Fan­ta­sía tras el es­pe­jo

En un Pa­rís a pun­to de nie­ve, las de­li­ca­das mo­de­los de Al­ta Cos­tu­ra nos lle­va­ron has­ta el pró­xi­mo y año­ra­do ve­rano ca­len­tan­do nues­tros co­ra­zo­nes con su be­lle­za.

Glamour (Spain) - - Contents - Tex­to: Carmen Ga­ri­jo

En­tre es­pe­jos po­lié­dri­cos –re­crean­do, en el mag­ní­fi­co es­ce­na­rio del Grand Pa­lais, la mí­ti­ca es­ca­le­ra del ta­ller de Madame Co­co en el 31 de la Rue Cam­bon– que re­fle­ja­ban des­de el mis­mo sue­lo ca­da án­gu­lo de las mo­de­los, des­fi­la­ron los 67 looks que com­po­nen la co­lec­ción Cou­tu­re S/S 17 de Cha­nel. Im­pe­ca­ble. Es la pa­la­bra con la que el mis­mo Karl La­ger­feld ca­li­fi­ca­ba des­de el backs­ta­ge una tem­po­ra­da que re­cu­pe­ra –¿alg una vez la per­dió?– la esen­cia de la mai­son fun­da­da por una Ga­brie­lle – Co­co– Cha­nel, que re­ci­be en es­te 2017 va­rios ho­me­na­jes en for­ma de do­cu­men­tal, re­cien­te­men­te es­tre­na­do ; bol­so y per­fu­me, to­dos ellos bau­ti­za­dos con el nom­bre de pi­la de la creadora.

Vuel­ta a la esen­cia de Madame Co­co

Es­ta vez no hu­bo su­per­mer­ca­dos, ni ae­ro­puer­tos. Es­ta co­lec­ción, brillante, ex­qui­si­ta y l im­pia, ha su­pues­to una vuel­ta a los oríg enes de la ca­sa , re­vi­sa­da y actualizada , co­mo La­ger­feld, di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma , ha de­ja­do cla­ro en sus de­cla­ra­cio­nes des­de el backs­tag e. “I wan­ted the girls to look li­ke

wal­king fas­hion dra­wings” re­pe­tía el di­se­ña­dor a los pri­vi­leg ia­dos pe­rio­dis­tas pre­sen­tes en­tre las bam­ba­li­nas del des­fi­le. Y pa­ra ello, los em­ble­má­ti­cos tra­jes de cha­que­ta y abrig os en t weed, en de­li­ca­dos to­nos pas­tel, se re­no­va­ron con vo­lú­me­nes en las ca­de­ras, a ba­se de sa­bios y es­tra­tég icos plieg ues rea­li­za­dos a mano. Los tra­jes de no­che ad­qui­rían bri­llos gra­cias a los bor­da­dos de pe­dre­ría y vo­lú­me­nes a ba­se de plu­mas y tu­les. Se com­ple­men­ta­ron to­dos los mo­de­los con anchos cinturones es­tra­tég ica­men­te co­lo­ca­dos por en­ci­ma de la ca­de­ra , es­ti­li­zan­do y pro­yec­tan­do ha­cia arri­ba las fig uras, ma­yo­ri­ta­ria­men­te ins­pi­ra­das

en la es­cul­tu­ra Mu­jer cu­cha­ra, de Gia­co­met­ti. So­fis­ti­ca­dos t weeds, l ivia­nas plu­mas, de­li­ca­dos vo­lan­tes y tu­les, pul­se­ras de per­las in­clu­so en los to­bi­llos, des­te­llos bri­llan­tes se su­ce­die­ron en out­fits del día a la no­che en un ca­rrou­sel don­de bri­lla­ron con luz pro­pia las mo­de­los más me­diá­ti­cas del mo­men­to, co­mo Ken­dall Jen­ner o Be­lla Ha­did. Pe­ro la es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble f ue una j oven­cí­si­ma y de­li­ca­da Lily-ro­se Depp, ba­jo la org ullo­sa mi­ra­da de su ma­dre, Va­nes­sa Pa­ra­dis, sen­ta­da en el front row jun­to a otras ce­le- bri­ties co­mo Inès de la Fres­sang e o la ac­triz Ol­ga Kur ylen­ko. Lil­yRo­se des­fi­la­ba por seg unda vez en un show de la fir­ma de la que se ha adue­ña­do con su frág il en­can­to, pe­se a su 1,60 de al­tu­ra , con lo que rom­pe uno más de los es­te­reo­ti­pos de las mo­de­los de pa­sa­re­la que has­ta aho­ra ve­nían sien­do in­cues­tio­na­bles. Ella , a es­ca­sos me­ses de cum­plir 18 años, ha vi­vi­do ya el pri­vi­leg io de ser la en­car­ga­da de ce­rrar el des­fi­le con un es­pec­ta­cu­lar ves­ti­do, una ver­da­de­ra cas­ca­da de vo­lan­tes en tono ro­sa pá­li­do, y de

