XIXILI, LA HIPNÓTICA Y SEN­SUAL LA­MIA DE BERMEO

Geo - - GRAN SE­RIE 2018 -

Xixili, la gran la­mia que vi­gi­la la en­tra­da al puer­to de Bermeo, es un buen ejem­plo de la im­por­tan­cia que tie­nen las le­yen­das en la costa vas­ca. En Bermeo hay mu­chas his­to­rias re­la­cio­na­das con es­tos se­res mi­tad mu­jer, mi­tad si­re­na con pies de pa­to. Se di­ce que cuan­do ellas ba­ja­ban de La­ma­rien, las mu­je­res se pre­pa­ra­ban pa­ra evi­tar que los hom­bres ca­ye­sen en sus bra­zos. Su can­to era tan hip­nó­ti­co que, una vez atra­pa­dos, los in­for­tu­na­dos eran aho­ga­dos en la cer­ca­na lo­ca­li­dad de Ogo­ño. Otra le­yen­da nos ha­bla de Xixili y la is­la de Iza­ro, ape­nas un pe­ñón que sa­le del mar muy cer­ca de la costa. Un pes­ca­dor so­lía pescar le­jos de los de­más. Un día se en­con­tró con una la­mia he­ri­da que le pi­dió ayu­da. Pa­ra evi­tar lle­var­la al pue­blo, la es­con­dió en la is­la y la cu­ró. Una vez re­cu­pe­ra­da, la la­mia se sin­tió en deu­da. Y así, día tras día, le ayu­da­ba con su pes­ca. Cuan­do el jo­ven se vio atra­pa­do en una tem­pes­tad, la la­mia acu­dió a ayu­dar­le. Y ya se sa­be, con tan­to ro­ce, am­bos se enamo­ra­ron. Pe­ro era un amor im­po­si­ble. Sin em­bar­go, la la­mia, que se lla­ma­ba Xixili y era te­naz, pi­dió al rey del mar que la con­vir­tie­se en mu­jer. El rey acep­tó y la pa­re­ja vi­vió fe­liz. Hay otra le­yen­da po­pu­lar con la is­la de Iza­ro co­mo es­ce­na­rio que nos ha­bla del amor de un jo­ven fraile fran­cis­cano y una chi­ca del pue­blo. En 1422, la is­la de Iza­ro fue en­tre­ga­da a una co­mu­ni­dad fran­cis­ca­na pa­ra le­van­tar en ella un con­ven­to. La ca­sua­li­dad hi­zo que uno de los frai­les se enamo­ra­ra de la jo­ven. Pa­ra ver­se, ca­da no­che, guia­do por la luz de un can­dil que ella en­cen­día, el fraile re­co­rría a na­do la dis­tan­cia que los se­pa­ra­ba. Has­ta que un fa­mi­liar de la jo­ven em­pe­zó a sos­pe­char de tan­to en­cuen­tro clan­des­tino. Asi que, una no­che, to­mó el can­dil y lo lle­vó has­ta unos acan­ti­la­dos cer­ca­nos. El fraile, des­con­cer­ta­do, si­guió la luz has­ta que, ago­ta­do, se aho­gó jun­to a las ro­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.