LA FAN­TÁS­TI­CA HIS­TO­RIA DEL DRA­GÓN Y LA DONCELLA DE CE­RA

Geo - - GRAN SE­RIE 2018 -

El País Vas­co asu­me la mi­to­lo­gía co­mo un ele­men­to in­te­gra­do en la vi­da so­cial y no so­la­men­te co­mo una evo­ca­ción his­tó­ri­ca del pa­sa­do. Es al­go que se per­ci­be en las con­ver­sa­cio­nes. El nor­te de Es­pa­ña es un en­cla­ve donde el pa­ga­nis­mo ha desem­pe­ña­do un pa­pel fuer­te. La cul­tu­ra cel­ta re­sue­na to­da­vía en­tre los ár­bo­les, los dól­me­nes y los tem­plos na­tu­ra­les que se uti­li­za­ron en tiem­pos an­ti­guos. La im­por­tan­cia de ese le­ga­do si­gue pre­sen­te, co­mo par­te de una cul­tu­ra que quie­re sen­tir­se di­fe­ren­te e in­de­pen­dien­te den­tro de cos­tum­bres que se com­par­ten.

La subida al Par­que Na­tu­ral de Gor­beia se rea­li­za por ca­rre­te­ras de mon­ta­ña. Los ár­bo­les y las piedras son los due­ños de es­tos pai­sa­jes. Mien­tras avanzamos, unos le­ña­do­res si­guen con su ta­rea. Has­ta donde al­can­za la vis­ta, to­do son sie­rras donde la pre­sen­cia hu­ma­na es es­ca­sa. Unas po­cas ca­sas y una pe­que­ña er­mi­ta al la­do del río Erre­ka nos in­di­can que hay que aban­do­nar el coches y se­guir a pie si que­re­mos aden­trar­nos en el mun­do má­gi­co y mis­te­rio­so de la le­yen­das lo­ca­les.

No hay mu­cha gen­te por aquí. Qui­zá de­ba­mos bus­car­la, co­mo en La gru­ta de Bal­tzo­la, el re­la­to que es­cri­bió Agus­tín Chahoen en 1927, en el in­te­rior de las cuevas. Por­que allí, en las en­tra­ñas de la tie­rra, era po­si­ble en­con­trar­se con to­da cla­se de mons­truos.

Y allí nos di­ri­gi­mos con nues­tro pri­mer re­la­to: las cuevas de Bal­tzo­la. Se cuen­ta que a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do los ha­bi­tan­tes de una ca­sa de la zo­na es­cu­cha­ron a tra­vés de la no­che lo que pa­re­cía una voz las­ti­me­ra de mu­jer. Aler­ta­dos, va­rios jó­ve­nes es­pe­ra­ron a una no­che de lu­na lle­na y sa­lie­ron al bos- que en su bus­ca. Cuan­do lle­ga­ron a la en­tra­da de la cue­va, un fantasma de ros­tro hu­mano se les apa­re­ció. La vi­sión fue so­lo un se­gun­do, pues in­me­dia­ta­men­te, tras emi­tir un so­ni­do des­ga­rra­dor que he­ló la san­gre a los pre­sen­tes, des­apa­re­ció en el in­te­rior de la ca­ver­na.

Re­cor­dan­do la le­yen­da, les ase­gu­ro que no en­tran ga­nas de acer­car­se a las cuevas de Bal­tzo­la. So­lo una pe­que­ña ca­sa ais­la­da vi­gi­la el ac­ce­so que se es­tre­cha ha­cia arri­ba pa­ra per­der­se en la mon­ta­ña. Las cuevas, si­tua­das en Di­ma, en el valle de Arra­tia, en el in­te­rior del Par­que Na­tu­ral de Ur­kio­la, es­pe­ran allí, an­sio­sas de mos­trar sus le­yen­das del in­fra­mun­do. Pe­ro an­tes de pe­ne­trar en ese mun­do de os­cu­ri­dad y misterio, el ca­mino nos con­du­ce a un ar­co na­tu­ral que apa­re­ce de re­pen­te, co­mo una vi­sión, en­tre las ro­cas y los ar­bus­tos. Es el ar­co Jen­til­zu­bi, el puen­te de los Gi­gan­tes.

El tér­mino gi­gan­te ha­ce re­fe­ren­cia a unos se­res de fuer­za des­co­mu­nal que han ha­bi­ta­do des­de siem­pre las mon­ta­ñas vas­cas. Su fuer­za es so­lo pa­re­ja a su in­ge­nui­dad, por lo que re­sul­tan en­tra­ña­bles. Gracias a ellos es po­si­ble con­tem­plar hoy mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos, así co­mo el puen­te que con­du­ce ha­cia Bal­tzo­la.

