ave es par­te de la cul­tu­ra de la is­la prin­ci­pal del país y, por ex­ten­sión, de otras islas del ar­chi­pié­la­go. Ser due­ño de un oran­gu­tán su­pera el pro­ver­bio. Pe­ro es ile­gal. Y por eso es­ta fa­mi­lia acep­ta re­sig­na­da que se lo lle­ven. No siem­pre es así. Otras fa­mi­lias se que­jan cuan­do ocu- rre y sue­len pe­dir di­ne­ro an­tes de li­be­rar­los.

De vuel­ta a Ke­ta­pang, Ja­mi­la, co­mo Kan­di, per­ma­ne­ce­rá dos me­ses en cua­ren­te­na an­tes de unir­se al res­to de las crías. Tie­ne por de­lan­te en­tre cin­co y seis años de tra­ta­mien­to en el cen­tro. De sel­va va­lla­da en sel­va va­lla­da, de es­pa­cio en es­pa­cio se­gún va­ya cre­cien­do, has­ta que pue­da por fin ser pues­to en li­ber­tad. “Po­de­mos sa­ber si un oran­gu­tán to­da­vía es sal­va­je o si no ha vi­vi­do de­ma­sia­do tiempo en cau­ti­ve­rio ob­ser­van­do si tie­ne mie­do a las per­so­nas. Ja­mi­la ca­re­ce del ins­tin­to de aga­rrar­se a mí, y eso es bueno”, ex­pli­ca la ve­te­ri­na­ria es­pa­ño­la. An­tes de mar­char­nos, la fa­mi­lia de­nun­cia a otro ve­cino: a tan so­lo unos me­tros de allí tie­nen cau­ti­vo a otro oran­gu­tán. Kar­me­le lo apun­ta pa­ra re­gre­sar en los pró­xi­mos días. En la jau­la que lle­van en el to­do­te­rreno so­lo hay es­pa­cio pa­ra un ejem­plar.

Ese es otro de los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta el oran­gu­tán, y con él Kalimantán. No so­lo se

lu­cha con­tra las po­de­ro­sas com­pa­ñías de cul­ti­vo de pal­ma o se in­ten­ta ha­cer que el go­bierno in­do­ne­sio reac­cio­ne –que lo im­pi­da es mi­sión im­po­si­ble– an­te la cre­cien­te con­ce­sión de tie­rras a esa in­dus­tria. Tam­bién hay que edu­car a la po­bla­ción lo­cal, los da­yak, ha­bi­tan­tes ori­gi­na­rios de Kalimantán. Cam­biar al­gu­nas de sus cos­tum­bres an­cen­tra­les, co­mo la de po­seer ani­ma­les co­mo símbolo de es­ta­tus o que­mar la sel­va, es una ta­rea que lle­va­rá tiempo.

Du­ran­te dé­ca­das es­tas co­mu­ni­da­des de pes­ca­do­res y agri­cul­to­res que­man la sel­va pa­ra cul­ti­var­la. Pe­ro la sel­va de Kalimantán es, li­te­ral­men­te, un pol­vo­rín. Su sub­sue­lo es una den­sa tur­be­ra de ga­ses al­ma­ce­na­dos. Y aun­que en su es­ta­do na­tu­ral no son un pe­li­gro al tra­tar­se de un te­rreno hú­me­do, el sub­sue­lo es­tá hoy se­co co­mo con­se­cuen­cia de los ca­na- les, mu­chos de ellos ile­ga­les, que las em­pre­sas pal­me­ras y ma­de­re­ras han abier­to pa­ra con­du­cir en bar­ca­zas sus mer­can­cías, evi­tan­do así el im­pre­vi­si­ble y cos­to­so trans­por­te por ca­rre­te­ra. Por eso, que­mar la su­per­fi­cie es arries­gar­se a un gi­gan­tes­co in­cen­dio que arra­se la sel­va.

“La gen­te pren­de fue­go por­que lo ne­ce­si­ta. Lo han he­cho así des­de siem­pre. Pe­ro su men­ta­li­dad es cor­to­pla­cis­ta. Con­ven­cer­los de que no lo ha­gan es en­fren­tar­nos a un pro­ble­ma es­truc­tu­ral, por­que les afec­ta a su vi­da”, ex­pli­ca Fa­tur Fatk­hu­roh­man, que lle­va más de una dé­ca­da tra­ba­jan­do co­mo con­sul­tor pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y ONGs.

El pro­ble­ma es que los in­cen­dios des­con­tro­la­dos be­ne­fi­cian a las em­pre­sas pal­me­ras. To­do el te­rreno cal­ci­na­do ter­mi­na ge­ne­ral­men­te en sus manos. En

2015, el peor año en los re­gis­tros, se pro­du­je­ron más de 120.000 in­cen­dios que de­vas­ta­ron la is­la. So­lo la lle­ga­da de las llu­vias en el mes de no­viem­bre pu­do so­fo­car­los. La nu­be de hu­mo al­can­zó el con­ti­nen­te. Y la com­bus­tión de la tur­be­ra emi­tió más ga­ses a la at­mós­fe­ra que los emi­ti­dos por cualquier país in­dus­tria­li­za­do du­ran­te ese año.

