Vis

LA MÁS OC­CI­DEN­TAL DE LAS ISLAS DÁLMATAS, CE­RRA­DA AL TU­RIS­MO DU­RAN­TE MU­CHOS AÑOS, ES EL DES­TINO MÁS QUE­RI­DO POR LOS CROATAS. SU AM­BIEN­TE ANTICUADO Y PAI­SA­JES BUCÓLICOS MARAVILLAN A TO­DOS.

Geo - - EN POR­TA­DA - POR SÉBASTIEN DESURMONT TEX­TO

Ados pa­sos del mon­te Hum (587 me­tros de al­ti­tud), la cum­bre is­le­ña des­de don­de la vis­ta abar­ca to­do el Adriá­ti­co hay una ca­pi­lla tan pe­que­ña co­mo una cho­za de pas­tor don­de se rea­li­za un ri­tual. Po­cos vi­si­tan­tes sue­len pa­sar­lo por al­to. Hay que su­bir has­ta la ci­ma pa­ra de­po­si­tar cual­quier co­sa en el al­tar o en el bor­de de su úni­ca ven­ta­na. Ora­cio­nes, ex­vo­tos, efi­gies de la Vir­gen y el Pa­pa... Pe­ro sue­le ha­ber más.

Una fa­mi­lia al com­ple­to aca­ba de de­po­si­tar los fo­to­ma­to­nes de to­dos sus hi­jos, dos fi­gu­ras Play­mo­bil y un co­che­ci­to de me­tal. Hay un enor­me ama­si­jo de co­sas: ta­llos de ro­me­ro re­co­gi­dos en el ca­mino, flo­res mar­chi­tas, no­tas do­bla­das en cua­tro, tro­zos de te­la, pos­ta­les, un vie­jo re­loj de pul­se­ra, una pe­ta­ca de li­cor, una me­da­lla mi­li­tar... Es co­mo si to­dos qui­sie­ran de­mos­trar que han es­ta­do aquí, de­jar cons­tan­cia de su fe­li­ci­dad por ha­ber es­ta­do en el des­tino más que­ri­do de to­da una na­ción.

La is­la, con die­ci­sie­te ki­ló­me­tros de lar­go por ocho de an­cho, es­tá cu­bier­ta de mon­te ba­jo y pi­na­res, lle­na de igle­sias muy bo­ni­tas y al­deas muy tran­qui­las. Es­ta ma­ra­vi­llo­sa is­la, que tie­ne for­ma de can­gre­jo, es el en­cla­ve más ale­ja­do de la cos­ta croa­ta: son dos ho­ras y cuar­to en ferry des­de el puer­to de Split. Pe­ro in­clu­so an­tes de arri­bar, ten­drán la im­pre­sión de que ya la co­no­cen.

En efec­to, bas­ta con pro­nun­ciar es­ta pa­la­bra cor­ta, tan sil- ban­te co­mo una co­rrien­te de ai­re, pa­ra que se les ilu­mi­ne el ros­tro a los croa­tas y la elo­gien con pa­sión: Vis, la más dul­ce de to­das las is­las, la más au­tén­ti­ca, la me­jor con­ser va­da. Vis, la pa­tria de los afor­tu­na­dos, el úl­ti­mo re­fu­gio de la dol­ce vi­ta al es­ti­lo dál­ma­ta, la ver­da­de­ra, la que aún no ha si­do arrui­na­da por el ro­di­llo de la mo­der­ni­dad. Si les da­mos cré­di­to, no ca­be nin­gu­na du­da, es aquí don­de r e s i d e l a f e l i c i d a d. En e s t e pa­raí­so re­cu­pe­ra­do, me­re­ce la pe­na vi­vir y mo­rir des­pués de dis­fru­tar de sus ca­las ba­ña­das por unas aguas con la ga­ma de azu­les más fas­ci­nan­te del Adriá­ti­co, se­gún la opi­nión ge­ne­ral. Di­cen ade­más que el vino lo­cal es un de­li­cio­so néc­tar. Y que el pul­po en ado­bo, re­ce­ta tra­di­cio­nal que se si­gue sir­vien­do en las ko­no­ba (ta­ber­nas) del in­te­rior, evo­ca la am­bro­sía.

