VI­VIR PA­RA SIEM­PRE

Geo - - FOTORREPORTERO -

Gen­ta­su, un je­fe tri­bal de Pa­púa Nueva Gui­nea, creía que la mo­mi­fi­ca­ción era el úni­co ca­mino pa­ra la vi­da eter­na. Pa­ra él, ser mo­mi­fi­ca­do sig­ni­fi­ca­ba po­der pro­te­ger siem­pre a sus se­res que­ri­dos de los es­pí­ri­tus ma­lig­nos que les ace­cha­ban en vi­da. Pe­ro Gen­ta­su era el úl­ti­mo que pen­sa­ba así. Los jó­ve­nes de su tri­bu vi­ven hoy se­gún los es­tán­da­res mo­der­nos, sin ape­nas co­ne­xión con es­ta an­ti­gua tra­di­ción que des­apa­re­ció por com­ple­to en los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do. De he­cho, la úl­ti­ma vez que es­ta prác­ti­ca tu­vo lu­gar fue cuan­do el pro­pio Gen­ta­su mo­mi­fi­có a su pa­dre, Moy­man­go. Sin em­bar­go, Gen­ta­su desea­ba que la tra­di­ción no se per­die­se del to­do, por lo que an­tes de mo­rir en­se­ñó a sus hi­jos las téc­ni­cas an­ces­tra­les prac­ti­can­do con cer­dos. Cuan­do fi­nal­men­te mu­rió, su fa­mi­lia cum­plió con su de­seo de ser mo­mi­fi­ca­do. Du­ran­te cua­tro me­ses, to­dos ellos tra­ba­ja­ron jun­tos: se­can­do pri­me­ro su cuer­po con un fue­go cons­tan­te, y eli­mi­nan­do des­pués los flui­dos me­dian­te ma­sa­jes. La ima­gen de la fo­tó­gra­fo ale­ma­na Ulla Lohmann nos mues­tra a la fa­mi­lia del je­fe reuni­da jun­to al fue­go, con Gem­ta­su de cuer­po pre­sen­te, co­mo si nun­ca se hu­bie­se ido. Es­ta fo­to­gra­fía ga­nó el pri­mer pre­mio en el In­ter­na­tio­nal Pho­to­graphy Awards (IPA), en la ca­te­go­ría “Tra­di­cio­nes y Cul­tu­ras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.