Los in­cen­dios afec­ta­ron de for­ma dra­má­ti­ca a los orangutanes: ade­más de que mu­chos ejemplares mu­rie­ron abra­sa­dos, nu­me­ro­sos vie­ron re­du­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te su há­bi­tat, por lo que el im­pac­to en su po­bla­ción ten­drá unas con­se­cuen­cias, co­mo ade­lan­tan los ex­per­tos, que tar­da­rán más de una dé­ca­da en cuan­ti­fi­car­se. Pe­ro tam­bién afec­tó a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, pe­que­ñas al­deas de agri­cul­to­res sin edu­ca­ción ni re­cur­sos que han vis­to es­fu­mar­se las tie­rras de las que po­der vi­vir.

“Por eso nues­tro tra­ba­jo no se pue­de li­mi­tar a re­du­cir los in­cen­dios. Ne­ce­si­ta­mos re­for­zar esas co­mu­ni­da­des y dar­les apo­yo pa­ra que con­ser­ven sus tie­rras y desa­rro­llen sus pro­duc­tos”, ex­pli­ca Va­len­ti­nus He­ri, di­rec­tor de Riuk Bu­mi, una or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja en el Par­que Na­cio­nal Da­nau Sen­ta­rum, en el in­te­rior del país. Allí, en un es­pa­cio to­da­vía pro­te­gi­do ro­dea­do de pal­me­ras, ayu­dan a pe­que­ños gru­pos lo­ca­les a pro­du­cir miel y otros pro­duc­tos que des­pués ven­den en los mercados de Pon­tia­nak, una de las ciu­da­des más gran­des de la is­la.

“Pe­ro las em­pre­sas pal­me­ras no só­lo se be­ne­fi­cian de los in­cen­dios, tam­bién se sir­ven de la ig­no­ran­cia de los da­yak”, afir­ma He­ri. “Les com­pran

las tie­rras por diez ve­ces me­nos de su va­lor. A ve­ces, sim­ple­men­te los en­ga­ñan; otras los ame­na­zan e incluso lle­gan a so­bor­nar a los lí­de­res lo­ca­les”. La gen­te, que con­fía en sus lí­de­res, acep­ta ven­der sus tie­rras al pre­cio que les di­cen”, aña­de. To­das esas tie­rras ter­mi­nan con­ver­ti­das en nue­vos pal­me­ra­les.

El oran­gu­tán es una “es­pe­cia pa­ra­guas”, un es­la­bón fun­da­men­tal del en­gra­na­je na­tu­ral

“¿Va­le la pe­na pro­te­ger un oran­gu­tán? ¿Qué va­lor tie­ne?”. Ber­nat Ri­poll lan­za es­tas pre­gun­tas al ai­re. Ri­poll es otro bió­lo­go es­pa­ñol que tra­ba­ja en Kalimantán. Es di­rec­tor de cam­po de la or­ga­ni­za­ción Ou­trop en la ciu­dad de Pa­lang­ka­ra­ya, en el cen­tro de la is­la. An­te nues­tra mi­ra­da de sor­pre­sa se apre­su­ra a res­pon­der: “La gen­te sue­le que­rer cuan­ti­fi­car siem­pre. So­bre to­do cuan­do ha­bla­mos de lo que se co­no­ce co­mo ‘eco­no­mía eco­ló­gi­ca’. Pe­ro no se pue­de ha­cer eso. ¿Se pue­de cuan­ti­fi­car la vi­da hu­ma­na? ¡No! Pues es­to es lo mis­mo. Tam­po­co la del oran­gu­tán. Por­que, ade­más, es tan im­por­tan­te es­ta sel­va de Bor­neo co­mo las del Con­go o Gua­te­ma­la, por­que re­gu­lan los ci­clos de la at­mós­fe­ra. Y cuan­do no las

ten­ga­mos nos da­re­mos cuen­ta de ello”, anun­cia.