¿A qué se de­be su pres­ti­gio? Pues al ais­la­mien­to im­pues­to por la his­to­ria. En­tre 1945 y 1991, la is­la fue una ba­se mi­li­tar de la ma­ri­na yu­gos­la­va y su ac­ce­so es­ta­ba res­trin­gi­do. A los tu­ris­tas ex­tran­je­ros les es­ta­ba prohi­bi­do apro­xi­mar­se a ella. Y a los is­le­ños les im­po­nían un me­ticu­loso con­trol so­bre sus idas y ve­ni­das. A los ya­tes que pe­ne­tra­ban por un des­pis­te en sus aguas te­rri­to­ria­les, les efec­tua­ban dis­pa­ros de ad­ver­ten­cia y los ins­pec­cio­na­ban sin nin­gún ti­po de con­tem­pla­cio­nes.

Pa­ra el con­jun­to de la ciu­da­da­nía de la an­ti­gua Re­pú­bli­ca Fe­de­ral So­cia­lis­ta de Yu­gos­la­via (in­te­gra­da por Croa­cia, Bos­nia y Her­ze­go­vi­na, Mon­te­ne­gro, Ser­bia, Es­lo­ve­nia y Ma­ce­do­nia), no era bue­na idea ele­gir es­te lu­gar pa­ra sus va­ca­cio­nes. Si al­gún chi­fla­do ma­ni­fes­ta­ba su de­seo de ve­nir a la is­la, so­lo le es­pe­ra­ban bu­ro­cra­cia sin fin y to­do ti­po de mo­les­tias y re­que­ri­mien­tos.

Así y du­ran­te más de 40 años, Vis es­tu­vo ais­la­da del res­to del mund o. Du r a nt e t o d o e s e tiem­po, unos 3.000 is­le­ños, so­bre to­do de edad ma­du­ra (mu­chos jó­ve­nes hu­ye­ron a Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da y Es­ta­dos Uni­dos), tu­vie­ron que con­vi­vir con otros 3.000 sol­da­dos des­ti­na­dos en la ba­se. Por lo ge­ne­ral, es­tos e r a n or i g i n a r i o s d e l a s

Al­deas tran­qui­las, re­man­sos de paz... Un pa­raí­so re­cu­pe­ra­do que aún no ha si­do arrui­na­do por la mo­der­ni­dad

re­gio­nes más ale­ja­das (Ser­bia y Mon­te­ne­gro) pa­ra evi­tar el con­tac­to con los is­le­ños.

En cuan­to al res­to de la po­bla­ción croa­ta, se sen­tía pri­va­da de una es­ca­pa­da que lle­va­ban dis­fru­tan­do des­de ha­cía mu­cho tiem­po. Al­gu­nos ru­mo­res apun­ta­ban a que el ma­ris­cal Ti­to (que di­ri­gió el país con mano de hie­rro en­tre 1945 y 1980) que­ría es­te pa­raí­so so­lo pa­ra él. Aún se pue­de ver en lo al­to de la co­li­na la bo­ni­ta ca­sa don­de di­cen que le gus­ta­ba hos­pe­dar­se.

No hay ca­de­na de ho­te­les ni club de va­ca­cio­nes

Pe­ro hoy en día, la is­la ha re­cu­pe­ra­do su hos­pi­ta­li­dad y la bue­na vi­da. Na­da más lle­gar, los vi­si­tan­tes que­dan se­du­ci­dos por sus fa­mo­sas ca­las de cris­ta­li­nas aguas. La vi­si­ta de la is­la es real­men­te una ex­pe­rien­cia alu­ci­nan­te. En to­tal hay más de cien mi­cro­pla­yas, mu­chas de las cua­les son man­te­ni­das en se­cre­to por los is­le­ños: unos po­cos me­tros cua­dra­dos de are­na o gui­ja­rros, a me­nu­do de di­fí­cil a c c e s o o s ol o a c c e s i bl e s e n bar­co. No po­de­mos de­jar de men­cio­nar unos sor­pren­den­tes is­lo­tes, co­mo los de Bi­se­vo y Rav­nik, con sus cue­vas na­tu­ra­les que al­ber­gan aguas cu­yo co­lor evo­ca el de Cu­ra­zao.

