La otra vi­da de un ves­ti­do

Un via­je en bar­co, una mi­sión se­cre­ta y el res­ca­te de un ves­ti­do son el pun­to de par­ti­da de la pri­ma­ve­ra se­gún Er­dem. Ha­bla­mos con Mr. Mo­ra­lio­glu so­bre la ne­ce­si­dad de crear un dis­cur­so a tra­vés de la ro­pa y so­bre sus pi­la­res de di­se­ño: evo­car for­ta­le­za,

Glamour (Spain) - - Contents - Fo­tos: Pa­blo Za­mo­ra. Rea­li­za­ción: Mó­ni­ca Oli­ver. Tex­to Sa­ra True­ba

El es­tu­dio de Er­dem Mo­ra­lio­glu ha cam­bia­do mu­cho su mor­fo­lo­gía en los úl­ti­mos años. De un so­li­ta­rio di­se­ña­dor afa­no­so por lan­zar su fir­ma en 2005 has­ta los 60 em­plea­dos que cons­tru­yen hoy Er­dem, han pa­sa­do 12 años, pe­ro el crea­dor man­tie­ne in­tac­to el es­pí­ri­tu es­tu­dian­til. “Si­go apren­dien­do, ca­da nue­va tem­po­ra­da es co­mo si fue­ra la pri­me­ra, con la sen­sa­ción de que­rer lle­gar a al­gún la­do...” Cons­cien­te o no de ha­ber lle­ga­do le­jos, con­ver­ti­do en uno de los di­se­ña­do­res de re­fe­ren­cia en Londres, el crea­dor na­ci­do en Ca­na­dá y for­ma­do en el Ro­yal Co­lle­ge of Art si­gue sin­tien­do que el me­jor mo­men­to de ca­da co­lec­ción es cuan­do ve su ro­pa for­man­do par­te de la vi­da de al­guien. “Ahí es cuan­do se con­vier­te en real.” Pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra, Er­dem ha­ce una ca­ram­bo­la crea­ti­va, mez­clan­do es­pa­cio y tiem­po, via­jan­do del si­glo XVII a 1930 y to­man­do co­mo pun­to de par­ti­da el res­ca­te de un ves­ti­do per­te­ne­cien­te a la cor­te de la rei­na En­ri­que­ta Ma­ría.

GLAMOUR: Qué te atra­jo más, ¿la noticia del res­ca­te de un ves­ti­do del s. XVII en el mar de Fri­sia o que és­te per­te­ne­cie­ra a una mu­jer en mi­sión se­cre­ta?

ER­DEM: Iba en tren a Bath cuan­do, le­yen­do el pe­rió - di­co, vi la noticia. El ves­ti­do es­ta­ba in­tac­to 300 años des­pués, protegido por la are­na de la pla­ya. Per­te­ne­ció a Ja­ne Ker, con­de­sa de Rox­burg­he, que via­ja­ba en una flo­ta de 12 bar­cos con la mi­sión de ven­der las jo­yas de la corona y con­seg uir así fon­dos pa­ra la g ue­rra ci­vil. Su bar­co nau­fra­gó en el tra­yec­to de vuel­ta y en­con­tré in­tere­san­te la his­to­ria com­ple­ta.

GLAMOUR: Mi­rar al pa­sa­do en bus­ca de ins­pi­ra­ción es par­te de tu ADN...

ER­DEM: Lo que bus­co es una his­to­ria, un dis­cur­so que se­guir... Pue­de par­tir de un su­ce­so del pa­sa­do, del pre­sen­te o del fu­tu­ro. Me gus­ta la idea de apro­xi­mar­me des­de un pun­to de vis­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­co, su­pon­go que tie­ne que ver con mi in­fan­cia y con el tiem­po que pa­sa­ba ob­se­sio­na­do por las pe­lí­cu­las an­ti­guas, so­bre to­do de di­rec­to­res co­mo Vis­con­ti y Hitch­cock.

GLAMOUR: Esas mu­je­res del si­glo XVII, ¿qué pueden ins­pi­rar­nos en la actualidad?

ER­DEM: To­dos los días, tra­ba­jo pa­ra mu­je­res de cual­quier edad, pe­ro es­ta co­lec­ción en con­cre­to tie­ne una for­ta­le­za es­pe­cial, quie­ro apor­tar seg uri­dad y be­lle­za con ella . Eran tiem­pos du­ros, las mu­je­res de­bían ser muy fuer­tes en aque­lla épo­ca.

GLAMOUR: Di­ces que el ci­ne ha mar­ca­do tu ma­pa men­tal y tu for­ma de arran­car una co­lec­ción. ¿Qué otras re­fe­ren­cias uti­li­zas de for­ma ha­bi­tual?

ER­DEM: Mi ma­dre siem­pre ha si­do una gran ins­pi­ra­ción pa­ra mí, por su gran es­ti­lo y su ma­ne­ra de fo­men­tar mi crea­ti­vi­dad. To­das mis co­lec­cio­nes tie­nen al­go de ella. El mun­do del ar­te, Saint Lau­rent, por su uso del co­lor y de la fe­mi­ni­dad... Hay mu­chas co­sas que ali­men­tan mi men­te.

GLAMOUR: Vi­vi­mos tiem­pos con­vul­sos en los que es ne­ce­sa­rio po­der eva­dir­se, en­con­trar la be­lle­za en la fe­mi­ni­dad, al­go que tú ha­ces con maestría. ¿Pien­sas a me­nu­do en esa ne­ce­si­dad?

ER­DEM: Ab­so­lu­ta­men­te. Soy ple­na­men­te cons­cien­te del mo­men­to ex­tra­ño que nos ha to­ca­do vi­vir. Ex­tra­ño e in­jus­to, xe­nó­fo­bo y con­tra­rio a la di­ver­si­dad. El mun­do es tan in­cier­to hoy que es ne­ce­sa­rio con­cen­trar­se en el tra­ba­jo y bus­car más que nun­ca la be­lle­za.

GLAMOUR: ¿Ele­gis­te tú a la mo­da o la mo­da te eli­gió a ti?

ER­DEM: Su­pe des­de muy pe­que­ño que for­ma­ría par­te de es­te mun­do. Me ob­se­sio­né con mu­je­res, con su ima­gen, con su ro­pa y su ma­qui­lla­je. Su­pon­go que te­ner una her­ma­na ge­me­la tam­bién ayu­dó, por­que es lo más pa­re­ci­do a te­ner una ver­sión fe­me­ni­na de ti mis­mo.

GLAMOUR: Tus co­lec­cio­nes son re­cu­rren­tes en la al­fom­bra ro­ja. Natalie Port­man, Ka­te Bos­worth o la du­que­sa de Cam­brid­ge son al­gu­nas de las mu­je­res que vis­tes ha­bi­tual­men­te y ase­gu­ras que ésa es la me­jor par­te de tu tra­ba­jo. ¿Por qué?

ER­DEM: Cuan­do ves que tu ro­pa co­bra vi­da es cuan­do una mu­jer de­ci­de po­nér­se­la. Tra­ba­jo con la in­ten­ción de apor­tar al­go de mo­der­na fe­mi­ni­dad a la mu­jer de hoy. Cuan­do eso ocu­rre, veo re­com­pen­sa­do to­do mi tra­ba­jo y de­di­ca­ción.

“La mu­jer que vis­to ha­ce un VIA­JE di­fe­ren­te ca­da tem­po­ra­da, pe­ro siem­pre es la mis­ma”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.