LA PA­LA­BRA QUE DE­FI­NE TO­DA LA CO­LEC­CIÓN ES IM­PE­CA­BLE, SE­GÚN LA­GER­FELD

acom­pa­ñar al di­se­ña­dor ac­tual­men­te más ve­ne­ra­do en su re­co­rri­do por la pa­sa­re­la, de­mos­tran­do así que se man­tie­ne en for­ma, fí­si­ca y crea­ti­va, pe­se a los ru­mo­res acer­ca de su edad y su pre­vi­si­ble su­ce­sión al frente de la di­rec­ción crea­ti­va de Cha­nel.

Cou­tu­re es mu­cho más

Pe­ro tam­bién es Cou­tu­re el di­ver­ti­do, di­ná­mi­co e iró­ni­co sen­ti­do de la mo­da de Jean Paul Gaultier, quien se di­vier­te crean­do looks im­pre­sio - nan­te­men­te be­llos, de una sim­ple­za ca­si irreal, a los que de­no­mi­na uno a uno en un lis­ta­do de looks nu­me­ra­dos, co­mo se ha­cía en los des­fi­les de otros tiem­pos. Gran­des hom­bre­ras se com­ple­men­tan en ca­si to­dos los looks con cin­tu­ras es­tre­chas, mar­ca­das por sus mí­ti­cos cor­sés, vo­lú­me­nes am­plios, te­ji­dos etéreos y flo­res, mu­chas flo­res. So­las o en com­bi­na­cio­nes im­po­si­bles y ge­nia­les. Y por su­pues­to, mu­cho co­lor en una co­lec­ción vi­bran­te y lle­na de ener­gía. Ob­via­men­te, tam­bién son cos­tu­ra los ki­ló­me­tros de or­gan­zas y se­das que Giam­bat­tis­ta Va­lli con­vier­te en dra­pea­dos, cas­ca­das de vo­lan­tes y am­plios vo­lú­me­nes en sus ves­ti­dos de no­che; y los cien­to de mi­les de di­mi­nu­tos y bri­llan­tes ele­men­tos que con­for­man los pre­cio­sis­tas bor­da­dos de los ves­ti­dos, o más bien ves­ti­da­zos, que Elie Saab crea ca­da tem­po­ra­da, es­pe­cial­men­te en es­ta con­vo­ca­to­ria de enero con la vis­ta

JP GAULTIER LLE­NÓ DE FLO­RES SUS LOOKS EN GE­NIA­LES COM­BI­NA­CIO­NES

pues­ta en la ga­la de los Os­car, don­de es uno de los clá­si­cos. Schia­pa­re­lli, por su par­te, con Ber­trand Gu­yon a los man­dos, se man­tu­vo fiel al es­pí­ri­tu su­rrea­lis­ta de su creadora, fu­sio­nan­do sus ico­nos –lan­gos­tas, es­tre­llas, ma­nos que su­je­tan de­li­ca­dos co­ra­zo­nes– con un ai­re más con­tem­po­rá­neo, in­ten­tan­do “no abu­sar del adorno, ha­cien­do una co­lec­ción sen­ci­lla pa­ra to­do ti­po de mu­jer”, en pa­la­bras de Gu­yon. Men­ción apar­te me­re­ce Ar­ma­ni Pri­vé, la co­lec­ción Cou­tu­re del ve­te­rano mo­dis­to, que mez­cló to­dos los ma­ra­vi­llo­sos ma­ti­ces del na­ran­ja y sus de­cli­na­cio­nes en una co­lec­ción de es­ti­lis­mo ex­qui­si­to y fac­tu­ra im­pe­ca­ble. Va­len­tino, otra de las gran­des fir­mas den­tro de la Al­ta Cos­tu­ra, por pri­me­ra vez al car­go de Pier­pao­lo Pic­cio­li en so­li­ta­rio, nos hi­zo vol­ver a so­ñar, uno de los ob­je­ti­vos clá­si­cos de la ca­sa, y me atre­ve­ría a de­cir que de la Mo­da en ge­ne­ral. Pic­cio­li nos hi­zo re­tro­ce­der en la his­to­ria has­ta una Gre­cia pla­ga­da de le­yen­das, mi­tos, dio­ses y nin­fas, “por­que con ellos se ini­ció el re­la­to de los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos”, ex­pli­ca­ba el di­se­ña­dor. Jó­ve­nes dio­sas ves­ti­das con vo­lá­ti­les pli­sa­dos, ta­bar­dos es­cul­tu­ra­les, lar­gos has­ta los pies, de­li­ca­das ca­pas de ga­sa o se­da y las clá­si­cas san­da­lias de ti­ras anu­da­das a lo lar­go de las pier­nas, con­for­ma­ron un re­ci­tal de lí­neas sim­ples y de­pu­ra­das, con el blan­co

