Un mar con mi­les de te­so­ros

En el Adriá­ti­co, sur­ca­do des­de la An­ti­güe­dad, las gue­rras, los arre­ci­fes y los vien­tos pro­vo­ca­ron que cien­tos de na­víos se hun­die­ran. Los ar­queó­lo­gos si­guen ex­hu­man­do sus ves­ti­gios.

Geo - - EN POR­TA­DA - POR CHRISTÈLE DEDEBANT TEX­TO

Du­ran­te el ve­rano se lle­na de fa­mi­lias con hi­jos que dis­fru­tan de sus aguas cris­ta­li­nas y po­co pro­fun­das. Zam­bra ti ja, en la punta no­roes­te de Is­tria, es una de las po­cas pla­yas de are­na de Croa­cia. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los ve­ra­nean­tes que se ba­ñan en es­te are­nal no sos­pe­cha que, a 150 me­tros de la ori­lla, a so­lo 2,5 me­tros ba­jo la su­per­fi­cie del mar, se es­con­de uno de los más no­ta­bles te­so­ros de la ar­queo­lo­gía ma­rí­ti­ma del Me­di­te­rrá­neo: los res­tos de un bar­co con 3.000 años de an­ti­güe­dad. Se tra­ta de una sim­ple tra­ca –hi­la­da de ta­blo­nes del cas­co ex­te­rior que van de po­pa a proa–, de 6,6 por 2,6 me­tros, que fue lo­ca­li­za­da por un pes­ca­dor que a su vez se lo co­mu­ni­có en 2008 a dos ex­per­tos del Mu­seo de Is­tria, con se­de en Pu­la.

“El mar es el ma­yor mu­seo del mun­do y el Adriá­ti­co es un ri­quí­si­mo ya­ci­mien­to de pe­cios”, se­ña­la la ar­queó­lo­ga Giu­lia Boet­to, a car­go de los es­tu­dios del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas fran­cés, que tra­ba­jó en las ex­ca­va­cio­nes de Zam­bra­ti­ja. En es­te es­pa­cio ma­rí­ti­mo fre­cuen­ta­do des­de la más re­mo­ta An­ti­güe­dad, las gue­rras, los arre­ci­fes y los vien­tos con­tra­rios hun­die­ron cien­tos de em­bar­ca­cio­nes, tan­to bar­cas de la Edad del Bron­ce co­mo ga­le­ras gre­co­rro­ma­nas o bu­ques de gue­rra del si­glo XX.

“En Fran­cia y a po­ca pro­fun­di­dad, es de­cir has­ta los 70 me­tros, ya se ha ras­trea­do to­do”, se­ña­la la ex­per­ta Boet­to. “Pe­ro en Croa­cia, las in­ves­ti­ga­cio­nes ma­ri­nas que co­men­za­ron en la dé­ca­da de 1960 fue­ron sus­pen­di­das por la gue­rra (1990-1995). Un gran nú­me­ro de ves­ti­gios su­mer­gi­dos en el Adriá­ti­co per­ma­ne­ce in­tac­to, incluso a so­lo tres o cua­tro me­tros de pro­fun­di­dad. Es una si­tua­ción muy pro­me­te­do­ra.”

Una so­la in­mer­sión en Zam­bra­ti­ja fue su­fi­cien­te pa­ra con­ven­cer a los ar­queó­lo­gos: los pe­que­ños agu­je­ros ho­ra­da­dos en la ma­de­ra y las hue­llas de cuer­das les per­mi­tie­ron cla­si­fi­car des­de el pri­mer mo­men­to los res­tos en el gru­po de bar­cos “co­si­dos”. En la An­ti­güe­dad, es­ta téc­ni­ca de cons­truc­ción con­sis­tía en unir con cuer­de­ci­llas ve­ge­ta­les las tra­cas del cas­co. Di­cha téc­ni­ca per­du­ró has­ta la épo­ca ro­ma­na e incluso has­ta la Al­ta Edad Me­dia en la zo­na del Adriá­ti­co orien­tal.

