It’s ok. Así tra­ba­ja­re­mos en 2020

Glamour (Spain) - - Contents -

em­pre­sa: diá­lo­go, fle­xi­bi­li­dad, em­pa­tía, di­ver­si­dad. ¿Qué hay de cier­to en ello? ELE­NA: Creo que hay mu­je­res con ca­rac­te­rís­ti­cas muy mas­cu­li­nas y hom­bres con ca­rac­te­rís­ti­cas muy fe­me­ni­nas. Aho­ra bien, tam­bién es cier­to que el mun­do pro­fe­sio­nal se ri­ge por re­glas en ge­ne­ral más mas­cu­li­nas: la ex­ce­si­va com­pe­ti­ti­vi­dad, el es­pí­ri­tu de te­ner que sa­lir a ca­zar al clien­te o la transac­ción, la exi­gen­cia de un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial y, por tan­to, li­neal, el no ba­jar nun­ca el rit­mo a lo lar­go del mes, del tri­mes­tre, del año, etc. Una ma­yor par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en las or­ga­ni­za­cio­nes po­dría cam­biar las re­glas del jue­go ha­cia va­lo­res más fe­me­ni­nos, que va­mos a ne­ce­si­tar im­pul­sar más y más si que­re­mos ha­cer de es­te mun­do un es­pa­cio de con­vi­ven­cia sos­te­ni­ble: una ma­yor co­la­bo­ra­ción, un cre­ci­mien­to más cí­cli­co, el cul­ti­vo de soluciones a lar­go pla­zo, una ma­yor em­pa­tía emo­cio­nal, etc. GLAMOUR: La pre­si­den­ta de Fe­de­pe, Ana Bu­jal­dón, di­jo re­cien­te­men­te: “Las mu­je­res siem­pre es­pe­ra­mos re­ci­bir el 50% de lo que nos me­re­ce­mos y es­to hay que cam­biar­lo”. ELE­NA: Es cier­to que tra­di­cio­nal­men­te la mu­jer ha ten­di­do a tra­ba­jar más en la som­bra y a es­tar más acos­tum­bra­da a que el hom­bre se cuel­gue las me­da­llas del reconocimiento. Lo he­mos vis­to a lo lar­go de la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra, de la fi­lo­so­fía, del ar­te. En el mun­do ac­tual es­te fe­nó­meno lo ex­pli­ca muy bien Sheryl Sand­berg en su fa­mo­so li­bro Lean In, don­de nos ex­pli­ca có­mo te­ne­mos que ven­cer esa iner­cia, có­mo te­ne­mos que ven­cer el per­fec­cio­nis­mo que nos im­pi­de de­cir que sí a una opor­tu­ni­dad, por­que no nos sen­ti­mos lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­das. GLAMOUR: ¿Qui­zá es que te­ne­mos mie­do a triun­far? ELE­NA: Eso es co­sa del pa­sa­do. A mí me ro­dean mu­chas mu­je­res con mu­chas ga­nas de éxi­to y de reconocimiento. Las ba­rre­ras, más que psi­co - ló­gi­cas, es­tán en nues­tra na­tu­ra­le­za y en el sis­te­ma en el que vi­vi­mos. GLAMOUR: El te­cho de cris­tal si­gue exis­tien­do. ¿Có­mo lo rom­pe­mos sin que los cris­ta­les nos ha­gan da­ño? ELE­NA: Afor­tu­na­da­men­te yo no he ex­pe­ri­men­ta­do ese fe­nó­meno que lla­man te­cho de cris­tal. Siem­pre he es­ta­do a la or­den de gran­des je­fas que ejer­cían un gran li­de­raz­go en or­ga­ni­za­cio­nes de gran ex­ce­len­cia : uni­ver­si­da­des de pres­ti­gio en Es­ta­dos Uni­dos, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, uno de los des­pa­chos más gran­des de Eu­ro­pa… Pien­so que he te­ni­do suer­te. Así que ca­da vez que leo es­ta cues­tión del te­cho de cris­tal pien­so que tie­ne que ser muy frus­tran­te. Con­fío en que en el sis­te­ma ac­tual si una mu­jer quie­re de ver­dad lle­gar a lo más al­to lo pue­de ha­cer sin ha­cer­se da­ño. Pe­ro tie­ne que ser cons­cien­te de que ten­drá que