¿LEO­NES ALADOS EN EL CEN­TRO DE BIL­BAO?

Geo - - GRAN SE­RIE 2018 -

El rit­mo in­fer­nal en el que vivimos en nues­tras ciu­da­des ha­ce que mu­chas ve­ces nos ol­vi­de­mos de pe­que­ñas his­to­rias y gran­des le­yen­das que en otros mo­men­tos y lu­ga­res nos ha­brían so­bre­co­gi­do por su in­te­si­dad. Así, en el co­ra­zón de B Bil­bao, so­bre el puen­te de la Mer­ced, se en­cuen­tran 16 pe­que­ñas estatuas, co­lo­ca­das por pa­re­jas, que re­pre­sen­tan unos se­res mi­to­ló­gi­cos, una es­pe­cie de leo­nes alados. Los que cru­zan el puen­te a dia­rio se­gu­ra­men­te nun­ca re­pa­ren en ellos. Pe­ro he­mos de sa­ber que esas estatuas no es­tán ahí co­mo me­ro adorno, sino que son par­te de una le­yen­da que se re­mon­ta al si­glo XV. El in­ge­nie­ro Manuel Gil de San­ti­bá­ñez qui­so plas­mar­la en hie­rro en 1937. Y di­ce así: en épo­ca medieval, el ba­rrio vie­jo de Bil­bao, el área de San Fran­cis­co, era una zo­na re­ple­ta de bos­ques en cu­yos ár­bo­les vi­vían unos ex­tra­ños se­res alados. Cuen­ta la le­yen­da que es­tos se­res siem­pre se mo­vían en pa­re­jas, es­pe­ran­do la lle­ga­da de un tran­seun­te so­li­ta­rio dis­pues­to a cru­zar el puen­te de la ciu­dad. Si en su vue­lo te­me­ra­rio una de es­tas cria­tu­ras lle­ga­ba a ro­zar el cuer­po del vian­dan­te, el afor­tu­na­do ex­pe­ri­men­ta­ba un cam­bio de áni­mo en po­si­ti­vo. El ro­ce pa­re­cía traer con­si­go la bue­na suer­te, pe­ro era so­bre to­do un ta­lis­mán en cues­tio­nes sen­ti­men­ta­les. La le­yen­da afir­ma que los que no te­nían pa­re­ja pron­to la en­con­tra­rían, y los que la te­nían, la con­ser­va­rían eter­na­men­te. Por eso, los que co­no­cen el po­der de es­tos se­res alados to­can hoy su lo­mo en bus­ca de bue­nos ha­dos. ¿Por qué no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.