En el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Is­tria, las da­ta­cio­nes por car­bono ca­tor­ce su­pe­raron to­das las ex­pec­ta­ti­vas: los res­tos se re­mon­ta­ban a la Edad del Bron­ce y te­nían unos 3.200 años de an­ti­güe­dad. “Exis­ten em­bar­ca­cio­nes aún más an­ti­guas que fue­ron des­cu­bier­tas en ríos co­mo el Ni­lo”, aña­de Giu­lia Boet­to. “Pe­ro se tra­ta de pi­ra­guas fa­bri­ca­das con tron­cos ahue­ca­dos. Sin em­bar­go, en es­te ca­so lo que se ha en­con­tra­do es un au­tén­ti­co bar­co for­ma­do por tra­cas en­sam­bla­das.”

Es el “de­cano” de su cla­se des­cu­bier­to en el Me­di­te­rrá­neo. Una ré­pli­ca del bar­co fue la es­tre­lla de las jor­na­das de ar­queo­lo­gía que se ce­le­bra­ron el pa­sa­do mes de ju­nio en Mar­se­lla. Y en oc­tu­bre, ocu­pa­rá un lu­gar de ho­nor en el In­ter­na­tio­nal Sym­po­sium on Boat and Ship Ar­chae­logy, que tam­bién ten­drá lu­gar en es­ta ciu­dad fran­ce­sa.

Es­te sim­po­sio reúne ca­da tres años a lo más gra­na­do de la ar­queo­lo­gía ma­rí­ti­ma mun­dial. La tra­ca de Zam­bra­ti­ja ya­ce en el fondo del mar: una de­ci­sión to­ma­da por los ar­queó­lo­gos pa­ra in­ten­tar evi­tar su de­te­rio­ro. Es­tá es­con­di­da de­ba­jo de piedras y sa­cos de are­na que la pro­te­gen de los cu­rio­sos.

Por­que ca­da año y se­gún la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Tu­ris­mo de Croa­cia, en­tre 75.000 y 100.000 bu­cea­do­res afi­cio­na­dos ex­tran­je­ros se su­mer­gen en las aguas cris­ta­li­nas del Adriá­ti­co pa­ra bus­car, so­bre to­do, res­tos de bar­cos de la Pri­me­ra y Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Y a los croatas tam­bién les apa­sio­nan los fon­dos ma­ri­nos. Al me­nos des­de la dé­ca­da de los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, cuan­do el país aún for­ma­ba par­te de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral So­cia­lis­ta de Yu­gos­la­via. Al igual que ocu­rrió con otros de­por­tes, el Es­ta­do fo­men­tó la prác­ti­ca del bu­ceo. En 2004, ypa­rap re­ser­var­los te­so­ros del Adriá­ti­co, Croa­cia ra­ti­fi­có la Con­ven­ción so­bre la Pro­tec­ción del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Su­ba­cuá­ti­co, lo que le ha per­mi­ti­do pro­te­ger mu­chos res­tos de bar­cos es­pe­cial­men­te ac­ce­si­bles con jau­las me­tá­li­cas las­tra­das con blo­ques de cemento: se pue­den con­tem­plar y fo­to­gra­fiar, pe­ro no se pue­den to­car.

Los res­tos de bar­cos ac­ce­si­bles es­tán pro­te­gi­dos: se pue­den con­tem­plar, pe­ro no to­car

El in­te­rés del pú­bli­co por es­te pa­tri­mo­nio su­mer­gi­do tie­ne un as­pec­to po­si­ti­vo: des­de la dé­ca­da de los años 2000, los in­ves­ti­ga­do­res ob­tie­nen con ma­yor fa­ci­li­dad per­mi­sos y fon­dos pa­ra em­pren­der o reanu­dar sus ex­ca­va­cio­nes. Así se pu­die­ron re­em­pren­der en 2012 unas ex­ca­va­cio­nes que lle­va­ban pa­ra­li­za­das unos 40 años. ¡Y no ha­bla­mos de cualquier ex­ca­va­ción!