re­nun­ciar a mu­chas co­sas aso­cia­das a su ca­rác­ter fe­me­nino, por­que el sis­te­ma aún no es­tá del to­do ma­du­ro co­mo pa­ra per­mi­tir una in­te­gra­ción ple­na de la ma­ter­ni­dad. GLAMOUR: ¿De­ben las mu­je­res ac­ce­der a un em­pleo o a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad por sus mé­ri­tos o por un sis­te­ma de cuo­tas? ELE­NA: Por am­bas co­sas, pe­ro so­bre to­do por mé­ri­tos. A mí me da la sen­sa­ción de que las cuo­tas es una ma­ne­ra de for­zar un sis­te­ma que es­tá en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Pe­ro es cier­to que si no se fuer­za, el sis­te­ma no avan­za. Así que las cuo­tas son, por el mo­men­to, co­mo un par de mu­le­tas, que ayu­dan a que la co­sa mar­che, pe­ro que de­be­rían ser tran­si­to­rias. GLAMOUR: ¿Cuá­les son los pues­tos de tra­ba­jo más de­man­da­dos hoy en día? ELE­NA: En mi con­sul­to­ra, Vin­ces, bus- ca­mos in­quie­tud, cu­rio­si­dad, em­pa­tía, ca­pa­ci­dad de jui­cio y de dis­cer­ni­mien­to. Cha­va­les lle­nos de ilu­sión por apren­der, con ga­nas de tra­ba­jar en equi­po, de co­la­bo­rar y de sa­car lo me­jor de sí mis­mos y de los de­más. La pro­fe­sión de con­sul­to­ría en asun­tos pú­bli­cos que no­so­tros es­ta­mos desa­rro­llan­do re­quie­re de una for­ma­ción en de­re­cho, con una in­quie­tud mar­ca­da por la po­lí­ti­ca y el periodismo. Los per­fi­les que tra­ba­jan con no­so­tros se han for­ma­do fue­ra, que es un ca­pí­tu­lo que con­si­de­ro to­tal­men­te obli­ga­to­rio, sa­lir fue­ra de Es­pa­ña, ha­blar in­glés a la per­fec­ción y co­no­cer có­mo fun­cio­nan otros mer­ca­dos. GLAMOUR: Si al­guien te pre­gun­ta­se aho­ra mis­mo qué de­be es­tu­diar un jo­ven pa­ra ga­ran­ti­zar­se un fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, ¿qué le re­co­men­da­rías? ELE­NA: El mun­do ha cam­bia­do una bar­ba­ri­dad en 15 años. Es­ta­mos vi­vien­do una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca sin pre­ce­den­tes que es­tá de­man­dan­do cua­li­da­des muy di­fe­ren­tes a las que se nos exi­gía ha­ce un tiem­po. Así que no me atre­ve­ría a ha­blar tan­to de ca­rre­ras co­mo de ap­ti­tu­des: el do­mi­nio de la ges­tión emo­cio­nal y el au­to­apren­di­za­je, el len­gua­je de pro­gra­ma­ción, los idio­mas, la crea­ti­vi­dad y el di­se­ño. Ob­via­men­te las ca­rre­ras de cien­cia y tec­no­lo­gía ten­drán más fu­tu­ro, pe­ro tam­bién se es­tá ha­blan­do de la im­por­tan­cia de re­cu­pe­rar las hu­ma­ni­da­des. Pa­re­ce que la an­tro­po­lo­gía, la fi­lo­so­fía, la li­te­ra­tu­ra vuel­ven a co­brar un pe­so en de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos tec­no­ló­gi­cos. Di­cho to­do lo cual, si­go pen­san­do en que ca­da uno tie­ne que per­se­guir aque­llo pa­ra lo que tie­ne una ma­yor in­cli­na­ción, un ma­yor ta­len­to, un ma­yor don. Seth Go­din en su li­bro Linch­pin, Are You In­dis­pen­sa­ble? ha­bla de la im­por­tan­cia de la pa­sión en el tra­ba­jo del fu­tu­ro. To­do aquél que no ha­ga lo que ama pue­de ver­se ame­na­za­do de ser sus­ti­tui­do por una má­qui­na.

”PA­RA TRIUN­FAR HAY QUE RE­NUN­CIAR A OTRAS CO­SAS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.