¿Y el res­to de la is­la? Es una ver­da­de­ro reino de Jau­ja. Su po­si­ción ale­ja­da de las in­fluen­cias cos­te­ras y su re­lie­ve es­car­pa­do han mo­de­la­do en el in­te­rior pai­sa­jes que al­ber­gan sie­te mi­cro­cli­mas. Más de las dos ter­ce­ras par­tes de la is­la, en el cen­tro y el nor­te, ca­si des­ha­bi­ta­das, son el san­tua­rio del pino de Ale­po, la en­ci­na, el ma­dro­ño, el ci­prés y el enebro. En los v a l l e s , l os f ai s anes do­ra­dos hem­bras emi­ten fuer­tes gri­tos en me­dio de vi­ñas ali­nea­das co­mo si fue­ran le­gio­nes ro­ma­nas, y lie­bres tan gran­des co­mo pe­rros jue­gan al es­con­di­te en los oli­va­res.

La ur­ba­ni­za­ción bri­lla por su au­sen­cia. Tam­po­co hay ca­de­nas de ho­te­les ni clu­bes de va­ca­cio­nes con pis­ci­nas gi­gan­tes... Ten­drán las mis­mas sen­sa­cio-

nes al vi­si­tar los dos prin­ci­pa­les pue­blos, si­tua­dos en ca­da ex­tre­mo de la is­la. S on una au­tén­ti­ca ma­ra­vi­lla.

Ko­mi­za, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal y con 1.500 ha­bi­tan­tes, se ex­tien­de al pie del mon­te Hum. Si su ac­ce­so no hu­bie­se es­ta­do res­trin­gi­do du­ran­te tan­tos años, es­te pue­blo de pes­ca­do­res se­ría hoy en día el Sain­tT­ro­pez o el Ca­pri dál­ma­ta, con sus te­rra­zas lle­nas de sol, sus igle­sias que despiden un aro­ma a in­cien­so y sus es­tre­chas ca­sas si­tua­das a ras del mar.

Al es­te, se que­da­rá sin ha­bla al con­tem­plar la ciu­dad de Vis. Si­tua­da en una bahía con for­ma de he­rra­du­ra, al es­tar en­ca­ja­da en los res­tos de for­ti­fi­ca­cio­nes ve­ne­cia­nas (la is­la per­te­ne­ció a la Se­re­ní­si­ma du­ran­te cua­tro si­glos, des­de 1420 has­ta 1797), Vis se mues­tra co­mo en un tra­ve­lín en el que la cá­ma­ra se des­pla­za len­ta­men­te por un lar­guí­si­mo mue­lle de pie­dra blan­ca. La su­ce­sión de be­llas cons­truc­cio­nes que dan al pa­seo ma­rí­ti­mo crean un asom­bro­so fri­so de his­to­ria ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Es­ta ma­ña­na, ba­jo las pal­me­ras que on­dean sua­ve­men­te al vien­to, los mue­lles de la “ca­pi­tal” (1.750 ha­bi­tan­tes), en los que re­ca­lan los ferrys a cuen­ta­go­tas, es­tán lle­nos de asi­duos do­min­gue­ros. Es­tán sen­ta­dos en las te­rra­zas sa­bo­rean­do sus ris­tret­tos. En las es­tre­chas ca­lle­jue­las, al­gu­nos an­cia­nos bron­cea­dos zig­za­guean en sus bi­ci­cle­tas pa­ra abrir­se ca­mino en­tre una mul­ti­tud de ga­tos.

Vis es­tá lle­na de pa­la­cios y edi­fi­cios de di­ver­sas épo­cas

“Es­ta ciu­dad es fru­to de la reunión de tres an­ti­guas al­deas de dis­tin­tas épo­cas, lo que le con­fie­re un as­pec­to tan pe­cu­liar”, nos ex­pli­ca el ar­queó­lo­go Din­ko Ra­dic, au­tor de una mo­no­gra­fía so­bre su is­la na­tal.

Al es­te, se en­cuen­tra la par­te más no­ble de Vis, con sus pa­tios lle­nos de gli­ci­nia y sus pa­la­cios re­na­cen­tis­tas. El cen­tro al­ber­ga edi­fi­cios neo­gó­ti­cos del si­glo XIX, épo­ca en la que el país es­ta­ba ba­jo do­mi­nio aus­trohún­ga­ro (des­de 1814 has­ta 1918). Y al oes­te, hay una cues­ta ta­pi­za­da de ver­de des­de la que se ex­tien­de una pe­nín­su­la en la que los fran­cis­ca­nos edi­fi­ca­ron en el si­glo XVI el ar­mo­nio­so mo­nas­te­rio de San Je­ró­ni­mo, una au­tén­ti­ca jo­ya con su so­ber­bia es­pa­da­ña y su ca­sa de te­jas ro­sas. Es­ta par te de la ciu­dad t am­bién al­ber­ga los ves­ti­gios más an­ti­guos: es­te­las ocul­tas por la ve­ge­ta­ción de una ne­cró­po­lis del si­glo III a. C.

