La is­la de los mil des­ti­nos

Di­cen que en Gran Ca­na­ria los sue­ños se mez­clan con la reali­dad. Su cal­ma, su be­lle­za exó­ti­ca y su cli­ma pri­ma­ve­ral la con­vier­ten en un des­tino en el que dis­fru­tar de la mon­ta­ña y de sus in­ter­mi­na­bles pla­yas.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Ele­na Mandacen

El sol se es­con­de, pe­ro nun­ca duer­me. Ésa es una de las pri­me­ras fra­ses que te di­cen cuan­do lle­gas a es­ta pre­cio­sa is­la . Tam­bién que, gra­cias a su pe­cu­liar oro­gra­fía, te ga­ran­ti­za una at­mós­fe­ra sua­ve con una tem­pe­ra­tu­ra me­dia anual de 24 gra­dos. Y lo no­tas seg ún ate­rri­zas en su ca­pi­tal, Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, don­de lo me­jor es em­pe­zar dan­do un pa­seo por los ba­rrios co­lo­nia­les de Ve­gue­ta y Tria­na, en los que es­tá ubi­ca­da su fa­mo­sa Pla­za Ma­yor de San­ta Ana y la ca­te­dral, el edi­fi­cio más em­ble­má­ti­co de la ar­qui­tec­tu­ra ca­na­ria. Si te g us­ta el ar­te, na­da me­jor que vi­si­tar el Mu­seo de Nés­tor de la To­rre, crea­dor de la mo­der­na iden­ti­dad is­le­ña, así co­mo la Fun­da­ción de­di­ca­da al fa­mo­so es­cul­tor Martín Chi­rino.

Pue­blos con en­can­to.

Pe­ro son sus pue­blos el se­cre­to me­jor g uar­da­do de Gran Ca­na­ria. To­dos tie­nen su en­can­to, su se­llo de iden­ti­dad y unas tra­di­cio­nes que ha­cen que el vi­si­tan­te se sien­ta co­mo en ca­sa. Tan­to en la cum­bre, co­mo es el ca­so de Fa­ta­ga, o en la cos­ta, co - mo Mo­gán, en ca­da rin­cón po­drás dis­fru­tar tam­bién de otro de los atrac­ti­vos de la is­la, su gas­tro­no­mía. Ellos pre­su­men de ser el úni­co lu­gar de Eu­ro­pa en el que se cul­ti­va café, así co­mo una va­ria­da se­lec­ción de pro­duc­tos hor­to­fru­tí­co­las, una de­li­cio­sa re­pos­te­ría y unos vi­nos con de­no­mi­na­ción de ori­gen.

Na­tu­ra­le­za vol­cá­ni­ca.

An­tes de po­ner rum­bo al sur con­vie­ne que vi­si­tes al­gu­nos de los mer­ca­di­llos que pue­blan el in­te­rior de la is­la don­de po­drás ad­qui­rir alg ún re­cuer­do, co­mo por ejem­plo pro­duc­tos de ar­te­sa­nía re­gio­nal. De ca­mino a nues­tro sig uien­te des­tino, de­di­ca unas ho­ras a de­lei­tar­te con el Ba­rran­co del Águi­la, una es­pe­cie de le­jano oes­te nor­te­ame­ri­cano o con el Roque Nu­blo, el res­to de una for­ma­ción vol­cá­ni­ca que pre­si­de un es­ce­na­rio geo­ló­gi­co im­pre­sio­nan­te

DIS­FRU­TA DE LAS PUES­TAS DE SOL, DE SU CO­CI­NA O DE SUS PLA­YAS

y que en su día im­pac­tó a Mi­guel de Una­muno. A lo lar­go de nues­tro via­je se­re­mos tes­ti­gos del con­tras­te en­tre du­nas, pla­yas ki­lo­mé­tri­cas, al­men­dros y ár­bo­les que sal­pi­can los gi­gan­tes­cos ba­rran­cos fru­to de la ero­sión vol­cá­ni­ca.

Des­co­ne­xión to­tal.

