Zlarin

LA IS­LA QUE QUIE­RE ES­CRI­BIR SU FU­TU­RO

Geo - - EN POR­TA­DA - POR SÉBASTIEN DESURMONT TEX­TO

EN UN SI­GLO, ES­TA TIE­RRA, UBI­CA­DA A LA EN­TRA­DA DEL CA­NAL DE SIBENIK, SE HA QUE­DA­DO CA­SI VA­CÍA. PE­RO SUS PO­COS HA­BI­TAN­TES ES­TÁN MUY APEGADOS A ES­TE PARAÍSO AIS­LA­DO Y VER­DE.

Una es­cue­la pri­ma­ria de Croa­cia re­vo­lu­cio­na­rá las es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les cuan­do em­pie­ce el pró­xi­mo cur­so: ¡el nú­me­ro de sus alum­nos se mul­ti­pli­ca­rá por sie­te!, un fe­nó­meno ago­bian­te p a r a c u a l qu i e r d i r e c t or d e es­cue­la. Pe­ro en la is­la de Za­rin no, por­que su es­cue­la se sal­vó in ex­tre­mis. En 2013, tu­vo que ce­rrar por fal­ta de es­tu­dian­tes. Pe­ro al ca­bo de tres años, con la lle­ga­da de una so­la alum­na, la es­cue­la pu­do re­abrir­se, un ver­da­de­ro mi­la­gro pa­ra es­te mi­núscu­lo te­rri­to­rio de ape­nas 150 ha­bi­tan­tes per­ma­nen­tes.

Ma­ri­ja­na Bu­ric, una maes­tra de l ar­go s c ab el l os ne­gros y as­pec­to se­ve­ro, im­par­tía cla­se por la ma­ña­na a la muy apli­ca­da Ema Je­li­cic, que ya ha cum­pli­do nue­ve años. “En sep­tiem­bre cam­bia­rá mu­cho la si­tua­ción”, nos co­men­ta Ma­ri­ja­na, mien­tras lla­ma a la pi­za­rra a Le­na, Vic­tor, Mar­ta, An­te, Ton­ka y Vi­lim.

En Zlarin, pien­san que es­to es un ali­vio, pe­ro que la is­la no es­tá fue­ra de pe­li­gro. Es­te paraíso ver­de, que se re­co­rre ca­mi­nan­do de punta a punta en me­nos de cua­tro ho­ras, pre­si­de la en­tra­da del ca­nal de Sibenik, una aglo­me­ra­ción ur­ba­na de 35.000 ha­bi­tan­tes si­tua­da en el cen­tro del li­to­ral croata.

Ha­ce un si­glo, ape­nas 2.500 per­so­nas vi­vían aquí de for­ma per­ma­nen­te. Las ma­jes­tuo­sas ca­sas de pie­dra gris, la igle­sia blan­ca, el puer­to, las ca­lle­jue­las en cues­ta, los jar­di­nes exu­be­ran­tes... To­do es­ta­ba re­bo­san­te de vi­da. Y la es­cue­la con­ta­ba con 120 pe­que­ños alum­nos. Pe­ro se fue va­cian­do: al igual que en mu­chas otras islas de Croa­cia (des­de Las­to­vo has­ta Su­sak), donde la gen­te vi­vía de la pes­ca y la vi­ti­cul­tu­ra. Pe­ro los jó­ve­nes se fue­ron mar­chan­do al con­ti­nen­te o a otros paí­ses pa­ra bus­car tra­ba­jo. Y el éxo­do se in­ten­si­fi­có a par­tir de los años cin­cuen­ta.