“Es muy pro­ba­ble que la is­la fue­ra ocu­pa­da a par­tir del Neo­lí­ti­co”, se­ña­la Din­ko Ra­dic. Su po­si­ción es­tra­té­gi­ca, prác­ti­ca­men­te en el cen­tro del Adriá­ti­co, des­per­tó en­se­gui­da mu­cho in­te­rés. En el sig lo IV a. C., co­lo­nos grie­gos se es­ta­ble­cie­ron en la bahía pa­ra crear un en­cla­ve co­mer­cial al que le die­ron el nom­bre de Isa (for­ta­le­za so­bre el agua), un to­pó­ni­mo sin du­da pre­mo­ni­to­rio.

“Ba­jo el yu­go ti­tis­ta, la is­la se con­vir­tió en un cam­pa­men­to atrin­che­ra­do”, se­ña­la To­mis­lav Mi­leis, de 45 años. Es­te em­pre- sa­rio agra­mi­ta, que lle­va unas ga­fas ne­gras, lu­ce ca­be­llo cor­to al es­ti­lo mi­li­tar y ha­bla con voz atro­na­do­ra, se enamo­ró lo­ca­men­te de Vis ha­ce diez años. Com­pró una ca­sa y mon­tó un ne­go­cio: vi­si­tas guia­das con as­pec­to de re­vis­ta mi­li­tar en vie­jos 4x4 Land Ro­ver con pin­tu­ra de ca­mu­fla­je.

¡Huel­ga de­cir que cuan­do se cir­cu­la por los pol­vo­rien­tos ca­mi­nos, uno tien­de a creér­se­lo! Po­ne­mos rum­bo a la tie­rra de na­die del nor­te don­de se abre, al abri­go de un gol­fo azul, una ins­ta­la­ción que no se pue­de ver des­de el mar y que pa­re­ce ha­ber sa­li­do de una pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond: un enor­me tú­nel de hor­mi­gón ar­ma­do al que so­lo se pue­de ac­ce­der des­de el mar. “En es­ta cueva ar­ti­fi­cial que se aden­tra unos 150 me­tros en el acan­ti­la­do, se ocul­ta­ban los tor­pe­de­ros de la ma­ri­na yu­gos­la­va”, nos cuen­ta el guía.”

Se­gui­mos el ca­mino de ron­da que cir­cun­da la is­la. An­ta­ño es­ta­ba ro­dea­do por una va­lla ab­so­lu­ta­men­te de­li­ran­te: un mi­llar de pi­la­res de hor­mi­gón cu­bier­tos de ki­ló­me­tros de alam­bra­da y cer­cas elec­tri­fi­ca­das que se ins­ta­la­ron a par­tir de los años cin­cuen­ta. En las zo­nas más con­cu­rri­das, el sis­te­ma fue re­ti-

Ba­jo las pal­me­ras que on­dean al vien­to, los do­min­gue­ros sa­bo­rean ris­tret­tos en las te­rra­zas

ra­do, pe­ro to­do per­ma­ne­ce co­mo an­tes en los lu­ga­res más re­cón­di­tos. “Du­ran­te al­gu­nos años de la Yu­gos­la­via de Ti­to, el gas­to mi­li­tar lle­gó a su­po­ner el 35% de su PIB”, se­ña­la To­mis­lav Mi­leis. “Y aquí no re­pa­ra­ron en gas­tos: la is­la que­dó co­mo un que­so gru­ye­re con 37 tú­ne­les cla­si­fi­ca­dos has­ta la fe­cha y 50 ki­ló­me­tros de sub­te­rrá­neos ope­ra­ti­vos.”

