UN ENIG­MA DEL SI­GLO XI V AÚN POR RE­SOL­VER

Geo - - GRAN SE­RIE 2018 -

En tiem­pos no tan le­ja­nos, el ac­ce­so a es­tas tie­rras nor­te­ñas se po­día rea­li­zar de dos ma­ne­ras: atra­ve­san­do la Lla­na­da Ala­ve­sa, vía que uti­li­za­ron los pue­blos cel­tas, ro­ma­nos y vi­si­go­dos, o bien a tra­vés de las sie­rras y bos­ques, re­co­rrien­do mal­tre­chos ca­mi­nos que, aun­que eran per­fec­tos pa­ra ocul­tar­se y aden­trar­se sin ser vis­tos, im­pli­ca­ban un gran cos­te per­so­nal y ma­te­rial. Aun así, es­te fue el ca­mino ele­gi­do du­ran­te las in­va­sio­nes mu­sul­ma­nas, cuan­do mu­chos gru­pos que huían del sur bus­ca­ron pro­tec­ción en es­te agres­te en­torno mon­ta­ño­so.

De he­cho, las ca­rac­te­rís­ti­cas oro­grá­fi­cas del País Vas­co siem­pre han ofre­ci­do una ex­tra­or­di­na­ria pro­tec­ción na­tu­ral, com­pli­can­do las ta­reas de con­quis­ta de po­si­bles in­va­so­res. Mu­chos de los nú­cleos ru­ra­les ac­tua­les em­pe­za­ron a for­mar­se en ese pe­rio­do, re­po­blan­do los montes y los va­lles que la gran pla­ni­cie ala­ve­sa ofre­cía. Los re­cur­sos del fér­til te­rreno se apro­ve­cha­ron ade­cua­da­men­te, y los cul­ti­vos flo­re­cie­ron. Du­ran­te la épo­ca mu­sul­ma­na, las no­ti­cias de que por es­tas zo­nas se iban for­man­do nú­cleos po­bla­dos no tar­da­ron en lle­gar a los ca­li­fas cor­do­be­ses, que em­pren­die­ron in­cur­sio­nes pun­tua­les en la zo­na du­ran­te más de 200 años.

En ese con­tex­to de idas y ve­ni­das, el pe­que­ño pue­blo de Alaiza se con­so­li­dó co­mo un nú­cleo po­bla­cio­nal de cier­ta re­le­van­cia. La cris­tia­ni­za­ción ha­bía sor­tea­do to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des, pe­ro fi­nal­men­te lle­gó aquí, en­con­tran­do adep­tos que ya co­no­cían la fe cris­tia­na por in­fluen­cia vi­si­go­da. Con el apo­yo de las nue­vas co­mu­ni­da­des ecle­siás­ti­cas pron­to se le­van­ta­ron igle­sias y tem­plos. Por eso, aun­que no hay do­cu­men­ta­ción cier­ta an­te­rior al si­glo XIV, es pro­ba­ble que la pe­que­ña igle­sia de Alaiza (Ála­va) ya for­ma­ra par­te de las pa­rro­quias ala­ve­sas. Los li­bros sa­cra­men­ta­les del año 1603 ha­cen re­fe­ren­cia a la igle­sia de San­ta Ma­ría, co­no­ci­da hoy con el nom­bre de Asun­ción de Nues­tra Se­ño­ra.

Las sua­ves co­li­nas que co­lin­dan con Alaiza pa­re­cen que­rer ocul­tar su pre­sen­cia. So­la­men­te el cam­pa­na­rio des­ta­ca en la dis­tan­cia. Una vez nos acer­ca­mos, la si­lue­ta del pue­blo to­ma con­sis­ten­cia, de­jan­do ver la igle­sia gó­ti­ca en­tre un en­tra­ma­do de ca­sas mo­der­nas.

Una in­tro­duc­ción his­tó­ri­ca nos ser­vi­ría pa­ra ubi­car tem­po­ral­men­te el en­cla­ve y co­lo­car los he­chos en su con­tex­to. Se tra­ta de su­ce­sos que, a raíz del hallazgo que aquí se pro­du­jo ha­ce aho­ra 36 años, sus­ci­ta­ron de­ce­nas de pre­gun­tas sin res­pues­tas. A lo lar­go de la his­to­ria, al­gu­nos ha­llaz­gos ca­sua­les nos han per­mi­ti­do am­pliar nues­tro co­no­ci­mien­to del pa­sa­do. No siem­pre ha si­do así, pe­ro cuan­do ocu­rre, el apo­yo de ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos es ne­ce­sa­rio pa­ra pre­ser­var es­ta ines­pe­ra­da he­ren­cia cul­tu­ral. Tal es el ca­so de Alait­za.