co­mo se­ña de iden­ti­dad. Vik­tor & Rolf, por úl­ti­mo, se man­tu­vie­ron fie­les a un es­ti­lo rompe­dor y siem­pre ori­gi­nal, crean­do una co­lec­ción a ba­se de mo­de­los de otras co­lec­cio­nes, pro­pias y aje­nas, de­cons­trui­dos y vuel­tos a com­po­ner en una sin­fo­nía de vo­lan­tes, pli­sa­dos, te­ji­dos par­chea­dos y en­mar­ca­dos por cos­tu­ras bor­da­das con grue­sos bor­des de hi­los de oro, co­mo si abrie­sen una ven­ta­na al Ar­te y la a his­to­ria de la Mo­da.

El jar­dín en­can­ta­do

Men­ción apar­te ha­re­mos de la co - le cción de Dior, otro de los sím­bo - los de la mo­da y el lu­jo pa­ri­si­nos, con el re­le­vo de su di­rec­tor crea­ti­vo en la fig ura de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, la pri­me­ra mu­jer que ocu­pa es­te carg o en la ca­sa en sus 70 años de his­to­ria . Y no po­día ha­ber si­do más me­diá­ti­co su es­treno, con la co­lec­ción prêt- à-por­ter S/S 17 y el aleg ato a la ig ual­dad y la mu­jer po­de­ro­sa con su le­ma We should all

be fe­mi­nists. Un men­sa­je po­ten­te y reivin­di­ca­ti­vo, que en po­cos días con­sig uió im­preg­nar la reali­dad so­cial de to­do el mun­do oc­ci­den­tal, con­vir­tién­do­se, gra­cias a que las han lu­ci­do in­fluen­cers co­mo Natalie Port­man, y aca­pa­ran­do los editoriales de mo­da de re­vis­tas de to­do el mun­do, en uno de los sím­bo­los de las mar­chas fe­mi­nis­tas que han re­co­rri­do EE UU y Eu­ro­pa en los úl­ti­mos tiem­pos. Al­go que Ma­ria Gra­zia Chiu­ri ha que­ri­do ma­ti­zar, so­fis­ti­car y fe­mi­ni­zar con el jar­dín en­can­ta­do en el que en­mar­có su seg unda sa­li­da al mun­do des­de Dior, la co­lec­ción de Cos­tu­ra S/S 17. Si Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas se per­día en el la­be­rín­ti­co jar­dín de la Rei­na de Co­ra­zo­nes, tam­bién Chiu­ri que­ría crear en el mag­ní­fi­co es­ce­na­rio del