Al­gu­nos pa­sa­di­zos se­cre­tos es­tán aún en per­fec­to es­ta­do de con­ser­va­ción. Con lin­ter­nas, de­ci­di­mos en­trar co­mo si fué­ra­mos es­pe­leó­lo­gos. Unos tú­ne­les rec­ti­lí­neos ho­ra­da­dos en la ro­ca dan a bún­ke­res, sa­las de man­do, dor­mi­to­rios co­mu­nes pa­ra las to­rres de vi­gi­lan­cia y ha­bi­tácu­los acol­cha­dos don­de se su­po­ne que es­ta­ban los dis­po­si­ti­vos te­le­grá­fi­cos fun­cio­nan­do a des­ta­jo. Por do­quier hay es­tre­chas hen­di­du­ras que dan al mar y al­ber­gan pla­ta­for­mas de ar­ti­lle­ría. Los ca­ño­nes po­dían dis­pa­rar en to­das l a s d i r e c c i on e s , in­clu­so ha­cia el li­to­ral croa­ta.

En Stu­pis­ce, un acan­ti­la­do gris que se ele­va ha­cia el oes­te, las ar­mas más po­de­ro­sas apunt a b a n h a c i a It a l i a . Des d e An­co­na has­ta Ba­ri, la cos­ta o c c i d e nt a l d e l Adr i át i c o, don­de se des­ple­ga­ron las tro­pas de Mus­so­li­ni en­tre 1941 y 1943, es­ta­ba al al­can­ce de los mi­si­les yu­gos­la­vos.

Una le­yen­da afir­ma que Ti­to dur­mió en es­tas cue­vas

Y en las mon­ta­ñas per­ma­ne­ce un hi­to pro­pa­gan­dís­ti­co, la “cueva de Ti­to”. Se di­ce que, al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el ma­ris­cal ha­bría or­ga­ni­za­do la re­con­quis­ta de la is­la por los par­ti­sa­nos co­mu­nis­tas des­de es­ta cueva. En las pa­re­des se pue­den leer unas ins­crip­cio­nes en blan­co y ro­jo (los co­lo­res de la an­ti­gua Yu­gos­la­via), que tra­tan de su le­yen­da do­ra­da, una fic­ción que afir­ma que Ti­to dor­mía ahí mis­mo en el sue­lo pa­ra dar ejem­plo. Tras años de ais­la­mien­to for- zo­so, el sol vuel­ve a bri­llar. En la ciu­dad de Vis, unos fo­lle­tos anun­cian fies­tas gi­gan­tes­cas que se ce­le­bra­rán en la for­ta­le­za de San Jor­ge, una ciu­da­de­la eri­gi­da a prin­ci­pios del si­glo XIX en un pro­mon­to­rio que se trans­for­ma en ju­lio y agos­to en dis­co­te­ca al ai­re li­bre. Mu­chos se fro­tan las ma­nos du­ran­te ese pe­rio­do: en ve­rano, la is­la mul­ti­pli­ca por cin­co su p obla­ción (3.600 ha­bi­tan­tes per­ma­nen­tes) con la lle­ga­da, de me­dia de unos 20.000 tu­ris­tas y 2.500 ya­tes que fon­dean en su pe­rí­me­tro.

“Aho­ra que las puer­tas es­tán abier­tas de par en par, to­do el país quie­re sa­car provecho de nues­tras pre­cio­sas ca­las”, se ale­gra Mi­so Vla­du­sic. Es­te quin­cua­ge­na­rio lo­cuaz dis­tri- bu­ye su tiem­po en­tre ha­cer tur­nos en la mi­nús­cu­la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo del puer­to y su ver­da­de­ra pa­sión, ocu­par­se de un oli­var que plan­tó en 1992, cuan­do se mar­cha­ron de la is­la los úl­ti­mos mi­li­ta­res. Croa­cia ha­bía pro­cla­ma­do su in­de­pen­den­cia ape­nas un año an­tes y la gue­rra in­cen­dió los Bal­ca­nes. Fue una épo­ca som­bría. Y la is­la que­dó más ais­la­da que nun­ca: sin sub­ofi­cia­les que se gas­ta­ran su suel­do, sin ac­ce­so al abas­te­ci­mien­to, y sin tu­ris­tas a la vis­ta en un Adriá­ti­co que es­ta­ba en es­ta­do de si­tio. “In­clu­so hoy en día, se­gui­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias de aquel pe­rio­do ne­fas­to”, aña­de Mi­so Vla­du­sic. “Mu­chas ca­rre­te­ras se­cun­da­rias si­guen sin es­tar as­fal­ta­das y c a r e c e mo s d e a l g u n a s in­fra­es­truc­tu­ras bá­si­cas, co­mo un sis­te­ma efi­caz pa­ra el tra­ta­mien­to de la ba­su­ra, ni de ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias adap­ta­das a nues­tras ne­ce­si­da­des ac­tua­les... Pe­ro nues­tra des­gra­cia tam­bién tie­ne as­pec­tos po­si­ti­vos. Por­que el mun­do es­tá re­des­cu­brien­do es­te lu­gar in­tac­to y mu­chos croa­tas vie­nen aquí bus­can­do lo que ya no en­cuen­tran en otros si­tios.”