Co­rría el año 1982 cuan­do el sa­cer­do­te Juan Jo­sé Le­cuo­na en­con­tró una fi­su­ra en la cal que cu­bría la bó­ve­da del áb­si­de de su igle­sia. Un gran re­ta­blo do­ra­do e im­po­nen­te re­ves­tía la cur­va del áb­si­de. Las fi­su­ras que se ha­bían pro­du­ci­do jus­to de­trás del re­ta­blo preo­cu­pa­ban al pá­rro­co, te­me­ro­so de que las in­cle­men­cias del tiempo ter­mi­na­sen por echar­los a per­der. Así, los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción co­men­za­ron de in­me­dia­to sin que na­die pu­die­ra pre­ver lo que se ocul­ta­ba tras las pri­me­ras ca­pas de ye­so.

Pri­me­ro apa­re­ció la fi­gu­ra de un ca­ba­llo. El des­cu­bri­mien­to tras­to­có las prio­ri­da­des: lo que iba a ser una res­tau­ra­ción ru­ti­na­ria se transformó en una in­ves­ti­ga­ción en to­da re­gla. Tras el ca­ba­llo apa­re­ció un con­jun­to de pin­tu­ras úni­cas que a día de hoy plan­tean más pre­gun­tas que res­pues­tas, tan­to en lo re­fe­ren­te a su da­ta­ción co­mo a su sig­ni­fi­ca­do.

Los ex­per­tos es­ti­man que las pin­tu­ras se rea­li­za­ron en­tre el si­glo XIII y el XIV, épo­ca en que la zo­na se en­con­tra­ba ba­jo el con­trol de su­pues­tos se­ño­res feu­da­les. La es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca del edi­fi­cio es bas­tan­te sin­gu­lar, ya que no co­rres­pon­de a los cá­no­nes tí­pi­cos de las igle­sias ro­má­ni­cas. La pre­sen­cia de una na­ve cen­tral, apo­ya­da so­bre otra la­te­ral con un ar­co gó­ti­co, ha­ce su­po­ner que el con­jun­to for­ma­ba par­te de un pa­la­cio.

En aque­lla épo­ca era bas­tan­te ha­bi­tual que los se­ño­res cons­tru­ye­sen ca­pi­llas o tem­plos den­tro de sus pa­la­cios pa­ra un uso pri­va­do, por lo que no se des­car­ta es­ta po­si­bi­li­dad. La igle­sia de Alaiza pu­do pues na­cer con esa in­ten­ción. Lo ex­tra­ño es que no exis­te nin­gún ti­po de do­cu­men­ta­ción al res­pec­to. Pe­ro más allá de su cons­truc­ción, es el misterio de las pin­tu­ras lo que to­da­vía des­pier­ta el asom­bro y la per­ple­ji­dad en­tre los his­to­ria­do­res y los me­die­va­lis­tas. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, las pin­tu­ras eran he­rra­mien­tas uti­li­za­das pa­ra fa­ci­li­tar la com­pren­sión del Evan­ge­lio en­tre las cla­ses po­pu­la­res, nor­mal­men­te ile­tra­das. Co­no­cían así, por me­dio de imá­ge­nes, la vi­da de Cris­to, de los san­tos y de los dis­tin­tos már­ti­res de la Igle­sia. Tam­bién ofre­cían la at­mós­fe­ra ne­ce­sa­ria pa­ra la ora­ción y el re­co­gi­mien­to.

Sin em­bar­go, las pin­tu­ras de Alaiza se ale­jan bas­tan­te de es­te pa­trón, pues lo que re­co­gen pa­re­ce más un có­mic de la épo­ca que una re­pre­sen­ta­ción re­li­gio­sa. Es­ce­nas má­gi­cas, ba­ta­llas, un cas­ti­llo, per­so­na­jes y ani­ma­les fan­tás­ti­cos... Per­so­na­jes singulares que aca­pa­ran to­do el pro­ta­go­nis­mo lle­gan­do a cu­brir la bó­ve­da de la igle­sia por en­te­ro. El ro­jo de la tin­ta uti­li­za­da pre­do­mi­na so­bre un­fon­do de co­lor bei­ge, pro­por­cio­nan­do un im­pac­to vi­sual ver­da­de­ra­men­te im­pre­sio­nan­te. Los per­so­na­jes se mez­clan en­tre ellos en ex­tra­ñas po­si­cio­nes, ofre­cien­do un len­gua­je vi­sual de di­fí­cil com­pren­sión.