LA MA­GIA Y LA NA­TU­RA­LE­ZA, EN EL JAR­DÍN DE DIOR, RE­COR­DA­BAN SUS BAI­LES DE LOS 50

Mu­seo Rodin la me­tá­fo­ra de su pro­pia ca­rre­ra , “un jar­dín por­que, cuan­do es­tás tra­ba­jan­do en alg o muy com­pli­ca­do, nun­ca sa­bes si has en­con­tra­do tu ca­mino o si, por el con­tra­rio, te has per­di­do”, ex­pli­ca­ba la mis­ma creadora . Y va­ya si lo ha en­con­tra­do. Es­te es­ce­na­rio mág ico pre­pa­ra­ba a los sor­pren­di­dos asis­ten­tes al des­fi­le pa­ra sa­bo­rear una co­lec­ción de en­sue­ño, ba­sa­da en los ar­chi­vos de la ca­sa Dior, que nos l le va­ba has­ta los mí­ti­cos bai­les de Mon­sieur Ch­ris­tian Dior en los años cin­cuen­ta , oca­sio­nes en las que la ca­sa crea­ba ver­da­de­ras obras de ar­te pa­ra sus clien­tas. Y que en los ini­cios de 2017, en el Mu­seo Rodin re­crea­ron un bai­le que que­da­rá pa­ra la his­to­ria . Un des­fi­le en el que la fan­ta­sía –re­fle­ja­da en las ma­ra­vi­llo­sas más­ca­ras y to­ca­dos crea­dos por Step­hen Jo­nes y la j o - ye­ría orig inal crea­da pa­ra el des­fi­le por Clau­de La­lan­ne–, la de­li­ca­de­za y la fe­mi­ni­dad se unían al más prag­má­ti­co sen­ti­do de la mo­da y lo que una mu­jer desea l le var.

Fe­me­nino sin­gu­lar.

La fa­mo­sa si­lue­ta Bar, una de las se­ñas de iden­ti­dad de la ca­sa, se dul­ci­fi­có y so­fis­ti­có por obra de Chiu­ri, rea­li­za­da en or­gan­za. Los ves­ti­dos de no­che, que sig uen los pa­tro­nes ori­gi­na­les de Mon­sieur Dior, mu­chos de ellos de­li­ca­da y lu­jo­sa­men­te bor­da­dos, pe­ro con los ba­jos re­ma­ta­dos con mag­ní­fi­cos bor­da­dos que al fi­nal se des­ha­cen en ra­fias sin tren­zar de for­ma “que pa­rez­can inaca­ba­dos, pa­ra im­pri­mir un to­que poé­ti­co” a las pren­das más so­fis­ti­ca­das, seg ún las no­tas que Chiu­ri in­clu­yó en el pro­gra­ma del des­fi­le. Tam­bién en las no­tas del des­fi­le, Chiu­ri in­clu­yó al­go que no es lo acos­tum­bra­do : no­tas in­for­ma­ti­vas, ex­pli­can­do a los asis­ten­tes da­tos in­ter­nos de la con­fec­ción, co­mo el he­cho de que los ma­ra­vi­llo­sos bor­da­dos de alg unos de los mo­de­los de no­che, a los que an­tes me re­fe­ría, ha­bían ne­ce­si­ta­do de ca­si dos mil ho­ras de tra­ba­jo ar­te­sa­nal a car­go de las bor­da­do­ras, co­no­ci­das en el ar­got Cou­tu­re co­mo pe­tit mains. Ma­ra­vi­llo­sos pli­sa­dos en pé­plums, man­gas o fal­das, rea­li­za­dos en te­ji­dos tan li­ge­ros que pa­re­cían flo­tar al­re­de­dor de los cuer­pos de las mo­de­los. Re­fe­ren­cias en bor­da­dos y com­ple­men­tos al ho­rós­co­po, pre­sen­te en la ima­gi­ne­ría de la era Chiu­ri. Unas es­truc­tu­ra­das ca­pe­ru­ci­tas… ne­gras, que se pier­den en el bos­que sin mie­do al lo­bo, in­clu­so un tra­je de es­ti­lo mi­li­tar que di­fu­mi­na las lí­neas de gé­ne­ro por un ins­tan­te… ¿o só­lo fue el sue­ño de una no­che de ve­rano?

OR­GAN­ZA, SE­DAS, CHIFFON, BOR­DA­DOS EN ORO... Y RA­FIA, QUE IMPRIME EL TO­QUE POÉ­TI­CO

El pre­cio de una pie­za de Cos­tu­ra vie­ne mar­ca­do por el nú­me­ro de pro­ce­sos ar­te­sa­na­les al que se so­me­te.

El per­fil de las ex­clu­si­vas clien­tas de Al­ta Cos­tu­ra ha re­ju­ve­ne­ci­do con el pa­so de los años, hoy son ma­yo­ría las mu­je­res en­tre 30 y 40 años que acu­den a los ta­lle­res de los gran­des coutu­riers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.