Conscious. La nue­va gran ten­den­cia sos­te­ni­ble de la mo­da

Un des­per­tar de la con­cien­cia sos­te­ni­ble se afian­za en el mun­do de la mo­da con nue­vos re­tos de tin­tes fu­tu­ris­tas, al res­ca­te del im­pac­to me­dioam­bien­tal. La era eco ya ha lle­ga­do.

Glamour (Spain) - - Contents - Rea­li­za­ción: Ama­lia G. Cá­te­dra

S omos hu­ma­nos y co­mo ta­les res­pi­ra­mos, co­me­mos y so­ña­mos. El lu­jo lle­va in­trín­se­co es­te re­qui­si­to vi­tal de ha­cer­nos so­ñar.” De­cla­ra­ba el pre­si­den­te del gru­po Ke­ring , Fra­nçois-Henri Pi­nault, a los me­dios du­ran­te la se­ma­na de Al­ta Cos­tu­ra en Pa­rís. Coin­ci­dien­do con es­ta idea

nietzs­chea­na de la en­so­ña­ción co­mo mo­tor pri­mor­dial de la exis­ten­cia, Pi­nault avan­za otro pel­da­ño en el es­ca­la­fón de la con­cien­cia adop­tan­do la sos­te­ni­bi­li­dad co­mo una má­xi­ma em­pre­sa­rial des­de 2012. Ste­lla Mc­cart­ney –pio­ne­ra en los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción res­pe­tuo­sa en el mun­do del lu­jo–, Guc­ci o Alexander Mcqueen son só­lo la pun­ta del ice­berg de su im­po­nen­te con­glo­me­ra­do de mar­cas. Acor­de con los re­qui­si­tos me­dioam­bien­ta­les de Na­cio­nes Uni­das, Ke­ring enun­cia­ba en su úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do la se­gun­da fa­se de su es­tra­te­gia sos­te­ni­ble de ca­ra a 2025 ba­jo el le­ma: Em­po­we­ring Ima­gi­na­tion. ¿Su pro­pó­si­to? Re­du­cir sus emi­sio­nes de car­bón en un 50%, re­mi­tien­do en un 40% su im­pac­to me­dioam­bien­tal par­tien­do de la pro­pia pro­duc­ción de ma­te­rias pri­mas. “Al­re­de­dor del 20% de esos re­cor­tes pro­ven­drán de sec­to­res has­ta aho­ra no iden­ti­fi­ca­dos”, ex­pli­ca­ba Mr. Pi­nault des­de sus ofi­ci­nas en Londres, “pe­ro el otro 20% se­ña­la a las emi­sio­nes de car­bono, la con­ta­mi­na­ción del agua, la pro­duc­ción de al­go­dón y la ga­na­de­ría co­mo las zo­nas que más con­tri­bu­yen a gra­bar es­ta hue­lla me­dioam­bien­tal”.

Thin­king green. Al­gu­nos de es­tos es­fuer­zos ya es­tán en ca­mino, co­mo la adap­ta­ción de Guc­ci a un pro­ce­so li­bre de me­tal de cur­ti­do de cue­ro, que im­pli­ca un cos­te de un 25% más que las téc­ni­cas con­ven­cio-

na­les, en par­te por­que hay más pie­les que se des­per­di­cian. Por ello y pa­ra no pa­sar el cos­to aña­di­do al con­su­mi­dor, Ke­ring es­tá en con­ver­sa­cio­nes con com­pa­ñías ex­ter­nas e in­de­pen­dien­tes pa­ra que és­tas com­pren ese ma­te­rial so­bran­te. “El lu­jo real es­tá ba­sa­do en la au­ten­ti­ci­dad y la sin­ce­ri­dad pe­ro si tus pro­duc­tos no van en sin­to­nía con va­lo­res más ele­va­dos, no so­bre­vi­vi­rás en es­te ne­go­cio”, con­cluía Pi­nault.

