Korčula

LA ME­MO­RIA DEL ADRIÁ­TI­CO EN ES­TA IS­LA DEL SUR DE DALMACIA, EL PA­SA­DO FOR­MA PAR­TE DEL PRE­SEN­TE Y LA HIS­TO­RIA ES MU­CHO MÁS QUE EL FOL­CLO­RE TRA­DI­CIO­NAL: ES UN AR­TE DE VI­VIR

Geo - - EN POR­TA­DA - POR SÉBASTIEN DESURMONT TEX­TO

Son las cua­tro de la ma­ña­na. To­dos duer­men en Korčula, sal­vo Smil­ja­na Ma­ti­ja­ca, que se afa­na en su co­ci­na. Des­de 1994, es­ta be­lla pas­te­le­ra se­xa­ge­na­ria se le­van­ta tem­prano pa­ra re­su­ci­tar los dul­ces ol­vi­da­dos de su is­la. “To­do de­be es­tar co­ci­do cuan­do abra”, re­pi­te. Por­que a las 8,30, su tien­da, lla­ma­da Cu­ka­rin (“dul­ce”, en croata), es in­va­di­da por los clien­tes. No ol­vi­de­mos que, pa­ra los is­le­ños, sus bo­llos son co­mo las mag­da­le­nas de Proust: una de­li­cia que des­ve­la re­cuer­dos muy añe­jos.

Las dis­tin­tas pas­te­le­rías que han re­cu­pe­ra­do an­ti­guas re­ce­tas ven­den guir­la­ches que evocan aque­llos que asa­ban los ro­ma­nos, con sua­ves ma­ti­ces es­la­vos y una piz­ca de un­tuo­si­dad oto­ma­na, pe­ro lle­van, so­bre to­do, el sa­bor de Ve­ne­cia, la po­ten­cia ma­rí­ti­ma que mo­de­ló su es­ti­lo de vi­da du­ran­te ocho si­glos (des­de el año 1000 has­ta 1797). Los fa­mo­sos cu­ka­rin, biz­co­chos ru­bios con for­ma de can­gre­jo que Smil­ja­na sa­ca del horno, se des­ha­cen en la boca, li­be­ran­do un to­que de azahar, la flor de los na­ran­jos. Al igual que los es­si, unos dul­ces con for­ma de ser­pien­te que lle­van haciendo si­glos en la Ciu­dad de los Do­gos y que les en­cant an a los ve­ne­cia­nos.

Bien­ve­ni­dos a una is­la sin­gu­lar, donde incluso las galletas son par­te de la his­to­ria. En es­ta ín­su­la del sur de Dalmacia, al­go más pe­que­ña que Mal­ta (279 ki­ló­me­tros cua­dra­dos) y con una po­bla­ción de 16.000 ha­bi­tan­tes, el pa­sa­do for­ma par­te del pre­sen­te. “Nos apa­sio­nan las tra­di­cio­nes y es­ta­mos or­gu­llo­sos de h a b e r l a s man­te­ni d o v i v a s”, afir­ma Ma­ri­ja Haj­dic, la di­rec­to­ra del mu­seo mu­ni­ci­pal.

El ape­go al pa­tri­mo­nio se ma­ni­fies­ta en to­das par­tes y en to­do mo­men­to. Incluso en las ex­pre­sio­nes que ya no se uti­li­zan en otras par­tes, co­mo Ve­se­lo!, un sa­lu­do tí­pi­co de la is­la que sig­ni­fi­ca “¡Sé fe­liz!”. La ex­pre­sión se sue­le oír en las ca­lle­jue­las del cas­co an­ti­guo cuan­do dos co­no­ci­dos se cru­zan y se sa­lu­dan haciendo un ges­to de re­co­no­ci­mien­to con la mano.

Aquí tie­nen mo­ti­vos pa­ra ser fe­li­ces. El aza­re­ro es­tá en flo­ra­ción y su aro­ma in­va­de el ai­re sa­la­do. En la mi­nús­cu­la ciu­da­de­la (300 x 170 me­tros) ro­dea­da de mu­ra­llas, si­guen vi­vien­do co­mo en los me­jo­res tiem­pos del si­glo XV, es de­cir en el apo­geo del Re­na­ci­mien­to ve­ne­ciano. Al­re­de­dor de un eje prin­ci­pal, unas 20 ca­lle­jue­las se dis­po­nen for­man­do un es­que­le­to si­mi­lar a la es­pi­na de un pez. Las ca­lles son rec­ti­lí­neas del la­do oes­te pa­ra de­jar pa­so al mis­tral, un vien­to fres­co de ve­rano, mien­tras que las del es­te son curvas pa­ra evi­tar que el bo­ra pro­pa­gue su so­plo gla­cial en in­vierno.