Los gi­gan­tes con­vi­vían con los hom­bres, ayu­dán­do­les en sus ta­reas y, en oca­sio­nes, sien­do víc­ti­mas de sus en­ga­ños. El fin de es­tos se­res so­bre­hu­ma­nos no de­ja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo, pues se pue­de in­ter­pre­tar co­mo una me­tá­fo­ra de la des­apa­ri­ción del mun­do pa­gano an­te la di­fu­sión de la nueva re­li­gión cris­tia­na.

El ca­so es que un día cual­quie­ra los gen­ti­les o jen­ti­lak (así se de­no­mi­na­ban los pa­ga­nos) ob­ser­va­ron en el cie­lo una gran luz. In­ca­pa­ces de in­ter­pre­tar esa se­ñal, con­sul­ta­ron al más an­ciano del gru­po, hom­bre de sa­bi­du­ría le­gen­da­ria. Cuan­do por fin es­te tam­bién le­van­tó la mi­ra­da, re­sig­na­do, di­jo : “Esa luz anun­cia la lle­ga­da de Kix­mi (Cris­to), y por tan­to el fin de nues­tra raza.” An­te tan lú­gu­bre au­gu­rio, mu­chos gen­ti­les de­ci­die­ron es­con­der­se en las en­tra­ñas de la tie-

rra, le­jos de un mun­do que pron­to cam­bia­ría pa­ra siem­pre.

Sin em­bar­go, uno de ellos qui­so con­ver­tir­se a la nueva fe. Se le co­no­ce co­mo el Olen­tze­ro, el bar­bu­do hom­bre de las no­ches de Na­vi­dad vas­cas.

Mien­tras, los gen­ti­les ocultos en las cuevas de­bie­ron con­vi­vir con otros se­res fan­tás­ti­cos que la mi­to­lo­gía vas­ca re­co­ge se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Co­mo la dio­sa Ma­ri, se­ño­ra de la Tie­rra y rei­na de la naturaleza, que sa­le a la luz de vez en cuan­do a tra­vés de las cuevas.

En Bal­tzo­la los gen­ti­les tu­vie­ron que con­vi­vir con uno de sus hi­jos (se­gún otras ver­sio­nes, era su pa­re­ja), Mi­kel­taz, una es­pe­cie de cu­le­bra ma­cho –pa­ra otros, un dra­gón–, co­no­ci­da co­mo Su­gar (en Arra­te se la co­no­ce co­mo Su­goi, y co­mo Ma­ju o Ma­jue en Az­koi­tia). De­bi­do a su cuer­po po­día mo­ver­se con fa­ci­li­dad por cuevas la­be­rín­ti­cas y apa­re­cer por sor­pre­sa en lu­ga­res ines­pe­ra­dos. Los viernes se le veía sur­car el cie­lo an­ti­ci­pan­do gran­des tem­pes­ta­des.

Pe­ro los Su­gar no eran los únicos que se de­ja­ban ver por los cie­los vas­cos. A unos ki­ló­me­tros de Bal­tzo­la, en Mon­dra­gón, He­ren­su­ge, el dra­gón vas­co más fa­mo­so, to­ma hoy for­ma de es­ta­tua en el par­que de San­ta Bár­ba­ra. Es­te dra­gón, que po­día te­ner de una a sie­te ca­be­zas, so­bre­vo­la­ba los an­gos­tos va­lles donde aho­ra se en­cuen­tra la ciu­dad. Bus­ca­ba co­mi­da en­tre el ga­na­do, aun­que a ve­ces ata­ca­ba tam­bién a se­res hu­ma­nos. El pue­blo de Arra­sa­te (lue­go Mon­dra­gón) es­ta­ba ate­mo­ri­za­do por su pre­sen­cia. Las le­yen­das di­cen que so­lía apa­re­cer una vez al año. Pa­ra pa­liar los da­ños, los na­tu­ra­les de­ci­die­ron ofre­cer­le en sa­cri­fi­cio a una de sus don­ce­llas. Has­ta que un día, la no­via del he­rre­ro del pue­blo fue ele­gi­da pa­ra ser en­tre­ga­da al dra­gón, y es­te de­ci­dió en­fren­tar­se a la bestia. Se­gún otra ver­sión, fue un jo­ven ca­ba­lle­ro que, con as­tu­cia, ofre­ció al dra­gón una mu­jer de ce­ra a la que lue­go pren­dió fue­go.

