Y DIOS CREÓ A Staz Lin­des

La sen­sua­li­dad de sus fac­cio­nes re­cuer­dan a Bri­git­te Bar­dot, pe­ro la lon­di­nen­se afin­ca­da en Los Án­ge­les es pu­ro rock&roll. Hi­ja de Hal Lin­des, gui­ta­rris­ta de Di­re Straits, tie­ne su pro­pia ban­da, The Pa­ra­noyds. Un tra­ba­jo que com­pa­gi­na con el de mu­sa de YS

Glamour (Spain) - - Belleza Glamour - Tex­to: Ley­re Mo­reno

Su in­creí­ble pa­re­ci­do con Bri­git­te Bar­dot re­sul­ta in­ne­ga­ble al pri­mer gol­pe de vis­ta. Sus la­bios (más que) car­no­sos, su rubio des­gas­ta­do, in­clu­so su son­ri­sa de­li­ca­da­men­te im­per­fec­ta... Pe­ro el alma de Staz (Nas­tas­sia) Lin­des es más Blon­die, más rock. Y no ha­cen fal­ta más que cin­co mi­nu­tos de con­ver­sa­ción pa­ra dar­se cuen­ta de que su apa­rien­cia dul­ce y frá­gil es só­lo eso: apa­rien­cia. Hi­ja del gui­ta­rris­ta de Di­re Straits, Hal Lin­des, a la nue­va mu­sa de YSL Beau­té la mú­si­ca le co­rre por las ve­nas. A los 13 se com­pró su pro­pia gui­ta­rra y a sus 24 es un or­gu­llo­so miem­bro de la ban­da de ga­ra­ge punk The Pa­ra­noyds. Sin pe­los en la leng ua, es­ta ar­tis­ta po­li­fa­cé­ti­ca –tam­bién es fo­tó­gra­fa y mo­de­lo– nos re­ci­be en una de las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel No­lins­ki de Pa­rís, ho­ras an­tes del seg un­do des­fi­le de Ant­hony Vac­ca­re­llo co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Saint Lau­rent. Y ha­bla­mos so­bre ar­te, be­lle­za, sue­ños y pe­sa­di­llas. Be­lla y os­cu­ra, así es ella .

GLAMOUR: Si di­go YSL, ¿qué es lo pri­me­ro que se te pa­sa por la ca­be­za?

STAZ: Pien­so en la clá­si­ca mu­jer pa­ri­si­na, en tra­jes de cha­que­ta, en mu­je­res ves­ti­das con esos tra­jes, fuer­tes. GLAMOUR: ¿Re­cuer­das tu pri­mer con­tac­to con la mar­ca?

STAZ: Creo que te­nía 15 años, fue la pri­me­ra vez que vi­ne a Pa­rís. Es­ta­ba en la es­ta­ción de tren es­co­gien­do un per­fu­me y ele­gí Pa­ris por­que me olía co­mo la ciu­dad. GLAMOUR: Eres hi­ja de Hal Lin­des y, co­mo él, eres gui­ta­rris­ta. ¿Qué otros va­lo­res te ha in­cul­ca­do tu pa­dre?

STAZ: Tan­to él co­mo mi ma­dre –y to­da la fa­mi­lia– ama­mos la mú­si­ca y el ci­ne. Él ha sa­bi­do ani­mar­nos a desa­rro­llar una opi­nión per­so­nal so­bre lo que nos gus­ta.

GLAMOUR: ¿Qué re­cuer­das de tu in­fan­cia? ¿Hay al­gu­na can­ción de tu pa­dre por la que sien­tas un ape­go es­pe­cial?

STAZ: Él es­ta­ba prác­ti­ca­men­te to­do el tiem­po en el es­tu­dio, ya sea el que te­nía en ca­sa o, cuan­do era más jo­ven, en el que te­nía fue­ra. Le re­cuer­do dan­do vuel­tas por el es­tu­dio, com­po­nien-

do... Cuan­do yo na­cí, ya no per­te­ne­cía a Di­re Straits. No es­cu­cho la mú­si­ca de mi pa­dre. Pe­ro hay mu­chas can­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra mí, co­mo las pri­me­ras de The Beatles. GLAMOUR: ¿Cuál es la par­te que más te gus­ta de tu tra­ba­jo co­mo mo­de­lo y mú­si­ca?

STAZ: La po­si­bi­li­dad que me ofre­ce de ser yo mis­ma. No ten­go que apa­ren­tar ser al­guien que no quie­ro, pue­do sen­tir­me có­mo­da y ex­pre­sar­me li­bre­men­te.

GLAMOUR: Tu his­to­ria en el mun­do de la mo­da em­pie­za co­mo las de las gran­des mo­de­los: des­cu­bier­ta por un ca­za­ta­len­tos en una bo­le­ra de San­ta Mó­ni­ca. ¿Có­mo fue­ron tus co­mien­zos en la in­dus­tria?

STAZ: Hi­ce un tra­ba­jo pa­ra Da­vid La­cha­pe­lle cuan­do te­nía 17 años. Pe­ro nun­ca vi la foto, no se pu­bli­có. Fue muy de­cep­cio­nan­te. Tra­ba­jé du­ro pa­ra con­se­guir esa cam­pa­ña, por­que era al­go más ba­ji­ta que el res­to. GLAMOUR: Na­cis­te en Londres. ¿Cuán­do te mu­das­te a Los Án­ge­les y por qué?

