ICONO

Ro­dol­fo Walsh

Geo - - SU­MA­RIO -

La fra­se que ilus­tra el ti­tu­lar de es­ta nueva en­tre­ga de ele­gi­dos pa­ra el Olim­po no es una ex­pre­sión cual­quie­ra. Es qui­zás una de las más co­no­ci­das –si no la que más– y re­pre­sen­ta­ti­vas del pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo la­ti­noa­me­ri­cano. El re­por­te­ro, escritor y tra­duc­tor Ro­dol­fo Walsh (1927-1977) la es­cu­chó, de for­ma ca­sual a fi­na­les de 1956 en un ca­fé de La Pla­ta “donde se ju­ga­ba al aje­drez”, y le cam­bió la vi­da. “Hay un fu­si­la­do que vi­ve”, le su­su­rra­ron. Y aque­llo fue el co­mien­zo de una in­ves­ti­ga­ción que le pon­dría so­bre la pis­ta de un os­cu­ro asun­to de Es­ta­do: una ope­ra­ción clan­des­ti­na pa­ra eli­mi­nar a los opo­si­to­res al ré­gi­men mi­li­tar que, un año an­tes, en 1955, ha­bía des­ti­tui­do al go­bierno de Juan Do­min­go Pe­rón. El re­sul­ta­do fue Ope­ra­ción Ma­sa­cre – li­bro que aho­ra re­edi­ta con acier­to Li­bros del As­te­roi­de–, un lar­go reportaje que se lee co­mo una no­ve­la.

Ro­dol­fo Walsh na­ció en Choe­le Choel, una lo­ca­li­dad de la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Río Ne­gro. Con 17 años co­men­zó a tra­ba­jar en la edi­to­rial Ha­chet­te co­mo co­rrec­tor de prue­bas y, des­pués, co­mo tra- duc­tor de obras po­li­cia­cas, gé­ne­ro donde él mis­mo se con­ver­ti­ría más tar­de en re­fe­ren­te. En 1953 pu­bli­có Va­ria­cio­nes en ro­jo, su pri­mer li­bro. Le si­guió Diez cuen­tos po­li­cia­les ar­gen­ti­nos. Por en­ton­ces –co­mo se­ña­la Lei­la Gue­rrie­ro en el pró­lo­go de la nueva edi­ción–, era un pe­rio­dis­ta cul­tu­ral sin un in­te­rés especial por la po­lí­ti­ca y la in­ves­ti­ga­ción. Sin em­bar­go, la fa­mo­sa fra­se con que arran­ca es­ta sem­blan­za le lle­vó a preo­cu­par­se por una y otra. En 1957, con 30 años, pu­bli­có, des­pués de ver ce­rrar­se mu­chas puer­tas, Ope­ra­ción Mas­ca­cre; en 1965 vio la luz ¿Quién ma­tó a Ro­sen­do?, y en 1973, Ca­so Sa­ta­nowsky. A prin­ci­pios de los se­ten­ta, Walsh, que con­si­de­ra­ba que el ar­te so­lo po­día ser po­lí­ti­co, co­men­zó a mi­li­tar en las Fuer­zas Ar­ma­das Pe­ro­nis­tas, y más tar­de en la or­ga­ni­za­ción Mon­to­ne­ros, un gru­po de re­sis­ten­cia a la dic­ta­du­ra mi­li­tar. En 1976, su hi­ja Vicky, tam­bién mi­li­tan­te, mu­rió en un cho­que con el ejér­ci­to. Con­mo­cio­na­do por el su­ce­so, Walsh es­cri­bió Car­ta abier­ta de un escritor a la jun­ta mi­li­tar, es­cri­to acu­sa­to­rio que le cos­tó la vi­da. Mu­rió en un en­fren­ta­mien­to con la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.