Se tra­ta de la Ga­glia­na Gros­sa, un bar­co ita­liano del Re­na­ci­mien­to con ca­pa­ci­dad pa­ra 600 to­ne­la­das de car­ga y 40 me­tros de lon­gi­tud, des­cu­bier­to en 1967 cer­ca del is­lo­te de Gna­lic, en el nor­te de Dalmacia. Era co­mo una cue­va de Alí Ba­ba pa­ra los ex­per­tos: en su día los ar­queó­lo­gos re­cu­pe­ra­ron un­güen­tos pa­ra uso cos­mé­ti­co, que­ve­dos fa­bri­ca­dos en Nú­rem­berg, ca­mi­sas de lino, ba­lan­zas de pre­ci­sión, un ro­llo de Da­mas­co y mi­les de mis­te­rio­sos vi­drios re­don­dos de cris­tal de Mu­rano.

El car­ga­men­to, mi­la­gro­sa­men­te con­ser­va­do, po­ne de ma­ni­fies­to la in­ten­si­dad de los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les en el Adriá­ti­co orien­tal du­ran­te el si­glo XVI, épo­ca en la que Du­brov­nik se con­vir­tió en una po­ten­cia ma­rí­ti­ma.

No obs­tan­te, en 1973 y por fal­ta de fon­dos, las ex­ca­va­cio­nes tu­vie­ron que ser sus­pen­di­das. Gracias a la re­so­lu­ción de la ar­queó­lo­ga Ire­na Ra­dic, de la Uni­ver­si­dad de Za­dar, se han po­di­do re­em­pren­der las ex­ca­va­cio­nes: “Me de­cían que las obras ha­bían fi­na­li­za­do, pe­ro no era ver­dad. A día de hoy, ape­nas una quin­ta par­te del lu­gar ha si­do ex­plo­ta­do.”

Gracias a las in­ter­ven­cio­nes de ar­queó­lo­gos e in­ves­ti­ga­do­res reu­ni­dos en el seno de AdriaS –un pro­gra­ma mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que fo­men­ta la in­ves­ti­ga­ción suba cu áti­ca en Croa­cia– se ha po­di­do re­cons­ti­tuir la his­to­ria de es­te gran car­gue­ro.

Cons­trui­da en Ve­ne­cia en 1569, cap­tu­ra­da por un cor­sa­rio en 1571 y ven­di­da a un ar­ma­dor de Cons­tan­ti­no­pla, la Ga­glia­na Gros­sa sa­lió de la Se­re­ní­si­ma en no­viem­bre de 1583 lle­van­do en sus bo­de­gas mer­can­cías ad­qui­ri­das por uno de los hom­bres más ri­cos de la épo­ca, el sul­tán oto­mano Mu­rad III. Los 5.000 dis­cos de vi­drio de Mu­rano de­bían ser­vir pa­ra decorar las ven­ta­nas de su ha­rén.

¿Qué su­ce­dió? ¿Una ma­la ma­nio­bra o el ex­ce­so de pe­so? La reali­dad es que el bar­co se pre­ci­pi­tó con­tra las ro­cas. Pe­ro las ave­rías del pa­sa­do crean los te­so­ros del pre­sen­te. Y el mar Adriá­tri­co, un mu­seo al ai­re li­bre, to­da­vía tie­ne mu­chos te­so­ros ocultos.

En el fondo del Adriá­ti­co, hay un va­lio­so pa­tri­mo­nio. Co­mo es­te B-24Li­be­ra­tor, un bom­bar­de­ro es­ta­dou­ni­den­se de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que ya­ce a 41 me­tros de pro­fun­di­dad. Fue de­rri­ba­do fren­te a Vis y des­cu­bier­to por un bu­cea­dor en di­ciem­bre de 2009.

Las chin­che­tas mues­tran los pun­tos de cos­tu­ra de los res­tos del bar­co de Zam­bra­ti­ja, uni­dos con cuer­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.