A lo lar­go del ca­mino va­mos des­cu­brien­do la is­la co­mo si se tra­ta­ra de un li­bro de his­to­ria. Cer­ca del pue­blo de Plis­ko Pol­je, hay una pis­ta de ate­rri­za­je de 1.200 me­tros de lar­go. In­va­di­da hoy en día por la ma­le­za, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue uti­li­za­da por la avia­ción alia­da, que com­ba­tió jun­to a las tro­pas de Ti­to en­tre la pri­ma­ve­ra de 1944 y el ve­rano de 1945. “Los pi­lo­tos británicos vo­la­ban has­ta Ale­ma­nia pa­ra bom­bar­dear­la an­tes de re­gre­sar a la is­la. Pe­ro con vien­tos con­tra­rios, les so­lía fal­tar car­bu­ran­te pa­ra al­can­zar la pis­ta”, nos cuen­ta Mar­ko Ra­du­ka, un is­le­ño apa­sio­na­do por el caó­ti­co des­tino de su tie­rra.

La Royal Navy se ins­ta­ló en la bahía de Vis

Mar aden­tro, la do­ce­na de res­tos de avio­nes de gue­rra, que son el de­lei­te de los bu­cea­do­res, b a s t a p a r a c o mpre n d e r e l al­can­ce de su sa­cri­fi­cio. Los is­le­ños si­guen sin­tien­do mu­cho afec­to por los in­gle­ses. Aún más si te­ne­mos en cuen­ta que es­tos ya se dis­tin­guie­ron en la he­roi­ca ba­ta­lla de Lis­sa (otra de­no­mi­na­ción pa­ra Vis, he­re­da­da de la épo­ca ve­ne­cia­na). El tre­ce de marz o d e 1 8 1 1 , e l c apit á n Wi­lliam Hos­te, con ape­nas cua­tro bu­ques, aca­bó con la flo­ta de Na­po­león. Las tro­pas de la Royal Navy se ins­ta­la­ron en la bahía de Vis y edi­fi­ca­ron va­rios for­ti­nes. Ad­mi­nis­tra­ron el te­rri­to­rio con be­ne­vo­len­cia has­ta el año 1814.

¡De es­ta bre­ve pre­sen­cia, los is­le­ños con­ser­van una sor­pren­den­te pa­sión por el... crí­quet! “Evi­den­te­men­te, nues­tro club, el úni­co que p er­ma­ne­ce en ac­ti­vo en Croa­cia, lle­va el nom­bre del ca­pi­tán Hos­te”, se­ña­la Oli­ver Ro­ki, un vi­ti­cul­tor de 46 años que se crió en Aus­tra­lia. “To­dos los años, en ma­yo, en el te­rreno que lle­va per­te­ne­cien­do a mi fa­mi­lia des­de ha­ce 200

Aquí se co­ci­nan a la bra­sa re­ce­tas cam­pe­si­nas que ya no se sir­ven en el res­to del país

años, or­ga­ni­za­mos un tor­neo que atrae a de­le­ga­cio­nes de to­do el mun­do.” La me­di­te­rrá­nea Vis se trans­for­ma du­ran­te unos días en un en­cla­ve de la Com­mon­wealth. Oli­ver nos con­fie­sa que ca­si no jue­ga du­ran­te el res­to del año. “Por fal­ta de bue­nos ju­ga­do­res l o c a l e s ”, a ñ a d e bro­mean­do.

