La cul­tu­ra se di­gi­ta­li­za

Más ac­ti­vas, co­mu­ni­ca­ti­vas y tác­ti­les que nun­ca, la mo­da y la cul­tu­ra se fun­den con un pro­pó­si­to: res­pon­der a la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial. Di­gi­tal or die.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ama­lia G. Cá­te­dra

Aho­ra lo ur­gen­te y lo im­por­tan­te se com­par­te en for­ma­to se­cuen­cial. Las his­to­rias se lla­man sto­ries y el de­seo se es­tu­dia des­de esas em­pre­sas con ten­tácu­los pro­pios que son los big da­ta. Aho­ra, la cul­tu­ra en­ta­bla un idio­ma de sím­bo­los que, de for­ma ge­nui­na y es­pon­tá­nea, ha ido cre­cien­do al hi­lo de la co­nec­ti­vi­dad. Se tra­ta de un idio­ma que se pre­sen­ta im­pres­cin­di­ble, una vez su­pe­ra­do aquel mie­do a la gran som­bra que in­ter­net pro­yec­ta­ba en sus co­mien­zos. Qué le­jos ha que­da­do.

Los da­tos son el to­do. To­do ha cam­bia­do mu­cho... y na­da a la vez. Pe­ro el es­tí­mu­lo es­tá más pre­sen­te que nun­ca y, an­te to­do y so­bre to­do, al al­can­ce de ca­da mano. Por po­ner un ejem­plo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos en lo que res­pec­ta al e-com­mer­ce, los da­tos ha­blan por sí so­los. En Es­pa­ña he­mos pa­sa­do de unos 4.455 mi­llo­nes de eu­ros ob­te­ni­dos en el pri­mer tri­mes­tre de 2015 a fac­tu­rar 5.414 mi­llo­nes de eu­ros en el pri­mer tri­mes­tre de 2016. Un au­men­to de ca­si 1.000 mi­llo­nes más. Pe­ro el cre­ci­mien­to de la co­nec­ti­vi­dad no só­lo afec­ta a la mo­da des­de el pris­ma del con­su­mo. És­ta se pre­sen­ta aho­ra más uni­da que nun­ca a la cul­tu­ra a cau­sa del efec­to tác­til, in­me­dia­to y cuan­ti­fi­ca­ble que el fe­nó­meno de lo di­gi­tal ejer­ce so­bre am­bos sec­to­res pa­ra­le­la­men­te.

Te­rreno evo­lu­ti­vo. “Di­je­ron que lo di­gi­tal ma­ta­ría a la fo­to­gra­fía pe­ro es al con­tra­rio. Lo di­gi­tal ha­ce que la fo­to­gra­fía sea aún más in­tere­san­te, por­que aho­ra to­do el mun­do pue­de ha­cer fo­tos. Lo mis­mo di­je­ron con las pri­me­ras cá­ma­ras Ko­dak en 1885” (Da­vid Bai­ley). Lo ver­da­de­ra­men­te esen­cial pa­ra el ser hu­mano no ha de­sa­pa­re­ci­do. La ge­ne­ra­ción mi­llen­nial os­ten­ta un gra­do sig­ni­fi­ca­ti­vo de im­por­tan­cia: ser la pri­me­ra na­ci­da ba­jo la in­fluen­cia de es­ta gran red glo­bal que nos ocu­pa. Y co­mo tal, co­mien­za a ejer­cer su to­tal he­ge­mo­nía. Tan­to es así que la cul­tu­ra y la mo­da em­pie­zan a cam­biar ra­di­cal­men­te su ma­ne­ra de pro­ce­der y de ope­rar. Un cla­ro ejem­plo de ello es F de Fen­di, el nue­vo mi­cro­si­te que la fir­ma de lu­jo de­di­ca a los mi­llen­nials. Se tra­ta de una pla­ta­for­ma di­gi­tal que se pre­sen­ta co­mo un ca­nal so­cial y co­mo vehícu­lo pa­ra la ex­pre­sión y ex­plo­ra­ción co­lec­ti­va, que in­clu­ye con­te­ni­do editorial con to­do ti­po de ideas: des­de lu­ga­res a los que ir has­ta per­so­na­li­da­des. El acer­ca­mien­to de Fen­di a es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res re­sue­na co­mo un men­sa­je de már­ke­ting ale­ja­do de la mo­da tra­di­cio­nal. Miuc­cia Pra­da es otra de las gran­des vi­sio­na­rias del lu­jo que acercan su ima­gi­na­rio al

EL NUE­VO CON­SU­MO ES­TÁ UNI­DO A LA CO­NEC­TI­VI­DAD

sec­tor mi­llen­nial des­de di­ver­sas ac­cio­nes en re­des so­cia­les. Tan­to es así, que sus fas­hion films se han con­ver­ti­do en to­do un fe­nó­meno de cul­to. El úl­ti­mo de ellos, Past For­ward, es­tá di­ri­gi­do por el di­rec­tor Da­vid O.rus­sell e in­ter­pre­ta­do por la ac­triz Alli­son Wi­lliams. Di­se­ña­do pa­ra po­der ser dis­fru­ta­do en múl­ti­ples dis­po­si­ti­vos y am­bien­tes: ci­ne, ga­le­ría de ar­te, so­cial me­dia y distribución online.