En re­cuer­do de es­te epi­so­dio y su le­yen­da, el rey Alfonso X de­ci­dió cam­biar el nom­bre de Arra­sa­te por Mon­dra­gón. Era el año 1260. Aho­ra una es­ta­tua re­cuer­da la va­lien­te ges­ta.

Otros se­res in­tere­san­tes que vi­vían y se ba­ña­ban en las aguas sub­te­rrá­neas vas­cas eran las la­mias. Sím­bo­los de una belleza ex­tra­or­di­na­ria, con cuer­pos fe­me­ni­nos y pa­tas de pa­to, las la­mias en­can­ta­ba a los hom­bres con su her­mo­su­ra. Las pe­cu­lia­res si­re­nas po­dían en­con­trar­se allí donde hu­bie­ra agua. En al­gu­nos ca­sos se las ha re­la­cio­na­do con brujas ma­lig­nas, aun­que en su ma­yo­ría con­vi­vían pa­cí­fi­ca­men­te con los se­res hu­ma­nos.

To­dos es­tos se­res deam­bu­lan por mi ca­be­za cuan­do afron­to fi­nal­men­te el ac­ce­so a la cue­va. El te­rreno es res­ba­la­di­zo. La en­tra­da im­pre­sio­na por su ta­ma­ño. Las go­te­ras pa­re­cen se­guir el rit­mo de una me­lo­día, a la que se aña­den de re­pen­te el ru­mor del agua de unos po­zos cer­ca­nos. Es un so­ni­do raro,co­mo el de una per­so­na en el in­te­rior de una ba­ñe­ra. La os­cu­ri­dad se ha­ce po­co a po­co evi­den­te: los co­lo­res des­apa­re­cen. La ima­gi­na­ción se con­vier­te en su­ges­tión cuan­do, de re­pen­te, los so­ni­dos ce­san. El ai­re pa­re­ce traer del in­te­rior una voz fe­me­ni­na, dul­ce y sua­ve. ¿Qué es esa voz? No hay na­die con­mi­go. ¿O sí? La razón me di­ce que el ai­re del in­te­rior de la cue­va, al ca­na­li­zar­se bus­can­do una sa­li­da, pro­du­ce so­ni­dos ex­tra­ños. Mi ima­gi­na­ción, por el con­tra­rio, ha­ce ra­to que se ha fun­di­do con el en­torno de­ján­do­se lle­var por el influjo de las le­yen­das. Ca­da cual es li­bre de in­ter­pre­tar es­tas vi­ven­cias. Pe­ro a ve­ces es sa­lu­da­ble de­jar­se lle­var y abrir­se a esa sa­bi­du­ría an­ces­tral que nos ha­bla de la­mias y dra­go­nes, de gi­gan­tes y fan­tas­mas, se­res in­vi­si­bles a nues­tros ojos pe­ro que en el fondo ha­cen la­tir con pa­sión nues­tros co­ra­zo­nes.

La­mia

Es­ta criatura mi­to­ló­gi­ca es una te­rri­ble se­duc­to­ra. Tí­pi­ca del fol­clo­re gre­co­la­tino, tie­ne for­ma mi­tad mu­jer mi­tad ani­mal Kix­mi

La le­yen­da cuen­ta que es­te tér­mino, que sig­ni­fi­ca “mono” en el idio­ma de los gen­ti­les, se uti­li­za­ba pa­ra re­fe­rir­se a Je­su­cris­to

La es­cul­tu­ra del dra­gón de Mon­dra­gón, di­se­ña­da en plas­ti­li­na por el ar­tis­ta Juanjo Za­bar­te, fue pen­sa­da pa­ra es­cul­pir­se en már­mol. Sin em­bar­go, de­bi­do a la ur­gen­cia de su cons­truc­ción, y lo fá­cil­men­te van­da­li­za­ble que se pre­su­mía al es­tar ubi­ca­da en el par­que de San­ta Bár­ba­ra, los res­pon­sa­bles del con­sis­to­rio de­ci­die­ron ta­llar­la en bron­ce, al­go que hi­cie­ron los ita­lia­nos Lui­gi y Gino Cor­san­ni­ni.

Jen­til­zu­bi o puen­te de los Gi­gan­tes. Se­gún la mi­to­lo­gía vas­ca fue obra de los for­zu­dos gi­gan­tes.

Las Cuevas de Bal­tzo­la es­tán si­tua­das en la lo­ca­li­dad de Di­ma, en la pro­vin­cia de Viz­ca­ya, en pleno Par­que Na­tu­ral de Ur­kio­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.