¿NA­CIÓ MAR­CO PO­LO EN KORČULA?

Geo - - EN POR­TA­DA | CROA­CIA -

En una ca­lle­jue­la del cas­co an­ti­guo, unas ven­ta­nas de es­ti­lo gó­ti­co con do­ble ar­co dan a un jardín aban­do­na­do. Una to­rre cua­dra­da ofre­ce vis­tas de la bahía, y en una te­rra­za des­can­san unos ga­tos que no sa­ben que es­tán en lo que la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo afir­ma que es “la re­si­den­cia del fa­mo­so Mar­co Po­lo”. ¿Es un he­cho pro­ba­do? ¿Una fá­bu­la? Es di­fí­cil se­pa­rar lo cier­to de lo fal­so. “El na­ve­gan­te na­ció en el si­glo XIII... ¡y vi­vió en una ca­sa del si­glo XV!”, se­ña­la jo­co­sa­men­te la his­to­ria­do­ra croata Ti­na An­dri­jic. “Ya en se­rio, re­cor­de­mos que en aque­lla épo­ca no ha­bía ca­tas­tro, es de­cir que en los do­cu­men­tos ofi­cia­les se lo­ca­li­za­ban las ca­sas ano­tan­do quién era el ve­cino. Tras co­te­jar los do­cu­men­tos, los his­to­ria­do­res afir­man con cer­te­za que el pa­la­cio per­te­ne­cía a una fa­mi­lia lla­ma­da De­po­lo, que lle­va­ba dos si­glos en la is­la.” ¿Bas­ta es­ta con­clu­sión pa­ra afir­mar que el fa­mo­so ex­plo­ra­dor es na­ti­vo de la is­la?

Ofi­cial­men­te, Mar­co Po­lo ha­bría na­ci­do cer­ca de Rial­to en 1254 y siem­pre se ha di­cho que era ve­ne­ciano. Su pa­dre, Nic­co­lò Po­lo, era un rico mer­ca­der de la Se­re­ní­si­ma. Lo cier­to es que no exis­te nin­gu­na prue­ba de su in­fan­cia en la Ciu­dad de los Do­gos. “Es ló­gi­co, te­nien­do en cuen­ta que hay só­li­dos mo­ti­vos pa­ra afir­mar que cre­ció en Dalmacia”, afir­ma Ha­na Tu­ru­dic, la di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Korčula.

Por su par­te, Ma­ri­ja Haj­dic, di­rec­to­ra del Mu­seo de His­to­ria, lo con­fir­ma: “Los ape­lli­dos De­po­lo y Po­lo fi­gu­ran en mu­chos de nues­tros ar­chi­vos, los re­gis­tros de las co­fra­días, los li­bros de a bordo de los bar­cos, los tí­tu­los de pro­pie­dad e incluso en una par­ti­da de bau­tis­mo.” Y la his­to­ria­do­ra Ti­na An­dri­jic aña­de: “Aquí to­dos co­no­cen a va­rias per­so­nas con ese ape­lli­do.”

Mien­tras no se acla­re de­fi­ni­ti­va­men­te la con­tro­ver­sia, es­tán pro­li­fe­ran­do en Korčula tien­das de sou­ve­nirs y mu­seos de­di­ca­dos al que fue con­se­je­ro de Ku­blai Kan, nieto de Gen­gis Kan, y tra­jo de vuel­ta a Eu­ro­pa glo­rio­sos in­ven­tos, co­mo la pas­ta, la pól­vo­ra de ca­ñón, los bi­lle­tes de ban­co... En la pas­te­le­ría Cu­ka­rin, la más pres­ti­gio­sa de Korčula, se pue­de de­gus­tar un postre lla­ma­do “Bom­ba de Mar­co Po­lo”. Es una bala de ca­ñón de cho­co­la­te ne­gro, con na­ta mon­ta­da y nuez en pol­vo, que re­cuer­da un he­cho pro­ba­do: la ba­ta­lla na­val del sie­te de sep­tiem­bre de 1298 en la que par­ti­ci­pó Mar­co Po­lo pa­ra de­fen­der te­rri­to­rios ve­ne­cia­nos en la costa dál­ma­ta. Em­bar­có en uno de los na­víos que com­ba­tió con­tra los ge­no­ve­ses. Fue cap­tu­ra­do por es­tos des­pués de que su flo­ti­lla fue­ra de­rro­ta­da. Di­cen que, du­ran­te su en­car­ce­la­mien­to, le dic­tó sus me­mo­rias a su com­pa­ñe­ro de cel­da, un tal Rus­ti­che­llo de Pi­sa. Cuan­do és­te fue pues­to en li­ber­tad, pu­bli­có un fa­mo­so li­bro, Los via­jes de Mar­co Po­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.