Molly, de pro­fe­sión eco blo­gue­ra

Si es­tás pen­san­do en cam­biar la gran ciu­dad por el cam­po, no si­gas le­yen­do... por­que el re­ce­ta­rio 3.0 de Molly Yeh se­rá el em­pu­jón que ne­ce­si­tas pa­ra dar el pa­so y sa­bo­rear un nue­vo mo­do de vi­da.

Glamour (Spain) - - Con­tents - Tex­to: Ele­na R. Ba­llano

En­tró por pri­me­ra vez en una co­ci­na a gol­pe de cu­cha­ra. “Re­cuer­do que de pe­que­ña uti­li­za­ba las ca­ce­ro­las y sar­te­nes de mi ma­dre co­mo ins­tru­men­tos de per­cu­sión.” Se con­vir­tió en una foo­die cuan­do –sien­do es­tu­dian­te de música en la Es­cue­la Jui­lliard de Nue­va York– creó el blog My Na­me Is Yeh. Y des­cu­brió el pla­cer de co­ci­nar en el cam­po, al cam­biar su apar­ta­men­to de Brooklyn por un ran­cho en Min­ne­so­ta. Un re­co­rri­do gas­tro mu­si­cal que ha guia­do a Molly Yeh has­ta la lis­ta 30 Un­der 30 de For­bes; un rán­king que re­co­ge los nom­bres de los jó­ve­nes más in­flu­yen­tes del sec­tor gas­tro­nó­mi­co. ¿Sus cre­den­cia­les ? Lograr que ca­da día 205.000 per­so­nas se cue­len en su gran­ja de East Grand Forks. “En 2013, mi pa­re­ja y yo de­ja­mos Nue­va York pa­ra ins­ta­lar­nos en el Mid­west. Te­ne­mos do­ce ga­lli­nas, un ga­llo, un

huer­to e in­ter­net. No ne­ce­si­ta­mos más”, ex­pli­ca la blo­gue­ra. Aban­do­nar la ciu­dad de los ras­ca­cie­los no fue fá­cil. Pe­ro, el he­cho de es­tar ca­sa­da con un hi­jo, nie­to, bis­nie­to y ta­ta­ra­nie­to de gran­je­ro fa­ci­li­tó es­te éxo­do ru­ral a la in­ver­sa. “Al lle­gar aquí, em­pe­cé a in­ves­ti­gar los li­bros de co­ci­na in­gle­sa de mi sue­gra. Pro­ba­ba las re­ce­tas y las adap­ta­ba a mis gus­tos. Con el tiem­po, he apren­di­do a ha­cer gran­des co­mi­das cam­pe­ras, pa­sar el ra­to con mis ga­lli­nas y ha­cer bo­tes de con­ser vas sin que la gen­te me eti­que­te co­mo hips­ter. Aun­que en el fon­do lo soy un po­co”, con­fie­sa. Asen­ta­da ya en su ran­cho, Molly re­co­no­ce que el cam­po ha en­ri­que­ci­do su vi­da ( y re­ce­tas); un he­cho que ha plas­ma­do en

Molly on the Ran­ge (Ed. Ro­da­le), un di­ver­ti­do y prác­ti­co re­co­pi­la­to­rio de sus me­jo­res pla­tos. “Las re­ce­tas son re­pre­sen­ta­ti­vas de mi he­ren­cia ju­día y chi­na, mis años en Nue­va York, mis via­jes y mi nue­vo en­torno”, con­clu­ye la jo­ven. ¿A qué es­pe­ras pa­ra se­guir a es­ta ur­ba­ni­ta re­con­ver­ti­da en country girl?

EN EL FON­DO SOY UN PO­CO HIPS­TER”

Arri­ba, Molly jun­to a su ma­ri­do, en su gran­ja de East Grand Forks, don­de lle­ga­ron en 2013. Pe­se a que am­bos son mú­si­cos, aban­do­na­ron su vi­da en Brooklyn por la vi­da en el cam­po. Hoy vi­ven ale­ja­dos de los ras­ca­cie­los y ro­dea­dos de ga­lli­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.