Di­cho urbanismo tam­bién ser­vía pa­ra pro­te­ger­se de los in­va­so­res. Es un mi­la­gro que se sal­va­ran los pa­la­cios, las igle­sias, las re­si­den­cias de mer­ca­de­res... de las in­cle­men­cias de las gue­rras. “Así he­mos po­di­do con­ser­var un com­ple­jo gó­ti­co que ilus­tra el re­fi­na­mien­to de la Se­re­ní­si­ma”, se­ña­la la guía e his­to­ria­do­ra Ti­na An­dri­jic. Y qui­zás tam­bién la ca­sa del ex­plo­ra­dor Mar­co Po­lo, por­que se­gún una le­yen­da lo­cal –cues­tio­na­da por Ita­lia, por su­pues­to–, ha­bría na­ci­do en es­ta is­la (ver re­cua­dro).

A la sa­li­da del cas­co his­tó­ri­co se li­bra otra ba­ta­lla, pe­ro con mú­si­ca. Unos alum­nos en­sa­yan en la sa­la po­li­va­len­te. En Korčula, ya des­de la más tem­pra­na edad, se aprende el com­ple­jo ar­te de la mo­res­ka, una dan­za se­cu­lar que se prac­ti­ca­ba an­ta­ño en los puer­tos del Me­di­te­rrá­neo y que si­gue man­te­nién­do­se aquí. Di­cha co­reo­gra­fía, im­por­ta­da des­de Es­pa­ña en el si­glo XVI, na­rra la vic­to­ria de los cris­tia­nos so­bre los mu­sul­ma­nes con un jue­go de mí­mi­ca en­tre dos re­yes que quieren re­cu­pe­rar a una prin­ce­sa lla­ma­da Bu­la.

En ve­rano, los lu­nes y jue­ves por la no­che, el tea­tro donde se re­pre­sen­ta es­ta epo­pe­ya de sie­te es­ce­nas se lle­na de pú­bli­co. ¡Y los es­pec­ta­do­res ex­tran­je­ros siem­pre quieren más! “Pe­ro no se tra­ta de una sim­ple atrac­ción fol­cló­ri­ca”, se­ña­la Ha­na Tu­ru­dic, la di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo. “Es­tas dan­zas ri­tua­les nos per­mi­ten re­afir­mar nues­tra me­mo­ria co­lec­ti­va.” Ca­da cua­tro años, se eli­ge a una nueva Bu­la en­tre las jó­ve­nes más be­llas de la is­la. Es un gran ho­nor pa­ra la ele­gi­da. Las is­le­ñas se pre­pa­ran pa­ra ello des­de su más tier­na in­fan­cia dan­do cla­ses de tea­tro y dan­za, con la es­pe­ran­za de con­se­guir el pa­pel de Bu­la.

En la is­la se ce­le­bran es­pec­tácu­los, ce­re­mo­nias, fies­tas vo­ti­vas y pro­ce­sio­nes que mo­vi­li­zan a co­fra­días que lle­nan así el ca­len­da­rio de Korčula. Merece la pe­na per­der­se en el in­te­rior de la is­la, en el co­ra­zón de los montes cu­bier­tos de pi­nos y ci­pre­ses pa­ra ca­mi­nar por sus pre­cio­sos sen­de­ros y pa­ra dis­fru­tar en los pue­blos de unos in­creí­bles ves­ti­gios de la cul­tu­ra dál­ma­ta.

En Bla­to, en el oes­te, una za­ra­ban­da del si­glo XVII es­ce­ni­fi­ca a com­ba­tien­tes que de­fen­die­ron la is­la. En Zmo­vo y des­de 1620, bai­lan al son de la gai­ta la mos­tra, un ba­llet de ai­re mar­cial que ter­mi­na con una pa­ro­dia de la eje­cu­ción de un to­ro.

A Fran­co Ra­do­va­no­vic, un res­tau­ra­dor de 80 años le pa­re­ce en­tre­te­ni­da, y afir­ma: “Es­tos mo­men­tos de co­mu­nión son nues­tra re­van­cha con­tra dé­ca­das de mi­gra­cio­nes for­za­das. Sa­be mu­cho del te­ma: an­tes de abrir su al­ber­gue con sus hi­jos en es­ta al­dea en la que na­cie­ron sus an­te­pa­sa­dos y él mis­mo, Fran­co vi­vió du­ran­te lar­gos años en Nueva Ze­lan­da, rom­pién­do­se la es­pal­da tra­ba­jan­do de al­ba­ñil. Su abue­lo, su pa­dre, sus her­ma­nos, sus tíos y sus pri­mos hi­cie­ron igual y se mar­cha­ron pa­ra ser ma­ri-

En Lum­bar­da, el vino con re­fle­jos do­ra­dos y to­ques yo­da­dos con­ser­va la pá­ti­na de los vie­jos te­rru­ños

nos , o bre ro s o, s i mple­men­te, ma­ni­tas.