Ele­men­tos pa­ga­nos co­mo el ár­bol de la vi­da y un cen­tau­ro sa­gi­ta­rio se mez­clan con las fi­gu­ras de ca­ba­lle­ros y pe­re­gri­nos con el ase­dio de un cas­ti­llo com­ple­tan­do la es­ce­na. Son pin­tu­ras sen­ci­llas, in­ge­nuas incluso, que re­cuer­dan los di­bu­jos de un ni­ño. Tal vez los ar­tis­tas que to­ma­ron los pin­ce­les te­nían el pro­pó­si­to de de­jar men­sa­jes claros, qui­zá eso­té­ri­cos, car­ga­dos de sim­bo­lis­mo y de fá­cil com­pren­sión pa­ra los ha­bi­tan­tes de la zo­na. Aun­que la pri­me­ra im­pre­sión es de caos, si se ob­ser­va aten­ta­men­te es po­si­ble cap­tar una cier­ta cohe­ren­cia es­truc­tu­ral en­tre las fi­gu­ras y las es­ce­nas, sien­do co­mo son ab­so­lu­ta­men­te aje­nas al con­tex­to for­mal e ico­no­grá­fi­co del pe­rio­do en el que se en­mar­can.

Hay teo­rías que ba­ra­jan la idea de que su autor qui­so re­pre­sen­tar los con­cep­tos re­li­gio­sos de la épo­ca en tres par­tes: el plano in­fe­rior mos­tra­ría la igle­sia de las mi­li­cias (las or­de­nes mi­li­ta­res eran ha­bi­tua­les por aquel en­ton­ces), re­pre­sen­ta­da por ca­ba­lle­ros, cas­ti­llos, tor­neos y lu­chas. En un se­gun­do plano se pre­sen­ta­ría la igle­sia li­túr­gi­ca, re­pre­sen­ta­da por igle­sias, en­te­rra­mien­tos, es­ce­nas de la eu­ca­ris­tía y pe­re­gri­nos. Y por úl­ti­mo, un ter­cer ni­vel que se­ría el es­pi­ri­tual, donde el ár­bol de la vi­da se mez­cla con ani­ma­les sim­bó­li­cos co­mo el cier­vo, el ga­llo, los pá­ja­ros y has­ta un cen­tau­ro.

Es­ta pro­yec­ción, que po­dría te­ner una ló­gi­ca eso­té­ri­ca, pu­do ser de uti­li­dad pa­ra los cre­yen­tes de la épo­ca en cues­tión. De he­cho, no es un des­pro­pó­si­to co­nec­tar men­tal­men­te la pin­tu­ras ala­ve­sas con el fa­mo­so ta­piz de Ba­yeux, o de la rei­na Ma­til­de, del si­glo XI. En am­bos ca­sos se re­cu­rre a una téc­ni­ca na­rra­ti­va que pre­ten­de con­tar mo­men­tos im­por­tan­tes pa­ra sus con­tem­po­rá­neos. En el ca­so de Ba­yeux es la descripción de la con­quis­ta nor­man­da de In­gla­te­rra; en Alaiza el enig­ma si­gue abier­to. Al­gún his­to­ria­dor se ha atre­vi­do a ver en esas pa­re­des una re­la­ción con la in­va­sión de las tro­pas de Eduar­do de Woods­tock, lla­ma­do El Prín­ci­pe Ne­gro, pri­mo­gé­ni­to del rey Eduar­do III de In­gla­te­rra, que apo­yó al rey Pe­dro I de Cas­ti­lla en su en­fren­ta­mien­to con­tra Enrique de Tras­tá­ma­ra, al que ven­cie­ron en la ba­ta­lla de Ná­je­ra (1367).

Aun así, a fal­ta de ins­crip­cio­nes que se pue­dan leer co­rrec­ta­men­te (la úni­ca exis­ten­te, que re­co­rre la bó­ve­da, no se ha po­di­do des­ci­frar), re­sul­ta im­po­si­ble una in­ter­pre­ta­ción fiel. Por eso, la sim­bo­lo­gía de Alaiza si­gue sien­do un misterio sin re­sol­ver. Por aho­ra.

1367

Ba­ta­lla de Ná­je­ra, en la que el prín­ci­pe Eduar­do de Ga­les, lla­ma­do el Prín­ci­pe Ne­gro por el co­lor de su ar­ma­du­ra, ven­ce a los re­bel­des fran­ce­ses y cas­te­lla­nos 1982

En el trans­cur­so de unas obras de con­ser­va­ción, se des­cu­bren es­tas enig­má­ti­cas pin­tu­ras mu­ra­les

Igle­sia de San­ta Ma­ría de la Asun­ción, del si­glo XIII, en Alaiza, a las afue­ras de Vitoria (Ála­va). Sus pin­tu­ras ro­ji­zas re­crean es­ce­nas bé­li­cas que bien po­drían re­pre­sen­tar al­gún mo­men­to de los nu­me­ro­sos en­fren­ta­mien­tos bé­li­cos que la co­mar­ca vi­vió en el si­glo XIV. En­tre los di­bu­jos se in­clu­ye una ins­crip­ción in­com­ple­ta en la­tín en cu­ya par­te fi­nal pue­de leer­se “por to­das par­tes, el in­fierno”.

Las pin­tu­ras de la igle­sia de Alaiza fue­ron des­cu­bier­tas

por Juan Jo­sé Le­cuo­na, pá­rro­co de la co­mar­ca, ha­ce 36 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.