La is­la es tam­bién una opor­tu­ni­dad idó­nea pa­ra prac­ti­car de­por­te al ai­re li­bre, so­bre to­do bi­ci­cle­ta o es­ca­la­da, así co­mo ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas (wind­surf, ki­te­surf o sub­ma­ri­nis­mo). Tam­po­co de­jes pa­sar la opor­tu­ni­dad de re­se­tear tu ca­be­za y ol­vi­dar­te de tus pro­ble­mas de es­trés, ya que Gran Ca­na­ria es el lu­gar idó­neo pa­ra des­can­sar y su ofer­ta de cen­tros de spa y well­ness es in­ter­mi­na­ble. En ellos po­drás sen­tir en tu pro­pia

piel los be­ne­fi­cios del aloe ve­ra, una plan­ta muy pre­cia­da y usa­da en be­lle­za de­bi­do a la gran can­ti­dad de pro­pie­da­des que ofre­ce.

Bien­ve­ni­dos al Ra­dis­son Blu.

Lle­ga­mos al pre­cio­so puer­to de Mo­gán, un lu­gar ideal pa­ra dar un agra­da­ble pa­seo y sa­bo­rear el pes­ca­do fres­co que ofre­cen sus res­tau­ran­tes jun­to al mar. En él es­tá si­tua­do el ho­tel de cin­co es­tre­llas Ra­dis­son Blu, cu­yo edi­fi­cio es obra del pres­ti­gio­so es­tu­dio ca­na­rio Ar­qui­brae Ar­qui­tec­tos. El re­sort cuen­ta con 342 ha­bi­ta­cio­nes y 80 sui­tes con­ce­bi­das con una es­té­ti­ca mi­ni­ma­lis­ta, que ayu­dan a re­la­jar­se, y con una te­rra­za des­de la que dis­fru­tar de los jar­di­nes y las tres pis­ci­nas cli- ma­ti­za­das, una de ellas pa­ra ni­ños, con agua sa­la­da. Des­pués de dar­te un ba­ño, qué me­jor que ir al Pool Bar, es­pe­cia­li­za­do en ta­pas y co­ci­na in­ter­na­cio­nal, o co­mer en al­guno de los tres res­tau­ran­tes con los que cuen­ta es­te ho­tel: El Lar­der, que ofre­ce bu­fés te­má­ti­cos a lo lar­go del día; Il Ta­glio, con una car­ta ins­pi­ra­da en la co­ci­na lo­cal con ma­ris­cos de la is­la y car­ne asa­da; y por las no­ches, el res­tau­ran­te Fi­li­ni es el lu­gar pa­ra dis­fru­tar de la al­ta gas­tro­no­mía ita­lia­na. El Ra­dis­son Blu tie­ne uno de los spas más com­ple­tos del sur de la is­la en el que dar­te un ma­sa­je fa­cial o cor­po­ral (to­dos con pro­duc­tos de Na­tu­ra Bis­sé o con su pro­pia mar­ca con aloe ve­ra ca­na­rio). ¡No que­rrás re­gre­sar nun­ca!

PUE­BLOS, CO­MO MO­GÁN SON SU ME­JOR SE­ÑA DE IDEN­TI­DAD

1

2

1. Una pre­cio­sa vis­ta de Gua­ye­dra. 2. La pla­ya de Las Can­te­ras, en la ca­pi­tal de la is­la. 3. El pa­raí­so exis­te y es la pla­ya de Güi­güi, en el mu­ni­ci­pio de la Al­dea de San Ni­co­lás. 4. Las du­nas de Mas­pa­lo­mas son un des­tino úni­co pa­ra per­der­te con tu pa­re­ja. 5. La ca­pi­tal, Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, a la que to­dos los me­ses del año lle­gan mi­les de tu­ris­tas bus­can­do sol y tran­qui­li­dad. 6. Roque Nu­blo, uno de los es­pa­cios na­tu­ra­les más em­ble­má­ti­cos de la is­la. 6

3

4

5

1. Un pa­seo por las pla­yas de Mo­gán. 2. Ha­bi­ta­ción su­pe­rior en el Ra­dis­son Blu. 3. Una de las tres pis­ci­nas que tie­ne es­te ho­tel. 4. El res­tau­ran­te ita­liano Fi­li­ni. 5. El Puer­to de Mo­gán, al que se pue­de ir an­dan­do des­de el ho­tel.

1

2

4

3

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.