El prin­ci­pio del fin. “La in­dus­tria de la mo­da cum­ple un pa­pel muy sig­ni­fi­ca­ti­vo y hay una cre­cien­te con­cien­cia y preo­cu­pa­ción so­bre los im­pac­tos so­cia­les y am­bien­ta­les aso­cia­dos a ella en los úl­ti­mos años”, afir­ma Ma­rie-clai­re Da­veu, di­rec­to­ra de sos­te­ni­bi­li­dad y asun­tos ins­ti­tu­cio­na­les in­ter­na­cio­na­les de Ke­ring , en ex­clu­si­va pa­ra GLAMOUR. “Ade­más, ca­da vez más con­su­mi­do­res, ONGS, agencias de ca­li­fi­ca­ción ex­ter­nas e in­ver­so­res es­tán exi­gien­do trans­pa­ren­cia a las mar­cas so­bre di­chos im­pac­tos. Por otro la­do, si aho­ra no to­ma­mos de­ci­sio­nes cru­cia­les, el cam­bio cli­má­ti­co afec­ta­rá sin du­da a la ca­li­dad y dis­po­ni­bi­li­dad de las ma­te­rias pri­mas aso­cia­das di­rec­ta­men­te con los pro­duc­tos, co­mo el al­go­dón y el ca­che­mir. Las mar­cas ne­ce­si­tan pre­pa­rar­se pa­ra es­to a tra­vés de la pla­ni­fi­ca­ción de la sos­te­ni­bi­li­dad pa­ra po­der se­guir te­nien­do éxi­to en el fu­tu­ro y Ke­ring tie­ne la vo­lun­tad de li­de­rar es­te cam­bio”, aña­de. Re­fle­xión que Da­veu com­par­te con Dia­na Ver­de Nie­to, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Po­si­ti­ve Lu­xury, quien ha ma­ni­fes­ta­do ac­ti­va­men­te su creen­cia so­bre que una mar­ca de con­fian­za de­be te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad y por con­si­guien­te en el me­dioam­bien­te. “Las mar­cas de lu­jo han in­ten­si­fi­ca­do las cues­tio­nes so­cia­les y am­bien­ta­les en los úl­ti­mos años, en par­te pa­ra pro­te­ger sus re­cur­sos, mien­tras las

EL CAM­BIO NO ES UNA OP­CIÓN, ES UNA NE­CE­SI­DAD

em­pre­sas se en­fren­tan a un ma­yor es­cru­ti­nio por par­te de sus clien­tes po­ten­cia­les (co­mo acu­sa­cio­nes oca­sio­na­les so­bre la co­mer­cia­li­za­ción de cre­den­cia­les am­bien­ta­les y de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va) y du­das fre­cuen­tes so­bre sus po­lí­ti­cas sos­te­ni­bles”, ha co­men­ta­do Nie­to en al­gu­na oca­sión. En con­clu­sión, y co­mo bien nos con­fir­ma Da­veu en sus de­cla­ra­cio­nes, “la sos­te­ni­bi­li­dad no es una op­ción, sino una ne­ce­si­dad”. En pa­ra­le­lo a es­te con­cep­to, la pla­ta­for­ma Fas­hion Re­vo­lu­tion –que tra­ba­ja en con­tra de la so­bre­ex­plo­ta­ción des­de los in­ci­den­tes de Ban­gla­dés, don­de mu­rie­ron 1.133 per­so­nas– es­tá ges­tan­do una ac­ción mul­ti­tu­di­na­ria del 24 al 30 de abril en 92 paí­ses del mun­do por la cau­sa #who­ma­demy­clot­hes.

Re­gre­so al fu­tu­ro cons­cien­te.