La ver­dad es que sus vi­des, que es­ta­ban en un es­ta­do de­plo­ra­ble de­bi­do al ais­la­mien­to de la is­la du­ran­te el ré­gi­men de Ti­to, le exi­gen mu­cha de­di­ca­ción. Y ade­más, con su her­ma­na Mo­ni­ka, di­ri­ge una ta­ber­na, que go­za de gran repu­tación cer­ca de Plis­ko Pol­je, don­de pre­pa­ran an­ti­guas re­ce­tas a la bra­sa que y a han de s ap are c i do de l o s me­nús en el res­to del país por­que exi­gen de­ma­sia­do tra­ba­jo. ¡El res­tau­ran­te so­lo acep­ta a clien­tes que ha­yan re­ser va­do me­sa con al me­nos tres ho­ras de an­te­la­ción! “Ne­ce­si­ta­mos tiem­po pa­ra co­ci­nar los pla­tos”, aña­de Mo­ni­ka cuan­do su le­gen­da­rio pul­po en ado­bo lle­ga por fin a la me­sa. Una de­li­cia con­sis­ten­te y per­fu­ma­da.

En ve­rano hay ex­ce­so de tu­ris­tas. En 2019 se­rá peor

“¿Cuán­to tiem­po po­dre­mos vi­vir así, co­ci­nan­do len­ta­men­te y be­bien­do con to­da tran­qui­li­dad en el ce­na­dor?”, se pre­gun­ta Oli­ver Ro­ki mien­tras les sir ve vino a sus hués­pe­des, que son clien­tes de to­da la vi­da.

Es t a no che, b aj o un c i e l o es­tre­lla­do y con la ayu­da del vino, la nos­tal­gia in­va­de sus co­ra­zo­nes. “La­men­ta­ble­men­te, Vis es de­ma­sia­do bo­ni­ta”, con­fie­sa el ta­ber­ne­ro. “Ten­go que re­co­no­cer que en ve­rano te­ne­mos un ex­ce­so de tu­ris­tas.” A par tir de 2019, una nue­va y gi­gan­tes­ca ma­ri­na, que aco­ge­rá enor­mes cru­ce­ros en el nor­te de la is­la, no ha­rá sino agra­var la si­tua­ción.

Ca­be men­cio­nar tam­bién un pro­yec­to, que es­tá aún en cier­nes, que trans­for­ma­rá la an­ti­gua ba­se aé­rea en ae­ro­puer­to, lo que au­men­ta­rá aún más si ca­be el nú­me­ro de vi­si­tan­tes. “Vis no po­drá so­por­tar­lo”, se la­men­tan los co­men­sa­les. ¿Ten­drá en­ton­ces que li­brar una nue­va ba­ta­lla la mi­la­gro­sa su­per­vi­vien­te del Adriá­ti­co? Y es­ta se­ría con to­da cer­te­za la peor de to­das, por­que la lu­cha con­tra el tu­ris­mo de ma­sas se­rá una lu­cha pa­ra sal­var su al­ma.

Mo­dra Spil­ja)

Mien­tras se ca­mi­na por los tra­mos de­sér­ti­cos del no­roes­te del país, su es­truen­do se es­cu­cha des­de la dis­tan­cia. Es Det­ti­foss, la «cas­ca­da en­fu­re­ci­da», la más po­de­ro­sa de Eu­ro­pa. Tie­ne 44 me­tros de al­tu­ra y 100 me­tros de an­cho, y cuen­ta con un flu­jo pro­me­dio de 500 m3 por se­gun­do. Es­te im­pre­sio­nan­te (ate­rra­dor in­clu­so) mu­ro de agua apa­re­ce des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles en Pro­met­heus, la pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción di­ri­gi­da por Rid­ley Scott. En la es­ce­na ini­cial, un hu­ma­noi­de se sui­ci­da aquí. Su cuer­po ter­mi­na aplas­ta­do por las ru­gien­tes olas.

Vis­ta aé­rea del pue­blo y puer­to de Ko­mi­za. Aquí se ro­dó la se­gun­da par­te de la pe­lí­cu­la Mam­ma mia!

Ape­nas unos po­cos me­tros cua­dra­dos de are­na o gui­ja­rros... El cen­te­nar de ca­las de Vis ex­hi­be una fas­ci­nan­te ga­ma de azu­les.

Ca­da me­dio­día, un fe­nó­meno na­tu­ral ilu­mi­na la Cueva Azul ( del is­lo­te Bi­se­vo, fren­te a Kor­ni­za. Los ra­yos del sol pe­ne­tran por una aper­tu­ra la­te­ral su­mer­gi­da pro­yec­tan­do una to­na­li­dad azul en el agua y las pa­re­des y crean­do un am­bien­te irreal y mis­te­rio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.