Hoy e n dí a , e s t a s i s l a s , a me­nu­do des­aten­di­das por las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, mal abas­te­ci­das, con in­fra­es­truc­tu­ras de­fi­cien­tes por fal­ta so­bre to­do de ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, y ha­bi­ta­das por una po­bla­ción en­ve­je­ci­da, su­fren de cier­to aban­dono en tem­po­ra­da ba­ja. “La edad me­dia de sus ha­bi­tan­tes se acer­ca a los 70 años”, se la­men­ta An­to­ni Bi­be­ri­ca. Con ape­nas 28 años, es el (jo­ven) pre­si­den­te del co­mi­té

de la is­la. Y aña­de: “La ma­yo­ría de las ca­sas s on re­si­den­cias se­cun­da­rias que so­lo re­vi­ven en ve­rano, cuan­do la po­bla­ción de la is­la lle­ga has­ta los 3.000 ha­bi­tan­tes.” Y el re­cien­te boom es­co­lar se de­be, se­gún pa­re­ce, al mal tiempo. “Du­ran­te el in­vierno de 2012, hu­bo una te­rri­ble tor­men­ta se­gui­da de fuer­tes ne­va­das”, nos re­cuer­da con una son­ri­sa en la ca­ra Ti­ja­na Kel­ja­lic, que tra­ba­ja en la nueva guar­de­ría de Zlarin. “La is­la que­dó t ot a l men­te ai s l a d a dur ant e va­rios me­ses, sin elec­tri­ci­dad y por lo tan­to sin te­le­vi­sión. Fue la meteorología la que pro­vo­có el fuer­te au­men­to de la ta­sa de fe­cun­di­dad de las es­ca­sas mu­je­res de la is­la en edad re­pro­duc­ti­va.”

“Aun­que ten­go que re­co­no­cer que te­ne­mos al­gu­nos nue­vos ve­ci­nos”, af ir ma An­to­ni Bi­be­ri­ca. Y eso es una no­ve­dad e incluso tal vez la se­ñal de una in­ver­sión de la cur­va de­mo­grá­fi­ca. En efec­to, tres pa­re­jas jó­ve­nes con hi­jos pe­que­ños aca­ban de ins­ta­lar­se en la is­la, atraí­dos por su ca­li­dad de vi­da y la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar a dis­tan­cia gracias a In­ter­net.

Tras re­si­dir du­ran­te al­gu­nos años en la di­ná­mi­ca ciu­dad de Split, Mir­na Baus, de 34 años y ma­dre de dos hi­jos –Ja­kov, de 2 años, y Os­car, de 10 me­ses– de­ci­dió ins­ta­lar­se en Zlarin. “Pue­den co­rrer por to­das par­tes sin pe­li­gro al­guno”, afir­ma jus­ti­fi­cán­do­se. Otra ma­dre, Kris­tin Lju­ba, de 41 años, aña­de: “Sibenik no es­tá tan le­jos, so­lo se tar­da me­dia ho­ra pa­ra ir a la ciu­dad”. Siem­pre que no pier­dan el bar­co. Co­mo en mu­chas otras islas pe­que­ñas de Croa­cia, los en­la­ces son muy es­ca­sos: en­tre cua­tro y cin­co tra­ve­sías al día, sien­do la úl­ti­ma sa­li­da ha­cia la costa a las 18.30 h. Pa­ra las mer­can­cías más vo­lu­mi­no­sas, tie­nen que es­pe­rar a que lle­guen los gran­des ferrys, los mar­tes o los jue­ves.

A ni­vel ad­mi­nis­tra­ti­vo, la is­la de­pen­de de Sibenik y es­tá so­me­ti­da a las de­ci­sio­nes que to­men sus edi­les mu­ni­ci­pa­les, que sue­len te­ner otras prio­ri­da­des an­tes de ocu­par­se de es­ta cir­cuns­crip­ción con po­cos vo­tan­tes.

¡Sin em­bar­go, a los ha­bi­tan­tes de Zlarin les gus­ta­ría que se les tu­vie­ra en cuen­ta en mu­chos asun­tos! La ins­ta­la­ción de ae­ro­ge­ne­ra­do­res pa­ra po­der ge­ne­rar su pro­pia elec­tri­ci­dad, la res­tau­ra­ción de los mue­lles del puer­to, un cen­tro mé­di­co per­man e nt e , la l i mit a c i ó n e n ve­rano del nú­me­ro de ya­tes en su bahía, la cons­truc­ción de aseos pú­bli­cos...