La ex­pe­ri­men­ta­ción res­pon­sa­ble con te­ji­dos or­gá­ni­cos y en­tor­nos na­tu­ra­les en­ta­bla un nue­vo idio­ma de sím­bo­los que trae de vuel­ta una si­nes­te­sia an­ces­tral que creía­mos dor­mi­da y ape­nas co­mien­za a des­pe­re­zar­se. Un idio­ma que di­se­ña­do­res con­cien­cia­dos con la cau­sa, co­mo Ste­lla Mc­cart­ney o Si­mo­ne Ro­cha, prac­ti­can ac­ti­va­men­te y de ma­ne­ra cons­cien­te des­de sus ini­cios. Ro­cha, sin ir más le­jos, aca­ba de inau­gu­rar su nue­vo es­pa­cio en el Soho neo­yor­quino (tras el éxi­to de su pri­me­ra tien­da en Londres) pre­sen­ta­do an­te los me­dios co­mo una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes vi­sual. En su pro­pio eco­sis­te­ma, Ro­cha en­ta­bla el mis­mo dis­cur­so equi­li­bra­do que en sus co­lec­cio­nes, ar­mo­nía or­gá­ni­ca que la ir­lan­de­sa aso­cia a con­cep­tos co­mo la fa­mi­lia, la na­tu­ra­le­za, Ir­lan­da o el knit­wear y su con­vi­ven­cia res­pon­sa­ble y ne­ce­sa­ria con ele­men­tos ar­ti­fi­cia­les co­mo el Pers­pex. Con mo­ti­vo de es­te acon­te­ci­mien­to in­só­li­to pa­ra su mar­ca, Si­mo­ne ha lan­za­do un li­bro en edi­ción li­mi­ta­da (dis­po­ni­ble en sus dos tien­das) con la co­la­bo­ra­ción de ar­tis­tas co­mo Perry Og­den, Niall O’brien and Ro­ni Horn co­mi­sa­ria­do por Jac­kie Nic­ker­son y Ja­cob Li­llis. Un la­bo­rio­so tra­ba­jo que ce­le­bra la ins­pi­ra­ción y crea­cio­nes de Si­mo­ne des­de el pun­to de vis­ta de otros. Pe­ro no só­lo del lu­jo vi­ve la mo­da conscious. La lis­ta de mar­cas ur­ba­nas que em­pren­den ac­cio­nes sos­te­ni­bles a sus agen­das tam­bién ha ido en­gro­sán­do­se.

La men­ta­li­dad cons­cien­te y res­pe­tuo­sa se po­si­cio­na más allá de la ten­den­cia. Des­de las cam­pa­ñas de re­ci­cla­je de ro­pa lle­va­das a ca­bo por H&M y su ya co­no­ci­da lí­nea Conscious; a la nue­va co­lec­ción de Man­go, Com­mit­ted, lan­za­da ba­jo el pa­ra­guas Ta­ke Ac­tion –un pro­yec­to que en­glo­ba ac­cio­nes orien­ta­das a la crea­ción de un mo­de­lo de ne­go­cio con cri­te­rios sos­te­ni­bles– y fa­bri­ca­da con ma­te­ria­les res­pon­sa­bles, te­ji­dos co­mo el al­go­dón or­gá­ni­co, po­liés­ter re­ci­cla­do y Ten­cel, y te­ñi­das con tin­tes de ba­jo im­pac­to me­dioam­bien­tal. ¿Es­tá por tan­to la mo­da es­cri­bien­do un fu­tu­ro ver­de ideal? Co­mo bien apun­ta Da­veu: “Bus­ca­mos un fu­tu­ro sin re­si­duos, con ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos. Un fu­tu­ro en el que las per­so­nas sean cons­cien­tes del im­pac­to de sus pren­das en el me­dioam­bien­te y la éti­ca de su com­pra im­pul­san­do glo­bal­men­te es­te cam­bio po­si­ti­vo”.

Si­mo­ne Ro­cha mues­tra su fi­lo­so­fía ar­te­sa­nal coin­ci­dien­do con la aper­tu­ra de su nue­va tien­da en N.Y.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.