Y aña­de: “Las gran­des mi­gra­cio­nes se re­mon­tan a los años 1900-1910, cuan­do la fi­lo­xe­ra des­tru­yó los vi­ñe­dos, más de 20 años des­pués de que ata­ca­ra las ce­pas de Fran­cia e Ita­lia.” Las tie­rras dálmatas es­ta­ban cu­bier­tas de vi­ñe­dos. Apro­ve­chan­do la pe­nu­ria que afec­ta­ba al res­to de Eu­ro­pa, mu­chos se hi­cie­ron ri­cos en un abrir y ce­rrar de ojos. Pe­ro aca­ba­ron su­frien­do un te­rri­ble re­vés, so­bre to­do en Korčula, cu­yos vinos go­za­ban de gran repu­tación. La epi­de­mia obli­gó a la mi­tad de la po­bla­ción –unos 10.000 is­le­ños– a emi­grar por mar. Los que se que­da­ron, so­bre to­do mu­je­res y ni­ños, se con­so- la­ron glo­ri­fi­can­do el pa­sa­do.

So­la­men­te un lu­gar se sal­vó de la fi­lo­xe­ra: el pue­blo cos­te­ro de Lum­bar­da. El sue­lo are­no­so de la zo­na no gus­tó al in­sec­to, lo que ex­pli­ca que en la ac­tua­li­dad las vi­des del pue­blo sean unas de las más an­ti­guas que exis­ten en el mun­do. Se cree que fue­ron co­lo­nos grie­gos ori­gi­na­rios de Isa (la ac­tual is­la de Vis) quie­nes plan­ta­ron en el si­glo IV a. C. los grk (pro­nun­ciar “geurk”), un vo­ca­blo que sig­ni­fi­ca “amar­go”. En efec­to, el vino blan­co pro­du­ci­do por es­tas vi­des te­nía un sa­bor ás­pe­ro, se­ña­la el vi­ti­cul­tor Bra­ni­mir Ce­ba­lo. “Des­de en­ton­ces ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te. Con re­fle­jos do­ra­dos, no­tas de flo­res blan­cas, to­ques yo­da­dos...” Su grk con­ser­va la pá­ti­na de los te­rru­ños an­ces­tra­les.

En el otro ex­tre­mo de la is­la, la his­to­ria es aún más an­ti­gua. “És­te es tal vez el asen­ta­mien­to hu­mano más an­ti­guo del sur de Eu­ro­pa”, afir­ma Din­ko Ra­dic. Ha­ce diez años, es­te ar­queó­lo­go se hi­zo fa­mo­so al des­cu­brir en la cue­va de Ve­la Spi­la un es­que­le­to hu­mano con más de 9.000 años de an­ti­güe­dad. Y aña­de: “Es uno de los hu­ma­nos más an­ti­guos que se ha des­cu­bier­to en el Me­di­te­rrá­neo”.

La cue­va, cu­yo cen­tro se vino aba­jo, es in­men­sa. Las hue­llas de su ocu­pa­ción de­mues­tran que el lu­gar es un testimonio esen­cial de la lle­ga­da, ha­ce unos 45.000 años, del Homo sa­piens a Eu­ro­pa des­de Orien­te Pró­xi­mo. En aque­lla épo­ca, el Adriá­ti­co no era aún un mar, sino una lla­nu­ra sal­va­je. Una par­te del sue­lo mues­tra más de nue­ve ca­pas, des­de el Pa­leo­lí­ti­co has­ta el Neo­lí­ti­co.

Cuan­do enseña la cue­va, a Din­ko Ra­dic le di­vier­te com­pa­rar es­tos se­di­men­tos de dis­tin­tos co­lo­res con las re­ba­na­das api­la­das de un grue­so pas­tel tí­pi­co de Korčula. No hay du­da, aquí el pa­sa­do es dul­ce.

El tí­pi­co Ve­se­lo!

(¡sé fe­liz!) re­sue­na en el cas­co an­ti­guo cuan­do la gen­te se sa­lu­da con un ges­to de la mano

En el cen­tro, las ca­lles es­tán dis­pues­tas en for­ma de es­pi­na de pez, un in­ge­nio­so urbanismo que pro­te­ge de las bo­rras­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.