Mos­trar el aquí y aho­ra. ¿Quién no ha co­di­cia­do nun­ca una de las mí­ti­cas guías de via­je de Louis Vuit­ton? Ya no ha­ce fal­ta guar­dar lis­tas de es­pe­ra. En ver­sión en­ri­que­ci­da y actualizada por ex­qui­si­tos crí­ti­cos cul­tu­ra­les, sus cé­le­bres City Gui­des se pre­sen­tan en ver­sión online y co­mo App. Es­te ti­po de in­for­ma­ción, has­ta aho­ra muy ex­clu­si­va, ge­ne­ra una es­pe­cie de de­mo­cra­ti­za­ción del lu­jo. Otra ex­pe­rien­cia que tam­bién se abre al mun­do gra­cias a la di­gi­ta­li­za­ción es el pro­pio pro­ce­so crea­ti­vo de un ar­tis­ta. Co­mo es el ca­so de la ilus­tra­do­ra Ana Juan, quien me­dian­te ta­ble­tas, mó­vi­les y ga­fas de reali­dad vir­tual pre­sen­ta su ex­po­si­ción Di­bu­jan­do al otro la­do ( Mu­seo ABC has­ta el 11 de ju­nio). Por me­dio de es­tos ar­ti­lu­gios, la ar­tis­ta se con­vier­te en pio­ne­ra en la ma­ne­ra de mos­trar su tra­ba­jo. “Se tra­ta de una aven­tu­ra grá­fi­ca que nos acer­ca de ma­ne­ra di­fe­ren­te a un mun­do de cla­ros­cu­ros, pre­do­mi­na­do por to­na­li­da­des cro­má­ti­cas don­de las som­bras y las lu­ces es­tán rea­li­za­das con pre­ci­sos tra­zos de lá­piz de car­bón”, ex­pli­ca la pro­pia ar­tis­ta. Una aven­tu­ra que de­ja de ser per­so­nal pa­ra siem­pre. From Sel­fie to Self-ex­pres­sion es otra de las mues­tras que nos acer­ca a la cul­tu­ra di­gi­tal es­te mes (en Saat­chi Ga­llery has­ta el 30 de ma­yo). Un cla­ro ejem­plo de có­mo la vi­sión de uno mis­mo se apo­de­ra y se pro­yec­ta des­de siem­pre a tra­vés de las he­rra­mien­tas al al­can­ce, an­tes del re­tra­to.

En la pro­pia piel. La di­gi­ta­li­za­ción lle­ga has­ta las ba­ses de la mo­da, sien­do el te­ji­do su cam­po de ba­ta­lla y de ex­pe­ri­men­ta­ción. Pren­das que ana­li­zan tuits, te­las que de­tec­tan en­fer­me­da­des y ro­pa de pro­ce­sos de re­ci­cla­je son los fren­tes en los que el di­se­ño y la in­no­va­ción afianzan su alian­za. El fu­tu­ro ya es­tá aquí, co­mo anun­ció en la Met Ga­la 2016, don­de Ka­ro­li­na Kur­ko­va des­fi­ló con un ves­ti­do al que se le adap­tó in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de IBM Wat­son, mi­dien­do así tres ti­pos de emo­cio­nes. La ex­po­si­ción Ma­nus x Ma­chi­na reunió unas 120 pie­zas con gui­ños tec­no­ló­gi­cos, co­mo el ves­ti­do de Hus­sein Cha­la­yan que se mo­vía por con­trol re­mo­to.

Un mi­cro­si­te, fis­for­fen­di.com, que ex­pe­ri­men­ta con to­do el uni­ver­so mi­llen­nial, rom­pien­do con las clá­si­cas webs de mo­da. F IS FOR FEN­DI

DI­BU­JAN­DO AL OTRO LA­DO La ex­po­si­ción in­ter­ac­ti­va de Ana Juan, Di­bu­jan­do al otro la­do (Mu­seo ABC), nos apro­xi­ma al uni­ver­so crea­ti­vo de es­ta ilus­tra­do­ra –re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te– gra­cias a la reali­dad vir­tual. Un via­je má­gi­co y lleno de sor­pre­sas.

GOOD TROU­BLE ZO­NE Je­remy Lieb­man fo­to­gra­fió a los mi­les de ma­ni­fes­tan­tes que se reunie­ron en NY pa­ra pro­tes­tar con­tra Trump.

PRADAXPRADA es un via­je sen­so­rial in­ter­ac­ti­vo al co­ra­zón de las fra­gan­cias mas­cu­li­na y fe­me­ni­na de la fir­ma, La Fem­me y L’hom­me. CON LOS 5 SEN­TI­DOS

La Ga­le­ría Saat­chi y Hua­wei pre­sen­tan es­ta expo, la pri­me­ra en ex­plo­rar la his­to­ria del au­to­rre­tra­to des­de los maes­tros del re­na­ci­mien­to has­ta nues­tros días. FROM SEL­FIE TO SELF EXPRESSIÓN

Las guías de via­je de Louis Vuit­ton sal­tan al mun­do di­gi­tal en for­ma­to App, la ex­clu­si­vi­dad y to­do el con­te­ni­do en la pal­ma de tu mano. LV CITY GUI­DE

PAST FOR­WARD El di­rec­tor de ci­ne Da­vid O. Rus­sell se une a Miuc­cia Pra­da en es­te fas­hion film, cu­yo con­te­ni­do y na­rra­ti­va se con­vier­ten en un poe­ma vi­sual de to­ques fu­tu­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.