STAZ: Te­nía 5 años, mi ma­dre no que­ría que cre­cié­ra­mos en In­gla­te­rra, don­de no se pue­de ju­gar en la ca­lle, el tiem­po es peor... Así que nos mu­da­mos a L.A. GLAMOUR: ¿Có­mo es un día nor­mal de tu vi­da allí?

STAZ: Hum... Con­du­cien­do... En L.A. ne­ce­si­tas el co­che pa­ra to­do. Si ten­go tiem­po li­bre, vi­si­to al­gún mu­seo o doy un pa­seo. O con­duz­co ha­cia las afue­ras a al­gún si­tio que es­té a una ho­ra de dis­tan­cia. Y por la no­che en­sa­yo con la ban­da o ten­go con­cier­to. GLAMOUR: ¿Via­jas mu­cho por tra­ba­jo? STAZ: Úl­ti­ma­men­te no, pe­ro me gus­ta via­jar en co­che. Aho­ra es­ta­mos de gi­ra con la ban­da y he­mos to­ca­do en si­tios co­mo Ti­jua­na, que es in­creí­ble y es­tá a tres ho­ras de dis­tan­cia, o en San Fran­cis­co. Y pró­xi­ma­men­te ire­mos a Oklahoma, Ari­zo­na... GLAMOUR: En L.A., ¿dón­de po­dría­mos en­con­trar­te? Un bar, un res­tau­ran­te, un par­que...

STAZ: Mi bar fa­vo­ri­to es­tá en las ca­sas de mis ami­gos. Tam­bién voy a con­cier­tos... Me gus­tan los clubs The Echo, The Smell y The Echo­plex. Y dis­fru­to vien­do pe­lí­cu­las. En L.A. hay tea­tros an­ti­guos res­tau­ra­dos, co­mo The Egy­ptian Thea­tre, don­de ex­hi­ben cin­tas an­ti­guas o pue­des ir al ce­men­te­rio y ver una pe­lí­cu­la en tu co­che. GLAMOUR: Vi­ves en Ca­li­for­nia, don­de la co­mu­ni­dad la­ti­na es muy im­por­tan­te. ¿Qué opi­nas de la po­lí­ti­ca de Trump? [In­te­rrum­pen su res­pues­ta. “Na­da de pre­gun­tas po­lí­ti­cas, por fa­vor”.] STAZ: Só­lo quie­ro de­cir que me gus­ta de­fen­der­me y de­fen­der a la gen­te que ha si­do ata­ca­da. GLAMOUR: ¿Con qué sue­ñas? STAZ: Úl­ti­ma­men­te ten­go mu­chas pe­sa­di­llas (ri­sas). Le pa­sa a mu­cha gen­te. To­do el día pen­dien­tes del mó­vil, le­yen­do ma­las no­ti­cias... En cuan­to

“To­ni­fi­co MI PIEL CON VI­NA­GRE DE MAN­ZA­NA”

a mis sue­ños, mis prio­ri­da­des, quie­ro ser yo mis­ma. Me gus­ta ayu­dar a la gen­te, ya sea do­nan­do co­sas o re­ga­lán­do­les mi tiem­po. GLAMOUR: ¿Te cui­das más aho­ra que eres ima­gen de YSL Beau­té? STAZ: Cui­do mi ali­men­ta­ción. Siem­pre he si­do pes­ce­ta­rian, pe­ro es­toy in­ten­tan­do de­jar de co­mer pes­ca­do. Así que soy ve­ge­ta­ria­na. Res­pe­to a los ani­ma­les. Y ha­ce seis me­ses de­jé el glu­ten. GLAMOUR: ¿Có­mo es tu ru­ti­na de be­lle­za?

STAZ: Me preo­cu­pa te­ner una bue­na piel, así que voy a una fa­cia­lis­ta ca­da cua­tro me­ses. Lim­pio mi ros­tro con acei­te de jo­jo­ba o de co­co y la to­ni­fi­co con vi­na­gre de man­za­na, que tam­bién em­pleo pa­ra la­var­me el pe­lo. Lue­go me apli­co un sé­rum y tres ni­ve­les de hi­dra­tan­te y pro­tec­tor so­lar. Tam­bién me gus­ta usar Top Se­crets de YSL an­tes del ma­qui­lla­je. Y por la ma­ña­na, an­tes de desa­yu­nar, me en­jua­go la bo­ca du­ran­te 20 min con acei­te de co­co, por­que es un gran de­sin­fec­tan­te y he leído que blan­quea los dien­tes. GLAMOUR: Re­co­mién­da­nos una can­ción pa­ra un do­min­go tran­qui­la en ca­sa y otra pa­ra sa­lir de fies­ta.

STAZ: Pa­ra lo pri­me­ro, la mú­si­ca de Leonard Cohen de los 80. Y pa­ra sa­lir de fies­ta, Hot Cho­co­la­te. El gru­po, no la be­bi­da (ri­sas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.