Los orangutanes son la es­pe­cie más ame­na­za­da por los cul­ti­vos de pal­ma. Po­si­ble­men­te tam­bién la más re­co­no­ci­ble. Pe­ro no es la úni­ca. Otras 193 es­pe­cies, en­tre ellas los gi­bo­nes y el ti­gre de Su­ma­tra, se ven afec­ta­das en to­do el mun­do por es­tos cul­ti­vos, se­gún se pue­de ex­traer del in­for­me “Acei­te de pal­ma y bio­di­ver­si­dad”, pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de ju­nio por la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Naturaleza. La so­lu­ción, sin em­bar­go, co­mo ad­vier­te es­ta or­ga­ni­za­ción en di­cho in­for­me, no pa­sa por la prohi­bi­ción de la pal­ma. Ha­cer­lo re­sul­ta­ría, aun­que pa­rez­ca sor­pren­den­te, más perjudicial. Por­que prohi­bir la pal­ma im­pli­ca­ría un in­cre­men­to in­me­dia­to de la pro­duc­ción de otros acei­tes ve­ge­ta­les, al­gu­nos de los cua­les re­quie­ren ex­ten­sio­nes de te­rreno has­ta nue­ve ve­ces su­pe­rio­res a las de la pal­ma, des­pla­zan­do el pro­ble­ma a otras zo­nas del planeta y ex­ten­dien­do la ame­na­za a otras nue­vas es­pe­cies.

“El acei­te de pal­ma es­tá aquí pa­ra que­dar­se, así que ne­ce­si­ta­mos ur­gen­te­men­te ac­cio­nes coor­di­na­das pa­ra ha­cer más sos­te­ni­ble su pro­duc­ción, ga­ran­ti­zan­do que to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das, go­bier­nos, pro­duc­to­res y el res­to de la ca­de­na de su­mi­nis­tro, cum­plan sus com­pro­mi­sos de sos­te­ni­bi­li­dad”, ex­pli­ca en el in­for­me In­ger An­der­sen, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la or­ga­ni­za­ción.

En es­te equi­li­brio hoy pre­ca­rio, en ese puzz­le de pie­zas co­nec­ta­das tan di­fí­cil de en­ca­jar, el oran­gu­tán es tan so­lo la punta de lan­za de una lar­ga ba­ta­lla por la vi­da. Por­que es­te ani­mal ame­na­za­do es ade­más, tal y co­mo lo de­fi­nen los cien­tí­fi­cos, una “es­pe­cie pa­ra­guas”, un es­la­bón fun­da­men­tal del en­gra­na­je de la naturaleza.

“Un eco­sis­te­ma que fun­cio­na co­rrec­ta­men­te ne­ce­si­ta de cier­tas fun­cio­nes co­mo, por ejem­plo, la dis­per­sión de las se­mi­llas. Y los orangutanes cum­plen esa mi­sión, en­tre otras mu­chas más. A par­tir de ahí, el eco­sis­te­ma se­gui­rá fun­cio­nan­do en sus si­guien­tes ni­ve­les, co­mo por ejem­plo el de la pro­vi­sión de zo­nas de agua lim­pia pa­ra el cul­ti­vo”, tal y co­mo ex­pli­ca Ser­ge Wich, bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad John Moo­res de Li­ver­pool.

La su­per­vi­ven­cia de es­te gran si­mio es por tan­to cru­cial pa­ra el fu­tu­ro de la is­la. Y es­ta, a su vez, lo es pa­ra la cam­pa­ña global que se li­bra en el mun­do con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Co­mo re­su­me Wich: “No só­lo se tra­ta de sal­var las es­pe­cies que ha­bi­tan en ella, ne­ce­si­ta­mos ase­gu­rar­nos de que esos ga­ses que al­ma­ce­na el sub­sue­lo de su sel­va con­ti­núen ahí. Que la de­fo­res­ta­ción no só­lo no des­tru­ya el há­bi­tat y la vi­da, sino que no con­tri­bu­ya tam­bién al ca­len­ta­mien­to global”.

Es­te es por tan­to uno de los ries­gos me­nos co­no­ci­dos de la com­pli­ca­da ecua­ción que se for­mu­la con especial cru­de­za en la is­la. Y ahí, una de sus in­cóg­ni­tas, el oran­gu­tán, el “hom­bre del bos­que”, se en­fren­ta ca­si en so­li­ta­rio al hom­bre de la ciu­dad y al hom­bre de la pal­ma. A to­dos no­so­tros. Por­que el mo­de­lo de con­su­mo es­ta­ble­ci­do en nues­tros sis­te­mas ca­pi­ta­lis­tas es hoy, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, más pe­li­gro­so de des­mon­tar que de man­te­ner.

La pal­ma avan­za. Ha lle­ga­do has­ta los lí­mi­tes del cen­tro de re­cu­pe­ra­ción de Ke­ta­pang. No to­dos los orangutanes se­rán li­be­ra­dos en la sel­va. Los que fue­ron res­ca­ta­dos de­ma­sia­do ma­yo­res nun­ca apren­de­rán a vi­vir en la sel­va, por lo que de­be­rán per­ma­ne­cer en cen­tros de res­ca­te el res­to de su vi­da.

La pri­me­ra fa­se de re­in­tro­duc­ción es la guar­de­ría. Aquí, en un te­rreno cer­ca­do, pa­san va­rías ho­ras al día re­la­cio­nán­do­se en­tre ellos y apren­dien­do a ser orangutanes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.