El misterio de los ma­yas: la se­quía cau­só el desas­tre

Geo - - EL MUN­DO QUE CAM­BIA -

Ha­ce unos mil años, la ci­vi­li­za­ción maya des­apa­re­ció a pe­sar de ha­ber bri­lla­do en ma­te­rias co­mo la as­tro­no­mía, la ar­qui­tec­tu­ra y las ma­te­má­ti­cas du­ran­te su pe­rio­do clá­si­co de es­plen­dor (250-950 d.C.). Cuan­do a prin­ci­pios de 1500 los eu­ro­peos na­ve­ga­ron a Centroamérica, el po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co maya que ha­bía eri­gi­do las pi­rá­mi­des y sos­te­ni­do a una po­bla­ción de dos millones se ha­bía des­va­ne­ci­do; mu­chas ciu­da­des es­ta­ban de­vo­ra­das por la sel­va. La des­apa­ri­ción de los ma­yas es uno de los gran­des mis­te­rios de la his­to­ria. Du­ran­te mu­cho tiempo al­gu­nos his­to­ria­do­res sos­pe­cha­ron que tal co­lap­so pu­do de­ber­se a la se­quía, pe­ro no se ha­bían en­con­tra­do evi­den­cias con­clu­yen­tes. Aho­ra, téc­ni­cas más so­fis­ti­ca­das no so­lo con­fir­man es­ta teo­ría, sino que ofre­cen medidas pre­ci­sas de cuánto se desecó el me­dio am­bien­te en esa épo­ca.

El in­di­ca­dor de­fi­ni­ti­vo ha si­do el la­go Chi­chan­ca­nab, si­tua­do en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca del co­ra­zón de la ci­vi­li­za­ción maya co­mo pa­ra pro­por­cio­nar da­tos ex­tra­po­la­bles al ám­bi­to cli­má­ti­co re­gio­nal. A mi­tad de los años no­ven­ta, con­si­guie­ron leer­se los cam­bios pro­du­ci- dos en la pro­por­ción de isó­to­pos de oxí­geno de las con­chas de­po­si­ta­das en el le­cho la­cus­tre, lo que de­mos­tró que los úl­ti­mos años del pe­rio­do maya clá­si­co fue­ron re­la­ti­va­men­te se­cos. No obs­tan­te, las medidas usa­das no po­dían de­cir­nos cuánto más se­co fue aquel pe­rio­do en comparación con las épo­cas an­te­rior y pos­te­rior. ¿Fue­ron su­fi­cien­tes es­tos cam­bios cli­má­ti­cos lo­ca­les pa­ra de­rri­bar una ci­vi­li­za­ción con un avan­za­do sis­te­ma de es­cri­tu­ra y ca­paz de cons­truir esas ciu­da­des?

La re­cien­te in­ves­ti­ga­ción de Ni­cho­las Evans, ex­per­to de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, de­mues­tra que efec­ti­va­men­te el cli­ma en Centroamérica cam­bió de mo­do dra­má­ti­co. Des­pués de me­dir los isó­to­pos de oxí­geno e hi­dró­geno en las mo­lé­cu­las de los se­di­men­tos de ye­so re­co­gi­dos du­ran­te unas per­fo­ra­cio­nes en el fondo del la­go, Evans con­clu­yó que du­ran­te va­rios y pro­lon­ga­dos pe­rio­dos a lo lar­go de 400 años se pro­du­jo un des­cen­so de la plu­vio­si­dad anual de en­tre un 41 y 54% den­tro del área de cap­ta­ción del la­go. La hu­me­dad dis­mi­nu­yó en­tre un 2 y 7%, lo que pue­de pa­re­cer po­co, pe­ro tu­vo un efec­to im­por­tan­te en la eva­po­ra­ción. To­do es­to de­bió de te­ner un drás­ti­co efec­to en la pro­duc­ción agrí­co­la. La lluvia pro­ba­ble­men­te dis­mi­nu­yó un 70% du­ran­te años con­se­cu­ti­vos. Po­cas so­cie­da­des ten­drían las re­ser­vas de ali­men­tos pa­ra so­bre­vi­vir a ta­les eventos, y pa­re­ce pro­ba­ble que las ciu­da­des ma­yas no fue­ron la ex­cep­ción. Cualquier es­tu­dio so­bre la des­apa­ri­ción de una ci­vi­li­za­ción ofre­ce da­tos in­tere­san­tes. Es­te ca­so enseña que la ve­lo­ci­dad del cam­bio cli­má­ti­co es más im­por­tan­te que las tem­pe­ra­tu­ras o pre­ci­pi­ta­cio­nes ab­so­lu­tas. o

Tem­plo de Ku­kul­kán, en el com­ple­jo de rui­nas de Chi­chén It­zá, en la pe­nín­su­la me­xi­ca­na del Yu­ca­tán. Fue cons­trui­do en el si­glo XII d. C.

Pe­nín­su­la del Yu­ca­tán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.