Pe­ro el asun­to que si­gue pro­vo­can­do más cris­pa­ción es la ges­tión de los re­si­duos. So­lo una vez a la se­ma­na, vie­ne un ca­mión de diez to­ne­la­das en el ferry pa­ra re­cu­pe­rar la ba­su­ra que se amon­to­na en un cla­ro y lle­vár­se­la de vuel­ta a la costa en el ferry. “Ade­más del im­pac­to eco­ló­gi­co, el ta­ma­ño del ca­mión no es el idó­neo pa­ra po­der cir­cu­lar por los sen­de­ros de la is­la”, afir­ma Syl­vain Pe­tit, un miem­bro de la aso­cia­ción Smi­lo (Small Is­lands Or­ga­ni­za­tion), que ase­so­ra a las pe­que­ñas islas de to­do el mun­do pa­ra aco­me­ter pro­yec­tos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Aña­de que los ha­bi­tan­tes de Zlarin sienten un fuer­te ape­go por su is­la, “incluso los que no vi­ven ahí y so­lo tie­nen una ca­sa fa­mi­liar. To­dos quieren que el fu­tu­ro de la is­la sea ar­mo­nio­so por­que c ons i de r an, y l o hac e n c on mu­cha razón, que es una joya bien con­ser va­da.”

Va­rios pro­yec­tos fi­nan­cia­dos con fon­dos eu­ro­peos de­be­rían ayudar a la is­la a aco­me­ter el cam­bio. Un pon­tón especial pa­ra re­ti­rar la ba­su­ra a un flan­co de­socu­pa­do de la is­la se cons­trui­rá por fin en 2021. Y un pro­yec­to de lan­za­de­ras eléc­tri­cas que en­la­cen las islas del ca­nal de Sibenik con la costa es­tá en es­tu­dio y de­be­ría ver la luz en 2022. Al igual que los va­po­ret­ti ve­ne­cia­nos, es­tas em­bar­ca­cio­nes en­la­za­rán la is­la con Zlarin, con sa­li­das ca­da ho­ra y has­ta muy

Los coches no pue­den cir­cu­lar aquí. Y los ni­ños co­rren por to­das par­tes sin pe­li­gro al­guno

en­tra­da la no­che. Pe­ro a los ma­yo­res no les gus­ta la idea por­que al­te­ra­rá su tranquilidad. Pe­ro los más jó­ve­nes pien­san lo con­tra­rio y que se­rá su sal­va­ción. “Por fin po­dre­mos ir al ci­ne en Sibenik y lue­go re­gre­sar a ca­sa, aun­que sea tar­de por la no­che”, afir­ma en­tu­sias­ma­do Ti­ja­na Kel­ja­lic, la em­plea­da de la guar­de­ría. “Nues­tros hi­jos ya no ten­drán que que­dar­se a cursar la se­cun­da­ria en un in­ter­na­do por­que po­drán re­gre­sar a ca­sa to­dos los días”, aña­de Kris­tin Lju­ba.

El ini­cio de las cla­ses se­rá aje­trea­do. La maes­tra de la es­cue­la re­si­de en Sibenik, por lo que tie­ne que tras­la­dar­se to­das las mañanas a Zlarin. Pa­ra que pue­da cum­plir con su jor­na­da le­gal y co­ger el ferry que sa­le a las 12.30 h, su cla­se so­lo du­ra ¡dos ho­ras al día! Los sie­te alum­nos de la es­cue­la de Zlarin ten­drán que con­cen­trar­se mu­cho y tra­ba­jar de­pri­sa.

Sébastien Desurmont

El pue­blo con­ser­va al­gu­nas cons­truc­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de su pa­sa­da pros­pe­ri­dad, co­mo el Le­roj, una to­rre eri­gi­da en 1829, ade­más de ca­so­nas del si­glo XIX cons­trui­das co­mo re­si­den­cias se­cun­da­rias de las fa­mi­lias aco­mo­da­das de Sibenik.

En ve­rano, la is­la pa­sa de 150 ha­bi­tan­tes per­ma­nen­tes a 3.000 vi­si­tan­tes, aman­tes de sus aguas cris­ta­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.